Entrega número 20 del podcast Yapusolapuerkaradio.


Los kinicos que siempre estarán prestos a incomodar, a blasfemar, a quemar, a odiar, a romper.   Esos kinicos que nunca se adaptan a las formas. Los saludamos a todos. Y para todos ustedes van éstas invectivas y estos improperios, que como lenguas de serpiente, gustan escupir los punks desde siempre. Porque nosotros nos salimos del huacal de la normalidad, nos escapamos y liberamos de las ataduras de la corrección política, somos amantes de la libertad y besamos en la boca a la anarquía. Creemos que esa es la dignidad del punk.

Pero también hemos tenido desencuentros. Algo que celebramos profundamente, porque la correspondencia así,  al cien, estanca. Y como hoy en día muchos de los compas se están cautivando con la comodidad que ofrece el sistema.  Se están cautivando con la inclusión. Con esas ganas de salir de un supuesto “guetto”  que dizque nos limita. Todo lo contrario, afirmamos categóricamente que esa supuesta inclusión es la que limita, confina y localiza lo que de principio debe rebasar los límites, los confines, los linderos de la regla y del canon que nos imponen las industrias culturales.

Nosotros, al contrario, nos presentamos intransigentes. Vemos compas que  —tal vez con buenas intenciones—   están dispuestos a transigir cada vez más. Y transigir viene de aceptar ciertas cosas, ciertos modos, ciertas prácticas culeras. Y vaya que lo hacen.

Un paso adelante.   ¡Cinco pasos hacia atrás!

Hemos tenido desencuentros también por denunciar  y “ponernos en camisa de once varas” a los distractores de turno: Los mercaderes del punk, los anarquistas decimonónicos que otorgan credenciasles y carnets, los anarcozapatistas, anarcopejistas y demás farsantes. Además de obviamente, el más ruidoso, el feminismo pop.   —y no del ruido chido ¿Eh?

De ahí que hayamos rescatado y puesto énfasis a ciertas fábulas que nos parecen súper pertinentes:

*El buque de los necios de Ted Kaczynski.

*El traje nuevo del emperador de Hans Christian Andersen .

*La caída de Bizancio y el sexo de los ángeles.

ESCUCHA EL PODCAST AQUÍ

Como anarcopunks, nos parece cardinal los rumbos en los que el movimiento está cayendo, los rumbos en los que el movimiento está siendo cooptado. Como anarcopunks no parece capital salirnos de esas prácticas inmovilizadoras y alienantes. Que hacen un pésimo análisis de la realidad y que evidentemente han sido recuperadas por el Estado. Desprovistas de todo espíritu de ruptura y como nos decían en un comentario en la anterior entrada de éste blog “Todo exprimido de contenido y fondo, solo quedándose el bagazo y la forma, de tal suerte que se difracta el enemigo, el poder y quién lo ejerce desde diferentes vertientes”.

El problema no es ya la autoridad  —dice el gran hermano.  El problema eres tú y el que está al lado tuyo.

Mátate y mátale.

Dejamos este pasaje de la fabulosa novela, cual oráculo nos ha venido advirtiendo, 1984 de George Orwell.  ¿Estará sucediendo? ¿Estamos exagerando?  No lo creemos.

¡¡¡La pesadilla de Orwell!!!

“Abajo, en la calle, el viento seguía agitando el cartel donde la palabra Ingsoc aparecía y desaparecía. Ingsoc. Los principios sagrados de Ingsoc. Neolengua, doblepensar, mutabilidad del pasado. A Winston le parecía estar recorriendo las selvas submarinas, perdido en un mundo monstruoso cuyo monstruo era él mismo. Estaba solo. El pasado había muerto, el futuro era inimaginable. ¿Qué certidumbre podía tener él de que ni un solo ser humano estaba de su parte? Y ¿Cómo iba a saber si el dominio del Partido no duraría siempre? Como respuesta, los tres slogans sobre la blanca fachada del Ministerio de la Verdad, le recordaron que:

LA GUERRA ES LA PAZ

LA LIIBERTAD ES LA ESCLAVITUD

LA IGNORANCIA ES LA FUERZA”

George Orwell – 1984

Y pues este programa queda así.   Incluimos los tiempos para facilitar la experiencia. Dale al play mientras lees los contenidos.

 

*Intro.                             00:00 — 01:53

*Presentación.                01:54 — 07:49

*Cartas y Saludines.       07:49 —15:48

Donde quisimos mencionar y saludar a varios compas que no habíamos mencionado en otras emisiones, que nos hicieron algún comentario, que charlaron con nosotros, que no caen bien nada más así. ¡Disculpas de todos modos a los que no mencionamos por nuestra falta de memoria!

*Chiquero Nacional.       15:48 — 37:53

Como siempre, nos arrogamos el derecho punklegítimo de hacer análisis de nuestra realidad y escenario de este puto país llamado México. Y pues también incluimos nuestro:   “A 100 días del gobierno de AMLO”

El tema del huachicol y la tragedia de Tlahuelilpan.

¿Dónde quedaron lo intelectuales en el gobierno de AMLO?  Si en el actual Gabinete está ¡¡¡¡hasta Emilio Azcarraga!!!!

*Malditas palabras sucias.          37:53 — 57:00

En ésta sección decidimos responder parcialmente a la pregunta que nos han hecho los compas sobre el origen del nombre de nuestra banda punk:  Radical Violencia.  Y del porqué en nuestro vocabulario siempre está esta singular palabrita, este singular y complejísimo concepto. Todo a partir de un Aforismo de F. Nietzche.   ¡¡¡Hermoso!!!

Y nos ponemos a hacer filosofía banquetera, hablando de individualismo anárquico, Stirner, Heidegger, y demás mamadas. A partir del bellísimo poema de “Sueño dentro de otro sueño de Edgar Allan Poe.

* Canciones. El Dr. Lechón se puso melómano y nos recomendó éstas rolitas de HC Punk.

“El olvido” y “Mezclando pasiones” de Ajenos a la Tragedia                      57:00     — 01: 03 :35

*Pangea Cochina.                                          01:03:35 — 01:38:47

Pues recorremos lo que a nuestro juicio, ha sido la causa del resurgimiento del fascismo en todo el mundo. Como siempre nuestra cantaleta:  ¡Maldito izquierdismo!

Repasamos la situación Venezolana y reseñamos una plática que tuvimos junto a otros compas al respecto.

Muchos ven en el movimiento francés de los chalecos amarillos como un movimiento esperanzador. Nosotros no tanto. Decimos porqué.

*Tema central.  Posmodernidad.            01:38:37 — 02:08:58

Otro de nuestros temas favoritos. Porque sentimos que hay un poco de confusión entre la banda, y pues tratamos de resumirlo y darle el sabor punk (… que también es posmoderno porque es performatico y bla, bla, bla…)

*Charla con Hey Wilde y Contra//Historia.                          02:08:58 — 02:49:50

Aquí decidimos incluir una charla muy amena que tuvimos con los compas punks de Hey Wilde y Contra//Historia que le están echando huevos a la movida anarcopunk. Le están dando una muy saludable bocanada de aire fresco.  Todavía no son tan amargopunks como nosotros.  Ja, ja, ja.

*Canción punk. “Volver a reír” de Disface.                         02:49:50 — 02:55:38

*¡Puaghhh!                                                      02:55:38 — 03:15:54

Como siempre disfrutamos mucho esta sección y que en esta ocasión hablamos sobre la muerte de algunos anarcos y no anarcos contemporáneos, las redes sociales y nuestra opinión al respecto. En donde hacemos alusión a un texto del compa G. Rodríguez, al que invitamos a todos leerlo y decirnos su opinión sobre éste compa que nosotros decimos que es el enfant terrible del anarquismo contemporáneo. En éste caso habla sobre Osvaldo Bayer y hasta sentimos un Dejá Vú.

*El estercolero.                                                              03:15:54 – Final

Y para cerrar con broche de oro, pues incluimos recomendaciones de eventos punks y anarquistas, fanzines más groseramente punks, videojuegos, librillos y textos.

Todo esto aderezado con música de fondo de:

G.I.S.M. /Ajenos a la tragedia / Disface / Man-At-Arms.

 

Con odio.    Kaio y Búho.

Traducción al español del texto Happiness de John Zerzan por Juan de la Tierra.


Felicidad

John Zerzan

Archaeopop: The Past in Popular Culture: De-moralizing ...

¿Es realmente posible la felicidad en un tiempo de ruinas? ¿Podremos florecer o tener vidas plenas? ¿Es acaso la alegría algo compatible con el mundo actual?

Esa sensación profunda de bienestar se encuentra cual especie en peligro de extinción. ¿Qué tan a menudo podemos escuchar ese “Es bueno estar aquí” (Mateo 174, Lucas 9:5, Lucas 9:33) o la referencia de Wordsworth sobre “el placer que hay en la vida misma”? 1.

Mucho de la condición actual y del dilema que ésta posee se encuentra en la siguiente observación de Adorno: Una vida errónea no puede ser bien vivida2.

En ésta era, la felicidad si no es obsoleta, es una prueba, una oportunidad. “Ser feliz es tener la habilidad de ser uno mismo sin tener miedo”3. Parecería que estamos desesperados por encontrar la felicidad, sólo observemos la cantidad existente de libros, talleres y programas televisivos en los que promocionan mil y un recetas para ser feliz. Los cálidos consejos de gente como Oprah, Eckhart Tolle y el Dalai Lama parecen funcionar de la misma manera que una cajita feliz de McDonalds, una hora feliz en algún bar o aquella invitación para “saborearnos la felicidad” de la Coca-Cola.

El optimismo de ayer se ha ido. El evangelio mandatario de la felicidad está en andrajos. Como Hélène Cixous lo dijo, nosotros “nacimos con la dificultad de encontrar el placer en la ausencia”.4 Sentimos solo un “pequeño brillo de luz en esta inmensa oscuridad”, por citar a Pound, quien lo tomó prestado de Dante.5

¿Cómo exploramos esto? ¿Qué es lo que se espera, volver a ser felices? A la luz de todo lo que se pone en su camino o se acerca a ella ¿Es la felicidad meramente un accidente fortuito?6

Muy a menudo nos acercamos a la idea de felicidad definiéndola en tanto a lo que no es. En el libro El decline del placer, Walter Kerr’s abre con esto: “Voy a iniciar asumiendo que eres aproximadamente igual de infeliz que yo”.7 “Somos una sociedad con una población notoriamente infeliz”, de acuerdo con Erick Fromm.8 Pero no se supone que vallamos por todos lados admitiendo esta verdad sobre nosotros y la sociedad. Varios autores contemporáneos se han sacudido con firmeza la noción de individualidad, redefiniéndola como una simple intersección de discursos cambiantes. Cuando la individualidad es borrada, entonces la “felicidad” deja de ser un tópico válido.

Pero nuestro anhelo de bienestar no es tan fácil de ser transcrito. Elisabeth Roudinesco nos provee de un plausible juicio: “Mientras más se les promete a los individuos la felicidad y la idea de seguridad, más persiste su infelicidad, más crece el riesgo de que su felicidad se desdibuje, y más se rebelan las victimas ante la traición de las promesas rotas”.9

En este mundo precario, la felicidad y el miedo raramente se encuentran. La gente tiene miedo. “Ellos tienen miedo”, Adorno afirma que “Ellos lo perderían todo, porque la única felicidad que ellos conocen, incluso en sus pensamientos, es la de estar aferrados a algo”.10 Esta condición contrasta cualitativamente con la de mucha gente no domesticada: su ausencia de miedo y su confianza en el mundo que habitan.

La nación Himalaya de Bhutan, atrajo mucho la atención en la primera década de este siglo por su concepto de Densidad de Felicidad Nacional (DFN): la decisión de medir la calidad de la sociedad en cuanto a su felicidad y no en tanto a su producción industrial (Producto Interno Bruto). Sin embargo, aparentemente Bhutan perdió muy rápido de vista la aislada idiosincrasia de su cultura, que había puesto la DFN en primer plano. Inundados por la cultura pop, las ideas de las celebridades, las modas de consumo y todo lo que ofrece la modernidad globalizada, el énfasis en la felicidad como valor nacional ha desaparecido.

La sociedad de masas restringe la “felicidad” a las esferas de consumo y la distracción en un grado muy amplio. La felicidad aún nos evoca más a una sensación de satisfacción que a todos esos serios y desatinados esfuerzos por llenar el vacío.

Muchos estudios demuestran que los niveles de felicidad van en picada cuando incrementa la acumulación del bienestar.11 Mientras más nos alejamos de la naturaleza, más nos hacemos insensibles a su grandeza y la transformamos en otro objeto pasivo a ser consumido.

¿Existe una felicidad verdadera o en base a quien la definimos? El concepto de felicidad es tan incluyente como inmediato. Tiene muchas facetas y manifestaciones. Es elemental, potente; como la salud, la felicidad es contagiosa y hace respirar esperanza en otros. La felicidad tiene que ver con la reacción de uno hacia la vida, y solo por esa razón es tan personal como misteriosa. El filósofo Wittgenstein tiene un temperamento duro y pesimista y ha compartido sus experiencias de angustia intensa. Parece el retrato perfecto de un hombre infeliz, y aun así su biógrafo Norman Malcom reporta que sus últimas palabras fueron, “Diles que tuve una vida maravillosa”.12 La breve vida de John Keats fue atormentada por la enfermedad, pero aun así decía que las cosas son bellas porque mueren. Las fuentes de la felicidad mienten en varios aspectos de nuestra vida, pero característicamente estas no están tan separadas. La vida humana nunca había sido vivida en tal grado de aislamiento como en la actualidad, así que tendemos a buscar experiencias que sean más que significantes para nosotros solos. La intuición de Vivasvan Soni nos dice mucho: “Ninguna parte de la vida puede ser clasificada como irrelevante para la felicidad. Cada aspecto de la vida cuenta infinitamente. No hay mayor tragedia que la infelicidad, y no hay mayor responsabilidad para nosotros que la felicidad”.13

En mi experiencia, la piedra angular de la felicidad es el amor. Esta es la dimensión en donde encontramos la más grande satisfacción. Frantz Fanon, mejor conocido por sus trabajos en otros temas, suscribe una idea estándar de “amor autentico- desear a otros lo que uno quiere para sí.14 Existen otras satisfacciones, pero ¿alcanzan el mismo grado de satisfacción y la calidad enriquecedora de una relación amorosa? Si un niño tiene amor y protección, ahí están las bases para la felicidad toda su vida, si no se le da ninguno de las dos, entonces sus expectativas son muy limitadas. Si solo se le da uno de estos, yo creo que el amor supera incluso a la protección o a la seguridad en términos de las posibilidades para ser feliz.

