(Cuba) Audio de compañero cubano sobre la represión que se vive + comentario

Nos hacen llegar un audio de un compañero cubano sobre la represión que se vive en Cuba, junto con un comentario del compañero Nihil, sobre la polémica que se ha generado con respecto al último Comunicado del Taller Libertario Alfredo López y la consiguiente crítica realizada por Gustavo Rodríguez en el texto “La insoportable levedad del anarquismo guarapero”.

Al respecto y para seguir contextializando la polémica dejamos un breve escrito de Octavio Alberola al respecto “Sobre el comunicado del Taller Libertario Alfredo López”.

Y el escrito de Daniel Pinós “Solidaridad para el Movimiento San Isidro”

Acontinuación el audio testimonio:

Comentario de Nihil:

“El ejemplo de este audio como testimonio, es a lo que le rehuyen lxs del TLAL cuando rechazan las explosiones sociales y peor aún queda en clara evidencia en su comunicado su alineamiento al discurso del gobierno cubano y condenan la disidencia artística y cualquier otra protesta, silenciando la represión actual.” “El comentario de Octavio (liga de portaloaca) también “sin querer” se suma al discurso oficial cubano, al mencionar que: “las explosiones sociales acaban trágicamente y son recuperadas por fuerzas políticas dentro del sistema cuando no por el populismo de derecha fascista”, lo que orilla a que se diluya el debate, cuando lo realmente importante y lo que se necesita debatir es ¿por qué el TLAL, rechaza la “explosión social” en estos momentos en que aumenta la represión? Lo cierto es que no se centra en el texto/respuesta del compañero Gustavo y en el necesario análisis de los puntos del Comunicado del TLAL, se le mire por donde se le mire, es un claro deslinde con los sucesos recientes de La Habana con el Movimiento San Isidro y la represión que ha desatado la dictadura contra lxs artistas disidentes. ¿Qué clases de presuntxs anarquistas son estxs que se oponen cínicamente a la explosión social y se prestan a reafirmar el discurso del Estado?”

Nihil

(México) El “Benjamín” del Floresmagonismo y sus relaciones políticas.

Interesante escrito histórico sobre la memoria de los anarquistas magoneros y uno de los tantxs que traicionaron el proyecto anarquista revolucionario de ese tiempo: Nicolas T. Bernal, quien en su buenismo solo ayudo a consolidar la instutucionalidad estatal y desvirtuar y malentender la ruptura anárquica. Escrito realizado por B.A.


Se acerca otro 21 de noviembre y seguramente ya se realizan los preparativos para conmemorar esta fecha desde el aparato oficial.

Ya ha comenzado el ex – CEU y vocero de la prejidenjia, Jesús Ramírez Cuevas, (responsable de la estrategia propagandística del gobierno) porque el pasado 28 de agosto, desde su cuenta twitter, hizo un comentario a manera de “homenaje” por el natalicio de Práxedis Guerrero.

Ramírez, que se reclamaba del “anarco”zapatismo (y que se presume, es nieto de un integrante del ejercito libertador del sur) hace no mucho tiempo, colaboraba con el EZLN a través de medios libres y como corresponsal de La Jornada; trabajos periodísticos de los que posteriormente se publicaron libros y documentales sobre los neo-zapatistas. Después en el 2006 se integra a la campaña electoral Pejista y funda un órgano de propaganda al que bautiza “Regeneración”, plagiando el nombre del histórico periódico magonista pretendiéndose al PEJE y su partido MORENA (en alusión también a la virgen de Guadalupe) como continuador del Floresmagonismo.1

Obviamente ya en el Poder, Ramírez Cuevas es uno de los principales responsables de las campañas anti-anarquistas, utilizando la imagen de Flores Magón, al que muestran como un periodista pacifista con el objetivo de minimizar y reprobar el antagonismo anarquista. (¿Nacho, quien es el policía?)

Imagen realizada por La Voz de la Anarquía, como parte de la campaña contra Ramirez Cuevas en las jornadas magonistas del 2010.

Homenajeando” a Práxedis este empleaducho pejista, demuestra que sigue con la mirada puesta en el anarquismo, para demeritar las manifestaciones violentas, sin considerar que tanto Práxedis como Ricardo llamaron al alzamiento, a las armas, a la violencia.

Pero lo anterior no es nuevo, en varios momentos, algún gobierno en turno a querido montarse en la vertiente más radical de la historia de antes-durante y pos revolución mexicana, para monopolizar un discurso y llevar a cabo acciones desde el gobierno como supuesta idea revolucionaria.

Como el caso de “El mensajero del magonismo”, Nicolás T. Bernal, a quién Armando List lo llamó “el Benjamin de los magonistas”.1 Nico, no solo fue amigo de Ricardo, Ethel y compañía, sino que al finalizar la contienda, se relacionó con la basura política; tras huir de USA y llegar a México en 1921, contactó con los diputados Soto y Gama y Octavio Paz (padre del poetucho) para intervenir en un pleno de la Cámara, con el objetivo de la liberación de Ricardo y Librado pero solo “logro” obtener una pensión de apoyo, misma que ambos rechazaron, cabe destacar que tanto Librado y Ricardo asumían la consecuencia de su anarquismo, por ello no solo negaron la ayuda económica sino también la intervención del gobierno mexicano para su liberación, algo que por los hechos y escritos de estos, Nico no comprendió y por ello recurrió a medios oficiales-legales.

Pero Nico siguió insistiendo y posteriormente pidió apoyo a José Vasconcelos quién le sugirió entrevistarse con Plutarco Elías Calles y Adolfo de la Huerta, con el objetivo de liberar a los magonistas presos en USA, y además con la ayuda de dirigentes (¿?) de varios sindicatos de México se estableció una comisión para dicho objetivo, que consistió en que le otorgaran permiso para la publicación de la obra del Grupo Cultural Ricardo Flores Magón en los Talleres Gráficos de la Nación, donde terminaría laborando en lo que organizaba la documentación magonista que contenía el archivo de la SRE. Posteriormente constituyó el fondo bibliográfico y documental del magonismo en la Biblioteca lerdo de Tejada con apoyo de la secretaria de hacienda.

Nico menciona sus relaciones con los políticos en sus Memorias, y quién ofrece más detalles sobre estas relaciones es el excelente trabajo de Biografía de Ethel D. Turner, realizado por Magaly Vázquez, quien certeramente indica:

Para la política revolucionaria, el hecho de que Flores Magón fuera un declarado anarquista al tiempo de su muerte no fue impedimento para insertarlo dentro del discurso triunfalista del Estado.

En esta investigación, Magaly aporta (entre muchas cosas más) que, tras la llegada de Ethel a México en 1955, Nico fue quien la contacto con Baca Calderón, entonces senador en el gobierno del presidente Ruiz Cortines y con Salvador Azuela, entonces director del recién fundado INHERM, organismo con la política editorial del gobierno; Nico incluso le ofreció intentar lograr una pensión gubernamental para Ethel. La visita de Ethel fue para colaborar en su versión sobre los hechos de Baja California de 1911 y posteriormente en una reunión con Lázaro Cardenas en Michoacán, le ofreció financiar sus gastos para que Ethel publicara la biografía de Ricardo y el PLM, con tropiezos y “correcciones” (para que no resultara tan radical) con el gobierno michoacano, 4 años después salió a la luz el libro de Ethel.

Regresando a Nico, considero que el origen oficialista que religiosamente hacen cada 21 de noviembre año con año, en conmemoración de la muerte (asesinato) de Ricardo, fue porque además de los ex – magonistas que tuvieron cargos políticos, Nicolas Tomas Bernal, se prestó por su condición de “amigo íntimo de Ricardo” y “único sobreviviente del magonismo” para que desde el Gobierno se rindiera homenaje, desde todas esas relaciones con personajes politiqueros, actos ajenos al anarquismo y que secundó indirectamente, Enrique Flores Magón quien tuvo algunos cargos gubernamentales menores, fundo un organismo de veteranos de la revolución para recibir pensión gubernamental e incluso fue una pieza importante en la fundación del Partido Comunista Cubano en 1925, como enviado especial por el PCM para ayudar a organizar el evento y como asesor técnico.

Pero no todo queda en esto, María Garone evidencía el pleito entre Nico y Ma. Brousse, por los derechos de la obra de Ricardo:

un intenso pleito sobre los derechos legales y literarios de sus textos (de RFM). En el mensaje de febrero de 1924 en que queda claro el origen de las publicaciones del Grupo Cultural Ricardo Flores Magón, Rivera advertía a Bernal y su Grupo que María Brousse, compañera sentimental de Ricardo había mandado una carta al Presidente Obregón pidiendo que impida la publicación y circulación, en México, de los escritos de Flores Magón. En mayo de 1923 Librado Rivera le escribe a Nicolás T. Bernal que es un disparate intentar detener la publicación de esas obras de Práxedis G. Guerrero y Ricardo Flores Magón, porque se trata de la “reproducción de artículos” que ellos difundieron en Revolución, Regeneración y Punto Rojo, proyectos editoriales que fueron sostenidos por los trabajadores para beneficio de los trabajadores.

Lo que significa que de los pocos magonistas que sobrevivieron en la posrevolución, siguieron firmes en la idea “anarcomagonista”, como Librado Rivera, Blas Lara o Fernando Palomares.

El comodismo de Nicolás con el gobierno fue tal, que en 1979 recibió una medalla de oro de parte del entonces presidente José López Portillo.

En el mismo año, Nicolás T. Bernal agradece al Gobernador de Guanajuato, Luis Humberto Ducoing Gamba, por la publicación de un libro, facsimilar de REGENERACION en 1979.

Este mismo gobernador, dos años antes, pirateo el libro Artículos de combate de Práxedis G. Guerrero de Ediciones Antorcha, pero con el título de “Vocación de Libertad” e introducción del “anarco”priista José Muñoz Cota, ambos salieron el mismo año, pero diferente mes.

Antorcha dice sobre esto:

además de firmar como el grupo editor, nos aventamos el puntacho de enfatizar: el grupo editor no se reserva ninguna clase de derechos, leyenda con la que patentizábamos nuestra ideología ácrata. Y … sucedió lo que jamás esperábamos que sucediera: el gobierno del Estado de Guanajuato quizá se tomó al pie de la letra nuestra declaración de fe anarquista y … ¡pácatelas! se aventó un piratazo de nuestra edición. En efecto, bajo el título de Vocación de libertad, y sin hacer la menor mención de nuestro trabajo, se piratearon nuestra edición de Artículos de combate con nuestras notas y nuestra cronología.

 

Algunas anécdotas

En el testimonio de Antonio Escobosa -quien conoció cuando este era un niño- dice que su abuela recordaba:

Le cambiaba las sábanas, lo bañaba, le cambiaba de ropa y platicaba con él. Tenía Nicolás una sobrina, cuyo nombre no recuerdo. A ella le era —o al menos así me parecía— indiferente su tío. Iba muy de vez en cuando a verlo. Además, Nicolás tuvo un problema muy similar al de Nellie Campobello: la servidumbre abusiva. Julia se llamaba la sirvienta que luego nos enteramos maltrataba a Nico y poco a poco intentó tomar el control de la casa y de los bienes de Nicolás.1 Por fortuna, no se le hizo.” “Recuerdo, al final de sus días, cómo le obsequió una medallota a mi abuela este Nicolás, no recuerdo cuál fue, pero era meritoria por su servicio a la patria. Mi Tita, clásico de ella, se la entregó a la sobrina de Nicolás a la muerte de éste, para que no fueran a pensar que era una interesada.

Un par de compañeros, Victor García y Fernando Villanueva, fueron quienes llevaron al hospital militar a Nicolás, cuando este se puso grave y posteriormente falleció en 1987.

Carlos Beas en su ponencia durante el evento denominado “a 50 años del 68” en el local de la FAM el 29sep2018, mencionó que cuando visitó alguna vez en su casa de Av. Coyoacán a Nicolás, vio como este, utilizaba los libros del Grupo Cultural Ricardo Flores Magón como combustible para su Boiler.

Ni Dios Ni Amo NI MITOS

B. A.

Noviembre 2020

Fuentes consultadas:

http://tlanestli.blogspot.com/2010/11/un-hombre-de-la-revolucion.html

  • Hemeroteca Digital Online: http://www.hndm.unam.mx

  • Rafael Buelna y Sus Amores en: http://www.lavozdelnorte.com.mx/2018/08/15/rafael-buelna-y-sus-amores-1908/

  • Nicolás Tomás Bernal Manjarrez, un hombre solidario – por Antonio Escobosa – Bicentenario de la Independencia y la Revolución – 2010

  • Efrén Castrejón Marín (1895-1971) en http://www.estelnegre.org/documents/castrejon/castrejon.html

  • Memorias Nicolás T. Bernal – CEHSMO – México 1982

  • Semilla Libertaria tomo 2 – Saúl Rosales – Revista Siglo Nuevo – Año 2 N° 29, 8jul2007, Coahuila

  • Ethel Duffy Turner: una biografía política e intelectual desde la frontera, 1885-1969. R. Margarita Vásquez Montaño. [tesis doctoral] El Colegio de México, 2019.

