El Loco Ron – ¿eco-anarquista primigenio?

Escrito realizado por Nihil.


El Loco Ron – ¿eco-anarquista primigenio?

A la memoria de todxs los eco-activistas y compañerxs del planeta, caídos.

¡VENGANZA!

Bastante se ha escrito sobre el asesinato de Ramón Corona por Primitivo Ron, pero aún bajo el amarillismo de la prensa de la época, sea liberal o conservadora, ambas reprodujeron la nota bajo una misma línea moral.

Ese amarillismo adjetivó a Primitivo como un “anarquista desequilibrado”, que pertenecía a una “secta nihilista”, incluso como un “esbirro de Porfirio Diaz”. Todos los calificativos erróneos pero con la finalidad de potenciar un imaginario bastante alejado de la persona de Ron.

Poco después, el señalamiento de “loco” fue el que mayor peso tuvo, a partir de una serie de documentos, algunos aportados por la prensa y otros encontrados por la policía.

Estos documentos y cartas, se publicaron en diferentes periódicos del momento,i mi intención, a través de esta info, es complementar, no solo los datos biográficos, sino comprender el contexto en el que se suscitaron los acontecimientos con el objetivo de recuperar la historia desde la perspectiva anarquistaii y reconocer a este personaje que se atrevió -a través de sus propias reflexiones- a ejercer un acto de insurrección, orillado por las injusticias del Sistema que ocultaba la opresión y la miseria bajo un proyecto democrático y progresista. No es casualidad que en situación similar nos encontremos en la actualidad.

Este hecho ocurre en el periodo del Porfiriato mismo que, bajo la influencia positivista, consideraba a los locos como entes con deficiencias morales y físicas, degenerados, no aptos para su modelo de sociedad donde las clases bajas en general, eran relacionadas como desadaptados y por lo tanto, potencialmente criminales.

Primitivo Ron y Salcedo, nació en Sayula en 1867, en el año 1884 cursó un seminario conciliar en Zapotlán, trabajo como dependiente de comercio, empleado de ferrocarril, aprendiz de tipógrafo, como profesor de primaria (escuelas en las que se enseñaba la religión católica) en diferentes regiones de Jalisco hasta una escuela protestante en Amecameca en 1887 de donde fue expulsado debido a su librepensamiento, entonces viajo a la ciudad de México en este mismo año y se unió a la recién creada Liga Anti-Clericaliii. No encontrando fácilmente trabajo en la ciudad, se enroló de mala gana como gendarme un 6 de agosto del mismo año, adscrito a la primera demarcación y dado de baja poco tiempo después por insubordinación, el hecho fue que, un par de gendarmes de su grupo, se burlaron de Ron por no querer emborracharse ni andar con mujeres públicas(sic), por tal motivo lo tildaron de marica.iv En 1888 funge de nuevo como profesor en una escuela en Tepic.v

Es a principios de noviembre de 1889 que Ron acude directamente a Corona para solicitar empleo, para colmo, el General lo recomienda a la gendarmería del estado. Ron, frustrado, solo dura 8 días en el puesto. El 8 de noviembre lo busca de nuevo por la mañana, pero no lo recibe y dos días después vuelve a intentar encontrarse con el General quién tampoco lo recibe. Pacientemente Ron espera al gobernador y siendo alrededor de las 4 de la tarde, lo intercepta y le asesta cuatro puñaladas.

Supuestamente, después del atentado, Ron corre y a corta distancia se suicida; versión que prevalece hasta el día de hoy. Pero hay una versión diferente que menciona José Guadalupe Zuno Hernández en su libro Boceto biográfico del Sr. General Ramón Corona, testimonio dado a este por Gerardo Murillo. Sí, nos referimos a ese pintor fascista, más conocido como Dr. Atl, quien entonces era joven y presumía conocer a Ron, además de ser aprendiz del artista Jontán, quien tenía su casa-estudio en la calle del Carmen, donde fue el atentado. El entonces aprendiz, al oír tanto barullo se asomó al balcón presenciando lo sucedido:

“…De pronto, unos individuos con aspecto de policías de la reserva se echaron sobre Ron, lo arrastraron media calle y allí lo apuñalaron” con el mismo puñal que uso contra Corona (…) después hubo un revoltijo, llegaron otras gentes raras y empezaron a propalar la especie de que el magnicida se había suicidado”. “Después (seguía contando) como supieron en los corrillos oficiales que yo había sido testigo presencial del suceso, me recomendaron, sobre todo, aquellos que eran porfiristas y enemigos del general Corona, que no siguiera propalando lo que sabía porque me costaría caro (…) Y como luego empezaron a molestar a mi padre, que era dueño de una farmacia frente a San Juan de Dios, preferí marcharme a México para evitar complicaciones.”

Esta versión tiene más sentido, aunque se acusa a Dr. Atl de mitómano, pero aun así cabe la duda de cómo podría una persona auto-apuñalarse varias veces? En la fotografía de Carlos Barriere, se ven tres punzadas profundas y varias más leves. También la autopsia revela esta inconsistencia:

Dos costillas fracturadas por la fuerza con que se infirió las heridas; una de estas en el pulmón, una penetrante en el corazón, hacia el lado del ventrículo izquierdo, y vascalarizadas(sic) las meníngeas.”vi

Previo a este atentadovii, Ron intentaría atacar al Arzobispo de Guadalajara, Pedro Loza y Pardavé, pero para suerte de éste, no lo localizó.

Los magonistas repitieron el discurso de la prensa de 1889, que era un “esbirro de Díaz”, en su #20 de Revolución del 2 de noviembre de 1907, pero años después, una compañera aunque repitiendo lo del suicidio, tiene otra interpretación. En el #7 del periódico anarquista AVANTE del 1 de junio de 1928, la anarquista y también maestra, Esther Mendoza, en memoria de Ron escribe:

“…Así debemos recordar a un gran anarquista hasta ahora casi desconocido, pero que, no pudiendo mejorar la condición de los parias y viviendo en una época en que la dictadura porfiriana era temible, donde no se tenía derecho a pensar y menos a accionar y no satisfecho de la vida, sin atractivos para él (porque ésta para los grandes soñadores, tiene los suyos en la felicidad de todos y no de unos cuantos), y comprendiendo que le sería imposible hacer algo en bien de todos, decidió cortar el hilo a una existencia fastidiosa (…) después de haber dado muerte… al gran tiranazo General Ramón Corona, a quien le fue erigida una estatua como un homenaje de los estúpidos”.

Al final agrega:

Si Rom(sic) hubiera encontrado compañeros activos y luchadores que lo orientaran, algo más habría hecho en bien de la causa. Recordemos su memoria, que esto sirva de ejemplo a los idealistas, que pusilánimes, sueñan en la felicidad futura, pero temerosos de caer en las garras de los tiranos ahogan en su garganta el grito de ¡Viva la Anarquía!”.

La redacción del periódico, añade a la nota de la compañera:

“…Actualmente todavía conserva la chusma idólatra y estúpida de Guadalajara el brazo y la daga que dieron fin a las injusticias del tirano…”

Hasta mediados de los 90 del siglo pasado, se exhibió el chaleco, el puñal y el brazo derecho embalsamado de Primitivo Ron, en dicho Museo Regional de Guadalajara y posteriormente, en octubre de 2014 se montó una exposición de nuevo, con estos elementos, exhibidos durante un año.

La interpretación de la compañera Esther, le da otro matiz al contexto opresor del porfiriato y a la persona de Ron, quien no era anarquista y mucho menos un esbirro de Díazviii, porque como bien indica la maestra en el mismo texto:

Primitivo ejercía el magisterio y por circunstancias pecuniarias solicitó empleo de más emolumento para llenar en algo sus necesidades; pero después de no haberle concedido lo justo, no titubearon en clasificarlo entre los que sufrían enajenación mental.”

Ron, desde la adolescencia se alejó del catolicismo, siendo después protestante, racionalista, panteísta y materialista al final, eso se deja entrever en sus escritos, reconociendo como religión a la madre naturaleza, estos cambios manifiestos en sus cartas, causó que terminaran llamándole “loco”, de todas formas, es evidente que una sobre-ideologización (por decirlo de alguna manera) orilló a Ron a confundirse entre el positivismo y el naturismo que profesaba.

Un ejemplo de la supuesta locura de Ron, es el comentario de José López Portillo y Rojas:

Cada vacilación, cada duda, cada transformación de sus ideas fuéronle debilitando gradualmente el cerebro; que hay naturalezas apasionadas, que ponen fuego y calor vitales hasta en las disquisiciones metafísicas y se consumen con el trabajo intelectual, como el aceite de la lámpara con su propia llama”ix

La denominada “neurastenia moderna” fue una de las muchas enfermedades que se incrementaron masivamente durante los siglo XX y XXI, por las nuevas situaciones de hyper-velocidad impuestas por la tecno-industria, pero la neurasteniax (así sin el adjetivo de “moderna”) del siglo XIX, se originaba según los científicos de la época, por un agotamiento debido al progreso de la “civilización”, enfermedad que se presume padeció Ron:

Desde principios de 1889 se fueron generalizando en ciertos centros científicos, experiencias de hipnotismo y sugestión, operándose sobre individuos neurasténicos, más sensibles a la influencia magnética que los demás, obteniéndose resultados verdaderamente curiosos, Guadalajara, gran centro de cultura, de ciencia y estudio, no podía escapar a la epidemia psíquica, llamémosla así; y varios médicos del hospital civil, entre los que se encontraba Rubén Ornelas, Perfecto Bustamante y otros, pusieron en práctica lo que sobre la materia se había escrito logrando obtener fenómenos de sugestión, verdaderamente sorprendentes. Entre los que iban allí a presenciar las experiencias y a servir de “sujeto” en varias ocasiones, se encontraba un joven de 22 años, alto, robusto, blanco, bien parecido, de ideas estrafalarias; pero muy dado al estudio de manera que no era un ignorante…, era un neurasténico sobreagudo, se llamaba Primitivo Ron y Salcedo”xi

En la actualidad, este padecimiento se diagnostica como neurosis y sus causasxii, son temas que se desarrollan y estudian actualmente. Hoy, estamos bajo los efectos ocasionados por la hiper-conetividad: redes sociales, el fenómeno de los influencers, la era de los smartphones, el bigdata, la exposición diaria a la radiación electromagnéticaxiii, la sobrecarga laboralxiv, es decir, todo lo relacionado con el avance tecno-industrial.xv A mediados del siglo XIX, el ajetreo de la vida moderna y la nueva tecnología tenían otros significados pero ya, desde entonces, se les atribuía efectos negativos en las personas, antes denominado como el desarrollo de la civilización, que comprendía, la introducción de medios de transporte más rápidos, la electricidad, etc., así como la importancia extrema a la competitividad, la producción masiva y la escalada económica, afectaban a las personas de tal forma que estas veían trastornada su calidad de vida. Freud decía que la plenitud de la civilización sería la neurosis, misma que nos enferma.