Algunos no están de acuerdo con la centralidad del amor. Parece que Nietzsche y Sartre vieron el amor como confinamiento, cerrando prerrogativas. Aquel insensible maestro de la ironía barata, E.M. Cioran, nos provee de esta breve meditación: “Yo pienso que mi corazón quiere a ese emperador, Tiberius, por su sarcasmo y su ferocidad… lo amo porque su vecino lo considera inconcebible. Lo amo porque no ama a nadie.”15

¿Cómo se vería una historia de felicidad? Alguna véz la felicidad fue el eje central del pensamiento occidental. La Ética de Nicomanchea de Aristóteles, por ejemplo, es un discurso en el tema. Epicuro pasó su vida cuestionándose como alcanzar la felicidad, provocando la ira de nuestro moderno Cioran. Él se refiere a los escritos de Epicuro como “una pila para compostear”, citándolo como un indicativo del falso camino que ocurre “Cuando el problema de la felicidad suplanta al del conocimiento”.16

Mucho después, entra en escena el relato Cartesiano sobre las emociones y otras sensaciones, también Voltaire (1694-1778) sería el último escritor feliz, de acuerdo con Roland Barthes. El siglo XVIII vivió un diluvio de escritos sobre la felicidad, enfocados principalmente en el bienestar privado/personal. En las vísperas de la sociedad de masas se estaba llevando a cabo una despolitización completa de lo que se entendía por felicidad. Kant tipificó esta tendencia vinculando –inclusive igualando- la moral orientada al deber con la felicidad.

El nuevo siglo exhibió un Romántico énfasis en el placer y el gozo en vez de en la felicidad (Blake, Wordsworth, entre otros.) con la fuerte connotación de que la alegría es algo efímero. De hecho una cosa que marca launa fase de transición, fue el himno hacia un futuro esperanzador expresado en la Novena Sinfonía de Bethoven, específicamente en el último movimiento basado en “El himno a la alegría” de Schiller. Este trabajo ha sido denominado como la última expresión musical seria sobre la felicidad. Mientras el modelo de vida industrial comenzó a expandirse, no es coincidencia que Hegel notara que la historia de la humanidad no era más que una suma irremediable de infortunios.

La mano de obra moderna y la teoría del contrato político-social (Rousseau, la Constitución de los Estados Unidos, etc.) legitimaron la búsqueda de la felicidad privada/personal. En la esfera pública la cuestión de la felicidad generalizada socialmente fue minimizada. Recompensa se volvió el nombre del juego. Para Hegel, propiedad y personalidad eran prácticamente sinónimos; Marx asociaba la felicidad con la satisfacción de los intereses propios.

El sentimentalismo fue una faceta importante en el ethos cultural del siglo XIX: EL escenario emocional subyacente de la pérdida de comunidad. Una sociedad fragmentada y anónima que ha abandonado la meta de una felicidad esparcida ampliamente. El utilitarismo victoriano de John Stuart Mill, menos crudo que el de su fundador Bentham, fallo al reconocer el empobrecimiento de la era. Mills fue el último filósofo de la felicidad social.

Jean-François Lyotard ubicó “la retirada de lo real” a mediados de la experiencia de la modernidad.17 Estamos perdiendo los referentes, las cosas reales, el contacto sensible con lo que no está simulado. ¿Cómo podría la felicidad no declinar en el trato? Ya ha declinado; el ascenso de la tecnocultura es el descenso de la felicidad.18 La tristeza de la actualidad nos aísla en el frenesí tecnológico que nos hunde más y más, mostrándonos diversos efectos patológicos. Pero nuestra búsqueda nos recuerda lo que pensaba Spinoza: la búsqueda de la felicidad, con la realidad de nuestros cuerpos en un mundo real y corpóreo.

En 1890, Antón Chekhov visitó a una tribu cazadora-recolectora en la isla Sakhalin, y observó que ellos no utilizaban los caminos hechos. “Muy a menudo” decía “puedes verlos…haciendo su propio camino, en una sola línea a través de los pantanos a un costado de la carretera.”19 Siempre se encontraban en algún lugar y no estaban interesados en estar ese no-lugar, sobre el camino de la industrialización. No han perdido aún la singularidad del presente, exactamente lo que la tecnología arrebata. ¿Qué tanto estamos en el mundo actualmente, con nuestra disminución de la capacidad de atención, nuestra poca profundidad de pensamiento y nuestra sed por distracciones? Nuestro Yo incorpóreo se desengancha cada vez más de la realidad, incluyendo la realidad emocional.

Ahora que la comunidad está ausente, la ansiedad ha remplazado la felicidad como sello distintivo.20 Ya no confiamos en nuestros instintos. Nos mantenemos severamente alejados de los ritmos de la naturaleza y de las experiencias primarias de los sentidos en su íntima concreción. Muy a menudo los “pensadores” más reconocidos consagran o defienden éste infeliz e incorpóreo estado. Alan Badiou, por ejemplo, concuerda con Kant en que la verdad y la salud en general son “Independientes de la animalidad y del mundo de los sentidos por completo”.21

Pero ¿Cuál es la abstracción de la felicidad? Su estado se completa en la particularidad del momento- cada momento encarnado. “Cada momento de felicidad es nuevo, así lo pensaba Levinas.22 Czeslaw Milosz describe su feliz infancia: “Yo viví sin un mañana y sin un ayer, en la eternidad del presente. Esa es precisamente la definición de la felicidad”.23 La ironía y el desapego de la modernidad, basados en el apego a la tecnosfera, constituye un medio más para arrebatarnos el presente.

La más básica constante humana es el sentimiento de pertenencia, experimentar la unión con cualquier cosa más allá de uno mismo. Bruno Bettelheim describió un sentimiento, engendrado en su caso a través del gran arte de “estar en conexión con el universo…(de) las necesidades satisfechas en su totalidad. Sentí y pensé que estaba en contacto­ ­̶̶̶̶ en comunicación con el pasado de la humanidad y conectado con su futuro “.24 El asociaba esto al concepto de “Sentimiento oceánico” de Freud, “un vínculo indisoluble que nos hace sentir uno con el mundo externo en su conjunto”.25

Yo creo que ver esto como un vestigio es plausible ̶ como un vínculo visceral superviviente de una condición previa. Hay una gran cantidad de literatura antropológica/etnológica describiéndonos a gente indígena viviendo su individualidad con el mundo natural y el otro. Sobrevivir en sí necesitaba de una ausencia de barreras entre el mundo interior y el exterior. Nuestro gran acto de supervivencia requiere que recuperemos aquella individualidad. Aún hay momentos donde podemos seguir sintiendo un regreso a ese estado de unificación. Muy amenudo en la concepción psicológica, existe esa búsqueda del recuerdo de la infancia en donde uno era feliz y saludable. Podría decirse que para aplicar la tesis de “la ontogenia recapitula la filogenia”, cada uno de nosotros representa la historia más amplia de la humanidad. La designación de T.S. Elliot de nuestro retorno es “a través de esa desconocida puerta que recordamos”.26

Freud contrapone a la civilización y a la felicidad porque la civilización (la domesticación, para ser más precisos) está basada en el “trabajo compulsivo y la renuncia del instinto”.27 “Tener que pelear contra los instintos es la fórmula para la decadencia, mientras la vida va ascendiendo, la felicidad y el instinto se vuelven una cosa” como observaba Nietzche.28

La internalización y universalización de ésta renuncia a la libertad, es lo que Freud designaba como sublimación. O como Norman O. Brown lo vio, la sublimación “presupone y perpetúa la pérdida de la vida y no puede ser el modo en el que se vive la vida.29 El gran progreso de la civilización requiere incluso de mucha más renuncia, incluso que nos apartemos mucho más del ambiente. Y aun así podemos sentir con fuerza el “sentimiento oceánico”, recordando ese estadio temprano del ser. Cuanta frescura, valor y vivides le damos a la vida después de pasar por una fuerte enfermedad; este puede ser el caso en nuestra recuperación de esa enfermedad que llamamos civilización.

Pero aquí estamos, muy lejos de cualquier plenitud original. Y “el horror” en el juicio de Adorno, “es que por primera vez vivimos en un mundo en donde ya no podemos imaginarnos un mundo mejor”30 En el presente el único contexto de felicidad es el imaginado, o al menos, la felicidad alcanzada al expresar la verdad sobre la infelicidad. En las sinceras palabras de Milosz: “Parecería que todo los humanos deberían caer en los brazos de otro llorando la impotencia de vivir la vida…”31

El objetivo de la vida es vivirla fuertemente, estar plenamente despiertos. Este objetivo choca con un nuevo malestar en la civilización, la sensación de El Fin de los Tiempos, un escenario cultural “post- completa la frase a tu manera”. Un sensación de impotencia promovida en gran mediad por la doctrina posmoderna de la ambigüedad y la ambivalencia.

La felicidad conlleva al rechazo de lo que Foucault concibe como la condición de los “cuerpos dóciles”; es aquella insistencia en vivir antes que ser domesticado, es esa determinación de vivir como “barbaros” resistiendo el adormecimiento y la falta de libertad que nos ofrece la civilización. Pero cierto instinto nos dice que ahí hay algo diferente, sin importar que tan lejano parezca; sabemos que nacimos para algo mucho mejor. La realidad de esa profunda infelicidad es el recordatorio de ese instinto, ese que vive y lucha por ser escuchado. La historia de la felicidad no se tenía que desarrollar así.

Somos muy afortunados de tener en nuestra vida esa sensación de haber sido bendecidos, de cargar con cierta alegría y de sentirnos valiosos y asombrados por el simple hecho de estar aquí. Para nosotros, el significado de las cosas y la felicidad siempre están entretejidos. La felicidad está basada en el significado; una vida con significado es el significado de la vida. “Tanto para la felicidad, como para la verdad: uno nunca la tiene, pero está ahí” diría concisamente Adorno.32

Él también dijo: “La filosofía existe para redimir lo que vez en la mirada de un animal”.33 “Encontrarme cara a cara con migo mismo” en palabras de Thoureau.34 Realizarnos en nuestras capacidades humanas en la medida de lo posible (es decir, sin culparnos por los límites que nos fueron impuestos). Y encontrar la fuerza para hablar lo que no se dice. La infelicidad no es el resultado de entender la verdadera profundidad de nuestra predica; de hecho, este entendimiento puede fortalecernos y liberarnos. Puede llevarnos a algo que difícilmente podría ser más trascendental: La búsqueda de la franqueza y la inmediatez en el mundo real. El proyecto de confrontar la naturaleza misma de nuestra domesticada y civilizada infelicidad basada en la tecnología.

Traducción por Juan de la Tierra, 2019.

1 Citado en John Cowper Powys, The Art of Happiness [El Arte de la Felicidad] (New York: Simon and Schuster, 1935), p. 49.

2 Theodor Adorno, Minima Moralia (London: MLB, 1974), #18, p. 39.

3 Walter Benjamin, One-Way Street and Other Writings [Calle de Un Sentido y Otros Escritos] (London: NLB, 1979), p. 71.

4 Hélène Cixous, First Days of the Year [Los Primeros Días del Año] (Minneapolis: University of Minnesota Press, 1998), p. 142.

5 Ezra Pound, The Cantos of Ezra Pound (New York: New Directions, 1972), #CXVI, p. 795.

6 Su etimología es de interés para este tema. Del griego hap : oportunidad, fortuna, que va a suceder. La palabra en ingles luck viene, de hecho del alemán para felicidad, Glück.

7 Walter Kerr, The Decline of Pleasure [El Decline del Placer] (New York: Touchstone, 1962), p. 1.

8 Erich Fromm, To Have or to Be? [¿Ser o Tener?] (New York: Harper & Row, 1976), p. 5.

9 Elisabeth Roudinesco, Philosophy in Turbulent Times: Canquilhem, Sartre, Foucault, Deleuze, Derrida [Filosofía en Tiempos Turbulentos: Canquilhem, Sartre, Foucault, Deleuze, Derrida] (New York:

Columbia University Press, 2008), p. xii.

10 Theodor Adorno, Negative Dialectics [Dialéctica Negativa] (New York: The Seabury Press, 1973), p. 33.

11 Jeremy Rifkin, The Empathic Civilization [La Civilización Empática] (New York: Penguin, 2009), p. 498

12 Norman Malcolm, Ludwig Wittgenstein: A Memoir [Ludwing Wittgenstein: Memorias] (Oxford: Oxford University Press, 1958), p. 106.

13 Vivasvan Soni, Mourning Happiness: Narrative and the Politics of Modernity [Felicidad Matutina: Narrativa y Politicas de la Modernidad] (Ithaca: Cornell University Press, 2010), p. 494

14 Frantz Fanon, Black Skin, White Masks, translated by Charles Lam Markmann (New York: Grove Press, 1967), p. 41.

15 E.M. Cioran, The Temptation to Exist [La Tentación de Existir] (New York: Quadrangle, 1968), p. 200.

16 Ibid., pp 168–169.

17 Jean-François Lyotard, The Postmodern Condition: a Report on Knowledge [La Condición Posmoderna: Un Reporte Sobre el Conocimiento] (Minneapolis: University of Minnesota Press, 1984), p. 79.

18 Albert Borgmann, Technology and the Character of Contemporary Life [Tecnología y el Carácter de la Vida Contemporanea] (Chicago: University of Chicago Press, 1984), pp 124, 130.

19 Citado y discutido en Timothy Taylor, The Artificial Age [La Era Artificial] (New York: Palgrave MacMillan, 2010), p. 192.

20 Peter LaFrenière, Adaptive Origins: Evolution and Human Development [Origenes Adaptativos: Evolución y Desarrollo Humano] (New York: Psychology Press, 2010), pp 288, 296–297. También Patricia Pearson, A Brief History of Anxiety… Yours and Mine [Una Breve Historia de la Ansiedad…Tuya y Mía] (New York: Bloomsbury, 2008).

21 Quoted in Peter Hallward, translator’s introduction to Alain Badiou, Ethics: an essay on the understanding of evil

(New York: Verso, 2001), p. xxi.