  • Los libros del apartado postal 1563: comentarios en torno de las ediciones del grupo cultural Ricardo Flores Magón – Marina Garone Gravier en:

http://www.academia.edu/11856464/Los_libros_del_apartado_postal_1563_comentarios_en_torno_de_las_ediciones_del_Grupo_Cultural_Ricardo_Flores_Mag%C3%B3n

1 Así se indica en la introducción de Memorias de Nicolas T. Bernal, CEHSMO 1982. México.

2 En las jornadas magonistas del 2010, un grupo de compañerxs manifestamos nuestro desacuerdo por la invitación de Ignacio Pineda a su amiguete (de tiempos de la revista trostkista La Guillotina) Ramirez Cuevas, quien sería ponente en el Foro Alicia, en el que realizamos un acto de protesta en dicho local, y debido al ruido previo de Sabotaje y Boicot a Ramirez Cuevas, este no se presentó.

En el post de la siguiente liga, en los comentarios se exponen las cuartillas distribuidas y textos leídos en el acto de protesta contra la usurpación del nombre Regeneración por Ramirez Cuevas, El Peje y su “movimiento”:

https://zapateando2.wordpress.com/2010/02/28/ricardo-flores-magon-y-amlo-personajes-antagonicos/

3 Y como perla, en esta anécdota, se habla de la SERVIDUMBRE de Nicolás, que “se aprovecha”. Preferiría que la sirvienta se hubiera quedado con todo y a esta expropiación sí que le rendiría homenaje.

(México) Contramanual para ciclistas en contextos de muerte

Contramanual para ciclistas en contextos de muerte

Consideraciones iniciales

La bicicleta al igual que una piedra o un puñal, puede devenir en una herramienta de combate, con sus debidas limitaciones, tomando en cuenta el contexto y la forma en que se le utilice. Dentro de una geografía urbana, puede ayudarnos a combatir el tedio del trasporte público, permitiéndonos un libre ejercicio de desplazamiento, potenciando las piernas, generando una cadencia corporal que contrasta con la velocidad y tiempo de las maquinas que regulan la vida en la ciudad. Por antonomasia, podríamos señalar que el automóvil es nuestro enemigo al subirnos a nuestra bicicleta, sí, quizá lo sea, pero el vehículo motorizado (esto debe incluir a las motocicletas y demás vehículos motorizados, sin importar el tamaño que tengan) solo es la materialización de uno de los tantos símbolos del progreso, muy dentro de nosotrxs y, aunque nos cueste admitirlo, sabemos que el verdadero malestar es la ciudad, monstruo imposible que cobra vida a partir de una infección más letal y sumamente contagiosa, el ciudadanismo.

El uso de una bicicleta, no es ni un paso a la revolución como lo mencionan algunxs izquierdistas, ni un paso a la autonomía colectiva, pues no toca ninguna fibra sensible de ese monstruo. A lo más, es una muestra de vitalidad de quienes la ocupan en su cotidianidad, pensemos en unos ejemplos: el obrerx o albañil, que para dirigirse a su trabajo adapta portabultos con cubetas y los suma como extensiones a su bicicleta, llegando a momentos irrisorios cuando carga con herramientas de dimensiones más grandes a su vehículo y su persona; lxs repartidorxs de agua, que con sus triciclos de carga pueden llevar más de 25 garrafones de 18 litros cada uno; las madres, que en el portabultos trasero llevan una o dos criaturas; lxs bicimensajerxs, que cargan en su espalda o con ayuda de portabultos diversas mercancías; o quien simplemente toma su bicicleta para trasladarse. En estos ejemplos, descartamos la vida de quienes solo pedalean de forma deportiva los fines de semana, pues ellxs, solo montan una sátira del uso cotidiano de la bicicleta. Tales actos de vitalidad como vemos, no son y no deben ser entendidos como actos de rebeldía en sí mismos contra alguna forma de poder. La subjetivación política de lxs ciclistas vendrá a cuenta gotas y muy seguramente motivada por la desgracia ajena o propia.

El monstruo, necesita que sus corrientes sanguíneas recubiertas de asfalto, permitan el ciclo de movimientos de cuerpos que le den vida, por ello mismo, ha retomado al ciclista como ejemplo eficiente de un cuerpo que se vale a sí mismo. Ante esto, hemos visto como en los últimos años las ciudades con gobiernos progresistas, comienzan a invertir en una “infraestructura ciclista”, la cual es acompañada por un discurso ciudadano, pues “el buen ciclista”, respeta el orden vial que, a fin de cuentas, es el orden de la moralidad ciudadana sustentada en el progreso, con miras a la constitución de una modernidad occidental. Tantxs ciclistas enajenadxs en su cadencia personal y en sus bicicletas, anhelan tener las grandes ciclovías de Europa pensando, “algún día” podría estar ahí rodando solo o en compañía, “algún día” ese proyecto de modernidad podrá ser implementado en mi ciudad, “algún día” mi calidad como ciclista me otorgará una moralidad superior, solo comparable con el buen chofer de automóvil que sede el paso a peatones y ciclistas (esto último ya lo estamos viviendo).

Y bueno, que pasa cuando los propios órganos del monstruo mancillan los cuerpos de quienes le dan vida, en general podríamos decir, nada. Pues los cuerpos son remplazables en su totalidad, se les puede asesinar brutalmente, mutilarles descaradamente y a lo más el órgano se detendrá brevemente y después continuará sus pulsiones. Como fascinantes, podríamos describir a estos órganos: edificios, drenajes, alumbrado público, antenas de señal, celulares, redes wifi; pero en lo que concierne a lxs ciclistas, es el automóvil, grande o pequeño, híbrido o de gasolina, público o privado, quien puede destrozar sus cuerpos sin ningún esfuerzo ni tapujo, es más, posiblemente el o la chofer que este al volante solo sienta el remordimiento de haberle generado una abolladura a su acorazado, pues la estética del mismo vale y pesa más, que la vida misma.

El respeto del automovilista, sólo será entre iguales, por tanto, quien vaya a pie o en bicicleta, no podrá gozar de tan digno honor, quien solo usa sus extremidades para maniobrar al volante con sus manos o hacer malabares con sus piernas entre los pedales de aceleración y frenado, merece toda consideración, pues como buen ciudadano que da vida al monstruo, tiene el derecho a toda amenidad; a que se le talle la espalda por tantas horas al volante; a una buena pista para que su armatoste ruede con delicadeza; más y más carretera y asfalto para que su transitar no se limite; y, si es necesario una buena pomada para aliviar las hemorroides y que tenga un cálido día al volante. Si todo esto no fuera suficiente, se cuenta con cuerpos uniformados que, con sus propios vehículos le darán la valía justa, al conductor del vehículo motorizado. Sin mencionar, los miles de artículos constitucionales que despreciaran al cuerpo frente a la máquina.

Por tanto, la necesidad de un contramanual, que nos muestre algunas vías de acción ante este escenario de muerte, es necesario. Ojo, no es un manual, pues no esta consensuado y surge de la experiencia de quienes han sentido en carne propio lo antes mencionado. Es más, ni siquiera es un llamado a lxs ciclistas en general, pues está más próximo a una cachetada dirigida al buen ciudadano que, en efecto, puede andar sobre una bicicleta.

Apuntes para las líneas de fuga de lxs ciclistas

Despójate de tu uniforme de ciclista ciudadano, pedalea desnudo y busca en la briza que envolverá tu cuerpo, el conflicto y, si te da tiempo, aférrate a este lo más que puedas.

Uses casco o no, uses luces o no, chaleco anti-reflejante o no, le des mantenimiento a tu bicicleta o no, no olvides que el vehículo motorizado (sin importar sus dimensiones) no merece ninguna consideración. Pues tú, ante él, vales menos que las balatas que utiliza.

Si no quieres quedar planchado en el asfalto, cojo o manco, ármate de desfachatez y utiliza cualquier vía posible, de acuerdo a tu experiencia o pericia. Vete en sentido contrario, vuélate los semáforos, no respetes los señalamientos, usa la banqueta, vete por los carriles del transporte público, solo asume las consecuencias.

La solidaridad y apoyo mutuo entre ciclistas, podría sacarle filo a las bicicletas y volverlas cancerígenas al monstruo, pero solo estando desnudxs, pues el uniforme ciudadano pesa y entorpece la rodada.

Usa con estrategia la “infraestructura ciclista”, pero no te vuelvas dependiente y mucho menos activista.

Evita caer en la fanfarronería del ciclismo de élite, no importa la marca o tipo de bicicleta que tengas o la cadencia que generes, ve a tu ritmo, pero no caigas en la imitación de fantoches y máquinas.

Has intentos por conocer mejor tu bicicleta, conocerle te permitirá saber sus posibilidades y limites.

En caso de que caigas o veas caer un ciclista ante la embriagues de un chofer o soberbia de un buen ciudadano al volante, usa o usen con estrategia y desfachatez el “discurso ciudadano en torno al buen ciclista”. Nunca habrá una compensación suficiente por una vida o la perdida de una parte del cuerpo, pero podemos no perder más, y quitarle al motorista un poco de lo que nos arrebató, digámoslo en otras palabras, venganza. Pues nunca existirá una justicia real.

Si tienes que confrontarte a un automovilista desde tu bicicleta, hazlo en la medida de tus posibilidades, pues la rabia podría llevar a lastimarnos a nosotrxs mismxs en una mala maniobra. Espera un alto, y quiébrale un espejo con tu casco o cadena, genérale alguna abolladura a su vehículo, la estética de su auto es similar a su ego y soberbia, quiébrala y, si puedes, vete en sentido contrario para que no puedan darte alcance.

Sin duda el ataque y confrontación es inevitable entre ciclistas y automovilistas, el escenario de la ciudad le favorecerá a lxs choferes, la moralidad y justicia les dará la razón, la lógica del buen vivir en la ciudad, solo por tener motor les dará la prioridad. Entonces no TENGAMOS MIEDO DE VOLVERNOS VANDALXS CICLISTAS, ante sus ojos. Sabemos que su ciudad no va a caer, pero podemos generarle cólera, fastidiarla, picarle sus ámpulas anales generadas por tanto estar sentadxs al volante. No lanzaremos la piedra que detenga sus ritmos, pero si podemos joderles sus máquinas más valiosas y escupir en el rostro del ciudadano pernicioso.

La bicicleta no nos llevará rodando a la revolución y, si así fuera, procuremos caernos de ella, pues las reformas envestidas de un nuevo amanecer revolucionario, solo serán la reconfiguración de la ciudad y de sus ciudadanos. Mejor procuremos la confrontación y el caos sobre dos ruedas no motorizadas, que la era del automóvil vea la emergencia de su antípoda.

Brigada de Acción Directa de Anarcociclistas

México, noviembre 2020

(México) Algo huele mal en la okupa feminista de México DF

Escrito por Patroclo


Feministas 'cambian' nombre de CNDH por “Casa de Refugio ...

La lectura de “Consecuencias Inesperadas de la Anarquía frente al
Feminismo” me dejó la impresión de que en ambientes ácratas hay cierta incapacidad para identificar signos de despotismo, por más evidentes que sean. Me explico; en el citado texto se hace un repaso de los recientes sucesos del feminismo mexicano y su implicación con el anarquismo, señalando las incongruencias de que sectores antiautoritarios actúen en ámbitos ciudadanistas. Sin embargo, en él se omite referir sucesos que dejan expuesto el carácter ultrautoritario de fracciones feministas que se pretenden anarquistas. A continuación tales sucesos:

• Durante los manifestaciones del 16 de Agosto de 2019, en la Ciudad de México, fue incendiada una estación de policía en la calle de Florencia. En la acción participaron mujeres que se valieron de la estrategia del Black Bloc, es decir; una organización informal, anónima y antijerárquica para la acción directa. En el lugar las pintas fueron
fundamentalmente anarcofeministas. De manera inédita, el resto de las
manifestantes se solidarizaron con quienes realizaban destrozos,
llegando a defenderles de la represión policial, e incluso impidiendo la
intervención de los bomberos mientras gritaban a coro ¡Fuimos todas,
fuimos todas! Posteriormente se hizo público que quienes encabezaron el apoyo con las insurrectas fueron activistas vinculadas con el Poder; para muestra lo referido por la consejera de gobierno, Dana Corres, quien desde el incendio manifestaba su júbilo, exclamando por redes sociales: “Prendimos fuego a la estación de policía de Florencia. Digo prendimos porque lo hicimos todas. Nadie se mueve. Todas juntas. Nadie corre.”