En el presente postmoderno, incluso la opresión puede venir desde el mismo individuo. Una forma neurótica de autocontrol que impide el desarrollo de todas las capacidades a un máximo nivel.xvi

Hoy como ayer, somos el resultado del Sistema y sus proyectos modernizadores, dejándonos con dolores de cabeza, fatiga, depresión, insomnio, debilidad, etc., la adaptación a un nuevo tipo de sometimiento y grandes desplazamientos. No solo de esto quiso escapar Ron, sino incluso se atrevió a atacar a uno de sus representantes, es decir, no solo nos deja sufrimiento, sino también un creciente odio que nos da fuerza para dejar de victimizarnos y atacar.

Ramón Corona, participó en las guerras de intervención, perseguidor y asesino de las tribus Yaquis y del polémico Manuel Lozada “el tigre de Álica”. Fue ministro plenipotenciario de México en España entre 1874 y 1884, período en el que tuvo una relación íntima con el rey Alfonso XII, quien por cierto y para mala suerte de los compañerxs Juan Oliva en 1878 y Francisco Otero en 1879, libró ambas veces la muerte ante los atentados de estos. También conoció a Cánovas del Castillo quien fuera ajusticiado en Santa Agueda en 1897 por el compañero Michele Angiolillo.

Líneas finales

El término de “loco” estaba dirigido siempre a las clases sociales bajas en la época porfiriana, el nacimiento de la psicología y criminología en México vino de la mano del positivismo y a través de este, buscaban dar explicaciones y soluciones a los males, sin considerar que el mismo Sistema Porfirista, como el actual son el verdadero mal.

La realidad nos impone una forma de vida originada por el Sistema de Dominación, que nos oprime continuamente y sin descanso, y nos reprime cuando llevamos a cabo acciones para escapar de esa opresión. Durante un tiempo nos sentimos acorralados por la miseria y obligados a aceptar un destino injusto, pero desde el anarquismo buscamos romper ese acorralamiento a través de acciones insurreccionales como lo hizo en su momento Primitivo Ron, pero esta vez bajo prácticas que nos impulsan a descubrir nuevas metodologías no solo de resistencia, sino de ataque contundente ante la inminente guerra social, a propósito de los, aproximadamente, 300 proyectos ecocidas en marcha, muchos de los cuáles ha promovido directamente el gobierno pejista que sigue el modelo de la depredación del medio ambiente, y en lo que va de su gobierno, su cacería selectiva se ha cobrado la vida de más de 100 eco-activistas.

Este episodio que nos antecede y que en similitud sigue sucediendo en la actualidad, significa que la guerra social continua, evidenciando que han existido y existen, personas que, tras agotarse en los medios civil-legalistas se convirtieron en insurrectos sociales.

¡Guerra a muerte contra el Sistema de Dominación y todos sus defensores!

Nihil

Desde algún rincón de lo que se llama México.

Mayo-2019

Otras fuentes además de las mencionadas.

Hemerografía de la época

  • El Municipio Libre.

  • El Monitor Republicano.

  • La Patria.

  • La Voz de México.

  • El Xinan tecatl.

  • El Diario del Hogar.

Bibliografía

  • Ligeros apuntes biográficos de los jefes políticos de los partidos de los estados de la república mexicana. Lázaro Pavia. Méx. ;1891.

  • Ramón Corona, autopsia psicológica de su asesino, R. López Almaraz, Gob del Estado de Jalisco, Secretaria de Cultura, 1999.

Artículos

  • La inconformidad subversiva: entre el pronunciamiento y el bandidaje. Un acercamiento a los movimientos rebeldes durante el tuxtepecanismo, 1876-1888, Fausta Gantus en Revista de Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México #35, enero-junio 2008.

  • La verosimilitud en la crónica policial, El asesinato de un gobernador. Sarah Corona en Revista Comunicación y Sociedad #31 sep-dic de 1997. Universidad de Guadalajara.

  • De la histeria a la neurastenia (Quental y Pessoa), Jerónimo Pizarro Jaramillo, en Literatura: teoría, historia, crítica #6, 2004, Harvard University.

  • Ansiedad, angustia y neurosis. Antecedentes conceptuales e históricos, Mercedes Sarudiansky en, Psicología Iberoamericana, vol. 21, no. 2, julio-diciembre, 2013.

 

Notas

i* Carlos H. Barriere, ejerció en el año de 1889, la profesión de “fotógrafo carcelario” en la Penitenciaría de Escobedo en la ciudad de Guadalajara, donde se comenzó con el registro de reos y reas en 1867.

Las fotografías, que sobre todo a medida que fue avanzando el Porfiriato, trataron de ser una representación precisa y objetiva de los reos y reas, se anexaban a los libros de registro, en las correspondientes fichas, que incluían, además del nombre del condenado o condenada, datos generales y procesales. En pos de la ansiada objetividad y asepsia, el modo de tomarlas fue cambiando con el tiempo y, así, ya a finales del Porfiriato cada ficha incluye dos imágenes de la misma persona, una de frente y otra de perfil. Son en total 19 los libros del Registro que recogen aproximadamente 15,000 fichas, muchas de las cuales —en algunos de los libros todas— están parcial, carecen de fotografía, o totalmente vacías, al faltar también el texto manuscrito. (“En manos del fotógrafo: la construcción de las representaciones de la mujer y de la fachada personal femenina en la fotografía decimonónica mexicana”, Beatriz Bastarrica Mora. En revista Relaciones. Estud. hist. soc. vol.35 no.140, Zamora sep./nov. 2014).

La fotografía circuló en el periódico El Mercurio de Occidente de Manuel Caballero, quien fue el que lo señaló como “anarquista desequilibrado”, Caballero fue el que originó un recurso de venta que le dio mucho éxito y que vendría a ser el origen de la llamada nota roja en México. Esta idea consistió en que, al ver Caballero a las multitudes interesadas en la nota, entre uno de estos, contrató a un jovencito y con un bote de pintura roja, por la tarde, a cada ejemplar salido de la máquina, el jovencito le impregnaba en el centro, la palma de su mano con la tinta roja, dando el efecto de que dicha huella pertenecía a la mano homicida. (“El cronista del diablo: Manuel Caballero, padre del reportaje moderno en México” de Felipe Gahez Canbno. Anuario de investigación 1999 Vol. I UAM-X, pp. 143-160)

La mala calidad de la impresión de los documentos en algunos periódicos y sobre todo por el paso del tiempo, representa un arduo trabajo descifrar el contenido para posteriormente hacer la transcripción, espero tener en algún momento, el tiempo suficiente para ponerme en ello. y que bien valdría hoy día, una edición impresa o digital de estos, para que lxs interesadxs en el tema puedan reinterpretar su contenido y emitir valoraciones con una mayor reflexión.

ii Lo que quiero decir, es que sin forzar el hecho como lo hizo Gustavo Rodríguez en su plática “Ilegalismo anarquista: ¡valga la redundancia! (que circula por la red), realizada en julio del 2011 en la Okupa Casa Naranja, al afirmar que Ignacio Fernández Galindo y Julio Lopez eran anarquistas, cuando por los documentos existentes se sabe que ambos se autonombraban socialistas, error que repite Rubén Trejo en el caso de Julio López, en su artículo “El anarquismo y los bienes comunes, publicado en la revista Obra Negra #0 del invierno del 2014. Pero es significativo que la circunstancia en la que se encontraron ambos personajes, los orilló a radicalizarse y ejercer acciones insurreccionales, esto es lo que debemos tener en cuenta, para ese rastreo que propuso el compañero Gustavo, de las acciones insurreccionales en México, es decir, explicarlas a partir de un contexto dado, pues hubo otra serie de rebeliones tildadas de “anarquistas”, como por ejemplo la llamada rebelión de Tuxtepec de Porfirio Díaz contra Lerdo en 1876, que lo único que buscaba era posicionarse en el poder, como se demostró posteriormente.

iii El Diario del Hogar del domingo 10 de enero de 1892, habla de la muerte de Sebas Iturbide, quien 5 años atrás fundó esta liga y publicó un periódico llamado El anticlerical, mismos que dejaron de existir tras la muerte de su fundador.

iv Información recopilada de diversos periódicos de la época.

v Esto se menciona en una de las cartas de Ron al Poeta jalisciense, Antonio Zaragoza.

vi “Autopsia” en, El Tiempo, 16 de noviembre de 1889, pag. 2

vii Manuel Gutierrez Nájera, bajo el seudónimo de “el duque de Job”, intentó descifrar a Ron, en su artículo, la “Psicología de un asesino”, donde entre otras cosas dice: “…Era lo que podría llamarse un semi: semi-decente, semi-ilustrado, semi-soñador, semi-poeta. Era un trunco, un producto enfermizo de los desperdicios de una civilización refinada…”, en otra parte del artículo en referencia al padre de Ron dice: “¿Quién es el padre de este desgraciado? Un preceptor no un jayan, no un ignorante completo, no un fuerte, sino un débil, un enfermo, porque en México todos los dómines de pueblo son débiles y enfermos. Se nutren mal, trabajan algo con su inteligencia que casi nunca es vigorosa, viven miserablemente y encerrados en una sala sin ventilación, sin luz, poseen una imaginación algo más excitable que la de los que no saben leer y por esto se casan jóvenes y tienen muchos hijos”. El Universal 19 de noviembre de 1889, pag. 2

viii 8 años después, Díaz sería supuestamente atacado por Arnulfo Arroyo, en un momento donde la propaganda por el hecho había incrementado su presencia y sus acciones.

ix La Republica Literaria – 11 de noviembre de 1889

x El término es atribuido a George Miller Beard, un neurólogo estadounidense que alrededor de 1869 lo acuñaría para describir una condición que presentaba síntomas como: ansiedad, dolores de cabeza, fatiga y depresión.

