Un texto de Wolfi Landstreicher, otro de Laurence Labadie, más algunas divagaciones, reflexiones y perspectivas hacen al nuevo número de la publicación Insidia, el quinto hasta ahora, el cual compartimos con entusiasmo y cariño iconoclasta.

Nuestro gesto de complicidad será hacia quienes van a otro lugar sin saber exactamente a donde. Es decir, y parafraseando a Novatore, esto va para quienes viven “intensamente como Artistas, como Rebeldes, como Héroes, sin haberse bañado nunca en las aguas amargas del arrepentimiento que fluyen en los ríos cristianos”

Con tristeza, felicidad, dolor, nostalgia y alegrías; continuamos. Siempre con deseos y satisfacción individual por la destrucción de este mundo y sus fantasmas, memorando a nuestros muertos que fertilizan la tierra que pisamos haciéndola un poco más salvaje; sin olvidar a nuestras amigas encarceladas que a pesar de las adversidades, resisten inquebrantables y motivan la ofensiva.

¡Adelante y sin pedir permiso!