• Los días 8 y 9 de Marzo de 2020 se realizaron movilizaciones
feministas en México. Desde el informalismo anárquico se convocó a la revuelta: “Fenoménicas Brujas e Insurreccionalistas” y “Alegría de Vivir la Vida” llamaron a la lucha callejera. Cabe señalar que este último
colectivo afirmó se uniría al paro nacional organizado por la agrupación
“Brujas del Mar”, la cual es una organización transfóbica vinculada con
un expresidente del país; Calderón. Durante la marcha del 8M hubo sabotajes y enfrentamiento con la policía, ampliamente reseñados por los medios, sin embargo una característica de la movilización, que se silenció, fue el rechazo hacia las mujeres trans. El contingente trans fue relegado y se le obligó a marchar al final. Se le hostilizó constantemente, además, en las paredes se escribieron mensajes transfóbicos, con el agravante de firmarlos con la A circulada. Con ello el bloque negro anarcofeminista salió del closet e hizo pública su adherencia a ideologías de odio.

• A comienzos de septiembre de 2020 familiares de mujeres violentadas toman oficinas de la Comisión de Derechos Humanos, posteriormente se integra el colectivo feminista Bloque Negro y lugar se le denomina “Ocupa Casa de Refugio Ni una Menos”. El sitio inició siendo mixto e incluyente, lo habitaban padres y madres de mujeres desaparecidas, incluso se invitó a mujeres trans a dar una charla. No obstante, el Bloque Negro comenzó a manifestar intolerancia. Es en la llamada “Antigrita” donde se evidencian las posturas enfrentadas entre
familiares de víctimas y feministas. Ambos grupos tienen invitados; el
Frente Ni Una Menos reúne a indígenas víctimas de desplazamiento forzado y feminicidio, mientras el Bloque Negro incorpora a militantes del feminismo radical (RadFem). Durante la Antigrita un indígena es
abucheado, por las feministas, mientras denunciaba un feminicidio, le
reprochan que siendo hombre intervenga en un acto separatista. Desde el micrófono, la líder de los familiares rechaza con severidad tal actitud intolerante. Tras recriminaciones mutuas el Frente Ni Una Menos abandona la okupa. Por su parte, el Bloque Negro acusa a la dirigente del Frente (Yesenia) de delatar a sus integrantes, sin mostrar ninguna evidencia que respalde tal acusación.

• Tras la salida del Frente Ni Una Menos el Bloque Negro se vuelca a la
ideología RadFem. De manera inmediata aparecen, dentro de la okupa,
pintas alusivas al RadFem, también se estrechan lazos con  adherentes a dicha ideología, especialmente con el Colectivo Asteria. En los hechos, la okupación se hace separatista, a pesar de afirmaciones ambiguas.

• Al interior del partido del presidente Obrador, Morena, dos grupos se
disputan el control. De manera inaudita el “anarcofeminismo” se
inmiscuye en tan inmundo proceso. El 12 Octubre 2020 un viejo político
pretende nombrarse presidente del partido (contrariando los deseos del
Peje), para impedirlo un grupo de feministas toman las oficinas de la
institución, pues afirman el dinosaurio es un acosador. El bloque negro
deja constancia de su participación haciendo pintas con símbolos
anarquistas, mientras líderes feministas declaran ser incondicionales
del presidente. Gracias a esa acción se impide al dinosaurio lograr su
cometido.

• Durante la tercera semana de Octubre, 2020, en dos bares (Purísima y Marra) frecuentados por personas LGBTI+ aparecieron mensajes de odio acompañados por símbolos de feminismo y de anarquía.. Dichos mensajes estaban dirigidos, principalmente, contra mujeres trans a las que acusaban de cometer violaciones. Esos bares se encuentran en las inmediaciones de la okupa feminista, por lo que se infirió que de ahí
provino la agresión, de modo que diversos colectivos solicitaron a las
okupantes deslindarse de lo sucedido. A través de las redes sociales, la Okupa Bloque Negro admitió su implicación en los mensajes de acoso y los justificó alegando que recibió denuncias de agresiones ocurridas en esos bares, no obstante al conocerse el contenido de las denuncias se distingue falta de sustento. A partir de lo anterior, la okupa ha hecho público su respaldo a los discursos de odio de la ideología RadFem. Es necesario puntualizar que el RadFem es como gustan denominarse quienes militan en una ideología reaccionaria que es sus orígenes se hacía llamar “Trans Exclusionary Radical Feminist” (TERF). La corriente TERF hace suyos postulados de la extrema derecha, a saber; odio a las trabajadoras sexuales, clasismo, racismo, pedofilia, y principalmente su fobia hacia las mujeres trans.

La Okupa Bloque Negro se ha posicionado como TERF, rechazando a
feministas interseccionales y al movimiento anarquista, sin embargo
recibe respaldo de sectores autoritarios, menciono algunos:

• Dana Corres. Consejera del Gabinete de Seguridad del gobierno de
Claudia Sheimbaum. Ideóloga TERF. Simpatizante del obradorismo. Activa en la quema de la estación policiaca de Florencia.

• Estefanía Veloz. Ideologa y propagandista de la corriente TERF.
Conductora de un programa en la televisión del Estado. Columnista en
periódicos. Militante del partido Morena. Encabezó la toma de las
oficinas del partido por el Bloque Negro.

• Xóchitl Fuentes. Activista TERF. Participante en el bloque negro.
Militante del partido PRI y dirigente de su brazo rural (CNC). La
abogada priísta presume, en redes sociales, fotografías de sus acciones con capucha.

• Beatriz Gasca. Capitalista feminista, vinculada con el anterior
gobierno local. Reconocida mecenas de la okupa, a la que hace donaciones económicas y en especie.

• Marina Daowz. Ideóloga TERF. Dirigente del Partido Verde. Vinculada
con la CNC priísta. Líder y fundadora del Colectivo Asteria. Activa en
la Okupa Bloque Negro.

• Colectivo Asteria. Organización TERF de Texcoco. Brazo feminista del Partido Verde (el célebre partido poseedor de grupos paramilitares y
financiador de la campaña de López Obrador). Implicado directamente en la Okupa Bloque Negro. Participante en la Antigrita con oradoras y con el traslado de decenas de acarreadas. Responsable de imponer el
separatismo en la okupa y de las rupturas al interior de la misma. Es el
grupo de poder más influyente en la okupa.

La información anterior es auténtica, fue manifestada por las mismas
personas en entrevistas a medios de comunicación o publicada en sus
redes sociales. Aquí se muestra que grupos de poder, partidos políticos, figuras del gobierno y sectores empresariales están implicados en las acciones del denominado Okupa Bloque Negro. Eso explicaría sus posturas de ultraderecha.

Resulta trágico que características inherentes al movimiento anarquista hayan sido incorporadas por personas autoritarias; se han adueñado de la estrategia del black bloc, de encapucharse y vestir oscuro, de la acción directa insurreccional, de la okupación de espacios, incluso del símbolo de la A circulada. Habrá que reflexionar cómo fue que permitimos, en la escena mex, tal impostura.

Patroclo

(Chile) Soldando cadenas en tiempos de quiebres. Perpectiva anárquica ante el proceso constituyente en Chile.

PDF aquí

 

“A un año de la revuelta que sacudió octubre nos rebelamos contra todo inicio y fin, rechazamos la idea de una fecha conmemorativa disuelta en las aguas de la Historia y de la cual hacer uso periódicamente, cual trofeo que se desempolva para recordar y vivir, siempre en pasado, la supuesta puntualidad de la subversión y la segmentación de un antagonismo real. Lejos de las opciones del poder y su camino institucional para volver a legitimarse, lo único que queda, lo impagable e incuantificable es la experiencia de proyectar y proyectarse en caminos de negación antagónico a un mundo de falsedades, dominación, miseria y leyes”.

Ante la revuelta, el plebiscito y la situación judicial: Comunicado de prisionerxs de la guerra social por la destrucción de la sociedad carcelaria Octubre 2020/Carcel de Alta Seguridad, Carcel de Santiago 1, Carcel de San Miguel.

UNA PINCELADA DE CONTEXTO

El 18 de octubre del año 2019 en el territorio dominado por el Estado chileno, comenzó una de las revueltas más extensas y categóricas que se haya visto en las últimas décadas. Todo se inicia dentro del contexto de un conjunto de protestas en contra del alza del pasaje del Metro, estas movilizaciones llevadas principalmente por estudiantes secunadarixs, fueron brutalmente reprimidas desde el primer momento.

Quizás las imágenes de las golpizas de lxs guardianxs del poder en contra de estxs jóvenes fue el factor que faltaba para desencadenar la tormenta perfecta, o tal vez fue el hartazgo antes las condiciones de miseria impuestas por décadas agudizadas con la subida del pasaje fue lo que hizo que esa noche muchxs salieran a las calles. La noche del 18 de octubre marco el inicio en el que miles de personas osaron atacar diversos símbolos, estructuras del capital y la autoridad. La destrucción iconoclasta se expandió imparablemente por todos los rincones.

Mientras caían las mamposterías de lxs poderosxs, comenzaban también a configurarse nuevas formas autónomas de relacionarse entre lxs oprimidxs. La revuelta llenó de vida insurrecta y de colores las grises calles; tomó diversas formas explotando sin límites la creatividad individual y colectiva.

El terrorismo estatal durante los primeros días de revuelta asesinó, torturó, violó y mutiló a cientos de personas y seguiría haciéndolo durante meses. La policía no bastó para desplegar toda la furia represiva estatal, necesitaron sacar a los militares, y al igual que en dictadura nos quisieron quitar las noches.

En un intento de apaciguar los ánimos, los mismos de siempre, a puerta cerrada, firmaron el 15 de noviembre un “acuerdo por la paz social” que daba la posibilidad de reescribir la constitución del 80 y fijaba una fecha tentativa para un plebiscito en pos de decidir el cambio a una nueva constitución. Acuerdo de paz que cimentaría en los meses venideros un nuevo acuerdo entre todas las fuerzas políticas que daría curso a las primeras leyes represivas cuyo fin era sofocar la revuelta. La paz de lxs poderosxs huele a muerte y a cárcel, el paquete de leyes represivas (ley antisaqeueo, antibarricadas y varias más) aprobadas el 13 de enero engrosaría aún más el paso de tantxs por los calabozos del capital.

Rápidamente se conformaron dos opciones electorales “Aprobar” el cambio de la nueva constitución o “Rechazar” y mantener la actual, en la misma línea se discutiría la modalidad de dicha modificación: convención constituyente o convención mixta. Todo apunta a transformar la rabia de la revuelta en la fiesta de la democracia, mediante un par de votaciones.

EL CAMINO RECORRIDO

Por todxs lxs que fueron asesinadxs, por los ojos mutilados, por nuestrxs compañerxs encarceladxs.

El plebiscito del 25 de octubre y el proceso constituyente que se deriva a partir de éste, a todas luces es la salida institucional a una revuelta de atisbos insurreccionales; es la respuesta de la cúpula opresora frente a un momento de ruptura radical a un orden impuesto, bajo un claro objetivo: Salir lo mejor “parados posible” ante una crisis que les reventó en la cara. Si bien es cierto que esto no nos sorprende ya que el poder siempre busca perversamente como readecuarse y reajustarse ante los puntos críticos que el mismo poder genera, lo que, por sobre todo, nos provoca una crítica severa es hacia todxs lxs seudxs detractorxs del sistema que a sabiendas de las triquiñuelas que cocina el poder para perpetuarse, avalan irrestrictamente un proceso viciado bajo la conformista lógica del “mal menor”, la cual, al fin y al cabo, ha sido la lógica de la traición histórica en momentos cruciales de la lucha por una transformación radical de lo existente.

Bajo este argumento, quienes siguen el juego de la elite dominante nos dicen que tras la revuelta y los altos costos humanos que conllevó la lucha -muertos, mutilados por cientos, violaciones, innumerables presxs- debemos sacar algo en limpio, debemos conformarnos con una nueva constitución para así romper con una herencia dictatorial que sustenta el experimento neoliberal chileno. Como anarquistas nos oponemos ferozmente a estos placebos que solo buscan aplacar la vorágine de la lucha que se desató tras el 18 de octubre, por tanto, seguiremos apuntando al corazón del enemigo y no comulgaremos con cambios cosméticos gatopardistas. Precisamente por nuestrxs compañerxs asesindxs, por todos los cuerpos mutilados y por todxs los secuetradxs en los centros de exterminio del Estado, es porque debemos continuar y agudizar el conflicto al margen de cualquier vía institucional y siempre renegando del Estado, reforzando nuestras praxis e ideas hasta la liberación total.