xi Elías L. Torres, “Cuatro siniestras puñaladas mataron a Corona” en, El Informador del 19 de febrero de 1939.

xii Algunos estudiosos la denominan como síntoma de una enfermedad mucho mayor, donde por ejemplo también se considera de la misma forma, los problemas digestivos, ocasionados por el estrés, la ansiedad o la angustia, todos como síntomas de la neurosis, al que llaman el padecimiento del siglo XXI, afección que ataca el sistema nervioso.

xiv La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima en 1 billón de dólares las pérdidas en producción causadas por la Depresión y los trastornos Ansiosos a nivel internacional. Esto significa que todo lo miden para beneficio de los poderosos. La sobrecarga laboral va desarrollando un deterioro progresivo de la salud mental de lxs trabajadorxs y si a esto le añadimos la infinidad de enfermedades ocasionadas por lo que comemos de la industria de alimento chatarra o por la contaminación en los procesos agrícolas y la hiper-conectividad, que somos?, sino producto del sistema, quien desea que seamos, personas inconscientes e incapaces tanto física como mentalmente para rebelarnos.

xv Se habla de que estamos en la sexta Gran Extinción, provocada por el capitalismo a través de la avanzada tecno-industrial y la única por el ser humano, Elias Canetti, novelista y filósofo, afirma en una publicación que la supervivencia del planeta se ha hecho tan incierta que cualquier esfuerzo, cualquier idea que dé por hecho un futuro seguro equivale a una apuesta de locos. En realidad la supervivencia del planeta no está en peligro, lo que está en riesgo es la vida de nuestra especie humana al eliminar la vida de otras especies. Es el ecocidio que viene. Nuestra especie, competente pero frágil, vivirá primero la extinción de las otras. Las llamadas Extinciones naturales son de los periodos conocidos como: Ordovícico-Silúrico, Devónico-Carbonífero, Pérmico-Triásico, Triásico-Jurásico y Cretácico-Terciario.

xviAnarquismo como resistencia al poder”, Frater Ignatius en Astrolabio Digital, SLP, 12 diciembre, 2018.

¡Aplastémosle la cabeza!

Escrito realizado por Gustavo Rodríguez aparecido en la publicación chilena Madre Tierra.


«…esos socialistas […] no pudiendo decir que nosotros traficamos con los principios o explotamos a nuestros compañeros, fingen tenernos lástima y dan a entender que somos ilusos o estamos locos; cuando subimos las gradas del cadalso y vamos por cientos a las prisiones, enmudecen por el despecho […] Va siendo ya tiempo que les arranquemos el antifaz y los presentemos tal cual son. Tenedlo entendido, esas figurillas son más perjudiciales que los mismos capitalistas […] tratándose de tales sabandijas, se hace un gran servicio a la causa de nuestra emancipación aplastándoles la cabeza.»

José Cayetano Campos,
Mayo de 1888.

Le sobraba razón y clarividencia a J.C. Campos –por allá de los ochenta del Siglo XIX– para fustigar a la repulsiva izquierda que, desde aquellos años, intentaba desprestigiar, desarticular e infiltrar al movimiento anarquista a ambas orillas del Atlántico, imponiéndonos su visión economicista y, su programa autoritario y reformista. Desde las páginas de su periódico (El Despertar), en la ciudad de Nueva York y, El Productor de Barcelona, Campos incitaba a los anarquistas a aplastarle la cabeza a “tales sabandijas”, oponiéndose radicalmente al legalismo izquierdista que hacía estragos en nuestras tiendas. En efecto, frente a estas desviaciones –ya desde 1885–, Campos dejaba constancia de su propuesta ilegalista en una ponencia que enviara al Primer Certamen Socialista Libertario a celebrarse en Reus, donde planteaba la insurrección anárquica en total oposición a la tendencia legalista que por aquellas fechas dominaba el anarquismo ibérico bajo la tutela de la Comisión Federal de la Federación de Trabajadores de la Región Española (FTRE)i. Con sus crónicas, artículos y cartas –publicadas en El Productor de Barcelona y, El Productor de La Habana–, influyó de manera terminante en las reflexiones del anarquismo castellanoparlanteii, impulsando las resoluciones del Congreso Internacional Anarquista de Londres (1881) y el llamado a la «propaganda por el hecho» de manera individual y colectiva, invitando a abandonar las ataduras de la legalidad. Fue él quién promovió el radical accionar anárquico contra los representantes del Estado y los amos capitalistas, además de avivar la organización informal en pequeños grupos de afinidad. Estas propuestas verían sus frutos en la década de 1890 en la región española (metodología que se prolonga hasta entrados los años treinta del siglo XX, propagándose en todos los confines de la Tierra donde hubiese presencia anárquica) y pondrían fin a la FTRE en el Congreso de Valencia (1888), disolviendo esta pesada estructura que «caminaba anémica en su mal llamado anárquico»iii, dando paso a la Organización Anarquista de la Región Española (OARE). Decisión que marcaba el «nuevo rumbo tomado por la mayoría de los anarquistas de España»iv e inducía la coordinación en red de los grupos de afinidad para la acción anárquica, con plena autonomía para los grupos locales. Esta «evolución» teórico-práctica, se concretaba en 1890 con un portentoso salto cualitativo que rompía con las tácticas izquierdistas y marcaba distancia con la penetración progresiva de los «discípulos de Marx». En una invocación, publicada en la edición número 197 de El Productor, con fecha 30 de abril de 1890, se exponía sin tapujos: «La libertad no se pide, se toma […] obran muy mal los compañeros que se limitan a hacer una manifestación y acudir a las autoridades para que sea atendida su petición». Y, en otro artículo de ese mismo número, dejaba en claro que «Las ocho horas es un grito de guerra; mejor dicho, un episodio de guerra, pero no el objetivo de nuestra guerra»v. Como era de esperarse, tras este ejercicio consciente de demarcación, la edición número 198 de El Productor, del viernes 4 de julio de 1890, vería las calles sin el acostumbrado subtítulo de “periódico socialista”, calificativo que «no podemos ya con decoro ostentar un minuto más» y, en su lugar, se asumiría resueltamente anarquista.

Me tomé la licencia de traer a colación esta riquísima página de nuestra historia con dos finalidades. La primera, demostrar, una vez más, que el anarquismo y la izquierda –incluidas las mil y una sectas leninistas–, transitamos sendas opuestas desde el antediluviano nacimiento del mismísimo Matusalén. Y, la segunda, invitar a todas y todos los lectores afines a cuestionarnos cuándo y por qué abandonamos la anárquica práctica de aplastarles la cabeza (sin misericordia) a “tales sabandijas”. No como una actividad específica en la que pongamos particular empeño, sino como una práctica consecuente, que nos motive a cultivar la misma enjundia que ponemos en machacarle la cabeza a la derecha, ratificando que no somos (ni hemos sido, ni seremos) de izquierda, ni tampoco somos (ni podemos ser) sus “compañeros de viaje”, porque tenemos objetivos antagónicos.

El viejo movimiento anárquico de los siglos XIX y XX, combatió constantemente y sin reserva todos los intentos recuperadores y/o represores de la socialdemocracia (cuartelera o electoral), confrontando las traiciones de la izquierda en todos los confines. Sobran ejemplos que ilustran y corroboran esta práctica:

El editorial del periódico «Anárjiya» del 25 de septiembre de 1919, es una evidencia indiscutible del llamado de los anarquistas rusos a desatar e intensificar una ola de atentados contra los bolcheviques, proclamando la “era de la dinamita” en respuesta a la represión que Lenin y Trotsky habían iniciado en su contra. Ese mismo día, la sede del Comité Central del Partido Comunista de Moscú, sería destruida por una potente carga explosiva, dando muerte a doce miembros del partido y dejando heridos a más de medio centenar, entre los que se encontraban Emilián Yaraslavski y Nikolái Bujarín. De 1919 a 1922, los anarquistas rusos, realizarían múltiples atentados dinamiteros y represalias armadas contra los leninistas, ejecutando en las calles de Moscú a cuadros medios y bases del Partido Comunista. Lamentablemente, la llamada «Tercera Revolución», fue aplastada por el Estado bolchevique, encarcelando y asesinando a todos los anarquistas que no lograron exilarse.vi

El 28 de julio de 1933, la Ciudad de La Habana quedó paralizada al estallar una huelga del sector de Motoristas y Conductores, a la iniciativa también se sumaron los obreros tranviarios. La «Guerra de Brazos Caídos»vii–promovida por los anarcosindicalistas de la Federación Obrera de La Habana (FOH), la Federación de Grupos Anarquistas de Cuba (FGAC) y, los sectores revolucionarios más radicales–, se extendió por toda la Isla, concretándose la invocada huelga general hasta el derrocamiento del tirano (Gerardo Machado). «El día 7 de agosto, cuando el gran movimiento de brazos caídos contra el Machadato se mantenía firme en toda la Isla»viii y era indudable el derrocamiento de la dictadura, el Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), siguiendo órdenes de Moscú, pactaba con el tirano el fin de la huelga, llamando a todos los sectores a regresar al trabajo, a cambio del reconocimiento del Partido Comunista y el brazo de la Komintern en la Isla (Defensa Obrera Internacional), así como la administración y dirección del Campamento Provisional General Machado. Ese mismo día, los esbirros de Machado salieron a las calles con la orden de asesinar, ametrallando al pueblo en general. Sin embargo, la huelga no se detuvo, haciendo caso omiso al llamado de los bolcheviques caribeños. En represalia, la noche del 27 de agosto, los comunistas protagonizaban el asalto armado al local de la FOH, asesinando a un compañero e hiriendo a otros. La Federación de Grupos Anarquistas de Cuba, respondería con un «Manifiesto» en el que dejaba constancia que «consciente de su responsabilidad histórica en el actual momento de confusión, debido a la infiltración de los bolcheviques (Confederación Nacional Obrera de Cuba y Partido Comunista) en el movimiento obrero de Cuba, se ve obligada a exponer […] la rastrera labor del Partido Comunista y de la CNOC, mientras se desarrollaba en los últimos días el gran movimiento de brazos caídos que se extendió por toda la República y que, indudablemente, sacudió y aceleró la caída del Machadato»ix, reafirmando su postura anti-leninistax y, retomando la guerra sin cuartel contra los eternos traidores.xi