22 Emmanuel Levinas, Totality and Infinity [Totalidad e Infinito] (Pittsburgh: Duquesne University Press, 1998), p. 114.

23 Czeslaw Milosz, Proud to be a Mammal: Essays on War, Faith and Memory [Orgulloso de ser un Mamifero: Ensayos sobre Guerra, Fé y Memoria ] (New York: Penguin Classics, 2010), p.80.

24 Bruno Bettelheim, Freud’s Vienna and Other Essays [La Vienna de Freud y Otros Ensayos ] (New York: Alfred A. Knopf, 1990), p. 115.

25 Sigmund Freud, Civilization and its Discontents [El Malestar en la Civilización], traducido por James Strachey (New York: W.W. Norton, 1962), p.12.

26 T.S. Eliot, “Little Gidding,” in Collected Poems 1909–1962 (New York: Harcourt, Brace & World, Inc., 1963), p. 208.

27 27Sigmund Freud, The Future of an Illusion [El Futuro de una Ilusión], traducido por James Strachey (New York: W.W. Norton, 1961), p. 12.

28 Friedrich Nietzsche, Unmodern Observations, William Arrowsmith, ed. (New Haven: Yale University Press, 1990),

p. xv.

29 Norman O. Brown, Life Against Death: The Psychoanalytic Meaning of History [La Vida Contra la Muerte: El Significado Psicoanalítico de la Historia ] (New York: Vintage Books, 1959), p. 171.

30 Theodor Adorno and Max Horkheimer, “Dialogue” [Diálogos], NLR September/October 2010, p. 61.

31 Czeslaw Milosz, op.cit., p. 296.

32 Theodor Adorno, Minima Moralia, op.cit., #72, p. 112.

33 Adorno and Horkheimer, “Dialogue”[Diálogos], op.cit., p. 51.

34 Henry David Thoreau, Journal [Diario] (Toronto: Dover Publications, 1962), p. 51.

Escrito por Buho de Ya puso la Puerka Radio.


Amigos y enemigEs.

Los de yapusolapuerka por supuesto que NO nos ponemos las gafas moradas del feminismo contemporáneo. Arrojados a este mundo ya bastante constituido, ya contextualizado, y muy importante: ya Institucionalizado. Pues nos tenemos que ocupar de lo que se sucede en el orbe.   Para eso somos anarcos.

Y bueno pues éstas gafas moradas del feminismo de la tercera, cuarta, post, pop, y un largo etcétera , se ha hecho muy presente en los medios, en las políticas públicas de todo occidente, y en los corazones de millones de personas bien intencionadas.

Estas gafas moradas hacen que todo se vuelva de esa tonalidad. Tornasol que, efectivamente, tuerce la realidad un pooooooooooquitín para hacer que todo sea negro o blanco, dual, jin-jang, maniqueo. Todo esto sucede, a la vez que precisamente uno de sus lentes niega “lo binario” “lo construido”.

Por cierto, ya que mencionamos la palabrita: “maniqueísmo” me gustaría hacer mención del parecido de uno de sus postulados — ya que como sabrán éste fue un movimiento religioso de la antigüedad que hacía énfasis en la oposición absoluta entre el bien y el mal, no aceptaba matices, pues’n— con las prácticas de algunos de los feminismos que —a mi parecer— no son tan “liberadoras” como se vienen exhibiendo. Sino todo lo contrario, poseen una moral fuertemente autoritaria. Veamos pues.

“…el maniqueísmo niega la responsabilidad humana ante los males existentes en el mundo, y muchas veces cometidos por los hombres.   Porque cree que no son producto de la libre voluntad, sino del dominio del mal sobre nuestra vida…”

¡Sopas perico! ¿No les suena muchísimo ésta proposición del maniqueísmo de los, apenas, años 200-300 D.C? ¿No les suena a la “doxa” de hoy en día que afirma que la mitad de la humanidad (hombres, varones) oprime, casi, casi por pecado original? “Doxa” que afirma que los hombres son malos. “Doxa” que afirma que los hombres son violadores. Secuestradores. Embaucadores. Que… encarnan el mal.

T-O-D-O-S

No niego la violencia que existe. Eso está claro, sobre todo porque la padezco también. Pero me parece que existe hoy por hoy un paradigma paralizante, exento de crítica, inmovilizante. Donde no se avanza. Se delega. Y se encumbra hacia lo pop, hacia el consumo, lo mediático, lo hegemónico.

Recuerdo una canción de Sin Dios llamada Ecología Social, donde habla cómo se ha recuperado  —rapidísimo, casi un suspiro—  la lucha por la ecología. Eso en los años noventa. Y pues vemos “ecologistas burgueses” lo mismito se entrevé para el feminismo pop de las universidades gringas que han exportado éste espíritu de docilidad al mundo. Escuchadddddd.

Es inherente al capital

la destrucción de ecosistemas

por la ciega explotación

por el lucro sin escrúpulos.

No importa que un río

se quede sin vida

no importa que un bosque

no vuelva a crecer

no importa que el aire

sea irrespirable

si nuestros productos

se pueden vender.

Es inherente al capital

medir la vida en dinero

no te extrañe que mañana

paguemos por respirar.

No importa que comas

frutos químicos

no importa que bebas

agua envenenada

no importa que sufras

nuevas epidemias

si nuestros productos tienes que consumir.

Y ahora hasta el sistema

se disfraza de verde

al poder le viene muy bien

la contaminación

es un buen negocio

¡Hasta en la bolsa cotiza Greenpeace!

Piensa verde, compra verde, cotiza verde

Negocio verde.

Un sistema que esta enfermo

solo de base cambiará

cambiemos las estructuras cambio de mentalidad.

Defendamos nuestra tierra

Luchemos por nuestro entorno

no deleguemos en grupos reformistas

salvemos la tierra del capital voraz

¡Por los clavos de cristoooooo!   ¡Pedazo de canción! (…ya luego los Sin Dios… bueno eso es otra historia).

Pues así las cosas. Esto que digo no es para denostar el feminismo, abrazar la misoginia, y hacerme varonista o alguna mamada de esas, y negar lo mal que se la pasan algunas compas. De hecho cuando me enteré del anarcopunk, estaba la lucha de la liberación de la mujer de facto, era y es el corpus de ideas de esta movida. Pero Mierda. ¡Un poco mas de razón! ¡Un mucho mas de pensamiento anárquico. Deja mucho que desear los derroteros que algunos sectores de éste “movimiento” han estado navegando. Con un discurso alejado de las ideas de libertad. Abrazando o reafirmando el estatismo. Propalando hasta la nausea el ciudadanismo. Emparejados con grupos burgueses que nada, pero que nada tienen que ver con la anarquía.

Alejémonos de Cultura Colectiva por favaaaaar.

Deconstrucción ¡Patrañas!

A cuento de esto me gusta citar esta reflexión de Simone Weill cuando reflexionaba sobre la libertad, y las causas últimas de la opresión social:

La libertad verdadera no se define por una relación entre el deseo y la satisfacción, sino por una relación entre el pensamiento y la acción; sería completamente libre el hombre cuyas acciones procediesen, todas, de un juicio previo respecto al fin que se propone y al encadenamiento de los medios adecuados para conducir a este fin. Poco importa que las acciones en sí mismas sean fáciles o dolorosas, y poco importa, incluso, que estén coronadas por el éxito; el dolor y el fracaso pueden hacer al hombre desdichado, pero no pueden humillarlo mucho tiempo cuando es él mismo quien dispone de su propia facultad de actuar.”

¡¡¡Ufffffffffff!!!!!!

Y para terminar ésta invectiva, les recuerdo una plática que tuve con el Kaio donde me decía que a los compas de Furia de radio, un programa radial de España de tendencia claramente anárquica los habían denigrado de “anarco machos” por entrevistar a un grupo de no se donde que dizque porque tenían letras supuestamente misóginas

Los compas claramente azorados por la situación manifestaron su descontento. Y me dio a escuchar uno de sus programas donde los cabros invitaron a María del Prado Esteban a hablar del caso. Una compa anarquista —si de esas de la CNT— que hace unas reflexiones chipocludas sobre todo éste tema de la guerra de sexos y el feminismo desde el pensamiento anarquista. Denostada de igual forma por toda la oleada de anarquistas cuadrados que han incorporado éstas ideas pesudolibertarias al anarquismo.

Advierto que la compa ha sido utilizada por los lobies antifeministas de esos culeros. Así que apelo a su inteligencia y no ha la ideologización de la anarquía. Como siempre, hay que escuchar, leer y pensar con crítica hacia el texto o el material del que estemos bebiendo. Así que como el sol esta inclemente, me pondré mis gafas moradas…

Con odio Buho.

Revisen éste video.

Escrito por Gustavo Rodríguez.


Se requiere una poderosa carga que haga estallar en pequeños pedazos esta pelota de lodo, que devore con fuego la pestilente civilización, que atruene y siembre la destrucción de esta sociedad liberticida.

Bruno Filippi

No hay nada más placentero que corroborar la presencia de afines en otras latitudes; particularmente en el territorio dominado por el Estado español, donde el eco de aquél mea culpa de “los gatitos de Sutullena”, entorpeció tan significativamente el desarrollo de la tendencia insurreccional anarquista a lo largo y ancho de la Península Ibérica.

Si bien es cierto que la intrépida ruptura (con el reformismo anarcosindicalista que predominaba en esa época) de las Juventudes Libertarias, la consciente autocrítica de amplios sectores de la Coordinadora Lucha Autónoma (que les llevó a alejarse de toda la bazofia izquierdista y del análisis economicista proto marxista), y la decidida actuación de expropiadores y saboteadores de clara estirpe individualista (influenciados por las Tesis Insurreccionalistas llegadas de Italia), contribuyeron teórica y prácticamente al auge de la insurrección anárquica por allá de mediados de la década del noventa; también es innegable el inmovilismo resultante de las constantes condenas de arrepentidos y traidores, subsiguiente a esa etapa de desarrollo.

Sin duda, a pesar de los pesares, el informalismo ácrata hoy vuelve a cobrar bríos en tierras ibéricas. Prueba de ello son los frecuentes ataques a los símbolos de la dominación y la extensión de las expropiaciones. Ya sean anónimas o reivindicadas, ambas acciones han venido ensanchando la confrontación cotidiana al sistema de dominación, lo que aunado a la contestación anarco-ecologista, ha comenzado a dar cuenta de la guerra anárquica en la región.

En este sentido, la reciente lectura de “Algunas reflexiones ingobernables frente a la catástrofe”, firmada por Algunxs anarquistas incotroladxs e ingobernables, desde algunos barrios de Madridi, en respuesta al proselitismo instituyente de Arturo Martínezii, es muchísimo más que la confirmación de esa presencia refractaria: es un guiño cómplice a miles de kilómetros de distancia. En efecto, solo desde la reflexión teórico-práctica del informalismo insurreccional podía refutarse de forma contundente esta pestilencia, infestada por la política y el izquierdismo, que ha hecho nido en nuestras tiendas.

Empero, las reflexiones de las compañeras y compañeros madrileños, sortearon las interrogantes de Martínez, dejando sin respuesta la pregunta generadora que da inicio a su texto: «¿Cuantas manos y cabezas más vamos a tener que perder antes de reflexionar acerca de los por qués (se nos van)?» Inmediatamente, Martínez se autocontesta: «El valor de la crítica y autocrítica debe estar siempre presente, debemos replantearnos constantemente si nuestra práctica política sirve a nuestros objetivos. Y claro, para ello debemos tener claro cuáles son nuestros objetivos»iii.

En realidad, en su respuesta queda implícita la total negación de sus posteriores “argumentos”. Si tenemos claro nuestros objetivos y nos replanteamos constantemente si nuestra práctica sirve o no a tales objetivos, todas sus propuestas quedan sin sustento desde un posicionamiento anárquico. Es decir, desde una óptica consecuente y contundentemente antipoder.

Nuestros objetivos no son ni pueden ser otros que darle vida a la Anarquía. Lo que se traduce en la beligerancia inclaudicable contra todas las formas y estrategias del Poder; en la práctica lujuriosa de nuestras pasiones insurreccionales; en la destrucción de todo lo que nos domina. Y esa práctica anárquica no cabe en otro espacio que no sea la ilegalidad.

Definitivamente, “los que se nos van”, es porque nunca estuvieron. Porque en ningún momento tuvieron claro sus objetivos. Porque jamás vivieron la pasión anárquica en sus corazones ni le dieron rienda suelta a los deseos de liberación total ni comprendieron que la Anarquía es una tensión disutópica y no una realización sistémica. Los que “se nos van” le temen a la Libertad irrestricta y a la responsabilidad individual; añoran mandar y obedecer; dudan de sus capacidades; extrañan el redil; reclaman el corral; requieren la familia, la escuela, la fábrica, el ejército y la prisión; necesitan ser parte de la masa, estar en el rebaño, contarse entre la multitud, ser dóciles, maleables, sumisos, gobernables.

Pero, lamentablemente, entre los que “se nos van”, no solo hay que enlistar a quienes optan por el circo electorero; también tenemos que incluir a todos los que entregan la vida a causas diametralmente opuestas a la Anarquía, como todos esos jóvenes que han muerto en Rojava, víctimas del porno revolucionario. Lo realmente sorprendente es que Arturo Martínez, desde su defensa a ultranza de «una alternativa institucional, organizativa y de base»iv, nos recete “el camino a Kurdistán” junto al travestismo neozapatista –a pesar de que esta última organización político-militar sí eligió la vía de las urnas (con su conocido fracaso) y negoció el desarme en lo oscurito–, como “alternativas” más plausibles a la farsa electorera.

Si leemos entre líneas su articulo, inmediatamente detectamos el tufo de su estrategia y su filiación ideológica. Sigue, al pie de la letra, la cartilla de procedimientos del leninismo posmoderno que tanto ha penetrado en nuestras tiendas, de la mano del neoplataformismo y la maniobra “anarco”-populista del Poder Popular. Por eso, se inclina por el camino electorero pero con una profunda añoranza por “el poder del fusil”v. Cuando, para nosotros, el fusil no resulta más anarquista que el voto. Ambas vías (la lucha armada y la lucha electoral), conducen al Poder. El poder de las armas y el poder de las urnas, conjugan toda la esencia autoritaria de la dominación

La guerra anárquica necesariamente pasa por la confrontación permanente al Poder. A todo Poder. A toda Autoridad. Ya sea monárquica, teocrática, democrática, parlamentaria, militar o populista. Es evidente que por esas latitudes internautas donde se publicó el texto de Arturo Martínez (Regeneración libertaria, con su consecuente reproducción en Kaos), el Poder Popular es incuestionable, dado el talante “anarco”-leninista de sus promotores.