El verdadero error histórico.

En este escenario institucional al que quiere ser conducida la revuelta, quienes nos situamos desde posiciones revolucionarias antiestatales en contra del plebiscito y el proceso constituyente, debemos escuchar una serie de caricaturescos reproches por parte de quienes se autoconvencen que este es el mejor escenario posible “por ahora” (un “por ahora” que transita desde el auto engaño a la complicidad oportunista). Una de estas impugnaciones recurrentes es que no votar el 25 de octubre es desaprovechar una oportunidad histórica. Efectivamente vemos el error histórico, compartimos ese argumento pero desde una perspectiva diametralmente opuesta: El error radica en permitir que la esencia radical y acéfala de la revuelta de octubre se re canalice en prácticas movimentistas miopes, determinadas por los tiempos y objetivos que la escritura de esta nueva carta magna marque; el error sería cederles el espacio nuevamente a lxs que se sienten llamadxs a “conducir los procesos” y a generar interlocuciones que atentan contra el carácter autónomo y complejo de la lucha desatada desde octubre; el error en definitiva es permitir que la intensidad y potencialidad de la revuelta sean absorbidas por un devenir institucional que busca “domesticarla” y que dista del sentido original que alimentó la revuelta misma durante meses.

Nuestras ideas antiautoritarias nos colocan por definición en una trinchera que debe negar cualquier salida institucional/constitucional, pero también deben realizar una mirada histórica de la lucha reciente la cual necesariamente refuerza nuestra posición. Al referirnos al carácter o particularidad de la revuelta debemos necesariamente remitirnos a la tensión confrontacional previa al 18 de octubre ya que si bien es cierto que toda revuelta tiene un elemento de espontaneidad , lejos de cualquier planificación, es también cierto que no es casual, no surge de la nada. Evidentemente, por una parte, se explica por la intensificación de un modelo de explotación, de abusos y de injusticia que acumuló una rabia generalizada que se desató en octubre. Por otra parte, es evidente también que es resultado de décadas de resistencia y de lucha ofensiva en la calles; de las acciones directas acontecidas; de la radicalización de individualidades y grupos de afinidad. Si bien es claro que estas tensiones no fueron sostenidas exclusivamente por anarquistas, es innegable que el carácter ácrata de la lucha ha estado presente. Es este carácter que busca otras formas de “hacer” -tanto en la lucha como en proyectualidades de vidas- donde no hay ningún tipo de lugar para constituciones y pactos.

A no perder la experiencia ganada

El falacioso y repudiable argumento de lxs defensorxs del “apruebo” de que hay que “desbordar las instituciones desde las institución misma” solo son un reflejo del engaño y la paradoja a la que apuntan. Un verdadero camino de liberación debe siempre apostar a la negación de las instituciones que se han forjado para reproducir un mundo de control, dominación y explotación. En este sentido, es importante resaltar las experiencias de conciencia y organización que se vivieron tras la revuelta de octubre ya que de alguna manera surgen como una forma de poner en entredicho la institucionalidad existente. Sin duda, el rechazo a toda la clase política (sin excepción) es un reflejo de esto, da cuenta que mucha gente percibió como obsoleta la función nefasta de estos iluminados que rasgan vestiduras en su discursillo de la búsqueda del bien común y que en el fondo solo anhelan el beneficio de sus intereses sectoriales Esto ha permitido avanzar en un camino, sin duda de forma aún incipiente, a formas más autónomas de organización. Dentro de estas experiencias, la consolidación de organizaciones territoriales, que no solo se expresan en las asambleas territoriales, son un claro reflejo del terreno ganado tras la revuelta, donde diferentes formas e iniciativas de acción han buscado desmarcarse de una institucionalidad centralista.

Otro terreno crucial en el cual se ha avanzado de forma categórica ha sido que a partir del 18 de octubre se entendió de forma amplia que solo a través del uso de la violencia es posible poner en jaque la realidad que se nos ha impuesto; que es legítimo el ejercicio de la violencia como una herramienta que puede hacer temblar los cimientos en los que se ha erigido este mundo de dominación; que lxs rebeldes tras las capuchas, hoy la llamada, por algunxs, primera línea, han sido, son y serán protagonistas de la ofensiva que busca romper con lo existente.

Todo proceso institucional que se nos quiera imponer, llámese plebiscito, proceso constituyente o elecciones, en última instancia buscarán mermar la experiencia ganada a partir de la revuelta, buscarán recomponer una servidumbre voluntaria que ha sido cuestionada de forma clara y categórica en este último tiempo, ante lo cual solo nos queda seguir robusteciendo las prácticas y tensiones contra todo poder y autoridad.

SOBRE LA CONSTITUCIÓN Y SUS IMPLICANCIAS.

La Constitución es el marco legal que regula el funcionamiento de la sociedad, es, como se dice de forma reiterada, el manual de convivencia que determina lo que se puede o no hacer. Ya sea elaborada por una persona, por un consejo de expertos, por el congreso o por una asamblea ciudadana, la Constitución es un documento que pretende abarcar cada aspecto y dimensión de la sociedad, a la cual entiende como un todo homogéneo. Incluso aunque contemple grados de diversidad y autonomía para ciertos territorios dentro del Estado como puede ser el reconocimiento de la plurinacionalidad, es la encargada de fijar los criterios generales, constituyendo la base de la articulación estatal.

El Estado, sea del tipo que sea, requiere de una Constitución para ejercer su poder en la medida que es el fundamento y respaldo de su accionar. De más esta decir que viéndose amenazado, el Estado, como ha quedado demostrado, no tienes problemas en pasar por alto la Constitución si ésta resulta ser un impedimento para llevar a cabo medidas represivas o de exterminio que aseguren su supervivencia. No obstante, por lo general, las constituciones contemplan la labor represiva del Estado, por lo que solo basta echar mano de algún artículo para justificar y validar masacres y asesinatos.

ESTADO, PUEBLO Y CONSTITUCIÓN

Como se apuntó, la Constitución es elaborada para el funcionamiento de la sociedad entendida como un conjunto, como un organismo vivo que divide sus funciones para desarrollarse y salir adelante. La sociedad, en definitiva, es una institución en la medida que pasa de determinar y controlar la vida de los individuos que la componen, situándose por sobre estos, a quienes les coarta su iniciativa y voluntad. El todo pasa a cobrar más importancia que sus partes y adquiere vida propia e independiente que necesita de un orden para funcionar. Ese orden que supuestamente otorgaría armonía al conjunto, no es más que el sistema opresor encargado de vigilar, controlar y reprimir cualquier atisbo de desobediencia o conducta que salga del marco establecido. Al estar ideado y planificado para toda la sociedad, el orden requiere de un poder centralizado que lo lleve a cabo, el cual se erige como una figura sagrada que, por lo tanto, adquiere características trascendentales. Dicha institución es el Estado.

Creemos innecesario exponer en este breve documento todas las críticas y los argumentos que fundamentan nuestra aversión hacia el Estado, sin embargo resulta importante señalar que lo entendemos mucho más allá que ser el encargado de velar por el orden público y la vigilancia, cual gendarme que custodia los intereses de los capitalistas. Su labor y alcances son bastantes más extensos y complejos, abarcando prácticamente la totalidad del comportamiento individual y colectivo de quienes viven bajo su influencia. En cada conducta delegacionista, paternalista y/o autoritaria, entre otras muchas más, podemos ver la presencia innegable del Estado naturalizada con el paso de los años.

El Estado necesariamente debe dotarse de instrumentos que lo sustenten, instrumentos que también adquieren connotaciones sagradas que les otorgan la calidad de incuestionables. Dentro de éstos se encuentra la Constitución, la cual sería fruto de la “voluntad del pueblo”.

Ahora bien, ¿qué es el pueblo? ¿es la mayoría de la sociedad que se pone de acuerdo en algo? ¿es la opinión de uno u otro partido político?. La definición de dicho concepto nunca queda clara y siempre es utilizado para justificar alguna decisión o acción de algún sector político que se arroja el derecho a su representación.

Al igual que el concepto de “Dios” o “Estado”, el “Pueblo” corresponde a una abstracción alejada de la realidad. Es un término o idea que se ha instalado y validado en el imaginario colectivo como un conjunto homogéneo que de ser analizado y desgranado salen a relucir de inmediato sus inconsistencias.

Entonces, la Constitución emanada de la voz del pueblo viene a validar y servir de soporte al Estado, figura sagrada por excelencia. De ahí la importancia de la Constitución. Es, al igual que las tablas de la ley con sus 10 mandamientos, el dictamen impuesto por una entidad superior – en este caso el pueblo soberano – que deberá ser ejercido y ejecutado por un poder centralizado: el Estado.

Así, el Estado y la Constitución son inseparables. No se entiende el uno sin el otro, y, como señalamos anteriormente, aunque el Estado sea plurinacional, dicha particularidad tendrá que estar especificada y permitida en una carta fundamental.

PROYECCIONES

Luego de las franjas, las papeletas, los constituyentes y su nueva constitución.

Sabemos que las ilusiones no cesarán luego del plebiscito del 25 de octubre, sino se intensificarán en las nuevas etapas de lo que se ha denominado como “proceso constituyente”. Nuevos paraísos terrenales ofrecerán para la elección de constituyentes, y luego para validar la redacción de la carta magna. Cual repetida campaña presidencial las promesas abundan con la tonada de que es efectivamente el cambio en la constitución el que tendría la capacidad transformadora de nuestra realidad.

El espejismo juega con la propia limitancia de este mundo: La única forma de ser libre es cambiar el estilo de las cadenas, su color, el tamaño y forma de sus eslavones. Nuestra realidad y orden social solo estaría constituido por aquel conjunto de reglas, por lo que nuestra máxima aspiración es reescribirlas, modificarlas o incluso refundarlas. ¿Libertad?¿El fin de la opresión? Imposible, mejor luchar por nuevas leyes, nunca pensar en destruir este orden completamente, ni sus instituciones y relaciones.

En la constante lucha por la libertad, somos descarados y ambiciosxs: Apostamos por la liberación plena, por la destrucción del Estado y, por lo tanto, de su Constitución entendida como uno de sus principales instrumentos de control y opresión. Aún siendo emanada por alguna asamblea ciudadana o por un otra entidad más o menos representativa, su indivisibilidad con el Estado es incuestionable, constituyendo uno de los elementos principales de su perpetuación. Defender la constitución es defender al Estado, refundar la constitución es refundar al Estado.

La libertad no vendrá de algún nuevo conjunto normativo ni de nuevas leyes, eso no solo lo sabemos, sino que nos lo repite la historia de forma incansable. No se trata de que solamente el proceso constituyente sea una estafa, se encuentre “mal” diseñado o este consensuado y manchado de sangre, mutilados, huesos rotos, agendas represivas y presxs tras el llamado acuerdo por la paz social, que le dio origen. La Nueva Constitución forja un armatoste para reforzar la unidad y un pacto social, amarrando a todos los individuos a sus leyes y a una legalidad determinada, la cual refuerza el conjunto social, conjunto que es contrario y elimina toda individualidad y su capacidad de liberarse de la opresión.

“Los derechos” suenan como algún logro posible dentro del sistema, pero aquello no es más que la comida que el amo da al esclavo. ¿Queremos mejores condiciones de esclavitud o arrojarnos para abolir de una vez por toda la explotación y opresión? Octubre del 2019 abrió una grieta en el muro de los poderosos, una trizadura en sus relaciones y mundo que debemos profundizar si queremos aventurarnos a vivir de verdad. La posibilidad de arrancar de esta realidad de explotación, opresión, trabajo asalariado, mercancías, fronteras y cárceles se encuentra precisamente ahí. Arrancar para adelante al desconocido camino de la libertad. Cuando podemos soñar y alcanzar todo, destruir todas las estructuras de dominación, algunos quieren repintar sus murallas, remodelar sus oficinas, hacerlas más amigables, remodelar las cerámicas y cañerías de los hornos crematorios.

¿QUÉ CONTEMPLA Y QUE NO LA NUEVA CONSTITUCIÓN?

Una Nueva Constitución, con diversidad y colores o con los grises trajes significa un nuevo pacto para el Estado, una nueva legitimidad para nuestros opresores, revalidar las balas policiales, el orden del dominio y su opresión.

Lejos de los jingles musicales y caras coloridas, el proceso trae nuevas cárceles, nuevas leyes, policías, rejas, explotación, depredación medioambiental, aburrimiento y la acostumbrada monotonía del capitalismo. Algunos dirán que se buscará limitar o incluso sancionar los “abusos”, una nueva fantasía ofrecida por lxs opresores: Es el poder, el Estado en si mismo el que trae en su esencia la relación de dominación. El Estado y su constitución los completos enemigos de la libertad.