Entre los días 3 y 8 de mayo de 1937, tendrían lugar las famosas «Jornadas de Mayo» en Barcelona. El lunes 3, más de un centenar de policías a las órdenes del consejero de Orden Público de la Generalitat, irrumpieron en la Central Telefónica –gestionada, mediante un decreto legal, por la anarcosindicalista Confederación Nacional del Trabajo (CNT)–, con el objetivo de controlar ese estratégico centro de comunicaciones. Ante la agresión, los trabajadores anarcosindicalistas respondieron con fuego, lo que provocó que las autoridades policiacas pidieran refuerzos. Tres camiones de las repudiadas Guardias de Asalto (controladas por los stalinistas), acudirían al llamado junto al jefe de la Comisaría (“anarquista”) y el jefe de las Patrullas de Control (también “anarquista”). Tras el enfrentamiento, Dionisio Eroles, jefe de la Comisaría, exigió a los anarcosindicalistas deponer las armas, permitiendo la ocupación militar de las instalaciones. Siendo esta la gota que derramaría la copa de las tensiones entre las fuerzas que constituían el gobierno frentepopulista del Consell de la Generalitat (Esquerra Republicana de Cataluña, la Confederación Nacional del Trabajo, la Federación Anarquista Ibérica, la Unió de Rabassaires, la Unión General de Trabajadores y el Partido Socialista Unificado de Cataluña) y, las fuerzas revolucionarias, donde destacaba la base anarcosindicalista. La respuesta de los anarquistas –particularmente las Juventudes Libertarias– y, los militantes del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), junto a otros grupos minoritarios como la Asociación Amigos de Durruti (proto plataformista) y la trotskista Sección Bolchevique-Leninista de España (SBLE), no se hicieron esperar, levantando barricadas y confrontando con las armas a la coalición de partidos reformistas y sindicatos que conformaban el Frente Popularxii. En pocas horas, se desató en Barcelona una verdadera guerra social al interior de la propia guerra civil que se extendería a otras ciudades vecinas como Tarragona y Reus y, continuaría hasta las primeras horas del día 8 de mayo. Al día siguiente (4/5), grupos de anarquistas armados atacaron los cuarteles de los Guardias de Asalto, edificios partidistas y gubernamentales. Mientras los ministros “anarquistas”, García Oliver y Federica Montseny, exhortaban por la radio a los anarquistas a deponer las armas y regresar al trabajo. De igual forma, Mariano Rodríguez Vázquez, secretario general de la CNT y, Jacinto Toryho, director del tabloide anarcosindicalista “Solidaridad Obrera”, llamaban al cese de la insurrección. En horas de la mañana del 5 de mayo, los Guardias de Asalto, atacaron el local de la Federación Local de Juventudes Libertarias y la sede del sindicato médico. Ese mismo día por la tarde, serían asesinados los anarquistas italianos Camilo Berneri y Francesco Barbieri, a manos de la policía y miembros del stalinista PSUC. Francotiradores anarquistas ejecutarían al bolchevique excenetista Antonio Sesé Artasoxiii, secretario general de la UGT, impidiendo que asumiera su reciente nombramiento al nuevo consejo de la Generalitat de Cataluña. El día 7 los anarquistas destruyeron las vías del ferrocarril y volaron todos los puentes que permitían el acceso de las Guardias de Asalto a la ciudad de Barcelona. Paralelamente, la CNT insistía por la radio en su llamado a deponer las armas y regresar al trabajo con la consigna: «¡Abajo las barricadas! ¡Que cada ciudadano se lleve su adoquín! ¡Volvamos a la normalidad!»xiv. La tarde del 8 de mayo la insurrección había sido aplastada con la complicidad cobarde de la dirigencia anarcosindicalista. La Generalidad de Cataluña, los comunistas y los anarcosindicalistas de la CNT/FAI (bajo las “orientaciones” de sus ministros), estaban dispuestos a actuar conjuntamente contra quienes se les opusieran.

Lamentablemente, en todos los casos antemencionados, los anarquistas habían ceñido su agenda (teórico-práctica) a la zaga del pensamiento marxista, adoptando una conceptualización que no les resultaría funcional y mucho menos coherente con su accionar sedicioso (contra todo Poder) y sus aspiraciones de liberación total. Lo que les llevó a asumir objetivos ajenos como propios, estableciendo “compañerismos” y alianzas en función de tales fines. La ilusa convicción de que la Anarquía es una realización –tan en boga en el siglo XIX y XX–, enfiló a muchos de nuestros antecesores por senderos equivocados: identificando a la Revolución como el vehículo indiscutible hacía la realización de la sociedad ideal. Y, al no contar con “las masas” para hacerla, había entonces que forjar todas las alianzas habidas y por haber (incluso con los leninistas) para conseguir el Triunfo.

Así, compañeros extremadamente lúcidos, de claro posicionamiento antibolchevique y críticos acérrimos del “etapismo”, como Enricco Malatesta, también sucumbirían ante las tácticas aliancistas, en busca de «la realización del ideal», concluyendo que: «la revolución será lo que podrá ser, y nuestra tarea es acelerarla y esforzarnos para que sea lo más radical posible […] La revolución no será anarquista si, como verdaderamente ocurre actualmente, las masas no son anarquistas. Pero nosotros somos anarquistas, debemos seguir siéndolo y obrar como tales antes, durante y después de la revolución.xv», poniendo el pecho a priori ante los futuros pelotones de fusilamiento de los dictadores revolucionarios.

Pero, las maniobras de penetración teórica, cooptación, desarticulación e infiltración, no solo eran (y son) la estrategia de la socialdemocracia cuartelera (leninistas); de igual modo, la socialdemocracia electorera, con su consigna «todas las formas de lucha son válidas contra la clase dominante» y, su opción por “el mal menor”, también ha hecho lo propio, provocando profundas desviaciones de las que puede dar cuenta una legión de conversos temerosos «del arribo de la reacción» (el triunfo del fascismo). Con estos mismos argumentos, en 1897, el ex-anarquista Saverio Merlino afinaba su reformismo: «Hay que perfeccionar al sistema, no destruirlo»xvi. Bajo esta falsa premisa –inspirada en los devaneos reformistas de Proudhonxvii–, se fundó en Italia en 1891, el Partido Socialista Anarchico Rivoluzionario. Desde entonces a la fecha, ha crecido y se ha multiplicado una caterva de conversos que han intentado desviar el itinerario de la guerra anárquica, manifestándose inconmensurables “propuestas” al interior de nuestras tiendas.

Respuestas del pasado a necesidades del presente

Adoptar conceptualizaciones ajenas e incoherentes con nuestras aspiraciones de liberación total, compelió a muchos compañeros –entre los que me incluyo–, a identificar la Revolución, la lucha armada o el golpe de Estado, como el vehículo indiscutible que nos conduciría a la realización de la Anarquía. Esta confusión semántica (en realidad, teórica), no solo provocó falsas expectativas en nuestras tiendas, sino produjo lealtades y compromisos insensatos con proyectos íntegramente opuestos a nuestros fines, impactando de manera grave en nuestros círculos, con su inevitable comparsa de rupturas y conversiones con funestas consecuencias. La revolución mexicana de 1910, la revolución bolchevique de 1917, la revolución española de 1936, la castrista de 1959, la sandinista de 1978 o, la neo-zapatista de 1994, son ejemplos fehacientes de inextricables desviaciones que aún están vigentes en nuestras tiendas, ya sea por falta de análisis, carencia de información o (de plano), por deformación teórico-práctica.

Las revoluciones políticas y/o sociales –TODAS–, han sido siempre un radiante polo de atracción para los anarquistas. Indiscutiblemente, nos excita la explosión de las pasiones y el despliegue espontaneo e impetuoso de la multitud –aletargada y conservadora hasta la noche anterior– sedienta de venganza y estremecida por el espectáculo del que se siente partícipe. Confundimos el espíritu de la masa ávida de indemnización, con nuestras ansias demoledoras de toda dominación y nuestros deseos de liberación total.

La porfiada reproducción del mismo error, nos ha llevado y nos lleva a seguir tropezando reiteradamente con la misma piedra (let’s not forget Rojava). Ignorando que no hay una sola revolución en el curso de la historia que nos haya conducido a la liberación total. Siempre e irremediablemente, las revoluciones han estado en función del Poder y, por ende, opuestas a la libertad. No es que se descarrilen de “su cause” ni que traicionen sus ideales primigenios, como ingenuamente siempre hemos pensado. Es el proceso nomotético de su naturaleza autoritaria. Se fraguan con la clara intención de instituir y consolidar un nuevo Poder. En cuanto cesa la efervescencia y la multitud regresa a su habitual letargo –aterrorizada por las ruinas y acuciosa de “normalidad”–, aclama nuevos amos en quienes delegar la vida. Y estos amos no aparecen de la nada. No llegan al poder de manera fortuita, se han estado preparando toda su vida para ejercer un Poder aún más absoluto que el depuesto. Es entonces cuando los anarquistas nos lamentamos pero, resulta demasiado tarde: es el crepúsculo de la libertad y la hora de los dictadores.

Igualmente, amparados en conceptualizaciones ajenas, en nuestras tiendas se ha promovido (y se promueve) el voto o la participación electorera y, hasta se ha inculcado la colaboración parlamentaria. Infundidos de un leninismo posmoderno, que renueva el maquillaje ocultando sus arrugas, algunos sectores del denominado “movimiento” apoyan candidaturas electorales de claro signo socialdemócrata u, optan por conformar estructuras partidistas sumándose a los añejos Frentes Populares –también denominados Frentes Amplios–, en busca de escaños parlamentarios. Tal es el caso de las elecciones presidenciales del 28 de abril en el Estado español y, las de México en el pasado reciente. Pero, más ignominioso aún, es el desastre que se aproxima en Chile y Estados Unidos, donde estructuras pretendidamente “anarquistas”, se aprestan a establecer alianzas políticas para «la toma del Poder» por la vía electoral.