Vale resaltar que la tendencia insurreccional anárquica, no plantea la lucha armada como estrategia, muy al contrario, la ha señalado siempre como una desvirtuación de la guerra anárquica, propia de las influencias burguesas (Blanqui) y de la penetración marxiana que tanta mella ha hecho en nuestras tiendas.

Desde la visión rupturista del nuevo informalismo anárquico –que invita a pensar un anarquismo “postclásico” capaz de ofrecer nuevos itinerarios –, la nefasta ideología de la lucha armada solo puede conducirnos a la dictadura de su vanguardia y al gregarismo más elemental. La lucha armada es una estrategia históricamente utilizada por un sinnúmero de proyectos políticos siempre encaminados a la toma del Poder.

El empleo de las armas no implica en sí el carácter o ideal de dicho proyecto. Incontables organizaciones políticas de claro signo socialdemócrata continúan utilizando en nuestros días la estrategia lucharmadista. La socialdemocracia electorera y la socialdemocracia armada, han contagiado a amplios sectores anarquistas con su verborrea izquierdista, usándonos como carne de cañón para sus fines, completamente opuestos a nuestros objetivos de liberación total.

Claro está, esta reafirmación teórico-práctica, no significa que renunciemos a la violencia ácrata contra toda dominación. Por el contrario, optamos por la violencia refractaria como único método factible contra la violencia sistémica –lo que nos brinda la posibilidad de apuntar las armas contra las ideologías, incluidas la ideología reformista y la ideología de la lucha armada–, conscientes que tenemos un mundo que destruir. Porque, como nos recuerdan nuestros afines madrileños «es mejor un mundo asolado y destruido que el salto adelante que nos propone la izquierda del Capital y el capitalismo verde. Al fin y al cabo, lxs anarquistas, nunca le tuvimos miedo a las ruinas».

Gustavo Rodríguez,

Planeta Tierra, 29 de marzo de 2019.

Posdata aclaratoria: Quienes me conocen saben que no escribo estas notas “desde una torre de marfil ideológica” sino desde la práctica cotidiana y que, al igual que muchas compañeras y compañeros que impulsamos la insurrección anárquica, hace rato largo que rebasé los veinte años, solo que siempre habremos viejos que moriremos siendo jóvenes y, jóvenes que se pudren de vejez prematura.

Segunda posdata (ineludible): Un fuerte abrazo cómplice al entrañable Alfredo Cospito y todxs lxs anárquicxs encarceladxs alrededor del mundo. Solidaridad directa con lxs compañerxs griegxs de la Conspiración de Células del Fuego (CCF). Solidaridad directa, con nuestrxs hermanxs prófugxs Gabriel Pombo Da Silva y Elisa Di Bernardo (¡libres y peligrosxs!), asechados de nueva cuenta por el Estado (español e italiano).

i Algunas reflexiones ingobernables frente a la catástrofe. Disponible en: https://contramadriz.espivblogs.net/2019/03/22/analisis-algunas-reflexiones-ingobernables-frente-a-la-catastrofe-respuesta-al-articulo-quot-los-que-se-nos-van-libertarios-en-el-mundo-electoral-quot/ (Consultado 27/03/19).

ii Los que se nos van ¿Libertarios en el mundo electoral? Disponible en: https://www.regeneracionlibertaria.org/los-que-se-nos-van-libertarios-en-el-mundo-electoral (Consultado 27/03/19).

iii Id.

iv Id.

v Mao Tse-tung, Problemas de la Guerra y la Estrategia, La Revolución China y el Partido Comunista de China, Sobre la Nueva Democracia, Editorial Abraxas, Buenos Aires, 1972, P. 115.

Publicamos con retardo este comunicado que aunque fue elaborado específicamente para la jornada del 8 de marzo el llamamiento y las reflexiones sigue vigentes. ¡Ni patriarcas ni matriarcas: Anarquía para la vida!


Llamado a la acción anárquica este 8 de marzo!!!

A todas nuestras afines en México y el mundo, a todas las brujas en lucha en el universo:

El próximo 8 de marzo se conmemora como cada año el Día Internacional de la Mujer. Para muchas, este día es un día de fiesta y homenajes. Para otras, es una jornada de lucha y reivindicaciones políticas y sociales, por lo que llaman a la huelga general feminista por el derecho básico a la no discriminación, contra la violencia de género que ejercen sobre nosotras en la casa, en la calle, contra los FEMINICIDIOS que suman y se multiplican en el México de la Cuarta, contra los convenios abusivos y la falta de garantías para obtener el mismo salario por un desempeño de igual valor, contra la falta de reconocimiento de las enfermedades propias del trabajo en sectores feminizados, contra el acoso y el abuso sexual en escuelas y centros laborales, contra los recortes presupuestales en detrimento de la madre trabajadora, contra la eliminación de los albergues y refugios para las mujeres víctimas de violencia, etc.

A este último llamado también se suman las compañeras anarcofeministas en general, consecuentes y reflexivas de que nada ha cambiado: no hay nada nuevo con su Cuarta Transformación, son los mismos perros misóginos con diferentes collares. Y también se suman aquellas compas que han asumido “el informalismo insurreccional desde una perspectiva anarca-feminista”, y han constituido sus colectivas de afinidad, pese a haber “sufrido el desprecio y los persistentes ataques de quienes reclamándose cómplices de la Anarquía, les caga la madre aceptar una teoría y una práctica diferente a su manual del (la) buen(a) anarquista”.

Parece ser que todo se reducirá a una gran manifestación política con sus mantas y performances, solo que esta vez habrá más banderas negras y púrpuras que de costumbre. Y tal vez logren su huelga general feminista por ocho pinches horas, limitando la guerra anárquica contra el patriarcado a una fugaz batalla sin mayor trascendencia, olvidando sus propias palabras: “solo hay una forma de confrontar al poder y a la autoridad, y esa es la insurrección anárquica, por eso concebimos la organización anáquica de manera informal mediante las colectivas de afinidad y la conflictividad permanente contra la civilización patriarcal en conjunto” [1].

Compañeras: si queremos hacer la diferencia tenemos que actuar diferente.

Nosotras no somos feministas. Somos ANARQUISTAS. Por eso luchamos contra el patriarcado, no por el feminismo. El feminismo es una ideología más al servicio del poder. El anarcofeminismo es una desviación setentaiochera, una de las mil desviaciones de la gran proliferación de corrientes en el movimiento. Una más, como el anarco-cristianismo, el anarco-sindicalismo, el anarco-pacifismo, el anarco-leninismo, el anarco-islamismo, o cualquier otra de las muchas que acusan algunxs compañerxs, solo que por ser políticamente correctos nunca incluyen este teme y prefieren dejárnoslos a nosotras de tarea.

Compañeras: El discurso del poder también se filtra entre nosotras creando nuevas divisiones que impiden la proyectualidad de la guerra anárquica.

Como nos recuerdan en su comunicado “luchar contra el sexismo y la misogínia es luchar contra el género, y luchar por destruir el género, es luchar por destruir la civilización patriarcal (…) Nuestra lucha es la misma”. Con más razón: no le pongamos límites a la revuelta. Que no se queden nuestros deseos de destrucción apresados en el atrapasueños. Dejemos que toda la rabia anárquica de “brujas”, “putas”, “feminazis”, “traileras”, “buchonas” y “chanclas”, hierva en nuestras venas y estallé en las calles. Este 8 de marzo (y todos los días) seamos su peor pesadilla.

¡Ni Dios, ni Estado, ni Amo, ni Marido!
¡Contra la civilización patriarcal!
¡Por el control de nuestras cuerpas y nuestras vidas!
¡Por la destrucción del género!
¡Por la tensión anárquica insurreccional!
¡Por la Anarquía!
¡El Estado-Capital, con AMLO o sin AMLO, patriarcado es lo que teje!

F.B.I. (Féminas Brujas e Insurreccionalistas)
Ciudad de México, Jueves 21 de febrero de 2019.

[1] Aquelarre Anarcafeminista Insurreccionalista e Informalista, “Continuamos propagando la epidemia de rabia anarcafeminista e insurreccionalista: Respuesta pública a un diagnóstico equivocado que circula en Internet.
A lxs anarquistas de México y el mundo, a todas las brujas en lucha en el universo.

Desde la zona central de Chile.

Los incendios forestales que han afectado a la zona centro y sur de Chile son conocidamente obra humana. Esto está claro, mas hace falta especificar a los responsables reales.

Estos incendios constituyen un acto ecocida, pero no basta con esta definición, como tampoco es suficiente aquella explicación mediática que indica que estos incendios son ejecutados por personas que simplemente entraron en la “moda” de provocar incendios de gran escala por placer, misteriosos pirómanos que están al acecho de zonas vulnerables el mismo día y en el momento exacto, cuando acelera el viento y asciende la temperatura.

Estos tristes eventos generan ganancias para la clase dominante chilena e internacional de varias maneras:

Primero, las mafias forestales se aprovechan de la devaluación de las hectáreas quemadas en las que existía bosque nativo (y ecosistemas de fauna y flora endémica, obviamente), y así invierten a bajo costo en estos terrenos, ahora baldíos, para invertir con plantaciones de pino y eucalipto principalmente.

Por otro lado, se genera un espectáculo mediático que genera un estado de terror exagerado en la población, donde los grandes héroes son los empresarios que invierten recursos como brigadas, helicópteros, avionetas, equipos de comunicación, entre otras cosas. Brindan así una forzada sensación de seguridad en la población que agradece a nuestros verdaderos carceleros.

También, la clase dominante aprovecha la catástrofe para darle un uso político donde entra en juego el Estado de forma explícita y legitimada. Dado el clima de inseguridad y con un discurso expresado en tono semi-neutro, se buscan culpables y se inventan nuevos conceptos policíacos como el de “violencia rural”, que por el momento no ha presentado solvencia política más que la persecución de grupos de resistencia mapuche, específicamente en la región de la Araucanía, como si fuera ésta la única región “campesina” del país, y la única donde se desarrollan eventos de violencia armada, siendo que el uso de armas y la criminalidad es una fuerte herencia colonial y latifundista palpable en el campo desde Santiago hacia el sur, las zonas subyugadas a la explotación agrícola y ganadera a gran escala en Chile. Si la violencia relacionada a las armas en la Araucanía constituye un caso especial, no hay otro motivo que la presencia policial exacerbada en la región, y el ciclo de resentimiento que de forma legítima, parte del pueblo mapuche dirige contra el Estado y las empresas extractivistas, sobretodo forestales. Obviamente, acabarán apuntando también a los sujetos incendiarios, vale decir, el sector anarquista, para variar. Ya en las noticias durante el incendio del cerro San Cristóbal este 25 de Febrero se ha esbozado y dado a luz pública las inteligentes y curiosamente específicas sospechas de la policía, pues en el frontis del zoológico habían rayados que pugnaban, no sé si simbólicamente o no, la “quema de las jaulas”.

Sabemos que este tipo de acusaciones contra mapuche y contra anarquistas es una tergiversación respaldada sólo por los medios desinformativos que utiliza el Poder. Aprovechando la profunda ignorancia y mentalidad fascista con la que educan día a día a nuestros pares de clase a través de la televisión y la confusión informativa de internet, relacionan este tipo de actos -estamos hablando de incendiar bosque nativo y asesinar especies animales no humanas-, con personas que respetan por ideología y/o forma de vida comunitaria y en relación con la naturaleza (eso último aplicable más que nada a comunidades mapuche), la vida de la naturaleza.

El pueblo mapuche en resistencia aspira a ejercer su cultura y para ello es fundamental una interrelación con el bosque y la tierra, como mundo espiritual y económico. En el caso del anarquismo, existe una histórica tradición ecologista que tiene sus raíces en figuras y discursos del siglo XIX en adelante, el anarco primitivismo, heredero del naturismo, por ejemplo, o los discursos antidesarrollistas que aspiran a la formación de localidades agrarias y asamblearias como proceso revolucionario.

De ninguna manera victimizo a anarquistas y mapuche en este punto, pues eso sería una mentira y falta de respeto a los grupos e individuos que sí asumen una postura confrontacional y abiertamente incendiaria. Lo que hay que comprender, es que el fuego mapuche y anarquista no está dirigido al bosque, al cerro, a la tierra, al “león” o puma, al hualo, a la loica, o al chercán. El fuego anticapitalista está dirigido a las jaulas de exhibicionismo, a las industrias y sus herramientas… a todo lo que sea símbolo y recurso capitalista industrial y desarrollista, pues son fuente estructural de realidades especistas y ecocidas, explotadoras y aniquiladoras de formas de vida comunitarias como las practicadas por la mayoría de los pueblos precolombinos en la actual América, que junto al Estado someten a la naturaleza y a la humanidad a la explotación y efectos lógicos como sequías, derrumbes, deshielos, acompañados de una descomposición social tremenda, que al volcarse en rebelión, los medios represivos del Estado golpean a las clases bajas y a los pueblos indígenas doble o triplemente explotados por la maquinaria racista del sistema global.

Es importantísimo que reconozcamos, como clase dominada, que la rabia motivada por este tipo de hechos está dirigida y potenciada por los medios de comunicación. La rabia es legítima y es un arma, pero no es neutral, es decir, debemos ponerla de nuestro lado, pues es fuertemente manipulada por la clase empresaria respaldada por el Estado.

Si hacemos un recuento hacia años anteriores al 2017, preguntémonos: ¿cuánta era la preocupación de las masas ante los incendios forestales?, porque incendios forestales hay hace décadas, año tras año. Sin embargo hubo que esperar hasta el 2017, cuando los empresarios se disfrazaron de héroes y trajeron el Súper Tanker, avión protagonista de su propia película sobre ayudar a un pequeño país del sur, seguido cada día por cámaras de televisión, aunque no hizo más que otras brigadas.

Obviamente una intención política, además de una vanidosa demostración de poder y perpetración del eurocentrismo y del conformismo de las masas que prefieren sentirse al alero de empresarios, que se “hacen cargo del problema”. No lo hacen, ni lo harían, ni lo harán, ¿o pensamos que se disponen a dejar de explotar la Tierra?