¿Qué elementos quedan afuera de la nueva constitución? Como lo hemos señalado en reiteradas ocasiones, esta reformulación no contemplará el fin de la asfixiante realidad de opresión, sino que la fortalece dándole nuevas coartadas de legitimidad. Lxs compañerxs en prisión seguirán en las cárceles, los carros blindados de la policía no se marcharan, la dictadura del trabajo asalariado permanecerá intacta al igual que el mundo de las mercancías y las relaciones de autoridad.

Al canalizar la revuelta a un terreno institucional, esta inmediatamente se encuadra en sus límites, los refuerza, los fortifica y los vuelve a legitimar. Claro está, quien lo cuestione o no acepte someterse al juego democrático, recibirá toda brutalidad del Estado con sus viejas y nuevas constituciones.

¿QUÉ PROPONEMOS? ¿QUÉ VIENE? ¿HAY SALIDAS AL “MAL MENOR”?

Un acuerdo para legitimar a nuestros opresores, un nuevo pacto y paz social fue la desesperada salida que toda la clase política, la elite empresarial y la casta de los poderosos se fijaron en un acuerdo básico: Hay que salvar las instituciones y al Estado como sea.

Las posibilidades de una insurrección o incluso una revolución estaban al alcance de la mano en aquel octubre, pero lo que vemos ad portas del plebiscito no es una nueva discusión, sino una bastante antigua y repetida durante la década de los 70, luego a finales de la dictadura y ahora el 2020. Hoy volvemos a enfrentarla: ¿Vía institucional o insurreccional?

Algunos levantaran un relato idílico que muestra ambos caminos como formas diferentes para un mismo fin, lo cierto es que aun cuando en ocasiones se hayan utilizado métodos insurreccionales para refundar institucionalidades, en una revuelta desbocada como la comenzada en octubre, existen fines completamente antagónicos.

Hoy como en aquella primavera, nos seguimos encontrando en aquel dilema: ¿o vamos por todo, o destruimos completamente la institucionalidad y su mundo para construir y crear nuevas posibilidades o nos volvemos a enfrascar en sus limitaciones, mejoradas, adornando con flores los alambres de púas? Optar por el mal menor, optar por “la pequeña mejora” es optar por el mundo del Estado y la opresión.

Ante nuestra completa oposición al plebiscito y a todas las constituciones ¿Que podemos proponer? Nuestra afirmación es que sabemos exactamente lo que traerá el proceso constituyente, detalles más o menos. Sabemos en qué termina y sabemos cómo es el mundo del orden, del domino, del Estado, del capital y el patriarcado, lo conocemos perfectamente.

En este sentido, nuestra apuesta – que va de la mano con la destrucción del Estado – es por la desintegración de la sociedad y por la formación de comunidades autónomas en lucha. No pretendemos sentar las bases o señalar cómo sería un mundo sin Estado ni autoridad, por cuanto dichas especulaciones corresponden a ensoñaciones que solo tiene el propósito de engañar y establecer certezas como lo hacen religiones y partidos políticos. Sin embargo, creemos necesario caminar y experimentar desde formas de relacionarnos que tengan a la libertad individual como centro y que contemplen la confrontación permanente contra la autoridad como práctica indispensable.

Las comunidades autónomas en lucha, al ser la negación de la lógica totalizante de la sociedad, quiebran de raíz con la Constitución, destrozándola desde el momento en que optan por una autonomía contraria a cualquier amarra del Estado.

Así, la lucha por la apropiación de nuestras vidas implica necesariamente alejarnos y combatir cada instrumento y expresión del Estado, construyendo caminos que, sobre la marcha y en la lucha, generen espacios de autonomía y libertad.

A “lxs compañerxs” que vayan a votar, quienes coquetean con ideas anárquicas y se lanzan rabiosos a defender la nueva constitución, los rituales de la democracia, la delegación y votación. Solo nos queda recordar su inminente complicidad con los futuros asesinatos, los encierros, la represión y la miseria de vida que se mantendrá si no apostamos por la completa destrucción del Poder, el Estado y toda autoridad.

Contra el plebiscito y su acuerdo por la paz social, contra todas las leyes y constituciones
¡Que la revuelta destruya el Estado y toda institucionalidad para abrir caminos de liberación!

-Algunxs persistentes antiautoritarixs-

(Chile) A un año del 18 de octubre seguimos propagando la insurrección anárquica contra el poder

La propagacion de la acción anarquica insurrecional, a modo de propuesta teorica y práctica de liberación sin lideres, jefes ni dirigentes, se ha propagado en Chile y el mundo como una praxis de acción ofensiva contra el estado y como forma de resistencia y ataque contra toda forma de autoridad.

En Chile, con el paso de los años, la tendencia anárquica insurreccional evidencia un planteamiento anárquico siempre en continuo avance. Previo a la revuelta masiva iniciada el 18 de octubre, en las calles existía ya una atmosfera de lucha: grupos minoritarios de acción, manifestaciones y jornadas de protesta que daban cuenta de un escenario siempre fértil para enfrentamientos y ataques a la dominación y los simbolos del capital.

Así, a lo largo de las décadas recientes se ha forjado una continuadad insurreccional desde diversas individualidades y grupos que apuestan por la lucha confrontacional, siempre desmarcándose de partidos y plataformas, avanzando sin tregua por la liberacion total, sin tranzar ni pactar con el poder y marcando una abierta distancia con el peticionismo conyuntural que siempre termina por ser sofocado cuando la protesta tiene limitantes reformistas que solo fortalecen la existencia del estado.

En la evolucion combativa del ciclo de lucha iniciado a mediados del 2000, la ofensiva anárquica ha ido generando a pulso su propia historia de lucha antiautoritaria, separada de la lógica jerárquica del partido, del etapismo del sindicato y del autoritarismo del grupo de vanguardia. Con aciertos y errores, lxs anarquícxs insurrectxs en este territorio hemos desarrollado nuestros propios planteamientos y elementos de lucha, tejiendo con un hilo negro nuestras dinámicas teóricas, valoricas y prácticas que nos conectan con otrxs hermanxs y cómplices en el mundo.

Hoy, en un contexto de una revuelta generalizada y amplia en sus matices, ideas y fines, seguimos propagando la anarquia aquí y ahora contra toda forma de autoridad, con el horizonte insurrecto apuntando siempre a intervenir en la realidad de manera multiforme y sin ambigüedades en la lucha contra el estado-carcel-capital.

Por todo esto, nos parece fundamental revitalizar la idea y acción antiautoritaria de la tendencia anárquica informal. La memoria es nuestra arma y nuestra propia experiencia es el terreno de experimentación para encender la mezcla incendiaria de nuestras certezas, apuestas y convicciones materializadas en la ofensiva contra toda forma de poder.

Profundizar nuestras raíces, preparar nuestro terreno, cuidar los nuevos brotes, endurecer nuestro tronco y extender nuestras ramas y hojas para que florezca la anarquía y la libertad atacando al dominio a pesar de su poder y de su control, saboteando su sistema y propagando la horizontalidad y las relaciones de afinidad lejos de cualquier intento ciudadano o izquierdista de cooptar la revuelta. Ese es el desafío que hoy asumimos en el actual escenario de lucha.

Por la conflictividad permanente con cualquier orden social.
Ni Estado ni ciudadanismo.
Ni dictadura ni democracia.
Contra todas las leyes y constituciones.
Solidaridad activa con lxs presxs en lucha.

POR LA LIBERACIÓN TOTAL
PROCURA QUE VIVA LA ANARQUÍA

(Chile) El triunfo de la democracia y lxs falsxs críticxs

Notas al Galope sobre la revuelta popular en Chile ...

Mientras miles de chilenxs celebran el triunfo electoral para cambiar la Constitución, nosotrxs seguimos en pie de guerra contra toda forma de poder.

Hoy el Estado chileno, los partidos políticos y la prensa oficial celebran junto a la ciudanía el nauseabundo triunfo de la democracia, de la vía institucional y de la cultura cívica y republicana, como si del triunfo de un campeonato mundial de fútbol se tratase.

¿Cómo sostendran lxs «revoltosxs», hoy devenidxs en orgullosxs votantes, esta contradicción? No lo sabemos.

Lo que sí sabemos es que lxs que ayer denunciaban la «brutalidad» de la represión, hoy fueron amablemente recibidxs en las urnas escoltadas por policías y militares.

Lo que también sabemos es que sobre la sangre fresca del pavimento que vio caer asesinado por balas policiales hace tan solo tres días al joven Anibal Villarroel, hoy lxs tan idealizadxs pobladorxs bailan y cantan ebrixs de democracia.

Ganó Chile, ganó el Estado, ganó la sociedad y su deseo de vivir bajo un nuevo pacto social con el dominio, ganó la volutad mayoritaria de generar nuevos consensos sociales. Al final de día, con barricadas más o barricadas menos, ganó el mismo viejo guion escrito y reescrito históricamente en los palacios del poder para frenar las revueltas, para desviar las rebeliones hacia causes institucionales y partidistas.

Y el poder ríe, ríe y ríe. Ríe porque se validan las instituciones. Ríe porque ahora tendrá a su disposición más ciudadanxs «concientes» y democráticxs que ayuden voluntariamente a señalar a lxs refractarixs, a lxs divergentes, a lxs insurrectxs, a lxs «descolgadxs», a lxs «violentxs» que interfieran en sus procesos de cambio llenos de repugnante civilidad. El poder ríe, porque sabe que aun con culposa esperanza incluso algunxs cuantxs autodenominadxs anarquistas acudieron a las urnas a rendirse oficialmente ante el enemigo, a renegar de sus ideas, a capitular en sus convicciones tan líquidas y volátiles como la memoria del tan romantizado «pueblo».

Nosotrxs, orgullosa minoría de sediciosxs, seguimos en guerra contra el poder sin confusiones, multiplicándonos y fortaleciendonos en el caos.

Porque nuestra revuelta no empezó el 18 de octubre ni finalizará con un asqueroso plebiscito.

MUERTE AL ESTADO Y AL CARNAVAL DE LA DEMOCRACIA.
LA ANARQUÍA VIVE EN EL ATAQUE CONTINUO A LA DOMINACIÓN.
POR LA INSURRECCIÓN PERMANENTE SIN LIDERES NI DIRIGENTES,
CON NUESTRXS MUERTXS EN LA MEMORIA Y NUESTRXS PRESXS EN LA LUCHA,
SEGUIMOS EN GUERRA CONTRA TODA FORMA DE PODER.

Anárquicxs no pacificadxs del sur de Abya Yala ($hile).
26 de octubre 2020.

(México) Consecuencias inesperadas de la anarquia frente al feminismo en Méxicofe

Frente Ni Una Menos anuncia salida de ocupación en CNDH ...

Consecuencias inesperadas de la anarquia frente al feminismo en México – PDF con fotografías de referencia y notas al pie

La multiplicidad de formas que en las últimas décadas han tomado los anarquismos, nos lleva a replantear  las  tendencias  y  estrategias  que  están  reconfigurándose  o  emergiendo  dentro  de  estos y de su influencia en otras luchas. Aquí,  se  vuelve  necesario distinguir, un principio que se  mantiene  en  los  anarquismos  y,  que  les  mantiene  fuera  de  la  fauna  liberal  o  de  izquierda  que se asume como ácrata. Tal principio lo pudiésemos definir como una ética que, deviene en una   afrenta   a   cualquier   forma   de   poder   jerárquico,   construida   desde   lo   común   en   la   individualidad. Por lo tanto, entender hoy en día al anarquismo como una ideología sería una miopía que lleva a concebir aberraciones como el “anarcocapitalismo” o al entendimiento del zapatismo  y  de  muchas  formas  de  feminismo  como  anarquistas.  Pensado  en  estos  últimos,  valdría la pena recordar a Emma Goldman quien despotricó    contra las mujeres sufragistas de su  época  (primera  ola  del  feminismo),  bajo  el  entendido  de  que  la  libertad  no  se  podría  alcanzar  en  las  urnas.  Hoy  día  los  feminismos  son  tan  diversos,  los  hay  reformistas  con  simpatía por el Estado, con visiones autoritarias y esencialistas sobre el cuerpo, así como otros totalmente liberales, unidos bajo el manto de la ausencia de una crítica contundente  contra el poder, pero también dentro de ellos hay algunos que se articulan bajo una ética anarquista.