Sin duda, las experiencias mexicana e ibérica guardan grandes similitudes, pese a sutiles diferencias. Substancialmente, en la cínica convocatoria a votar desde supuestas reflexiones “ácratas” comprometidas con la contención de las opciones conservadoras y de ultraderecha. Sin mayor creatividad –y menor talla intelectual–, el llamado a participar en el circo electoral se limitaba a pregonar, como si se tratara del viejo cuento de Los Tres Cerditos, «el advenimiento del fascismo». Si bien los elementos anarco-izquierdistas (neo-plataformistas, socialistas libertarios, neozapatistas y/o anarco-bolcheviques), en ambos casos, aún carecen de la fuerza requerida para conformarse en partido político y establecer las alianzas necesarias y participar en la contienda desde alguna plataforma política; hicieron el proselitismo ineludible (la mayoría de las veces de manera anónima) a favor de sus candidaturas preferidas.

Quizá, la experiencia mexicana ha sido doblemente patética. En un primer momento, los anarco-izquierdistas unieron sus lacónicos esfuerzos al neozapatismo electorero (otrora Ejército Zapatista de Liberación Nacional), apoyando la candidatura independiente de Marichuyxviii y, al no alcanzar las firmas solicitadas por la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales vigente, quedaron fuera del juego democrático. Sin embargo, desde una plataforma anónima, se avocaron a desalentar el abstencionismo consciente, inspirados en la máxima de «Crear un Pueblo fuerte, crear barrio, crear comunidad, crear sindicato, crear Colectivos Locales de Abastecimiento y Producción y Comités de Defensa Revolucionaria, es crear Poder Popular, es decir, crear soberanía y autodeterminación, es crear Comunismo Libertario»xix. Aclarando de antemano que «esto no ocurrirá espontáneamente», especificaban que “su rol” es «hacer que las ideas anarco-comunistas se conviertan en ideas guías, en ideas orientadoras, tomando el «liderazgo de las ideas«». Y reafirmaban que «la disyuntiva (una vez más) es entre el fascismo o el Frente Popular»; llamando a votar por el candidato de la coalición Juntos haremos historia «que con su honestidad ha sabido aglutinar a las fuerzas populares más dignas y concientes de nuestro país, indignadas por la corrupción, la impunidad, la violencia del crimen organizado, y la depredación del neoliberalismo, y se presenta como la posibilidad de triunfo de un proyecto muy otro que sitúe a México en el marco de la lucha anti-imperialista latinoamericana»xx.

Con idénticas palabras y frases grandilocuentes similares, pero adaptadas al contexto ibérico, los anarco-izquierdistas peninsulares hacían la misma labor proselitista, llamando a votar para «no hacerle el juego al fascismo». Con este emplazamiento, quedaba al descubierto la labor de zapa de la Federación Estudiantil Libertaria, Embat, Apoyo Mutuo y elementos camuflados al interior de las orgánicas anarcosindicalistas (CNT/CGT), que le apuestan a consolidar «más pronto que tarde […] una política de alianzas constructiva y transformadora, que nos permita engranar con el resto de la izquierda (Izquierda Castellana, Anticapitalistas, Endavant, Poble Lliure, PCE, Comunes, Podemos, Sortu…) en lo local y lo regional. Todo este trabajo nos permitirá a los anarquistas contribuir al movimiento popular y difundir el programa revolucionario en la misión de transformar el país»xxi (Joder, si este discurso es anarquista: ¡que me borren de la lista!).

Lo cierto, es que tanto en el territorio ibérico como en el mexicano, los anarco-bolcheviques –aún sin la fuerza suficiente para constituirse abierta y descaradamente en partido político– lo único que concretaron fue más de lo mismo. En el Estado español, regresaron el poder al Partido Socialista Obrero Español (en la primera de tres citas de estas elecciones adelantadas), tejiéndole un traje a la medida a Pedro Sánchez y, legitimando su presencia en La Moncloa. En México, le devuelven la silla presidencial al viejo Partido Revolucionario Institucional (ahora con “nuevo” rostro y diferente nombre: MORENA). Aquello de “cuidado qué viene el lobo” (perdón: el fascismo), quedó sin sustento al certificar en el poder a estas variantes regionales de ese fascismo que nunca ha dejado de existir a ambas orillas del Atlántico. Sin embargo, es evidente que el “anarco”-leninismo posmoderno, continúa proporcionando respuestas del pasado a las necesidades del presente, aplicando la tesis del “posibilismo libertario”xxii. Lo hicieron en México en 1917-20, lo repitieron en España en 1934 y 1936, en Francia en 1956…

Tentaciones desviacionistas

El desviacionismo tiene una larga tradición en nuestras tiendas. Gracias a la penetración marxista (primero) y leninista (después), podemos enumerar una copiosa lista de giros y desvaríos de claro signo socialdemócrata, acontecidos desde el mencionado desliz proudhoniano hasta la fecha. Sería extraordinariamente tedioso, intentar siquiera enumerar estos episodios y/o dotarlos de fundamentación bibliográfica; sin embargo, no podemos soslayar que todos y cada uno de ellos, exhiben nuestras enormes debilidades en materia de elaboración teórica y, la urgente necesidad de contrastación, refutación y actualización en términos teórico-prácticos. Desafortunadamente, este proceso de penetración no ha hecho sino acentuarse durante un vasto período histórico que comprende desde la Revolución bolchevique hasta el fin de la llamada “guerra fría”, pero que, curiosamente, se redobla con la vertiginosa caída del socialismo realmente existente y la masiva evacuación de militantes de los partidos satélites de Moscú hacia orgánicas antiautoritarias, tratando de cimentar nuevos rostros más presentables.

En este sentido, los constantes desvaríos presentes en el anarquismo en Chile, cobran particular importancia. Después de haber gozado de una presencia preponderante en la región durante los años finales de la última década del siglo XIX y las dos primeras del XX, redujo significativamente su potencia. En un primer momento, a consecuencia de las expectativas generadas por la Revolución bolchevique y la progresiva integración de los trabajadores en las democracias parlamentarias auspiciada por el Partido Demócrata y, posteriormente, por el Partido Obrero Socialista; seguido del apogeo nacionalista que acompañó a la Primera Guerra Mundial y, los cambios ocurridos en las formas productivas. En un segundo período, su decadencia estará marcada por los nefastos efectos del creciente control de los sindicatos por parte del naciente Partido Comunista Chileno –previo Partido Obrero Socialista antes de ser cooptado en 1922 por la Komintern–, imponiendo un sindicalismo autoritario, legalista y manipulado, que quedaría reglamentado con el «Código del Trabajo» de 1931; rematando con el triunfo electoral en la contienda por la presidencia del Frente Popular (integrado por el Partido Comunista, Partido Socialista, Partido Democrático, Partido Radical y la Confederación de Trabajadores de Chile) en 1938. Y, la liquidación definitiva de la anarcosindicalista Confederación General de Trabajadores.

Un confuso y descolorido anarcosindicalismo quedaría por décadas en la penumbra, hasta reaparecer en 1961 en contubernio con el catolicismo social del santón Clotario Blest. La intención sería darle vida a un Frankenstein, bautizado como Movimiento de Fuerzas Revolucionarias (de tendencia anarco-castro-guevarista-cristiano-trotskista-maoísta). Con esta desviación, se diluía la especificidad del anarquismo chileno en un amasijo de tendencias ideológicas, totalmente opuestas a la esencia ácrata, haciendo aún más visible el retroceso progresivo de las ideas antiautoritarias en Chile.

Tras una prolongada ausencia, las ideas anarquistas renacen en la región chilena a finales de la dictadura militar-empresarial del general Augusto Pinochet, contando con escasísimos referentes teórico-prácticos. La influencia directa y el predominio de las organizaciones paramilitares de corte marxista-leninista, sería decisivo en los primeros instantes de este “renacer” sobre un puñado de jóvenes contestatarios en busca de tesis menos autoritarias que les permitiera la participación espontánea en la lucha, sin tener que militar en tales orgánicas políticas. Tuve la oportunidad de conocer por aquellos años (1985/90), en Santiago y en Concepción, a varios de esos jóvenes, algunos exmilitantes de la juventudes del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) y a otros, entonces cercanos o, aún involucrados, con el Movimiento Juvenil Lautaro/Movimiento de Acción Popular Unitaria –con los que todavía mantengo relaciones afectivas y hoy son consecuentes anarquistas de praxis–, que deseaban empaparse de toda la teoría contemporánea anarquista (que emanaba principalmente de la experiencia italiana post 1977) y, conformar grupos de afinidad y emprender acciones contra la dominación.

Empero, aquellos jóvenes fueron la excepción. Con el fin de la dictadura, tanto el MAPU-Lautaro como el MIR –inclusive el Frente Patriótico Manuel Rodríguez-Autónomo (FPMR/A)–, se dieron a la tarea de captar jóvenes rebeldes y/o contestatarios, aprovechándose de ciertas simpatías “libertarias”, del confusionismo reinante y, del fetichismo por los “fierros”. De tal suerte, con la retractación definitiva del uso de las armas por parte de estas orgánicas paramilitares y su legalización política de la mano de la habitual opción electorera, la inmensa mayoría de esta juventud ávida de acción, se separa de tales formaciones y, comienza a constituir organizaciones y agrupamientos pretendidamente anarquistas o, en su defecto, a acercarse a las configuraciones existentes.

Los más autónomos, expresarían un máximo de independencia y un mínimo de fidelidad respecto a su formación marxista-leninista, lo que les permitiría integrarse rápidamente al incipiente desarrollo ácrata, asimilando sin dificultad un modelo reticular basado en la organización informal y, asumiendo la guerra permanente contra la dominación. Sin embargo, a muchos de estos compañeros, la fascinación por las armas, la propensión por la especialización y la tendencia a la compartimentación, los conduciría a poner en práctica una interpretación equivocada de las tesis insurreccionales anárquicas. Por su parte, los más “adoctrinados”, consecuentes con su ethos bolchevique, manifestarían un comportamiento contrario; es decir, un mínimo de independencia y un máximo de fidelidad a la ideología marxista-leninista, lo que les impulsará a retomar el discurso del Poder Popular proclamado por el MIR durante el gobierno de la Unidad Popular allendista y, escudriñar en la historia de las deviaciones libertarias, echando mano de la trasnochada Plataforma Organizacional, del Manifiesto Comunista Libertario de Fontenis y, la experiencia proto guevarista de la Federación Anarquista Uruguaya/Partido de la Victoria del Pueblo. De este melting pot, a finales de noviembre de 1999, nacería la madre de todas las desviaciones izquierdistas y de las deformaciones ideológicas contemporáneas del anarquismo chileno: el Congreso de Unificación Anarco-Comunista (C.U.A.C).