Los incendios del 2017 están precedidos por otra serie de incendios el año 2014, y esto ha ido en asenso, así como el negocio forestal. Y ahora, que estamos más o menos “acostumbrados” a esta violencia, los gobiernos plantean “soluciones” que curiosamente consisten en aumentar el nivel represivo del Estado.

Se ha modificado la semilla del pino radiata en la Universidad de Concepción para hacerla adaptarse a climas más fríos y así expandir su cultivo hacia zonas más sureñas. ¿Y nos parece casualidad que los incendios se concentraran en el centro sur en el 2017, y el 2019 en la región de los Ríos, de los Lagos y de la Araucanía? ¿Nos parece aún la acción de anónimos y burdos pirómanos sin objetivos claros?

Las forestales se han extendido a zonas antes no tocadas por este tipo de explotación. Así también, se han construido más vías de traslado de mercancía, junto con potenciar el mercado turístico. Las medidas policíacas que están por aplicarse, y que se están ya aplicando, están dirigidas a los territorios rurales y rural-urbanos donde parte de la población se ha comenzado a negar a la mercantilización del territorio (explotación de tierra, madera, agua, ecoturismo, zoologización de costumbres y comunidades, etc.). Esto está totalmente relacionado con la aplicación de la IIRSA o “Iniciativa por la Integración de la Región Sudamericana”, cuya funcionalidad iniciará el año 2022. Este proyecto se ha planeado bajo un gran silencio hace más o menos dos décadas y es uno de los grandes proyectos logrados gracias a las políticas posteriores a las dictaduras latinoamericanas financiadas por el norte occidental, especialmente EE.UU. Esto incluye a la dictadura militar y todos los gobiernos democráticos desde 1990 en adelante, en el caso de Chile, por su apoyo directo a esta iniciativa colonial, o por brindar los medios necesarios para su aplicación en la actualidad, por ejemplo, los tratados de libre comercio y los “fomentos a la inversión privada” en el ámbito agrícola y forestal. Se están recrudeciendo los mecanismos de explotación, ampliando el espectro extractivista neoliberal, y reduciendo al Estado a una función represiva, deslegitimado (auque sea sólo de manera espectacular), por las propias empresas, cuyos representantes o lacayos vociferan que el Estado no tiene los medios suficientes para combatir la crisis ecológica, los conflictos territoriales o el cambio climático. En el fondo, el Poder de manera cada vez más explícita y aceptada está en manos de las empresas.

Antes de terminar, cabe responsabilizar a la clase política y empresarial del desastre ecológico y social que hoy en día se vive en Sudamérica, en el caso chileno de las forestales, a los Matte y los Angelini.

A lxs anarquistas, les invito no sólo a posicionarse de manera explícita ante estas situaciones, si no a aprender a defenderse del desprestigio y satanización que la clase dominante hace del anarquismo ante el pueblo. Con esto voy a que queramos o no, estamos inmersos en una lucha de clases donde los empresarios, el Estado y los medios de comunicación nos llevan golpeando por años y se aventajan a pasos gigantescos.

Hemos de discernir bien a la hora de fijar las responsabilidades sistémicas en lo que se refiere a los asuntos ecológicos y sociales. La misantropía no es la respuesta como tampoco lo es el pacifismo de las modas ecologistas o las ferias alternativas. ¿Por qué digo esto? Pues, porque la destrucción de la Tierra y de la vida como la comprendemos -los ciclos geoquímicos, del agua y del aire, la alimentación libre, la fauna y la flora libre y autosuficiente, por ejemplo, un medio que permite la autonomía comunitaria-, no podemos achacársela de manera abstracta a conceptos como “la Humanidad”. Es cierto que somos la única especie que se ha dedicado a explotarse a sí misma, a destruirse y a destruir la vida de otros seres y contextos naturales, pero esto se ha visto potenciado únicamente por la industrialización y las políticas globalizadoras, respaldadas por una cosmovisión totalitaria, racista y colonial inseparable del capitalismo y las ideologías europeas desde la conquista de este continente. Por lo que más que a la Humanidad como concepto abstracto, lejos de aquel romanticismo, apuntaremos a los grupos económicos, al Estado, a la clase política, a la industrialización, a los medios de desinformación masiva que contagian su ideología, a las herramientas del desarrollo y al desarrollo en sí mismo, que bajo la idea de sustentabilidad pretende mostrarse como salvación de los males eco sociales que nos amenazan cotidianamente, despolitizándola situación, mostrando el interés económico como un interés de toda la población. Sustentar el desarrollo no es otra cosa que sustentar al capitalismo, dándole más duración en el tiempo y aplazando su inevitable caída, pues las medidas actuales que se están tomando en el ámbito extractivista no demuestran otra cosa que su inminente caída, refiriéndome a décadas, por supuesto.

Por último, invitar a nuestra gente, nuestros iguales de clase, a ser crítica con la industrialización y el desarrollo económico, siempre acompañado de la explotación de recursos y generador inevitable de descomposición y crisis social, ya sea por motivos medioambientales, económicos, o por la imposición de estilos de vida sometidos al ritmo de la producción industrial.

Sudamérica, en los planes globales de dominación, cumple un rol primario, básicamente sostiene la estabilidad económica y socio-política del norte, es decir, Norteamérica y Europa. Ningún modelo estatal de gobierno interno puede superar esta imposición geopolítica.

Desde el sector anarquista, no se busca un mercado “justo” o un modelo de producción sustentable, pues la destrucción de la Tierra es inherente al capitalismo, sea empresarial o sea estatal, como en los modelos de Rusia, China o Venezuela (economías basadas en la industrialización y explotación humana pro artefactos tecnológicos, o la explotación de recursos como el petróleo). La salvedad de esta situación está en manos del pueblo organizado de forma autónoma, apartado de las empresas y las instituciones estatales, y con la fuerza suficiente para construir un medio asambleario, local y autónomo, idealmente una reconstrucción ecológica de la vida. En el centro sur, por ejemplo, por sus condiciones climáticas, es posible un estilo de vida agrario. Sin embargo, combatir será totalmente necesario y crear redes internacionales de sabotaje, de ataque y de defensa territorial en general.

Solidaridad anticarcelaria y libertad para lxs seis compañerxs del caso “21 de Mayo”.

Desde el centro sur, río Mataquito.
Lombriz de Charco.

Hechandole mas leña al posicionamiento anárquico en contra de los reformismos. Más sobre neo-zapatismo y peje-morenismo. La proyección anti-autoritaria no tiene nada que ver con el Estado y su democracia/dictadura. Cada vez se van destapando más las intenciones y el gobierno de la cuarta transformación se viene cargando incluso a los opositores que estan en el marco de la ley, ahí el caso de Samir Flores opositor al Proyecto Integral Morelos. Todavía no llegamos a los 6 meses del gobierno de la esperanza y el poder apenas empieza a afilar sus guillotinas. Las becas estudiantiles y las pensiones entregadas a adultxs mayores no podran cubrir la destrucción que genera el progreso.

¡Contra la cooptación!¡Contra el desarrollismo! ¡Contra el Estado!¡Anti-militaristas siempre!

¡Abajo Proyecto Integral Morelos!

¡Abajo el Tren Maya!

Aquí un texto de Nihil.


La creación de la Guardia Nacional (que se integrará por elementos de todas las corporaciones policiacas y militares) de AMLO y su encontronazo sobre esto y el tren maya con el Neozapatismo, me ha recordado un pasaje histórico de la llamada revolución mexicana que se aprecia muy similar con este hecho.

Pero lo que me hizo click para escribir estas líneas fue la noticia de la visita del Peje a Cuautla en medio de protestas contra el Proyecto Integral Morelos (PIM) que contempla además de la termoeléctrica en Huesca, otra en Yecapixtla y un Gasoducto que iniciará muy cerca del volcán Popocatépetl y que se conectará a otro Gasoducto de PEMEX desde Zempoala al Centro del País, es decir, el tramo comprendido es desde Puebla, pasando por Tlaxcala y finalizando en Morelos. Este proyecto es impulsado por la CFE y ambas obras serían construidas por empresas españolas, aunque el mismo Peje se cuestionó que “…en vez de tener la luz para alumbrar todo Morelos, tendríamos que seguirle comprando la luz a las empresas extranjeras?”, este proyecto inició hace siete años con un gobierno panista y que continuó y se inició la construcción con uno perredista en dicha región.

Entrando de lleno al tema, un 14 de febrero pero de hace 107 años, en la prensa mexicana se anunciaba una de las tantas acciones de hostigamiento zapatista, en ese momento al gobierno de Francisco Indalecio Madero, en el que algunos titulares denominaron como “Un asalto Zapatista”.1 Este hostigamiento regular del zapatismo fue el que obligó al gobierno, realizar una campaña para integrar “Cuerpos de Voluntarios” para combatir las rebeliones en general pero principalmente a los zapatistas, que en:

El análisis de sus motivaciones muestra que, en nombre de la defensa de la patria, la coyuntura de la guerra fue utilizada de diversos modos para tratar de satisfacer los intereses de los voluntarios, ya fuera de manera individual o grupal. Tal fue el caso de quienes pidieron la introducción de servicios públicos en sus barrios. Hubo también quienes esperaban ver satisfecha una expectativa moral y no material. Para este sector, defender la “patria”, al “pueblo”, a la “humanidad”, al “bien” fue una motivación suficiente, tanto para hombres como para mujeres y niños. Otros, en cambio, obtuvieron beneficios para sus negocios o para su prestigio social y su carrera política, como fueron los casos de quienes vendieron armas y del empresario y diputado Carlos B. Zetina y de Alberto Brannif, quienes formaron sus propios cuerpos de voluntarios.2 (Subrayado mío)

Aunque no coincide del todo el Cuerpo de Voluntarios de Madero con la Guardia Nacional del Peje, son grupos de choque del gobierno y resulta de interés tener presente este episodio histórico por los siguientes factores:

A. Casasola, “Madero y Alberto Braniff, en los llanos de Anzures pasando lista al Cuerpo de Voluntarios de Braniff ”, junio de 1912. Fototeca Nacional, inah, Fondo A. Casasola, inv. 37086.

Fuente: “Ciudad excitada. Emociones y revolución en la Ciudad de México, 1912”

 

  • El Peje repitió durante su campaña y aún como presidente en algunos momentos que quiere ser recordado como un buen presidente(sic): “voy a seguir el ejemplo de Benito Juárez, de Francisco I. Madero, del general Lázaro Cárdenas.”

Solo basta recordar las sublevaciones y rebeliones durante el mandato de Juárez, por las leyes sobre la tierra que permitió que solo cambiaran de manos de los caciques a los juaristas y su brutal persecución a los nacientes grupos anarquistas; que Madero fue un acaudalado empresario de Coahuila y que tras apropiarse de la revolución, persiguió, asesinó y encarceló a los anarquistas de ese momento y que Lázaro Cárdenas fue el que inició el corporativismo, es decir, sindicatos, Prensa, Medios de Comunicación, Cámaras empresariales, asociaciones profesionales, uniones vecinales, entidades agrarias, ejidos… todo bajo control del Partido Oficial único, como el estalinismo o el fascismo de Mussolini. Por cierto, no tiene mucho que se descubrió que -bajita la mano-, Cárdenas le pasaba petróleo a las fuerzas del Eje.

  • En enero pasado, el Peje declaró el 2019 como el año del “Caudillo del Sur, Emiliano Zapata”

El objetivo con esta declaración, era el de ganarse a los inconformes con los megaproyectos en Morelos, dicha declaración fue suscrita junto con un nieto de zapata que comentó: “Hoy hacemos un llamado al pueblo de México a cerrar filas con Andrés Manuel López Obrador.” “Cuente con nosotros señor presidente no está solo, somos muchos contra unos cuantos” “AMLO hará justicia a las causas zapatistas”, pero parce que le fallo al Peje por ahora, le faltó populismo. En las protestas contra la termoeléctrica y el proyecto PIM, durante una segunda visita del Peje el 10 de febrero a Cuautla, está vez el nieto del “Caudillo”, Jorge Zapata (quien también en enero pasado además de mostrar su militancia pejista, le pidió que cancelara el proyecto), estaba entre los protestantes. El Peje desvió la atención de las protestas con su artimaña de la consulta y en un arranque de ira, se dejó ver su autoritarismo (entre algunas indirectas también al neozapatismo) dijo: “Escuchen, radicales de izquierda, que para mí no son más que conservadores…”. Los pobladores han criticado la forma en la que el Peje quiere “resolver” el problema, con una consulta, método que ya ha servido también para aprobar dos megaproyectos en el que el nieto de Zapata la calificó como “consulta amañada” y “Las consultas las gana el que las hace”.

  • La construcción del tren maya, en el que además de grupos ambientalistas e indígenas no están de acuerdo (por supuesto los anarquistas tampoco), también ha manifestado su inconformidad el EZLN, quien ha declarado que no dejarán que se realice este proyecto.

Dudo que los neozapatistas emulen a sus antepasados en los ataques a las vías férreas, en este caso al tren maya, ¿se atreverán a hacer sabotajes?, siendo que desde hace 25 años se han conducido más como negociadores con el Estado en turno, aunque han declarado: “Vamos a pelear. Vamos a enfrentar, no vamos a permitir que pase aquí sus proyectos de destrucción. No le tenemos miedo a su guardia nacional, que cambió de nombre, para no decir Ejército”.

Todo apunta a que la Guardia Nacional, será el grupo protector del gobierno pejista ante cualquier intento de rebelión o para la represión de sus opositores, como lo fue el Cuerpo de Voluntarios, pero además como Juárez, Madero y Cárdenas, es una clara amenaza, no solo a los opositores donde convergen muchos grupos izquierdistas, sino que en evidencia tras su arranque de ira (del que seguramente comenzaremos a ver más y donde le sumamos su frase “me canso ganso”) no dudamos que con todo el peso de su Guardia Nacional intentará acabar también con los anarquistas, en lo que va negociando y realizando los megaproyectos con el capitalismo local e internacional.

Quien les suena como el Villa o el Orozco de la actualidad?, La pugna entre el Peje y el neozapatismo con sus actos, han rememorado cuando Francisco I. Madero le dijo a Zapata que se sentara en la silla presidencial, Zapata se negó indicando quien se sienta ahí “pierde la razón”.