Breve cronología del movimiento

 

Las  movilizaciones  feministas  en  diferentes  partes  del  mundo  se  han  agudizado,  en  América  Latina, se han hecho más evidentes tras la irrupción de la denominada “marea verde” que, en 2018 pedía la despenalización del aborto en Argentina. En México, su influencia se hizo notar rápidamente. Las marchas y los performance feministas (como “un violador en tu camino” [2]) se volvieron  tendencia  en  redes  sociales  y  espacios  públicos.  En  centros  de  trabajo,  en  centros  educativos,  dentro  de  instituciones  e  incluso  dentro  de  espacios  izquierdistas  o  anarquistas,  emergiendo la denuncia anónima como herramienta política, para exponer cualquier forma de agresión entendida como “violencia de género”. Hecho que hizo endeble los posicionamientos de  anarquistas,  pues  algunas  veces  se  llegó  a  recurrir  a  la  justicia  del  Estado  para  arremeter  contra los agresores e incluso muchos de estos, se volvieron ávidos legitimadores del proceso de   justicia   exigiendo   pruebas   o   demandas   oficiales   para   reconocer   o   no,   su   agresión.   Mermando  la  posibilidad,  de  pensar  o  crear  vías  para  dar  resolución  a  estos  procesos  sin  la  necesidad del Estado.

Bajo este contexto, es que ahora vemos una vinculación bastante estrecha entre anarquismos y feminismos, no podemos determinar que posturas, colectivos o individualidades se deben de reconocer  como  anarcofeministas,  pues  se  encuentran  en  un  proceso  de  consolidación  y  reformulación  constante.  El  16  de  agosto  de  2019  en  la  Ciudad  de  México  se  convocó  a  una  movilización por parte de diferentes grupos, colectivos y colectivas para pedir justicia por una joven  que  fue  violada  por  policías,  la  cual  terminó  con  una  insurrección de  mujeres  que  vandalizó inmobiliario público y con la quema de una estación de policía.

 

En  ella,  el  Estado  hizo  gala  de  una  represión  con  “enfoque  de  género”  propia  de  la  agenda  progresista que mantiene. En los primeros días de julio de 2020 se montó un plantón frente al palacio  nacional  por  parte  de  los  familiares  de  mujeres  asesinadas  que  no  han  encontrado  justicia  en  las  instancias  correspondientes.  En  plena  pandemia  los  casos  de  feminicidio  y  de  violencia  intrafamiliar  aumentaron,  ante  esto,  el  presidente  se  mantuvo  con  una  actitud  machista y conservadora negando estos hechos de manera rotunda y promocionando la venta de  boletos  de  la  rifa  del  avión  presidencial,  como  era  de  esperarse  diversos  sectores  se  sintieron agravados. Así pues, a un año de la quema de la estación de policías un bloque negro de  menos  de  200  mujeres  se  manifestó  nuevamente  el  16  de  agosto,  siendo  cobijadas  por  el  calor de 1600 granaderas quienes arremetieron contra ellas de manera sutil. Eventualmente el plantón  frente  al  palacio  nacional  se  retiró,  pues  estuvo  bajo  un  constante  hostigamiento  de  las autoridades además de que las inclemencias del tiempo no ayudaron.

 

El  2  de  septiembre  de  este  mismo  año  en  las  oficinas  de  la  Comisión  Nacional  de  Derechos  Humanos (CNDH) ubicada en el centro histórico a unas cuadras del palacio nacional, se dio cita María  Isela  Valdez  quien  se  había  arrodillado  ante  el  presidente  para  pedirle  justicia  por  la  desaparición de su hijo en 2014. En esta ocasión, María Isela junto con Marcela Alemán y Silvia Castillo,   madres   de   una   niña   víctima   de   violación   sexual   y   de   un   joven   asesinado,   respectivamente,  se  presentaron  ante  Rosario  Piedra  titular  actual  de  la  CNDH,  quien  no  les  atendió  por  no  traer  bien  formulada  su  carpeta  de  investigación.  Ante  esta  negativa,  Silvia  amenazó con suicidarse y Marcela decidido encadenarse a la silla.

 

Rosario Piedra,  la CNDH y los tentáculos del poder

 

hora  bien,  ¿Quién  es  Rosario  Piedra?,  ella  es  hija  de  la  activista  Rosario  Ibarra una  de  las  primeras  madres  en  emprender  la  búsqueda  de  su  hijo,  Jesús  Piedra,  quien  fue  detenido  en  1974 por  estar  vinculado  supuestamente  en  un  asesinato  perpetrado  por   la  “Liga  comunista  23  de  septiembre” [3].  Desde  entonces  a  la  fecha,  ha  encabezado  una  búsqueda  por  su  hijo,  fundando  el  Comité  Pro  Defensa  de  Presos,  Perseguidos,  Desaparecidos  y  Exiliados  Políticos  (Comité  ¡Eureka!).  Actualmente  la  hermana  de  Jesús  Piedra  se  encuentra  como  titular  del  organismo  que  supuestamente  procura  se  respeten  los  derechos  humanos,  ungida  por  la mano del presidente, es que llega a este puesto. Ante esto, debemos de preguntarnos ¿Cómo el  dolor  de  la  pérdida  de  un  hermano  en  manos  del  Estado  se  trasforma  en  el  deseo  de  un  puesto de gobierno? Si bien, se nos podrá increpar diciéndonos que busca una mejoría social esperando que su  dolor  no  se  repita  en  alguien  más,  esta  mejoría  jamás  saldrá  de  los  parámetros  que  le  convengan  al  Estado  o  a  las  manos  del  capital,  por  lo  tanto,  no  podemos  esperar más que, una buena administración y gestión sobre nuestras vidas por parte de ellxs. Como  anarquistas,  ningún  funcionario  público  o  gobierno  nos  podrá  ofrecer  la  libertad  que  anhelamos y mucho menos la justicia que aclamamos.

 

La Okupa “Ni una Menos” una aguja en el corazón del Estado

 

Tras  el  encadenamiento  de  Marcela  Alemán,  fueron  llegando  a  las  instalaciones  de  la  CNDH  feministas  a  apoyarla  hasta  que  el  día  4  diversas  colectivas  entraron  y  tomaron  el  edificio  proclamándolo  como  una  “Okupa”,  más  adelante  las  primeras  mujeres  que  iniciaron  la  protesta  se  retiraron  de  las  instalaciones.  En  los  días  posteriores  renombraron  el  lugar  llamándolo  “Okupa  ni  una  menos”,  interviniendo  las  paredes  y  las  pinturas  de  personajes  históricos como Francisco I. Madero o Morelos, hecho que enardeció al presidente.

 

Este  hecho  alentó  a  más  mujeres  a  que  accionaran  contra  otras  instalaciones  de  la  CNDH  en  otros  estados.  Una  de  ellas  fue  la  toma  de  la  sede  de  la  Comisión  de  Derechos  Humanos  del  Estado  de  México  (CODHEM)  en  Ecatepec  el  10    de  septiembre,  buscando  repetir  la  acción  llegaron a irrumpir a las instalaciones, sin embargo, en la madrugada del día siguiente llego la policía  a  sacarlas  del  espacio  de  forma  violenta  y  en  vehículos  no  oficiales,  llevándoselas  detenidas [4. Ante estos hechos, la Okupa Ni una Menos se pronunció repudiando la actuación del  gobierno,  por  otra  parte,  algunas  individualidades  decidieron  ir  a  las  instalaciones  ese  mismo día para vandalizarla y terminar quemándola.

 

Bajo  esta  coyuntura  el  sábado  12  un  grupo  de  mujeres  encapuchadas  toman  la  estación  del  metro chabacano, exigiendo el cese al hostigamiento policial a los vendedores informales que hacen entregas en el metro de sus productos [5].

 

El  14  de  septiembre  la  “Manada  Periferia”  realiza  una  acción  en  un  puente  peatonal  en  Valle  de Aragón, Nezahualcóyotl, Estado de México. A la par, en la Okupa Ni Una Menos se realiza la “Antigrita”  con  un  programa  artístico  cultural  y  un  mitin  con  algunas  madres  agraviadas,  en  este  evento  la  señora  Yesenia  Zamudio  quien  encabeza  el  frente  “ni  una  menos”  se  muestra autoritaria y al día siguiente se hacen públicas algunas fricciones que posteriormente llevaron a una ruptura interna entre las facciones dentro de la toma. Una de ellas, denominada “Okupa Bloque Negro [6]” fue quien se deslindó principalmente de Zamudio por dar nombres de algunas nompañeras exponiendo su integridad y por el señalamiento de un mal uso del dinero que se ha recolectado y, respaldando a Erika Martínez madre de una niña de 7 años que fue violada. Y aunque pareciera una decaída del proceso, en la madrugada del 18 manifestante tomaron las entradas  de  Ciudad  Universitaria  e  incendiaron Inmobiliario  del  lugar,  dañando  dos  vehículos  de  vigilancia  y  realizaron  pintas  en  respuesta  por  la  detención  de  Elis  Hernández  quien  fue  detenida  en  abril  pasado  por  su  supuesta  participación  en  la  quema  de  un  edificio  de  la  FES  Acatlán  (actualmente  ya  fue  dejada  en  libertad).  A  la  fecha,  la  Okupa  “Ni  una  menos”  se  encuentra  aparentemente  afianzada,  siendo  habitada  por  mujeres,  niñxs  y  algunas  personas  de  la  tercera  edad.  A  lo  largo  de  este  mes,  se  han  mantenido  abierto  el  espacio  a  público  en  general  ofreciendo  talleres  diversos  y  realizando  eventos  como  “la  mercadita”  (donde  las  mujeres pueden vender productos varios), pero manteniendo un posicionamiento separatista.

 

Represión policial bajo el seno de las Ateneas

 

El 27 de este mismo mes, en una marcha que no reunía a más de cincuenta mujeres salidas de la Okupa ni una menos, con motivo por la despenalización del aborto en el país, varias decenas de  mujeres  granaderas  principalmente,  las  encapsularon  por  al  menos  un  par  de  horas,  para  que finalmente fueran replegadas hasta la Okupa. Cabe señalar, que varias cuadras de la zona del centro de la Ciudad de México se encuentran amuralladas y protegidas por escuadrones de policías  en  diversos  puntos,  esto  debido  a  las  movilizaciones  que  se  esperaban  por  la  conmemoración de lo acontecido en Ayotzinapa hace 6 años y del 2 de octubre. Desde el 2019 la llamada de granaderas por parte del Estado para contener o amedrentar a las movilizaciones feministas,  se  ha  vuelto  una  estrategia  sutil  para  apaciguar  a  los  ojos  de  la  ciudadanía  la  represión que se mantiene principalmente sobre las mujeres.

 

Para  ello,  en  la  capital  del  país  se  encuentra  la  agrupación  Atenea,  perteneciente  a  la  Secretaría  de  Seguridad  Ciudadana  (SSC)  encabezada  por  Itzania  Otero,  quienes  han  sido  las  encargadas  de  tomar  la  batuta  a  la  hora  de  hacer  frente  a  las  protestas  de  mujeres,  siempre acompañadas de policías hombres, que se encuentran detrás de ellas a forma de refuerzo. En otros  estados,  esta  misma  estrategia  se  comienza  a  observar,  se  tendría  que  ser  bastante  ingenux  para  pensar  que  una  mujer  policía  es  un  mal  menor,  sin  embargo,  incluso  dentro  de las  propias  movilizaciones  hay  quienes  ven  con  buenos  ojos  que el  garrote  se  empuñado  por  una mujer y no por un hombre.

 

En  la  jornada  llevada  a  cabo  al  siguiente  día,  por  el  Día  de  Acción  Global  para  el  Acceso  al  Aborto Legal y Seguro, se vio opacada por el circo mediático montado por los medios oficiales por el altercado entre manifestantes y las Ateneas, pues un medio presentó la imagen de una mujer  de  este  agrupamiento  llorando.  En  lo  dicho  por  las  autoridades  este  destacamento  no  utiliza gas lacrimógeno ni otros medios para la contención de las manifestaciones, no obstante, en   decenas   de   fotos   se   ve   como   lo   utilizan,   además   del   testimonio   de   las   propias   manifestantes.  Así  pues,  esta  Atenea  se  encuentra  llorando  como  resultado  del  propio  gas  lanzado por sus compañeras y no por haber sido agredida por una feminista.