El culebrón protagonizado por el anarco-bolchevismo chileno, con su estrategia de dos caras, merece un estudio profundo que incluya el impacto de sus “propuestas” y, una exposición pormenorizada de los efectos inmediatos de esta facción en nuestras tiendasxxiii. Desde luego, esto no corresponde con los objetivos de la presente contribución; no obstante, consideramos necesario exponer a grades rasgos el itinerario de este desatino.

A raíz del Congreso de Unificación Anarco-Comunista (C.U.A.C), vería la luz un engendro de corte neoplataformista que llevaría el mismo nombre. Su autoritarismo congénito y sus influjos leninistas, quedarían plasmados en los Estatutos constitutivos, donde se exige «unidad teórica-práctica», «acción colectiva», y, «disciplina», a toda costa. El segundo punto de sus ordenanzas, dejaría inscritas «las categorías de Simpatizante, Pre-militante y Militante»; mientras, el inciso tres, especifica “los derechos y deberes” de las diferentes categorías. Si bien el punto cinco, sobre la «Ceremonia de recibimiento», no tiene desperdicio y da irremediablemente lugar a una sonora carcajada: «consistirá en la lectura que hará el nuevo compañero, al inicio de la asamblea, de un acta de compromiso que selle su fidelidad ante sus nuevos compañeros y la causa revolucionaria, luego de lo cual se entonarán los himnos «Hijo del Pueblo» y «A las Barricadas». Una vez efectuado esto, se procederá a hacerle entrega de su cartilla de militante y de su distintivo (pañuelo y/o brazalete). Para la ocasión, todos los compañeros deberán asistir con su distintivo puesto. Posteriormente, todos los compañeros procederán a hacer un saludo personalizado cordialmente al compañero». El punto ocho, deja establecida su siniestra política de «alianzas» y; el nueve, enumera las «faltas» que demandan sanciones: «El no cumplimiento de acuerdos contraídos ante los compañeros; la impuntualidad e inasistencias reiteradas, sin justificación razonable; insultar o agredir a un compañero; asumir la representación de la organización, sin consulta a la asamblea y sin su mandato expreso; no pago injustificado de cotizaciones; colaboración con organismos externos para fines contrarrevolucionarios; delación de un compañero; exposición pública de documentación interna o acuerdos reservados; traición de los principios que sustenta la organización»xxiv.

Esta aberración, albergaría dos vertientes del desvarío anarcobolche en Chile, que –pese a sus aparentes discrepancias en cuanto a la participación institucional– persiguen un mismo objetivo: localizar puntos de encuentro con la izquierda de matriz leninista en aras de establecer alianzas que conduzcan a la implantación del Poder Popular (eufemismo con el que se evita nombrar la obsoleta “dictadura del proletariado”). De tal modo, se desarrollarían en su interior dos proyectos paralelos –pero complementarios–, la vertiente de “inserción social” y, la de “inserción institucional” (electorera).

La Organización Comunista Libertaria (OCL-Chile), sería la heredera natural del C.U.A.C., continuando con su proyecto bicéfalo, hasta el año 2013 cuando la vertiente electorera, cobraría fuerzas y tendría nombre propio (Red Libertaria), uniéndose a la plataforma electoral “Tod@s a la Moneda” e, impulsando la candidatura presidencial de Marcel Henri Claude, del Partido Humanista; junto al desaparecido Partido Izquierda Unida; al stalinista Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez; la Unión Nacional Estudiantil y; sectores disidentes del Movimiento Amplio Social. En ese mismo año, y ya encarrerados en contiendas electorales, ganan la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile. Luego de diferentes desgajes y reagrupamientos de los exmilitantes de la OCL, se haría más evidente la estrategia de los dos proyectos paralelos, apareciendo y desapareciendo infinidad de orgánicas que representaban uno u otro propósito. Tras estos malabares político-ideológicos, los anarcobolcheviques volverían a confluir en un nuevo Congreso Comunista Libertario que duraría dos años (¡!), después de ese largo “proceso”, surge en escena Solidaridad, Federación Comunista Libertaria, consolidando el “frentismo político-social” a pesar de la significativa merma de militantes provocada por el creciente auge de la vertiente electorera.

En junio de 2016, volvería a tomar fuerza la propuesta parlamentaria en los círculos anarcobolches con la presentación pública de Izquierda Libertaria, como resultante de la unión de la OCL, el Frente de Estudiantes Libertarios, la Unidad Muralista Luchador Ernesto Miranda y otros agrupamientos menores; haciendo énfasis en la necesidad de inserción en la institucionalidad del Estado. En abril de 2017, durante un encuentro entre «militantes históricos del proyecto comunista-libertario», feministas y «socialistas independientes», se constituiría el Movimiento Político Socialismo y Libertad (SOL); organización que inmediatamente eligió el trampolín electorero «en la línea de la creación de poder popular […] a través de la movilización social que le dé viabilidad y se articule positivamente con los avances electorales»xxv, sumándose, junto a Izquierda Libertaria, a la denominada «bancada convergente» en el Frente Amplio, compartiendo plataforma con stalinistas, trotskistas, autónomos, liberales, socialdemócratas, ecologistas y otras especies de similar pelaje. En días recientes, la diputada por el Distrito 13 de Izquierda Libertaria, Gael Yeomans, anunciaba la fusión de su grupo político con Nueva Democracia, Socialismo y Libertad (SOL) y el Movimiento Autonomista, conformando el nuevo proyecto político electoral: Partido Socialista Libertario Feminista, que será «uno de los protagonistas en la escena política de la izquierda chilena»xxvi

A modo de conclusión

La mayor de las críticas a la tendencia informal anarquista, proveniente de los círculos anarco-bolcheviques, nos acusa de prácticas endogámicas y, nos señala como “sectarios ingénitos”; motivos por los cuales, estamos condenados, de antemano, a no poder confrontar “de manera seria” al sistema de dominación. Por estas mismas razones, se nos adjudica la incapacidad de comprender “las necesidades del pueblo” y de poder “tomarle el pulso a las luchas”, vislumbrando “las diferentes alternativas que se presentan en virtud de las condiciones”.

Es indiscutible que los anarquistas de praxis, llevamos años conviviendo en un circuito cerrado pero, también es irrefutable que el aislamiento ha erigido un concentrado anárquico reconfortante, que ha dado paso a la revaloración teórico-práctica que hoy asistimos. Desde esta galaxia de plaza sitiada, se ha consolidado la tendencia anárquica más incisiva. Robusteciendo nuestra esencia, hemos cargado pilas y vuelto a salir, convirtiéndonos nuevamente en la peor pesadilla del Poder. Cristalizamos una tendencia radical e inclaudicable, dotada de una crítica trasgresora y consagrada al enfrentamiento permanente con todas las formas y estrategias del Poder. Le hemos dado más vida a la Anarquía –parafraseando al entrañable Mauri– que las multitudes confusas, aletargadas y manipulables que anhela la izquierda revolucionaria para concretar sus oscuros propósitos.

Para las y los anarquistas de praxis del siglo XXI, es evidente que la Anarquía no es una realización, sino una tensión disutópica: la guerra permanente contra el sistema de dominación y contra todo Poder. No un sistema de producción y/o de gobierno, que pueda alcanzarse mediante la toma del Poder (ya sea por la vía electoral o mediante la lucha armada) como reclama para sí el socialismo o el comunismo cuartelero. Estamos conscientes que el objetivo de nuestra guerra –la guerra anárquica–, es la destrucción total de todo lo que nos oprime, no la edificación de un nuevo sistema dispuesto a autogestionar la nocividad y la miseria planetaria.

Sabedores que no hay nada a conquistar, solo un mundo que destruir. Es hora de eliminar de nuestras tiendas los desvaríos y reafirmar principios. La Anarquía existe y se reconoce en nuestras acciones, narrando con hechos la larga historia de nuestra guerra. No necesitamos a la izquierda para concretar la Anarquía. Ella cobra vida en esos efímeros instantes en que se ilumina la noche, rugen nuestras pasiones y retumban los cimientos de la civilización. Hagámosle «un gran servicio a la causa de nuestra emancipación aplastándoles la cabeza.» Nos toca incorporar –de nueva cuenta– a la Izquierda en nuestra nutrida lista de objetivos y, confrontarla en todos los confines a través de la práctica continuada de la libertad intransigente.

Gustavo Rodríguez,
Planeta Tierra, 5 de mayo de 2019.

Posdata perentoria: ¡Solidaridad directa con nuestrxs compañerxs italianxs condenados a largas penas de prisión: Alfredo Cospito, Anna Beniamino, Nicola Gai, Marco Bisesti y Alessandro Mercogliano!

¡Solidaridad directa con lxs compañerxs de la Conspiración de Células de Fuego (CCF), sepultados en vida en las mazmorras del Estado griego! ¡Qué nuestro apoyo se escuche en todos los rincones del planeta! ¡Qué se ilumine la noche!