Los anarquistas seguimos siéndolo sea los de ese momento de hace más de 100 años o ahora, aunque hoy día con un intento de actualización teórico-práctica ante esta realidad del siglo XXI.

¡¡Ni Izquierda, Ni Derecha!!

¡¡Por la liberación total!!

Nihil

14feb19**

*Un 13 de noviembre de 1994, el Peje se reunión con el Supcomediante en la selva Lacandona, junto con Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Ibarra, donde además estuvieron el comandante Tacho y el Mayor Moisés. Unos meses antes realizaron conjuntamente la CND, aunque propuesta por el EZLN, previo a las elecciones presidenciales y donde el EZLN reconoció a C. Cárdenas como el líder de la izquierda mexicana para echar al PRI del gobierno y en paralelo se realizaban elecciones en Tabasco donde perdió el Peje ante Madrazo, según el libro: “Entre la historia y la esperanza”, del Peje del año 1995, afirma que “tuvo el respaldo de Marcos”, para su movimiento contra el fraude. Durante el Foro Especial para la Reforma del Estado auspiciado por la Cocopa y la Conai, realizado el 30 de junio y el 6 de julio de 1996, el Peje y el Supcomediante se encontraron de nuevo en San Cristóbal, con el propósito de “crear las condiciones para apoyar la transición del EZLN: de fuerza militar a fuerza política.”

**Día donde “La emoción sustituye de manera convincente al sentimiento”.

La “industria de la seducción” comercializa las relaciones intima-afectivas. No es más que un día en el que este sector del consumismo, aprovecha para demostrar el intercambio de una afección por una mercancía y donde las distinciones entre estas relaciones en la familia, la vida, el trabajo, etc., están colapsadas por el capitalismo salvaje.

1 Cuernavaca, 13 de febrero. Nuevos informes que han llegado a esta ciudad confirman la noticia de que ochocientos rebeldes están amagando la plaza de Iguala, población que ha quedado hoy incomunicada por ferrocarril, pues se sabe que los hombres de Salgado volaron un gran puente entre las estaciones de los Amates y Naranjo, lugar situado a diez kilómetros de iguala. En general, el servicio de trenes de esta región se encuentra interrumpido. El tren procedente del norte solamente llegó hasta Puente de Ixtla de donde regresó, pasando por esta estación a las cinco y media de la tarde. El tren de Balsas no pasó de la estación de Pimentel, situada a 9 kilómetros al Sur de Iguala (El tiempo, 14 de febrero de 1912)

También “Un asalto zapatista” fue una pieza para representación con Títeres, escrita para la Cia. Rosete Aranda/Espinal alrededor de 1909 y que junto con la obra “El terrible zapata” (relata el asalto a un ferrocarril del ejército federal que transportaba municiones) de Luis G. Andrade, estrenada en 1912, quisieron denunciar las fechorías, la hambre de poder, atropellos en general de las huestes de Zapata. En “Emiliano Zapata y los títeres” borrador de Fernando Vera, artículo que está siendo dictaminado por el comité editorial de una revista arbitrada de México. Hay otros escritores exzapatistas que también denunciaron además de la extrema violencia de Zapata, el machismo y su defensa a curas católicos.

2Ciudad excitada. Emociones y revolución en la Ciudad de México, 1912”, Sergio Miranda, en Revista Bitácora Arquitectura #30, 2015, publicación cuatrimestral, UNAM.

Un gran aporte en el rescate a la verdadera memoria histórica anti-autoritaria, que tanto ha sido calumniada y ninguneada desde el izquierdismo y otros sectores autoritarios, pero tan utilizada para llenarse de meritos y dineros. Esto nos recuerda  un poco la crítica hacia la institucionalización del ideal libertario que pretende llevar acabo el progresismo social democrata morenista o del que sea, como lo fue la exposición en la capital mexicana “Anarquistas” o a personajes como Paco Ignacio Taibo II. Aquí el compañero Gustavo Rodriguez nos expone la situación en torno a Osvaldo Bayer.


Siempre ha sido difícil ser anarquista pero los hay. Seguramente menos de los que se dicen o se cree. Los hay, los hubo y los habrá.

Amanecer Fiorito

Que el obituario se publicara en el tabloide socialdemócrata argentino Página/12 era de esperarse, no solo por los lazos de amistad que le unieron a su fundador Osvaldo Soriano, si no porque desde sus inicios puso su pluma al servicio de este proyecto editorial y político, siendo siempre un consentido asalariado de esta empresa. Que su muerte fuera noticia a lo largo y ancho del territorio argentino tampoco causa sorpresa, era considerado “uno de los intelectuales más respetados que dio el país”, además de haber sido galardonado con el Premio Konex, presea que entrega anualmente la Fundación del mismo nombre desde 1980 en reconocimiento a “las personalidades, empresas e instituciones más distinguidas en las ramas del quehacer nacional” y, desde el año 2002, a “las personalidades vivas más relevantes de los países vinculados al Mercosur en la categoría “Premios Konex Mercosur.”i Que el fallecimiento conmocionara a la comunidad académica de su tierra natal también era natural, había recibido el doctorado Honoris Causa en 2003 por la Universidad Nacional del Centro (UNC), “por su trayectoria en el campo de los derechos humanos, la literatura y el periodismo”; asimismo, lo envistieron con igual título varias universidades argentinas. Que lamentaran su “pérdida” en los círculos político-intelectuales de izquierda, particularmente en la región latinoamericana, y que le dedicaran un par de segundos de silencio los jerarcas de La Habana, Managua, Caracas y La Paz, sin duda se enmarca de antemano dentro del protocolo esperado pero, que la nota necrológica se reprodujera en Portal Oaca y de ahí se remedara en ContraMadrid; La Rebelión de las Palabras; Anarquia.Info; ContraInfo y, un sinfín de páginas de contrainformación afines –ciertamente, con este adjetivo quedan excluidos los portales anarco-populistas del tipo Kaos en la Red y, el circuito neoplataformista (anarkismo.net y alasbarricadas) que, por obvias razones, siempre incorporan a priori al santoral anarquista a cuanto personaje se acomode a su guion–, eso sí nos toma de sorpresa y nos preocupa sobremanera.

Agregar a Osvaldo Bayer al panteón de les ilustres de la Anarquía, bajo el rótulo de “historiador anarquista” por haber incursionado en la historiografía social y elaborar su historia del anarquismo en la región astral –no exenta de acomodos ideológicos, distorsiones, imprecisiones, verdades a medias, mentiras completas y un oportunismo superlativo–, abre la puerta a Ángel Herrerín, Juán Avilés Farré y un larga lista de académicos distorsionadores de similar calaña que, en un futuro nada distante, se tomarán por “plumas autorizadas” de nuestra historia o, una vez fallecidos les cobijarán en nuestras tiendas bajo el epígrafe de “anarquistas” como ahora hacen con el difunto en cuestión al que han llegado a considerar como “el último gran anarquista del siglo XX”.

Si diseccionáramos al occiso –en términos ideológicos, claro está–, extraeríamos por lo menos cuatro o cinco Bayer’s: el peronista, el leninista, el guevarista, el castrista y, el “socialista libertario”, siendo este último término el que con más frecuencia utilizaba a manera de aclaración pertinente cada vez que le preguntaban si él se consideraba “anarquista”.ii En realidad, sin necesidad de someterlo a costosos exámenes post mortem, podríamos afirmar que su ADN arroja un socialdemócrata confeso, que a lo sumo, podríamos empacar bajo el rótulo de “liberal de avanzada”, contumaz izquierdista o, demócrata optimista. Bajo esta etiqueta también se autodenominó en diferentes ocasiones, insistiendo en que “la democracia es un sistema perfectible”, olvidando cínicamente que el Krátos, el poder, es siempre y por naturaleza autoritario, jerárquico y por ende, coercitivo, sin importar si lo detentan las mayorías o una minoría, porque inexorablemente se instituye en (y por) la fuerza.

Al respecto, dejó muy clara su posición en una de las múltiples entrevistas que le realizaran –a lo largo de su vida dio más entrevistas que una estrella de cine–, al ser cuestionado sobre la vigencia del anarquismo:

«Lo que tiene vigencia son las ideas anarquistas, no el movimiento. El Estado se ha complicado muchísimo. Antes el anarquismo no reconocía al Estado, y por ejemplo, los obreros discutían directamente con los patrones las leyes laborales, y no querían para nada al Estado.

Después el Estado se inmiscuyó y mientras los anarquistas hacían las huelgas, los convenios con el gobierno los firmaban los socialistas. Así fueron perdiendo vigencia los anarquistas, por no querer reconocer al Estado. No se lo puede negar hoy, lo que sí hay que hacer es democratizarlo. Eso es un principio anarquista. Después en los principios anarquistas está la educación antiautoritaria, que tiene vigencia. […] Después el antiautoritarismo en la sociedad, la defensa de la ecología. El Partido Verde alemán tiene muchos principios anarquistas. El feminismo y la lucha por la reivindicación de la mujer es iniciada por los anarquistas. Las ideas anarquistas marcan mucho futuro. El problema es que hay muchos intentos que se denominan anarquistas que son muy simpáticos pero no pasan de eso.»iii (Las “negritas” son nuestras, remarcando las convicciones “anarquistas” del interfecto).

Pero, dos meses más tarde, y de nueva cuenta en el suplemento Radar del diario Página/12, aún ahonda más en su contradictorio posicionamiento y puntualiza los motivos que lo llevaron a centrar su obra de investigación en el anarquismo y, a acompañarle “como hombre y como historiador”: «Cuando se le pregunta a Osvaldo Bayer por qué eligió el anarquismo como tema central de su obra de investigación histórica contesta así: “Para rescatarlo del olvido, ya que el peronismo había escondido la historia del movimiento obrero anterior a 1945. Durante muchos años la gente creyó que el sindicalismo y la lucha obrera habían nacido con Perón, cosa que no es así. Trotsky dijo alguna vez que si los anarquistas no existieran habría que inventarlos, porque le han hecho mucho bien a la humanidad con su incorruptible oposición. Demostraron tener una línea que no abandonaron nunca. La cual en éste o cualquier otro tiempo histórico implica mucho sacrificio. El anarquista sabe que nunca llegará a ocupar un cargo político, ni tampoco un cargo sindical. Fue y es una ideología al servicio de la sociedad, y no para ocupar cargos. Es en gestos como ese en donde se hacen visibles sus deseos de una vida digna para la humanidad. Eso me atrae mucho de ellos; por eso los he acompañado como hombre y como historiador. Lo cual no los exime de mis críticas. Creo que el movimiento tiene que superar ciertos totalitarismos de pensamiento, si es que no quiere caer en el sectarismo. Recientemente en La Protesta, me criticaron por una nota que escribí reconociendo la figura del Che Guevara. Digan lo que digan, no renuncio a reconocer a los hombres que fueron protagonistas de la historia, aunque no hayan sido anarquistas. ¿O acaso se puede desconocer a hombres como Zapata o Sandino? Creo que el error está en erigirse como juez de la historia. En casos como esos es cuando se puede caer en el sectarismo. Hay que luchar contra eso: por el bien del anarquismo y por su salud; el anarquista tiene que ser todo menos sectario.”»iv

Evidentemente, con esta respuesta, refiriéndose a los anarquistas en tercera persona, hacía hincapié en “ellos” evitando asumirse como tal, muy a pesar de aquellos compañeros que aún insisten en la pretendida afición ácrata del personaje. Pero, más allá de la distancia que guardaba con “ellos”, cabe resaltar las simpatías que mostraba hacia otros, no solo ajenos al ideal anárquico sino declarados enemigos de todo lo que oliera a antiautoritarismo, como era el caso de San Ernesto de La Higuera, también conocido y venerado como Che Guevara.

Precisamente, quien le “criticaba” su idolatría guevarista desde las páginas de La Protesta por aquellas fechas, era el compañero Amanecer (Negro) Fiorito, inquebrantable expropiador anárquico con amplio prontuario policial a ambas orillas del Río de la Plata. Fiorito, no solo cuestionó su patético “anarco”-guevarismo en esa ocasión sino que le reprochó sus constantes acomodos a nuestra historia y su fidelidad a la dictadura nacionalista de los hermanos Castro en todo momento y en todos los foros que estuvieron a su alcance hasta el último minuto de su incansable vida iconoclasta, desenmascarando el oportunismo de Bayer y cuestionando su inexplicable aceptación en nuestras tiendas.

En la réplica en cuestión, intitulada “La vieja historia del hombre nuevo” Fiorito subrayaba la necesidad “insoslayable” de darle oportuna respuesta a Bayer, con esa ironía inteligente que le caracterizaba:

«El Che Guevara, era leninista, trotskista, stalinista, castrista, guevarista… es marxista. Y para un marxista en el poder, no hay nada mejor que un anarquista muerto… fueron consecuentes […] No necesitamos de estadísticas, para saber de los miles de muertos, desaparecidos y perseguidos por el régimen cubano, en sus casi cuarenta años. Y no hablamos de las minorías derrocadas. El Che Guevara, era la segunda o tercera jerarquía, en la etapa (1959-1967) seguramente más fructífera de éstas matemáticas. […] En una entrevista que hizo a Bayer la revista Acción de Credicoop (Banco del Partido Comunista), una de las preguntas fue: ¿Por qué es siempre tan duro con las Fuerzas Armadas?, y respondió que no atacaba a la institución como tal, sino a hombres que pertenecen a la institución y que tenía amigos entre los militares retirados del C.E.M.I.D.A. Lo contrario de la ideología anarquista, para la cual, las instituciones son “el cerebro” de los individuos; y éstos, soldados de las instituciones. Alguna vez, ante cuestionamientos internos, opinaba que Bayer me parecía más anarquista de lo que a veces decían sus opiniones. Pero sus opiniones tienen peso, y ponen en evidencia las diferencias con el anarquismo. Ante esto, la necesidad de la pública respuesta […]».v

En la contratapa de uno de sus libros reeditados hace un par de años, Bayer afirmaba con exacerbado dramatismo: «Me he propuesto no tener piedad con los despiadados. Mi falta de piedad con los asesinos, con los verdugos que actúan desde el poder, se reduce a descubrirlos, dejarlos desnudos ante la historia y la sociedad y reivindicar de alguna manera a los de abajo, a los que en todas las épocas salieron a la calle a dar sus gritos de protesta y fueron masacrados, tratados como delincuentes, torturados, robados, tirados en alguna fosa común.»vi Sin embargo, el paradójico historiador siempre hizo una puntual distinción entre los verdugos buenos y malos –a pesar de que ambos actuaran desde el poder–, mostrando una piedad superlativa hacia los genocidas “buenos”. Supongo, que durante su primera visita a La Habana, allá por el año 1960, esa haya sido la motivación “piadosa” que le impulsó a rechazar una improvisada reunión con el compañero Marcelo Salinas y una pequeña delegación de anarquistas cubanos que apelaba a la solidaridad de los afines frente a la persecución sistémica; negándose la consecuente oportunidad de descubrir y desnudar ante la historia a los nuevos verdugos y “reivindicar a los de abajo”. A diferencia de Bayer, quien les acusó sin miramientos de ser “mercenarios del Imperio”, su acompañante Pirí Lugones –que ni remotamente tenía relación alguna con la teoría y la práctica anárquica, salvo la sangre ácrata que manchó las manos del torturador de su padre durante la dictadura de Uriburu–, se interesó en conversar con Salinas, de quien decía haber leído algunas de sus obras, y en escuchar las denuncias de los anarquistas al nuevo régimen. Pirí, con los años, también se volvió una defensora a ultranza del castrismo desde el “peronismo revolucionario” pero, en ese instante les recomendó asumir la receta trotskiana de “la Revolución permanente.” A finales de la década del setenta, Pirí sería secuestrada y asesinada por los discípulos de su progenitor.