 

Replicas en otros estados

 

El 5 de septiembre alrededor de 40 mujeres que protestaban fueron detenidas en el estado de Chihuahua,  mientras  se  manifestaban  pacíficamente.   El día  10  del  mismo  mes,  mujeres feministas tomaron y vandalizaron la sede de la CNDH en Michoacán en apoyo a las colectivas de  la  CDMX,  ese  mismo  día  en  Tabasco  y  Aguascalientes  se  hicieron  tomas  simbólicas  en  las  sedes  de  la  CNDH,  de  igual  forma,  en  Puebla  se  manifestaron  afuera  de  la  sede  de  este  organismo.  Al  día  siguiente  mujeres  toman  las  instalaciones  de  la  CNDH  en  el  puerto  de  Veracruz  en  apoyo  a  la  Okupa  Ni  Una  Menos.  El  13  de  septiembre  en  Monterrey   se   manifestaron  en  las  instancias  de  la  Comisión  Estatal  de  Derechos  Humanos  (CEDH). A la  par, de la antigrita en la capital del país en Tijuana se realizó un evento similar en el Centro Cultural de   Tijuana   (CECUT)   donde   se   manifestaron   y   pintaron   consignas.    Un  día  después   en Guadalajara  fue  convocada  una  concentración  y  realizar  una  Antigrita  en  la  Rotonda  de  los  Jaliscienses Ilustres. Finalmente, en la madrugada del 18 en la ciudad de Xalapa se vandalizó elInstituto Veracruzano de las Mujeres. A la fecha se han registrado más actos de esta índole en más punto del país.

 

Rutas a la deriva: Anarquismos,  feminismos o anarcofeminismos

 

La influencia de las diferentes corrientes del anarquismo en el siglo XXI, se han hecho notar en diferentes  procesos  y  movilizaciones  sociales,  lo  cual  no  quiere  decir  necesariamente  queestos, sean por antonomasia anarquistas. David Graeber, el “antropólogo anarquista” fallecido a  principios  del  mes  de  septiembre,  comentaba  esto  mismo,  sin  tomar  en  cuenta  el  lado  contrario,  las  posturas  e  influencias  de  los  movimientos  que  articulaban  dentro  de  su repertorio de actuaciones estrategias anarquistas. En consecuencia, es necesario no perder de vista este punto, pues diferentes grupos sociales de la izquierda progresista, se han apropiado tanto  de  discursos,  prácticas  e  incluso  de  una  estética  ácrata,  sin  en  verdad  formular  y  proponer algo concreto contra el poder, siendo que su intensión real es formar parte de este. Generando  un  pseudoanarquismo,  falto  de  un  ethos  antiautoritario  que  en  aras  de  una  pretendida   transformación   revolucionaria   genere   concesiones   al   poder   a   través   de   la   institucionalización  de  las  demandas  y  la  canalización  de  la  rabia  al  patíbulo  de  la  legalidad,  extendiendo las arcas del Estado y criminalizando a quien trascienda su lógica.

 

Partiendo  de  esto,  en  las  movilizaciones  feministas  en  México  se  han  vestido  de  negro  con  pañuelo  verde  o  morado,  exigiendo  derechos  y  clamando  justicia.  Muchxs  le  dan  a  este  proceso  una  lectura  anarquista  y,  si  bien,  hay  una  influencia  directa  de  ideas  anarquistas  también  hay  ideas  ciudadanas.  El  clamor  por  ver  a  mujeres  enfrentándose  a  las  Ateneas  no  debe  volvernxs  ciegxs  a  lo  que  ocurre.  Por  otro  lado,  la  historia  del  anarquismo  nos  muestra  como  anarquistas  de  diferentes  momentos  y  latitudes,  se  han  vinculado  a  movilizaciones  sociales  que  carecen  de  idéalas  anarquistas.  Aquí  nos  encontramos  con  una  apuesta  en  común,  la  mejoría  del  individuo  dentro  de  un  estado  de  opresión  y,  aquí  mismo,  es  donde  reside  una  diferencia  fundamental,  cómo  llevarlo  a  cabo:  siguiendo  los  parámetros  de  la  civilidad y jurídicos de la época o desafiándolos y asumiendo los riesgos, no pidiendo migajas, sino  arrebatándole  a  lxs  detentorxs  del  poder  su  paz.  Entonces  la  pregunta  sería  ¿Cuáles  son  los parámetros en que buscamos esas mejorías? ¿No es acaso que esas mejorías servirán para mantenernos felices dentro de los marcos del dominio?

 

En  pleno  siglo  XXI,  es  claro  que  muchxs  anarquistas  se  han  vinculado  a  procesos  de  corte  ciudadano,  pero  ¿Por  qué  ocurre  esto?  Y  ¿Por  qué  lxs  anarquistas  gustan  de  accionar  en  procesos   reformistas?,   tales   respuestas   son   complejas,   pero   retomando   el   ejemplo   del   anarcosindicalismo [7], podemos decir que siempre como anarquistas buscaremos la libertad de alguna u otra forma, ya sea abandonando la vida que nos ofrecen o mejorando las condiciones de vida en donde nos encontramos, con lxs nuestrxs y a partir de nuestras afinidades, esto no es  tajante  pues  habrá  momentos  en  nuestras  vidas  donde  nos  inclinemos  más  hacia  un  lado,  según lo sintamos necesario. Ser estudiante, es un proceso por el cual muchxs anarquistas han atravesado,  momento  de  aprendizaje  o  pérdida  de  tiempo  para  algunxs,  en  el  sentido  de  la  puesta en acción de los idearios anarquistas; sumarse a un conflicto social, es una experiencia que  ha  servido  para  vitalizar  nuestros  posicionamientos,  replantearlos,  ajustarlos  o  quizá  olvidarlos.  Entonces,  ¿que  nos  dejan  las  movilizaciones  feministas  actuales?  ¿En  donde  las  ubicamos   y   sobre   todo   en   donde   nos   posicionan   a   nosotrxs,   como   anarquistas,   que descalificamos o aplaudimos sus luchas?

 

Quienes  conforman  el  Colectivo  Bloque  Negro,  se  encuentran  en  un  escenario  peligroso  que  podría vulnerar su autonomía y su perspectiva anti-autoritaria, pues  a  la  fecha  se  encuentran pidiendo  donaciones  de  todo  tipo,  pero  una  donación  económica  realizada  por  la  empresaria  Beatriz  Gasca  puede  poner  en  tela  de  juicio  su  calidad  como  anarquistas,  ya  que  esta  intervención    difumina  toda  la  crítica  al  poder  que  conllevan  los  anarquismos,  puesto  que  su  sororidad,  no  conlleva  a  confrontar  la  totalidad  del  régimen  de  dominación,  pues  incluso  la empresaria  pidió  a  la  Jefa  de  Gobierno  de  la  CDMX  Claudia  Sheimbaum  respondiera  a  las  demandas de las okupantes. [ ] No creemos necesario que aquí tengamos que explicar por qué una  empresaria  no  puede  ser  considerada  dentro  de  una  lucha  anarquista. Mientras  algunxs  salen de estos procesos sociales convencidxs de que nuestra propuesta más contundente es el conflicto  a  la  autoridad,  recreando  nuestras  vidas  en  esa  tesitura,  escapando  al  control  y  proyectando una alegría negadora, otrxs emprenden un viaje sin retorno en la nave estatal. Así veremos (y hemos visto) una y otra vez repetirse ejemplos, como el de Rosario Piedra, camino que Erika Martínez pudiese emprender sino abre bien los ojos o si sus conclusiones no logran concretar la ruptura anti estatal.

 

Si  como  anarquistas  no  somos  conscientes  de  los  límites  de  nuestras  intervenciones  sociales,  las  narrativas  que  no  buscan  una  ruptura  contra  el  poder  en  sí,  terminaran  por  señalarnos  e instrumentalizarnos. Esto   queda   muy   claro   con   la   narrativa   de   la   criminalización   y   estigmatización   del   aborto   clandestino   por   parte   de   importantes   sectores   feministas,      afirmando que esa “libertad” o “derecho” debe de ser practicado a través del Estado, bajo una rigurosa vigilancia con perspectiva de género, encaminando la defensa de la conquista a través de  vías  burocráticas,  asumiendo  a  priori  que  todo  aborto  fuera  del  marco  de  la  legalidad  “feminizada” no es deseable, es insalubre e inseguro hasta llegar al punto de volverlo de nueva cuenta  “ilegal”.  Desde  una  perspectiva  anarquista,  la  criminalización  debe  ser  combatida,  sea  ésta proyectada en forma positiva o negativa. Legal o ilegal, con o sin recursos del Estado (y lxs contribuyentes)  el  aborto  será  practicado  y  así  lo  defenderemos.  No  podemos  limpiarnos  el  sudor  de  la  frente  y  terminar  con  un  suspiro  vencedor  al  ver  legalizado  el  aborto,  ya  que  su  legalización está adscrita a las circunstancias político-sociales del momento, la cual en un abrir y   cerrar   de   ojos,   puede   desmoronarse   en   la   medida   que   las   posturas   patriarcales   y   conservadoras den frente a esto.

 

Es  por  ello,  que  es  importante  en  estas  aguas  revueltas  vislumbrar  la  manera  de  no  verse  atrapadxs en las redes de “lxs pescadores” del poder. La capacidad negadora, destructiva y de revuelta  de  las  movilizaciones  de  mujeres  (y  no  solo  en  las  movilizaciones,  sino  también  en  otro  tipo  de  intervenciones  como  las  parteras,  los  círculos  de  mujeres,  la  recuperación  de  la  medicina natural, etc.) son las que han puesto en jaque el sistema de valores patriarcales, es la tensión generada lo que molesta al poder. Convertir en un “hecho” más que en un “derecho” la libertad de elección en cualquier ámbito de la vida es una tarea que debe partir de nuestra cotidianidad,  la  solidaridad  entre  mujeres,  la  complicidad,  el  combate  al  machismo  y  la  violación   a   través   de   la   acción   directa      es   lo   que   en   realidad   transformará   nuestra   individualidad y  lo  que  hace  que  el  miedo  cambie  de  bando.  ¿Esto  quiere  decir  que  no  se  utilicen las clínicas de aborto del Estado? ¡No! Serán utilizadas con desfachatez y a necesidad,sin  agobio  por  la  eterna  contradicción  a  la  que  nos  somete  la  realidad,  sin  por  ello  asumir  el  proyecto estatal y capitalista, sin dejar de proyectar por los medios necesarios la autogestión de   nuestras   luchas   y   abandonando   la   búsqueda   del   consenso   social   generalizado.   El   capitalismo  nos  venderá  el  aborto  como  una  mercancía  más,  como  lo  ha  hecho  con  el  feminismo,  el  queer,  el  veganismo  y  una  larga  lista  de  posturas  y  actividades,  de  nosotrxs  depende que la navaja anárquica no pierda su filo.

 

¡Que el miedo cambie de bando!

¡Sin liderezas ni dirigentas!

¡Sin mundos rosas para camuflar la autoridad!

¡Seamos tan libres que ni su legalidad nos pueda controlar!

¡Seamos libres y salvajes!

 

México a 16 de octubre del 2020

Afinidades Conspirativas

¿Para quién trabajan los apasionados communards de nuestros días?

Escrito por Gustavo Rodríguez


Mayo del 68 y la Sociedad del Espectáculo, medio siglo después

Desde 1871 –año en que el «poeta maldito» escribiera esta misiva–, no era necesario ser “vidente” para ver lo evidente: las masas de trabajadores que combatían en las barricadas de París seguían trabajando. Aquella «huelga salvaje» frente a la autoridad de Versalles, era a su vez, un nuevo trabajo que producía nuevas obligaciones y les condenaba a perpetuar el trabajo in saecula saeculorum. Tan profunda reflexión, en pleno trance nigromante, probablemente incitó a Rimbaud a cuestionarse: ¿para quién trabajaban los apasionados communards? profetizando un sistema de dominación fundamentado en la democracia directa como eje de gestión político-social, que aseguraba la permanencia de la autoridad y la continuidad del trabajo.

Por eso su furibundo rechazo (¡nunca jamás!) al proceso de alienación humana, consciente que la liberación total «consiste en alcanzar lo desconocido»2 ; única vía de escape del mercado cultural al que estaba forzado a vender su «mercancía». Quizá por ello, para Bakunin –con su espíritu subversivo y su lujuriosa irreverencia– aquellos setenta y tantos días de insurrección generalizada fueron una fiesta interminable y no una agotadora jornada de construcción social; al igual que para las aguerridas pétroleuses que gozaron los fugaces instantes de la primavera de 1871 como una orgásmica apoteosis de fuego y sedición. Mientras que para Engels, aquél acontecimiento expresó el «más vivo ejemplo de la dictadura del proletariado», vislumbrando la futura utilidad de la masa trabajadora.
El slogan histórico de los marxianos («¡abolición del trabajo asalariado!»), aún retumba en estos días reiterado por propios y extraños –con lamentable aceptación en nuestras tiendas–, como si la miserable retribución económica de la explotación de nuestra fuerza física e intelectual fuera el problema, y no el trabajo en sí, olvidando la raíz del vocablo. Si bien una etimología no es la Verdad (con mayúscula) sino una alegoría que permitió en su momento describir una realidad específica constituyendo la visión de mundo en nuestra mente, es realmente revelador lo que representó en algún período de la historia el vocablo «trabajo».