*Texto original extraído de Madre Tierra, publicación anárquica, No.3, Stgo. De Chile, Mayo 2019.

i Morales Muñoz, Manuel; La subcultura anarquista en España: El Primer Certamen Socialista (1885); en Mélanges de la Casa de Velázquez, t. XXVIII, 1991, pp.56-59.

ii José Cayetano Campos, anarquista cubano radicado en New York, tipógrafo de oficio, amigo y compañero de John Most, tuvo una influencia decisiva en el anarquismo de habla castellana de finales de la década del 80 y a lo largo de los años noventa del siglo XIX –particularmente entre los españoles, cubanos, puertorriqueños y mexicanos, residentes en Estados Unidos y, los lectores de El Productor de Barcelona (en la Península Ibérica) y El Productor de La Habana (en toda la extensión del archipiélago cubano)–, provocando su evolución hacia posiciones de praxis. Gracias a Antonio Pellicer Peraire, que le pusiera en contacto con compañeros catalanes y le invitara a participar en El Productor de Barcelona, se dio a conocer su prosa en la Ciudad Condal. A través de sus descriptivas crónicas sobre los sucesos de Haymarket y la difusión de las propuestas teórico-prácticas de los llamados Mártires de Chicago –donde no ocultaba su adscripción a la propaganda por el hecho–, sensibilizaría profundamente a sus lectores, incitándolos a abandonar el inmovilismo reformista y a apropiarse de la acción directa anárquica. Los primeros en asumir la “evolución” serían los propios redactores de El Productor de Barcelona, destacando el influjo teórico-práctico sobre los compañeros catalanes José Esteve y Palmiro de Lidia (Adrián del Valle) y, el también cubano, Tarrida de Mármol.

iii Serie de cuatro cartas enviadas a El Productor de Barcelona, firmadas por “C”, donde se expone la necesidad de abandonar el reformismo de la FTRE y, dar paso al desarrollo de la guerra anárquica. Vid, El Productor, los números consecutivos publicados del 30 de noviembre al 28 de diciembre de 1888.

iv Ibídem.

v “La Víspera”, El Productor, 30 de abril de 1890.

vi Era demasiado tarde para derrocar a la nueva dictadura. Los propios anarquistas (principalmente los anarco-sindicalistas y las tropas anarco-comunistas ucranianas bajo el mando de Makhno), cometieron el error táctico de aliarse con los socialdemócratas y los bolcheviques con la finalidad de derrocar al Tzar y, colaboraron en la consolidación del régimen (a través de tratados, particularmente en 1920), seducidos por los cantos de sirena de «todo el Poder a los soviets» .

vii Comité de Relaciones de la Federación de Grupos Anarquistas de Cuba, “A los trabajadores de Cuba y al pueblo en general”, mimeógrafo, La Habana, 28 de agosto de 1933.

viii Ibídem.

ixIb.

x El semanario anarquista ¡Tierra! (segunda etapa), editado en La Habana por la Federación de Grupos Anarquistas de Cuba, del 30 de octubre de 1924, enfilaba sus cañones contra «los cuatro gatos del comunismo cuartelero cubano» y, exponía a sus lectores: «como los políticos subvencionan a los periódicos burgueses para que halaguen sus personas y propaguen sus candidaturas, así Moscow subvenciona y reparte rublos a los periodistas comunistas de América y Europa». Desde mediados del año 1920, los anarquistas cubanos comienzan a conocer los primeros testimonios de sus homólogos rusos, sobre la feroz represión autoritaria del partido bolchevique contra el movimiento ácrata y los alertan sobre las estrategias de infiltración de los comunistas.

xi Sobre los enfrentamientos entre ácratas y bolcheviques en Cuba, a raíz de los hechos de agosto de 1933: «los comunistas han traicionado dos revoluciones en Cuba y se han aliado con tres dictadores […] para lograr sus objetivos […] todo lo han hecho por tener el poder […] después de la traición de los comunistas en agosto del 33, la gente de la Federación [Federación de Grupos Anarquistas de Cuba] se quedó caliente. Había sido una cabronada y había que pasarles la cuenta […], dijeron, primero, que había que cepillarse a [César] Villar y al bizco [Ordoqui], después que había que llevarse al polaco [Fabio Grobart], era la cabeza detrás de todo eso y la mano de Stalin en Cuba pero, no era fácil, eran peligrosos y tenían protección […], enseguida se pegaron a [Fulgencio] Batista […] por órdenes de la Komintern, de Moscú, con lo del Frente Popular y, no era fácil entrarle a tiros en plena calle a esos cabrones […], la otra idea era mejor: envenenarlos como hacían los italianos de Vermont y Chicago [en referencia a Nestor Dondoglio, del grupo de Luigi Galleani], esos italianos no se andaban con cuentos […], había una chiquita que trabajaba en El Carmelo […] y ellos iban mucho a comer y a merendar allí […], entonces, con los gastronómicos, se iba a coordinar el envenenamiento […], estuvo más de un mes con el paquetico de arsénico en los ajustadores, esperando a que fueran a comer.», entrevista a Claudio Martínez, Miami, Fl., enero 2012.

xii Las Juventudes Libertarias, el POUM y Los Amigos de Durruti, podían plantearse una alianza táctica temporal, impulsando la insurrección generalizada contra el gobierno frentepopulista (ERC, CNT, FAI, UdR, UGT y, PSUC), conscientes de que la “unidad antifacista” era un pretexto para no hacer la Revolución Social. En base a este mínimo denominador común (teórico-práctico), incitaban la Revolución en la retaguardía, rompiendo tajatemente con las organizaciones de la burguesía. Convencidos que la guerra contra el fascismo no podía desvincularse de la guerra social. Sin embargo, la mancuerda FIJL-POUM, estaba llamada al fracaso por la incompatibilidad de objetivos: los jóvenes anarquistas luchaban por la destrucción del Estado-capital, mientras los leninistas lo hacían por la consolidación de un Estado obrero. Por su parte el grupo de Los amigos de Durruti –cada vez más alejados de los principios anárquicos–, conformaban junto al POUM la Junta Revolucionaria, siguiendo los lineamientos de este partido con su propuesta de Frente Obrero Revolucionario, encaminados hacia un mismo objetivo: la dictadura del proletariado.

xiii Afiliado a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) desde su juventud, fue miembro fundador de los sindicalistas pro-bolcheviques de la CNT encabezados por Joaquín Maurín y, militante de la Federación Comunista Catalano-Balear (FCCB) dirigida por éste y como tal participó en la fundación del Bloque Obrero y Campesino (BOC) en 1930. Fue expulsado del mismo en 1931 por sus posiciones favorables a la Tercera Internacional, dominada por Satalin —a los que se oponía el BOC—. En la misma etapa también fue expulsado de la CNT, al igual que ocurrió con numerosos sindicalistas comunistas, por lo que se adherió a la socialista Unión General de Trabajadores (UGT). En 1932 constituyó junto a otros expulsados del BOC, el Partido Comunista de Cataluña (PCC), la rama catalana del Partico Comunista Español (PCE). A partir de esas fechas también pasó a colaborar en la publicación del periódico Octubre, órgano del PCC. Asistió como delegado de la UGT al Comité Ejecutivo de la Alianza Obrera de Cataluña en 1934. El 11 de junio de 1936 fue designado secretario de organización de la UGT de Cataluña y posteriormente fue nombrado secretario general de forma provisional. Como dirigente del PCC participó en la fundación del Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC) ese mismo año, formación de la que fue uno de sus más destacados líderes. En sustitución de José del Barrio, que había marchado al Frente de Aragón, Sesé se convirtió en el nuevo secretario general de la UGT en Cataluña. Durante los enfrentamientos entre anarquistas y revolucionarios catalanes contra las fuerzas frentepopulistas en mayo de 1937, fue nombrado consejero del gobierno de la Generalidad de Cataluña. Puesto que no llegaría a asumir. El 5 de mayo de 1937, cuando se dirigía en automóvil a tomar posesión de su cargo fue ejecutado por francotiradores anarquistas en represalias por la represión comunista en Barcelona.

xiv Thomas, Hugh, Historia de la Guerra Civil Española. Círculo de lectores, Barcelona, 1976, p.712.

xv Malatesta, Ericco, “Más sobre la revolución en la práctica”, en Estrategia y tácticas en la práctica anarquista, recopilación de artículos de Ericco Malatesta, Un Gato Negro Editores, Bogotá, 2013, p. 99.

xvi De, L ‘Italia del Popolo, del 3 – 4 de noviembre de 1897, recogido en Malatesta, Ericco y, Merlino, Severino, Elecciones y Anarquismo, Ediciones Antorcha, segunda edición cibernética, México, 2006. Disponible en:

//www.antorcha.net/biblioteca_virtual/politica/elecciones_y_anarquismo/indice.html (Revisado 1°/5/2019).

xvii Pierre Joseph Proudhon, considerado el precrsor de sociología moderna y padre del mutualismo, fue diputado de la Asamblea Nacional durante la segunda república francesa (febrero 1848-diciembre 1852).

xviii María de Jesús Patricio Martínez, también conocida como Marichuy, es médica tradicional y defensora de los derechos humanos de origen Nahua. Fue elegida por el Congreso Nacional Indígena (CNI) de México y, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), como precandidata para las elecciones federales de 2018, por lo que intentó su registro ante el Instituto Nacional Electoral como candidata independiente a la presidencia de la República para dicha contienda.

xix Construir un pueblo fuerte para consolidar un México libertario y soberano donde quepan muchos mundos, (Manifiesto Anarco-comunista), Algunxs Libertarixs Organizadxs, 5 de junio de 2018, disponible en:

//www.alasbarricadas.org/noticias/node/40136 (Revisado 2/5/2019).

xx Ibídem.

xxi Frente a la derecha rearmada, reanimar la izquierda desde lo libertario. Disponible en: //www.regeneracionlibertaria.org/frente-a-la-derecha-rearmada-reanimar-la-izquierda (Revisado 2/5/2019).

xxii El “posibilismo libertario” ha sido la estrategia desviacionista por excelencia de los anarcomarxianos y anarcobolcheviques desde los tiempos de la Primera Internacional. Consiste en la introducción de las tácticas socialdemócratas –en torno a la toma del poder por cualquier medio necesario– en nuestra agenda, mediante la penetración teórica y la infiltración física. De tal modo, cada vez que consideran que el Partido ha logrado el crecimiento cuantitativo y cualitativo requerido y, tienen el control absoluto de las masas, gracias a la intervención en la dirección de organizaciones sociales, partidos y sindicatos y, a las alianzas tácticas con las organizaciones políticas que no dominan (condiciones objetivas), impulsan la “vía revolucionaria”, es decir, la lucha armada y/o el golpe de Estado ; cuando no cuentan con estos requerimientos pero consideran que han realizado suficiente labor pública y de masas capaz de influenciar en las decisiones de las mayorías (condiciones subjetivas), optan por la vía reformista promoviendo el camino electoral y la participación parlamentaria. Vale señalar, a modo de colofón, que los neo-anarcobolches, actualmente denominan esta estrategia desviacionista “política prefigurativa”, impulsando el “poder dual” en aras de su cacareado Poder Popular, pero, en realidad, todo se limita a una cuestión semántica, hablamos de la misma cama solo que ahora bien tendida.

xxiii Desde comienzos de siglo, vengo pronosticando que el desviacionismo neoplataformista «más temprano que tarde habrá de provocar algún desbarajuste teórico-práctico de proporciones adversas». Hoy, esto puede comprobarse en los medios anárquicos, con mayor enjundia en territorio uruguayo y en la región chilena, así como en su área de influencia inmediata: Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú; sin embargo, sus efectos ya comienzan a sentirse en el Estado español y, particularmente al norte del Río Bravo, donde empezamos a ver articularse estrategias electoreras con “asesoría” chilena.

xxiv Estatutos del Congreso de Unificación Anarco-Comunista (C.U.A.C.), disponible en: //struggle.ws/inter/groups/cuac/estatutos.html (Revisado 3/5/2019).

xxv Disponible en: //mpsol.cl/quienes-somos/historia/ (Revisado 3/5/2019).

xxvi Disponible en: //radio.uchile.cl/2019/03/27/socialista-feminista-y-libertaria-la-convergencia-en-el-frente-amplio-toma-forma/ (Revisado 3/5/2019).