En los días previos de la visita de Bayer, Castro había expulsado a todos los anarcosindicalistas de la Confederación de Trabajadores de Cuba (CTC), pese a la activa participación de los anarquistas en la lucha contra la dictadura del general Fulgencio Batista. A comienzos de1960, la Asociación Libertaria de Cuba (ALC) lanzaba un manifiesto donde refrendaba su apoyo a la Revolución pero, simultáneamente, reafirmaba su firme “oposición a los totalitarismos y las dictaduras”, denunciando el creciente “centralismo estatal” y anticipando el arribo de un “ordenamiento autoritario” de la mano de la iglesia católica y del Partido Comunista de Cuba, empero, concluían el documento con gran optimismo, señalando que “el panorama pese a todo, alienta”.

Al finalizar el año, habían asesinado, después de hacerlo prisionero, al compañero Augusto Sánchez; los compañeros Rolando Tamargo y Ventura Suárez fueron fusilados; Sebastián Aguilar (hijo), fue ultimado a balazos; Eusebio Otero –uno de los que conformaron la delegación que apeló a la solidaridad del “compañero” Bayer– apareció muerto en su habitación; Raúl Negrín, acosado por la persecución se suicidó; la compañera Suria Linsuaín, junto a los compañeros Casto Moscú, su hijo Isidro Moscú, Manuel González, Floreal Barrera, Modesto Piñeiro, José Aseña, Norberto Torres, Sicinio Torres, José Mandado Marcos, Victoriano Hernández, José Álvarez Micheltorena, Plácido Méndez y Luis Linsuaín (estos últimos combatientes del Ejército Rebelde contra Batista), fueron detenidos y condenados a penas de prisión. Casto Moscú y Manuel González fueron liberados en espera de juicio e inmediatamente se asilaron en la embajada de México; Victoriano Hernández, enfermo y ciego por las torturas de la cárcel, se suicidó; y José Álvarez Micheltorena murió a las pocas semanas de abandonar la prisión. Suria y el resto de los sobrevivientes se exilaron después de cumplir sus sentencias.vii

Coincidiría con Bayer en La Habana, también invitado por el gobierno de Castro, Agustín Souchy pero, en contraste con la lambisconería del secretario general del Sindicato de Prensa argentino, al concluir su estancia en la Isla redactaría el folleto intitulado “Testimonios sobre la Revolución Cubana” donde denunciaba las similitudes del régimen castrista con el “modelo soviético”. Tres días después de marcharse Souchy de Cuba, el gobierno incautó el tiraje completo y mandó a destruir el impreso, un año más tarde, sería la Editorial Reconstruir de Buenos Aires quien rescataría y reimprimiría el texto. Bayer, prefirió reunirse con el Che –que entonces estaba al frente de los fusilamientos en la prisión de La Cabaña– y otros dirigentes del PCC y, continuar idolatrando al castrismo y acusando de “mercenarios” a los compañeros, dando inicio a la “Leyenda Negra” de los anarquistas cubanos.viii

Durante sus años de exilio (1976-83) en Europa, el periodista e historiador, no se libró de los cuestionamientos de los compañeros anárquicos italianos, no solo por el execrable “affaire cubano”, sino por su acomodo de la historia. Uno de esos compañeros fue Enrico Arrigoni, también conocido en los medios ácratas como Frank Brand, destacado anarco-individualista originario de Milán, propulsor de las ideas de Stirner y de la expropiación individual“, junto a su amigo Abele Rizieri Ferrari (Renzo Novatore).

Albañil, dramaturgo y artista plástico, Arrigoni siempre fue reconocido en nuestras tiendas por su larga trayectoria; a comienzos del siglo XX participó junto a Malatesta en diferentes insurrecciones en Italia y aportó su experiencia en incontables sublevaciones destacando su intervención en Suiza, Alemania y Hungría. A finales de la década del veinte, colaboró activamente en el desarrollo del anarquismo de praxis en Cuba y Argentina, donde conoció a Severino Di Giovanni y otros compañeros italianos involucrados en la confrontación cotidiana contra la dominación. Más tarde se trasladó a la ciudad de Nueva York, por invitación de Costantino Zonchello y los compañeros italo-americanos editores del periódico L’ Adunata dei refrattari, donde escribió en repetidas ocasiones, también plasmó sus aportaciones en los periódicos Controcorrente e Intessa Libertaria. En 1928 comenzó a editar la publicación anarcoindividualista Eresia, contando con la colaboración de su amigo Pietro Bruzzi. Durante la Revolución española se unió a la lucha contra la rebelión fascista a pesar de “las constantes desavenencias con las posturas anarco-sindicalistas”, hasta que le hicieron prisionero. Regresó a Nueva York donde vivió como “inmigrante ilegal” hasta su muerte a la edad de 90 años el 7 de diciembre de 1986.

Arrigoni había conocido a Marcelo Salinas en Cuba junto a Manuel Ferro y un grupo de anarquistas isleños. De Marcelo tenía “buenas referencias” de los compañeros italianos residentes en Tampa del Grupo Panapimtos. Durante la década de los sesenta del siglo pasado, apoyó decididamente a sus viejos compañeros perseguidos por el régimen castrista; en su defensa dio la batalla en todos los medios libertarios desde los primeros días del gobierno de Castro hasta los años ochenta confrontando la Leyenda Negra de Osvaldo Bayer y cía.

Los pocos compañeros italianos contemporáneos de Severino Di Giovanni sobrevivientes a la deportación y las cárceles fascistas que fueron contactados por Bayer, también le recordaron su abominable traición a los compañeros cubanos alebrestados por su viejo compañero de lucha, el entrañable Arrigoni; asimismo, narraron la verdadera historia de Severino, reconociendo su valentía y su incuestionable compromiso con la práctica anárquica y haciendo hincapié en que ninguno había sido parte de su grupo. Sin embargo, el periodista argentino acomodó las “grabaciones” ofreciendo una versión edulcorada de su apasionada biografía. Una de las tantas “adecuaciones” de la historia fue la ejecución del despreciable Emilio López Arango a manos de Severino. Bayer decidió en su libro que el protagónico perdería “glamour” si se contaban los hechos tal como sucedieron. Empero, el hecho no necesitaba la menor justificación, tanto Arango como el Abad de Santillán –circunstanciales editores de La Protesta, abusando de sus funciones, habían tomado el periódico como tribuna personal para desde sus paginas denigrar al compañero Severino acusándolo de “espía fascista y agente policial”. Quizá, lo único reprochable de la acción de Severino fue no haberse cargado a Santillán, tal vez hubiese sido otra la historia de la Revolución española.

Años más tarde, volvía a la carga Amanecer Fiorito, recordándole a Bayer que, según el testimonio de Emilio Uriondo a “Arango sí lo mató DiGiovanni”: «”Estábamos reunidos varios compañeros de los grupos expropiadores, tratando el problema con los redactores de La Protesta. Di Giovanni se levantó del asiento, pidió a un compañero que hacía de chofer de los grupos que lo acompañase, fue a buscarlo a la casa y lo mató”. La Protesta, al menos subjetivamente, no era Arango, Santillán y algún otro. La mayoría de lo que quedaba del movimiento se identificaba con el periódico y no necesariamente con la posición de los circunstanciales redactores, ni con la actitud de estos, en el tema que estamos tratando.»ix

En el programa radial Marca de radio, con Eduardo Aliberti por la Red, el día 29 de abril de 2006, Bayer contaba a la audiencia que le había enviado una carta al “Dr. Kirchner” pidiéndole “que vaya él a la localidad de Las Heras y que no mande a la Gendarmería”. Y añadió que “un político no debe buscar cargos para enriquecerse sino para ayudar a la sociedad”. Al asombro de Aliberti ante tales afirmaciones siguió la pregunta de rigor: “¿vos seguís siendo anarquista?”, Bayer contestó: “Sí claro, en realidad soy libertario, anarquista se decía antes.” En el 2005, Bayer participó en la proyección de “La Patagonia rebelde” en la Casa Rosada, junto al presidente de la república, ministros, políticos y granaderos.

En la lista de los participantes en las actividades culturales del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de ese mismo año, Bayer figuraba primero, seguido por Miguel Bonasso, Rodolfo Terragno y otras muchas figuras del ambiente artístico, político y periodístico. En junio de 2006, colaboraba en el lanzamiento de la “Audiovideoteca de Escritores” de la Subsecretaría de Comunicación Social del

Gobierno de la Ciudad e, igualmente apareció promocionando el proyecto en las

publicidades televisivas del Gobierno.x

En resumidas cuentas, al fin se fue el viejo Bayer. Falleció el pasado 24 de diciembre. Imagino que a su llegada al Infierno, lo estaban esperando Bakunín, Di Giovanni, Alejandro y Paulino Scarfo, Jorge Tamayo Gavilán, Braulio Rojas, “Paco” González, Jaime Gómez Oliver, Silvio Astolfi, José Nutti, Fernando Pombo, Umberto Lanciotti, Dumpiérrez, Agostino Cremonessi, Gino Gatti, Arrigoni, Fiorito, Roscigna, Vázquez Paredes, los anarquistas expropiadores rusos, los compañeros cubanos: allí le pasarán la última cuenta. Nos toca ahora a nosotros reescribir la historia vivificando la Anarquía.

Los anarquistas no necesitamos de cronistas, biógrafos e historiadores porque llevamos nuestra historia a cuestas y la hemos trasmitido en actos de generación en generación. El culto a la carroña no es la mejor manera de recordar a nuestros muertos, la única forma de mantener vivo su recuerdo es reproduciendo su inclemente accionar. La acción directa no es letra muerta, es nuestra arma más potente. Retomemos la guerra contra la domesticación y la dominación con el mismo ímpetu de nuestros antecesores. Impulsemos los empeños de destrucción de la sedición anárquica. Contra todo Poder. Contra toda Autoridad. Contra todo lo existente. Multipliquemos las expropiaciones, los tiranicidios, los atentados, las fugas de prisión, propaguemos –por los hechos– el fuego inagotable de nuestros negros corazones, procuremos darle vida a la Anarquía.

¡Por la Internacional Negra!

Gustavo Rodríguez, Planeta Tierra, 17 de enero de 2019.

Una acotación, un agregado, una posdata vincular: Sé que para muchos leninistas, socialdemócratas y “anarco”-izquierdistas agazapados en nuestras tiendas, este texto representa un agravio inmerecido contra el nonagenario libretista, también estoy consiente que a infinidad de hipócritas “anarco”-cristianos y apagafuegos, estas líneas (insoslayables –Fiorito dixit) le resultarán ignominiosas y blasfemas; además, estoy convencido, que este escrito provocará la ira de todos los falsos críticos, los amantes de la corrección política, la simulación y los buenos modales (“no se ofende la memoria de los muertos”, solo que igualmente le increpé en vida todo lo expuesto en esta nota y nunca me dio la cara). Por último, seguramente este posicionamiento –tan arrogante como desafiante– prenderá los focos rojos de todos los comisarios políticos y, alarmará las gendarmerías y a los fascistas de todos los colores (pardos y rojos). Esos son los riesgos que tomamos todas y todos los que nos asumimos anarquistas sin remordimientos. Así que: preparen, apunten, fuego. ¡Nos veremos en el Infierno!

i Vale la pena darse la vuelta por su página web https://www.fundacionkonex.org/

ii «-¿Cómo se define usted?
 -Como un socialista libertario, o mejor, alguien que trata de ser un socialista libertario en una sociedad que se va complicando cada vez más, en la que cada vez es más difícil ser un socialista libertario.»
Entrevista con Susana Viau, suplemento Radar de Página/12, BB.AA, Argentina, 24 de mayo de 1998.

iii Revista “El Imperio contraataca”, nº zero año 1.

iv Suplemento Radar de Página/12, 26 de julio de 1998.

v Fiorito, Amanecer, La vieja historia del hombre nuevo, La Protesta No. 8202, marzo-abril 1998. Recogido en El Negro. Selección de artículos de Amanecer Fiorito, Ediciones Libertad, BB.AA, 2007.

vi Bayer, Osvaldo, En camino al paraíso, Biblioteca Bayer, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Planeta, 2016.

vii Para más información sobre la brutal represión del castrismo al anarquismo cubano, Vid. Fernández, Frank, El anarquismo en Cuba, Colección Cuadernos Libertarios/6, Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, Madrid, 2000, p.p. 87 102.

viii Barret, Daniel, La Leyenda Negra de los anarquistas cubanos: un ataque más y van…, disponible en línea.

ix Fiorito, Amanecer, “Si es Bayer…”, La Protesta No 8204, BB.AA., julio-agosto1998.

x Publicación anarquista ¡Libertad!, nº 37, BB.AA, julio-agosto 2006,

El siguiente escrito nos describe el impacto del sistema tecno-industrial aterrisado en un caso específico en México. Los mega proyectos, lejos de ir disminuyendo con el hipócrita gobierno peje-morenista de la cuarta transformación, solo nos demuestra que es la cuarta vez que cambia de traje y de discursiva oficial para darle continuidad a la dominación. Los muertos y la represión van en aumento.Venga de donde venga estamos en contra la devastación de la Tierra, contra todo el proyecto industrial y  toda autoridad.