Las palabras «trabajo» (en castellano), «travail» (francés), «trabalho» (portugués), «traballo» (gallego), «trabayu» (asturiano) y, «treball» (en catalán y valenciano), derivan del latín vulgar tripalium: un instrumento de tortura similar al cepo que consistía de «tres palos»» a los que se ataba a la persona que recibía el tormento. De ahí el significado de tripaliare: «tortura», «tormento» o «dolor provocado»3 .

Si etimológicamente la expresión «trabajo forzado» es una suerte de pleonasmo; bajo el enunciado «trabajo asalariado», queda al descubierto el sinsentido del término, a menos que se trate de entusiastas masoquistas que, consecuentemente, se nieguen a cobrar por ser torturados. Ya ni mencionar esos peculiares seres tan bien domesticados que aman el trabajo, superando con creces la narrativa de Von Sacher-Masoch, con perdón de todas y todos los amantes de infringirse dolor (a voluntad) con placenteros resultados, reconciliando la tensión entre placer y muerte en una profunda alteración del tiempo mismo4 .

No es obra del azar que las incursiones psicogeográficas de Debord –cuatro años antes de fundar la Internacional Situacionista–, concluyeran con un graffiti en las proximidades del Sena con la inscripción «NE TRAVAILLEZ JAMAIS!» (¡No trabajes jamás!), retomando el grito de guerra de Rimbaud, recargado por la intuición punzocortante de la negación dadaísta «contre tout el tous» (contra todo y todos) y la «guerra contra el trabajo» del movimiento surrealista. Tampoco es fruto de la casualidad que a finales de la década del setenta el compañero Alfredo Bonanno y los sectores anárquicos más aguerridos de Italia, centraran la lucha en la destrucción del trabajo tras la experiencia del mayo rampante de 1977, dándo rienda suelta a las tésis insurreccionales ante el inmovilismo anarcosindicalista y la degeneración del libertarismo de síntesis.

En contraste, los marxianos de todas las denominaciones –socialdemócratas, espartaquistas/luxemburguistas, consejistas, leninistas (trotskistas, stalinistas, maoístas y otras sub-especies), operaístas, autónomos, socialistas libertarios y, anarcosindicalistas–, posponen la destrucción del trabajo y la consiguiente destrucción de la economía, anteponiendo a este momento emancipador el programa de consolidación del poder obrero (comunista/anarquista), estimulando el desarrollo de las fuerzas productivas y limitándose a gestionar o «autogestionar» –en el caso de los sindicalistas libertarios y los consejistas– la economía, asegurando el desarrollo del Capital. De esta visión (corta de miras), no quedarían excentos ni los situacionistas. El propio Debord, se retractaría de aquel aguerrido graffiti, optando por impulsar la automatización industrial (primero) y, fomentar la «sociedad de Consejos» (después). Vaneigem, tampoco se despojaría de su ADN marxiano, inclinandose por los «Consejos Obreros» (primero) y, la autogestión generalizada (después).

Este enfoque miope, indudablemente obstruye la finalidad anárquica de demoler todo lo existente. Tal concepción, en lugar de poner fin a la llamada «contradicción fundamental» (capital-trabajo), destruyendo el trabajo y la economía y, como resultante el Capital, se plantea un falso dilema entre la gestión de la economía por la «burguesía» y la gestión/autogestión del «proletariado». De tal suerte, elige la forma sobre el contenido, dando paso a un «capitalismo autogestionado» (tal como sucedió en la revolución anarcosindicalista tras el golpe fascista de 1936) o imponiendo el «capitalismo de Estado» (Rusia 1917, China 1949, Cuba 1959, Nicaragua 1979…).

«Jeder nach seinen Fähigkeiten, jedem nach seinen Bedürfnissen» (De cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades) es el aforismo que hace suyo San Charlie de Tréveris –tras plagear a Étienne Cabet y a Louis Blanc–anunciando el arribo de la «fase superior» del comunismo, una vez superado el principio rector de la «dictadura del proletariado» («A cada cual según su aporte» o, lo que es lo mismo «quien no trabaja no come»), período de tiempo indefinido donde, lejos de abolirse, la condición obrera se generaliza, exacerbando la explotación de los trabajadores en la producción eficiente de un «futuro mejor». Lo que en la práctica se traduce en más de lo mismo, es decir, en la continuación del Capital a través de medios pretendiadamente revolucionarios implementados en torno a la división entre dirigentes y ejecutantes.

¿Qué producen las revueltas contemporáneas? ¿Para quién trabajaban los apasionados communards de nuestros días? Probablemente, estas sean las preguntas generadoras iniciales que nos ayuden a formular nuevos cuestionamientos y a enlistar dudas, temores, reflexiones y propuestas, desenredando los hilos negros de nuestra historicidad. Así y sólo así, podremos entrelazar la nueva trama y la urdimbre de las luchas venideras. Ese tejido negro irá tomando el cuerpo polimorfo que le vayamos concediendo sin seguir viejos patrones. Ya no tendremos que continuar remendando aquel trapo arcaico que fuera confeccionado hace siglo y medio en la rueca y el telar. Aquel tejido tuvo su propio tiempo. Las nuevas tramas anárquicas solo podrán advenir de manera disruptiva, desde un ethos que reafirme la necesaria destrucción del trabajo y la potencia del fuego liberador. Continuar en la repetición y el estancamiento actual, podría remitirnos a la regresión histórica: la imposición del fascismo global (pardo y/o rojo).

Es preciso agudizar nuestros sentidos para saber distinguir los olores y avizorar el cocido. El aroma del fuego siempre nos indicará qué se está cocinando. No se trata de rechazar el platillo una vez que esté servido sino de interrumpir su cocción. El aroma azufrado de la combustión del petróleo y sus derivados, provoca una inconfundible sensación olfativa que incita cierto estado transitorio de euforia y nos expide, de forma inconsciente, una sucesión de imágenes asociadas que producen infinito placer: un cuartel en llamas, una prisión reducida a cenizas, un conglomerado de antenas calcinadas, una patrulla incinerada o un bello centro comercial carbonizado. Ese devenir-fuego –que ilumina la noche– provoca una conmoción liberadora que no puede propiciar ningún otro medio, ninguna máquina de guerra. Innova un gesto que hace perceptible la anarquía a través de las flamas de la devastación.

Gustavo Rodríguez
Planeta Tierra, 1º de septiembre 2020

(Extraído del folleto «El aroma del fuego: la rabia de la desesperanza en un mundo tripolar», septiembre, 2020.)


1. Rimbaud, Arthur, Iluminaciones, Cartas del vidente, Ediciones Hiperión, Madrid, 1995.

2. Id.

3. El vocablo «trabajo» tiene tres raíces europeas que han permitido el acomodo semántico del término en diferentes lenguas: Ergon en Griego, Laborare en Latín y, la olvidada Tripalium (también en latín pero con un origen mucho más lóbrego). En lengua inglesa, la palabra «work» está asociada a la raíz latina de la palabra Laborare que significa «labor», aunque su traducción literal sería «labor difícil», de ahí la expresión «labor de parto». Esta raíz latina es el origen de una variedad de palabras, incluyendo «colaborar» y «elaborar». Hannah Arendt, echa mano de esta raíz etimológica para justificar el trabajo, argumentando que tiene un rol en el «proceso de la fertilidad vital» (La Condición Humana, Paidós, Barcelona, 1993). En realidad, es evidente que sí existe una abismal diferencia entre los vocablos Tripalium y Laborare (o Ergon en griego) y, esta radica en la ancestral división social (y sexual) del trabajo con el arribo de la agricultura: un sector «destinado» a cumplir con la obligación dolorosa del trabajo (Tripalium), perdiendo toda libertad; y otro, «elegido» para la labor creadora (Laborare) en plena libertad.

En Europa, se tiene evidencia del uso punitivo del tripallium por lo menos hasta el año 578, mientras que en América se documenta el empleo de este instrumento de tortura en la década del ochenta del siglo XIX y, en Mauritania aún se utiliza para “disciplinar” esclavos y (particularmente) esclavas que se niegan a cumplir con las exigencias de sus amos a pesar de que la esclavitud fue abolida por ley en 1981.»

4. Freeman, Elizabeth, Time Binds: Queer Temporalities, Queer Histories, Duke University Press, Durham, 2010.

(México) Sobre lumpenismo, punk y racismo.

Escrito por Kaio de Ya puso la puerka radio.


Pues nada. Siguiendo con el tema del “racismo” y de que las vidas de los negros importan y que los antifascistas (Atención: resulta que artistas, gente socialité, los mismos policías y presidentes se suman al movimiento “antifa”) y que defender a los débiles, y que revolución ciudadana, etcétera. Observo este río revuelto y recuerdo cuando siempre declaro a los cuatro vientos “ando del lado del lumpen”, del barrio y así, cuando digo que ese es otro de los motivos por los que ando de punk. El punk o lo punk, vocablo anglo que significa mugroso, grosero, vagabundo, insolente y claro: lumpen. Entre otras cosas, se gestó en contraposición a ese calificativo salido de la escuela marxista:  lumpen proletario. O sea gente que no tiene “conciencia de clase”.

¿Y cual es esa conciencia de clase?  La de creer que el obrero esta llamado a ser el sepulturero del capitalismo y la dominación, además como una vía al socialismo (al de deveras) y no a los vagos que no ven (vemos) en el trabajo el aliciente de la libertad, sino que, por el contrario, ven un yugo más para el individuo. En otra entrada ya había citado el “18 Brumario de Luis Bonaparte” para burlarme grotescamente de Kate del Castillo, y en este caso lo citaré porque el Barbas Marx tenía razón en una cosa:  No por ser lumpen y barrio se es revolucionario, el lumpenaje puede llegar a lo mas bajo. Aquí la cita:

“Bajo el pretexto de crear una sociedad de beneficencia, se organizó al lumpemproletariado de París en secciones secretas, cada una de ellas dirigida por agentes bonapartistas y un general bonapartista a la cabeza de todas. Junto a roués arruinados, con equívocos medios de vida y de equívoca procedencia, junto a vástagos degenerados y aventureros de la burguesía, vagabundos, licenciados de tropa, licenciados de presidio, huidos de galeras, timadores, saltimbanquis, lazzaroni, carteristas y rateros, jugadores, alcahuetes, dueños de burdeles, mozos de cuerda, escritorzuelos, organilleros, traperos, afiladores, caldereros, mendigos, en una palabra, toda esa masa informe, difusa y errante que los franceses llaman la bohème”

¡Ja!. Recordemos que también dentro de los bohemios se encontraban los miembros de la contracultura, y por supuesto; los anarquistas.   Esos que declaraban que no pertenecían a ningún partido ni a ninguna autoridad. Léase la biografía del Barbas Bakunin.

Y si se dan cuenta hay una contradicción que debemos asumir, el punk es parte del lumpen, pero del lumpen salen también los sepultureros de la revuelta.  Del lumpen también salen los peones del poderoso.

Así que, hoy en día -tal vez, pero taaaaal vez en el siglo XVIII y XIX- no hay razón para mitificar al pueblo bueno, o los negros como “siempre oprimidos”. El problema de siempre es la voluntad avasalladora que pretende atropellarme e imponer su autoridad, y esa voluntad no tiene color: negro, latino, caucásico, amarillo, trans, gay, mujer, pobre o rico. Y como sabemos a esa voluntad corresponde oponer otra voluntad (mi voluntad de no ser avasallado por nadie.  Oponerse de todas las maneras posibles. Incluida la violencia y la insurrección… y también la mala leche de destruir y molestar con vidrios rotos alguna posesión de algún burgués.

Así reparamos en algunos videos virales (sin contexto, hay que aclararlo) donde gente negra de barrios bajos “lumpenizados” golpea a inmigrantes latinos, chinos o lo que sea. No existe solidaridad de clase ni alguna de esas mamadas. Es gente que quiere pasar sobre ti.    Igual que los chacas de mi barrio, gente que ¡¡¡por los clavos de cristo!!! merecen una bala en la cabeza. Esta gente siempre ha engrosado las filas de los grupos de choque del PRI, de la organización Antorcha Campesina, del PRD y en general de cualquier partido. En Estados Unidos, dicen los que saben, que los negros y la comunidad oprimida siempre han sido peones del Partido Demócrata.  Vetúasaber. Pero ¿les parecería extraño que Kamala Harris sea la compañera de fórmula para la vicepresidencia de los EU de Joe Biden, candidato de ese partido a la presidencia? Yo digo que nel.

De cualquier forma, sigo reclamándome en el lugar que ocupan los lumpenes, los desheredados, los bohemios, los quínicos, porque de ahí también nace un genuino interés en liberarse ¿Por qué? ¿Pues resulta que sigo inmerso en un mundo donde la contradicción es la tónica?

Kaio