¡Abajo la Nestlé!

Tomado de HeyWild.


Posibles impactos sociales y ambientales ante la implementación del mega proyecto industrial de la fábrica de Nestlé.

 

El Estado mexicano junto con los intelectuales de la producción capitalista y la empresa Nestlé (la multinacional más grande de alimentos del planeta), pretenden llevar a cabo el mega proyecto industrial de una fábrica de café soluble en el estado de Veracruz, este mega proyecto que es impulsado desde todos los órdenes del capital y del gobierno, tendrá repercusiones negativas y graves a la biodiversidad y la economía de miles de familias campesinas en todas las regiones cafetaleras del país, lapidando así el medio ambiente y a diversos sectores de la sociedad.

El desarrollo industrial de este tipo de mega proyectos independientemente del partido político en turno y su ideología, destruyen ecosistemas y agravan la desigualdad entre las diferentes clases sociales. El progreso económico basado en los avances del sistema tecnológico y la acumulación del dinero y del poder siempre generan dominación en todas las esferas de la vida: ecocidio, pobreza, contaminación, violencia inconsciente, etc. Todas ellas consecuencias derivadas del proyecto industrial de sociedad que se promueve desde el Estado, la Nestlé y mecanismos de poder y control similares.

Todo esto desde un contexto neocolonial, de saqueo de la Europa capitalista hacia la América pobre, donde el Estado Mexicano contribuye activamente a este proceso de explotación de la tierra y de todos los seres vivos que la habitan. Los territorios son devastados por esta visión desarrollista y economicista de la vida, en la que los territorios silvestres, campesinos e indígenas son los más afectados, a la vez que las ciudades se vuelven más invivibles, llenas de polución, consumismo y violencia, demostrando así la inviabilidad e insustentabilidad del proyecto social de masas constituido por el Estado y un sin fin de grandes empresas capitalistas.

Por lo anterior, desde un análisis histórico y actual de la economía global, y teniendo en cuenta los diversos factores políticos, sociales, geográficos, culturales y ecológicos, estas serían las repercusiones  del mega proyecto industrial de la fábrica de café soluble de Nestlé en Veracruz y el resto de eso que llaman México:

 

  1. Para la siembra de café Robusta el gobierno mexicano invertirá (según la CNOC) cerca de 200 millones de pesos, lo que generará un desequilibrio entre la producción de café Arábiga y café Robusta, afectando así a miles de familias cafeticultoras principalmente en Veracruz, Puebla, Chiapas y Oaxaca y a la vez trastocando negativamente la tradición de siembra de café Arábiga en dichos Estados del país

 

  1. La sustitución del café Arábiga (de mejor sabor, mayor cuerpo, menos acidez y mayor fragancia) por el café Robusta (que es más ácido y de menor calidad en el sabor y en el aroma) generará un impacto negativo en la producción, cotización, venta y consumo del café Arábiga.

 

  1. Nestlé con apoyo del Estado mexicano y el capital financiero, promoverán la siembra de café Robusta, lo que pondrá en terribles aprietos a los cafeticultores de café Arábiga (Variedad de café que más se siembra en Veracruz y el país) Hay que tener en cuenta que la variedad de café Arábiga que se produce en Veracruz, es una de las mejores del mundo y Nestlé podría acabar con ello.

 

  1. La siembra de café Robusta que se promoverá por la fábrica industrial de Nestlé en apoyo y complicidad con el Estado Mexicano, podría quitar, mermar o afectar negativamente la denominación de origen del café Veracruzano.

 

  1. El café Robusta (por su menor calidad en sabor) se cotiza a más bajo costo en el mercado internacional y nacional, es decir, se le va pagar menos a los campesinos por cada kilo de café que vendan a las empresas o intermediarios, lo que afectara negativamente la economía local y familiar de los campesinos cafetaleros.

 

  1. Cerca de la mitad de los productores de café en México son indígenas: Nestlé, junto con el Estado Mexicano, agravarán la histórica marginación hacia las familias cafeticultoras e indígenas de México. Ya que las modalidades productivas, comerciales y financieras que ejerce Nestlé sobre el mercado del grano de café, impacta de forma negativa en las poblaciones más vulnerables, como son los pueblos originarios de México. Atentando así contra la vida cultural y social milenaria de los pueblos indígenas que se dedican a la cafeticultura y otras actividades relacionadas al campo.

 

  1. Nestlé y su fábrica empobrecerán aún más a los cafeticultores de Veracruz, Puebla, Oaxaca y Chiapas, ya que las ganancias se concentran y concentrarán aún más casi en su totalidad en dicha multinacional, es decir, el kilo de café Robusta se compra a los campesinos a 5$ y Nestlé en el súper mercado lo vende en un aproximado de 300$ por kilo, obteniendo así Nestlé cerca del 700% más de ganancia respecto al campesino.

 

  1. El café Robusta es producido en modalidades de siembra diferentes a las del café Arábiga: El café Robusta suele sembrarse bajo la modalidad de sombra especializada (una o dos especies de árboles, Leguminosas por lo general) lo que reduce tanto la biodiversidad como los recursos alimentarios de las familias campesinas, a la vez que impacta negativamente en el equilibrio ecológico del medio ambiente tanto silvestre como humano.

 

  1. La siembra y producción de café Robusta es promovido a la par de paquetes tecnológicos, es decir, se promueve el uso de agroquímicos y agrotóxicos (como fertilizantes de origen industrial y herbicidas) que contaminan el suelo, el agua y el aire, reducen la biodiversidad vegetal y animal, contaminan el grano en cuestión y otro alimentos, a la vez que afectan negativamente la salud pública.

 

  1. La demanda de cientos de toneladas de grano de café Robusta por parte de Nestlé generará la siembra masiva de esta especie de café, generando desmonté de bosques primarios y secundarios que se traducirá en más deforestación.

 

  1. El café robusta y otras variedades de café hibrido, ya invaden las regiones de café arábiga por las políticas productivas para el café impulsadas por el Estado mexicano vía apoyos al campo; con las demandas de la Nestlé para adquirir, procesar y vender café Robusta, este proceso de sustituir al café Arábiga por café Robusta, se acrecentaría exponencialmente en todas las regiones cafetaleras del país beneficiando así solamente a la Nestlé y a las grandes empresas de café soluble nacional, que parasitan económicamente al trabajo campesino

 

  1. Se está observando que el café arábiga empieza a desarrollar resistencia a la Roya y el café robusta ya empieza a infectarse de Roya con la misma intensidad que el café Arábiga, rompiéndose así la tan pregonada y difundida idea de que el café robusta resiste mejor la Roya. Si los cultivos de café Arábiga son sustituidos por café Robusta, el único real beneficiario de esta reconversión de especies de café será la Nestlé y otras grandes empresas de café soluble

 

  1. Según los estándares promovidos por el Estado mexicano, el gremio empresarial agro industrial, y las altísimas demandas que Nestlé necesitará para cubrir su macro producción de café soluble, se han de requerir nuevas áreas de siembra para café Robusta, lo que generará la paulatina sustitución del café Arábiga y cafetales de sombra diversificada, por modalidades de siembra con menor biodiversidad en árboles, plantas y arbustos.

 

  1. El cambio en la modalidad de siembra de café a causa de las demandas de Nestlé, junto a la tecnología promovida por las empresas agro industriales y el gobierno en su conjunto (Ayuntamientos, universidades, Sagarpa) afectará a los ecosistemas más biodiversos de México y el mundo, es decir, impactará negativamente en las selvas húmedas y bosques mesófilos de montaña (esté último ecosistema es el más biodiverso y a la vez el más amenazado en México)

 

  1. Las nuevas políticas de siembra de café Robusta y Arábiga generadas a partir del anuncio del mega proyecto industrial de la fábrica de café soluble de Nestlé, impactará de forma descomunal y negativa al bosque mesófilo de montaña, o mejor conocido como bosque de niebla, ecosistema donde se siembra más de la mitad del café Arábiga del país.

 

  1. Nestlé tendrá un poder descomunal para decidir sobre los precios del grano de café en México, lo que perjudicará a los productores mexicanos, ya que la lógica empresarial es comprar barato para vender caro y obtener así mayores ganancias para tener los más altos rendimientos monetarios cada año. Aunque esto afecte negativamente tanto al medio ambiente como a la sociedad en general.

 

  1. Nestlé es una empresa multinacional que saquea los recursos naturales de países pobres y explota la fuerza de trabajo de las personas en el tercer mundo.

 

  1. Los productos de Nestlé son producidos a partir de monocultivos que devastan hectáreas kilométricas de ecosistemas tropicales y templados al rededor del mundo.

 

  1. Los diversos ingredientes que Nestlé usa para producir sus mercancías, provienen de monocultivos que usan agrotóxicos y que están contaminados con toda clase de sustancias químicas nocivas para la salud de las personas y el medio ambiente.

 

  1. Los productos de Nestlé provienen de especies vegetales transgénicas. Además de esto, sus productos tienen altas cantidades de azúcares que resultan perjudiciales a la salud humana.

Por los puntos antes señalados

Alto total al mega proyecto industrial de la fábrica de café soluble de Nestlé,

que afectará tanto social como ambientalmente

a miles de familias cafeticultoras de varias regiones cafetaleras de Veracruz y del resto del país

 

Individualidades libertarias

Texto escrito por Kanino tomado de Heywild


Siempre he sido muy dado a caminar y ver en las calles cosas que pasan desapercibidas, caminar y encontrar en el camino cosas imperceptibles para la mayoría de las personas, cosas para las cuales la mente y atención del ciudadano común no han sido educadas o programadas a ver. La atención del ciudadano es la atención del consumidor, esa que solo se activa cuando hay anuncios luminiscentes, carteles con descuentos de algún producto innecesario, algún artista famoso, algún espectacular con el vil rostro de cualquier politicucho, de una empresa de bienes raíces o de otra farmacéutica que nos quiere envenenar. Si bien estoy rodeado de toda esta información y me puedo ver afectado por ésta en cierta medida, me gusta estar mirando el piso a ver que me encuentro: tal vez dinero, un celular, algún animal muerto y también algunas paredes.

Desde que tengo recuerdo me han gustado ver las calles pintarrajeadas, las paredes de los edificios llenas de posters, stickers, los dibujos, el graffity o cualquier rayón  de la delincuencia juvenil que se arma con brochas y pinceles, pinturas de spray o Nuggets (pintura para zapatos) para expresarse irreverentemente en las calles, pues siento que le dan vida a las paredes que lo único que quieren ver es orden, aburrido y esclavizante. Será por mí prolongado desprecio a la propiedad privada que casi todo lo que la dañe me llama la atención, pero desde hace algún tiempo que empecé a tener celular con cámara trato de fotografiar, sin un mínimo interés artístico, las pintas que reflejan un mensaje o una postura política, combativa y libertaria, esas que quedan después de alguna marcha donde algunxs desobedientes se colaron o aquellas que al calor de la noche o la fiesta se animaron a colorear las paredes.

Hace algunos años circulaba un fanzine, en tiempos de revuelta estudiantil, que se llamaba “La llama de la libertad” en donde había un breve artículo que criticaba algunas pintas existentes por la ciudad de Xalapa, en las que se expresaban claras consignas anarquistas sin ningún tapujo, consigas de ruptura como “fuego a las cárceles”, “fuego a los bancos”, “muerte al estado”, “anarquiza tu vida”, “venganza”  etc. pues la expresiones eran demasiado complejas para que la mayoría de la gente  las comprendiera y se lograra cumplir el objetivo de la propaganda: motivar a alguien a actuar; y que por lo tanto habría que simplificar nuestro discurso con el fin de que este objetivo se cumpliese, algo así como la pretendida revolución.

Es aquí donde entra la problemática de las expectativas. A estas alturas me parece muy ilusorio pretender que unas pintas en una pared vallan a ser la mejor estrategia de propaganda de algún grupo. Muchxs de lxs que realmente quieren llegar a la gente, son los que quieren controlar su rumbo y como es lógico, los medios de propaganda son otros más realistas y avanzados tecnológicamente.

El carácter de una pinta anárquica y/o vandálica, es el sentir de quien la hace, la expresión colorida  de la rabia que lleva adentro; sí puede ser propaganda por el simple  hecho de estar expuesto públicamente, pero su eficacia se quedaría en el mero hecho de la acción. Esto no sublevaría a las masas, pero si coquetearía con algún desobediente. Por lo que no tendría caso en este contexto, simplificar los discursos. Al tiempo las pintas empezaron a aparecer, más sencillas, más simplificadas, y la cosa siguió igual con la gente. Lo interesante aquí no es tal vez el final, o su discurso, sino que se realizó un acto de desobediencia con cierto enfoque de liberación.

Que importa si el pueblo no se está levantando, la mano que pinta siente el gozo de la desobediencia y deja un mensaje subversivo. Creo que unx debe ser muy reflexivx y saber dónde se ponen las expectativas, y entender que pintar y desobedecer son actos divertidos. En lo particular me gustan ver pintas más locas, más rebeldes y disruptivas, contundentes, en vez de suplicas con carácter social. Claro que no digo que las pintas y en general los visuales o arte subversivo callejero no tienen su papel en algún movimiento, hacen su aporte al imaginario colectivo rebelde en alguna situación de lucha específica, sirven para informar y también para provocar, realmente hacen que las caminatas sean más vistosas y coloridas (obviamente para nosotrxs) y se ataca al monopolio de la mercadotecnia capitalista en las calles con mensajes que les son totalmente opuestos. No tienen que  acabar. Los memes en Facebook no deberían saciar las ganas de pintar la realidad. Lo que si es que el que quiere ver,  ve, y el que no, no. Lxs amantes de las ciudades perfectas y defensorxs de la propiedad privada, siempre verán esto como actos vándalicos, y a nosotrxs no nos debería de molestar que así sea. Tampoco nos debería de molestar que se vuelva un acto de diversión, es buena combinación.

En fin, esta idea me parece que podría aplicarse a diversos ámbitos de las luchas libertarias; por lo que creo que en general las acciones subversivas siempre serán llamados de rebeldes para rebeldes, para intentar cautivar alguna conciencia y expandir la necesidad de la desobediencia y la solidaridad frente a un estado de cosas insoportable.

Next Page »