México: Somos malas y seremos peores. Llamado urgente a la acción anárquica.

SOMOS MALAS Y SEREMOS PEORES: ¡SOMOS SU PEOR PESADILLA!

Llamado Urgente a la Acción Anárquica

El próximo lunes 25 se conmemora el Dia Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y no nos quedaremos en casa. Volveremos a salir con toda nuestra rabia antisistémica y esperamos volver a contagiar de furia a los sectores adormecidos del llamado “movimiento feminista”.

No permitiremos que mientras nos violan y nos matan el Estado mexicano convierta este día en un acto oficial y nos presuma su Cuarta Transformación como el fin del Patriarcado. Tampoco toleraremos la presencia policial ni permitiremos que lxs reporterxs y periodistas nos tomen fotos o videos de nuestras caras: la prensa apunta y el sistema dispara! Menos soportaremos la presencia de políticas y dialogueras en la marcha sean del partido que sean.

En su circo mañanero el pejeganso ha decretado “el fin del machismo en México” y ha ordenado a su subordinada Sheimbaum que declare la Alerta por Violencia de Género en lña Ciudad.

Si el peje emplumado piensa que nombrando ministras en la SCJN y haciendo declaraciones nos agarra de pendejas se equivoca. Como hemos expresado antes: somos conscientes de la presencia en palacio nacional de un fascista misógino y sexista, pro-vida, ultraconservador y evangélico al que se ha aliado la izquierda en su constante oportunismo para “tomar el poder” a toda costa.

A NOSOTRAS NO NOS ENGAÑAN!

Aunque nos acuse de “conservadoras” sabemos quienes somos. SOMOS GUERRERAS ANÁRQUICAS EN LUCHA CONTRA EL PATRIARCADO.

Por eso no queremos diálogo, por eso no ponemos límites a la revuelta.

En el espíritu de guerra de nuestras hermanas chilenas volveremos a salir y seremos su peor pesadilla.

¡La plaza del metro Insurgentes será la Plaza de Las Insurgentes!
Si algún día no volvemos a casa: No prendan velas, prendan barricadas!
¡Ni Dios, ni Estado, ni Amo, ni Marido!
¡El Estado-Capital, con AMLO o sin AMLO, patriarcado es lo que teje!
¡Destruyamos todo lo que nos domina y condiciona!
¡Solidaridad anárquica con todas las compañeras y compañeros presos alrededor del mundo!
¡Contra la civilización patriarcal!
¡Por el control de nuestras vidas!
¡Por la destrucción del género!
¡Por la tensión anárquica insurreccional!
¡Por la Anarquía!
¡Fuego a todo lo existente!

Fenoménicas Brujas e Insurreccionalistas (F.B.I), antes Féminas Btujas e Insurreccionalistas.
Ciudad de México, jueves 21 de noviembre de 2019.

México: Acciones solidarias con las revueltas de Chile y Ecuador

ACCIONES DE SOLIDARIDAD INTERNACIONAL CON LOS PROLETARIOS EN GUERRA CONTRA EL ESTADO CHILENO, ECUATORIANO O CUALQUIER OTRO DESDE EL TERRITORIO BAJO CONTROL DEL ESTADO MEXICANO

El llamado es claro, al estallido de la huelga general, la acción y lucha directa, asambleas territoriales, ollas comunitarias, saqueos y sabotajes; acciones que si bien no exentas de sus limitaciones, imponen las necesidades humanas sobre las del capital y la dictadura del valor. El estallido social que resulta de medidas y reformas económicas e incrementos en el transporte o bienes básicos, que precarizan la vida en las distintas regiones del cono sur, así como consecuencia de la miseria generalizada; impulsan al proletario a constituirse como clase revolucionaria y decidirse a tomar las riendas de su vida en lucha directa y antagónica a las normas mercantiles del Estado-Capital o reventar de hambre.

Los proletarios más conscientes de nuestra condición de clase sabemos la importancia de compartir y asumir su lucha como nuestra, acompañarlos en esta guerra de clases superando toda barrera nacional, sabemos que como sujetos históricos nos desenvolvemos bajo la misma dominación con distintas facetas y fronteras, compartimos la impotencia y las lágrimas, así como los breves momentos de victoria que de cualquier modo nos dejan una lección de vida para las futuras generaciones. En ese sentido una cantidad no definida de proletarios salvajes decidimos mandar nuestro gesto de solidaridad fraterna cortando las vías de comunicación y circulación mercantil en distintos puntos de la Ciudad de México, en el marco de una convocatoria global en apoyo a la causa de inicio.

Se sabe que las mismas acciones ejecutadas de forma aislada no representan nada más allá de un acto inmediatista o caprichoso de tal o cual grupo, que de ninguna manera suponen un “paso previo” para “construir la insurrección”, por el contrario, se reconoce en este acto la necesidad de comprender y cuestionarse la paz social en la que se ha hundido el proletariado de la región en México una vez que la socialdemocracia tomó control del Estado, aun así podemos afirmar que más temprano que tarde volverá a vislumbrarse la flama que incite a la acción una vez que se desmonte el mito del progresismo, es decir, que el endurecimiento de las condiciones de supervivencia y el agotamiento de alternativas devuelva a nuestra clase la capacidad de romper con todo tipo de programas que pretendan encuadrar la rabia.

Finalmente compartimos el llamado de los proletarios en guerra en aquellas regiones de convulsión social a no bajar la guardia, a imponer la dictadura de las necesidades humanas contra la dictadura democrática del capital, a combatir el ciudadanismo y el pacifismo anteponiendo la consciencia de clase y la violencia proletaria.

La paz social es momentánea y la insurrección puede estallar de forma inesperada para lo cual debemos estar más preparados que nunca. Estamos en guerra, sí, contra el Estado-Capital, su policía y milicia, sus partidos e iglesias, sus leyes y reformas. Estamos en guerra, una guerra de clases.

¡La guerra por el Comunismo y la Anarquía!

-Proletarios Salvajes contra el Estado Mexicano, 24 / Octubre / 2019.

México: Llamado a la acción anárquica por Féminas Brujas e Insurreccionalistas

SOMOS MALAS Y PODEMOS SER PEORES: ¡SOMOS SU PEOR PESADILLA!

“Provocación” e “Ilegalidad” es toda acción que no es ejecutada por el Estado y excede sus leyes y normas; es por eso que las autoridades insisten en presentar la guerra anárquica contra el sistema de dominación como una “provocación” que busca desatar la represión. Pero la realidad nos enseña que la represión está aquí y ahora y se practica desde el poder de forma cotidiana ya sea de manera velada o de forma brutal.

El Estado continúa ejerciendo el monopolio de la violencia y solo está dispuesto a compartirlo con los grupos del llamado “crimen organizado” con quienes también comparten ADN, demostrando que no hay nada nuevo en su Cuarta Transformación. Como hemos dicho siempre: son los mismos perros misóginos ahora con el collar de color guinda.

Finalmente la rabia antisistémica logró contagiar de furia a amplias fracciones del llamado “movimiento feminista”, tristemente dormidas hasta la tarde de ayer.  Al fin han comprendido que el pacifismo es el cómplice más activo del poder patriarcal y la dominación.

Nosotras hemos expresado siempre que no somos feministas. SOMOS ANARQUISTAS y por eso luchamos contra el Patriarcado, no por el feminismo. Conocemos la ideología feminista y la vemos cotidianamente en “acción”, ocupando curules y puestos públicos,  encaramándose sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos para propagar “la Patria feminista” como declaraba una senadora de MORENA, olvidando (consecuentemente) que la Patria es  el territorio del Patriarca.

Ni Martha Lucia Michel ni Marta Lamas ni Marilú Razo ni ninguna de las feministas sistémicas (políticas, académicas y dialogueras) nos representan. Su reacción contra la violencia purpura y negra, su amasiato con la Sheimbaum, solo refuerza su condición de oportunistas en busca de hueso, por eso le lamen las botas y le chupan los wevos a su presidente.

La mejor muestra de su complicidad es el hashtag #ellas no nos representan,  afirmando que con la violencia antisistémica  empañamos “la defensa de los derechos de las mujeres”, promoviendo la pasividad cómplice e imponiendo la conducta políticamente correcta del “pueblo bueno”.

Nosotras no somos Pueblo. Ser “pueblo” es delegar nuestra realidad como mujeres, nuestra libertad y nuestra autonomía a Otro, es negar nuestra individualidad y nuestra esencia.  SOMOS GUERRERAS ANÁRQUICAS EN LUCHA CONTRA EL PATRIARCADO.

Somos conscientes de que estamos en guerra y sabemos quienes son nuestrxs enemigxs. Sabemos a qué nos enfrentamos, como también conocemos quienes son lxs aliadxs del sistema y quienes nuestras cómplices.  Reconocemos lo que otras callan: la presencia en palacio nacional de un fascista misógino y sexista, pro-vida, ultraconservador y evangélico al que se ha aliado la izquierda en su constante oportunismo para “tomar el poder” a toda costa.

Por eso, nosotras no pedimos justicia a nuestros verdugos ni la destitución y el castigo de sus pinches cerdos violadores.  Eso sería distinguir entre policías buenxs y  policías malxs. Para nosotras el mejor policía es el que está muerto.

Nosotras no queremos diálogo, por eso no ponemos límites a la revuelta.  Nuestros deseos de destrucción y nuestras ansias de libertad no se quedarán atorados en los atrapasueños: seremos su peor pesadilla!

Si algún día no volvemos a casa: No prendan velas, prendan barricadas!
¡Ni Dios, ni Estado, ni Amo, ni Marido!
¡El Estado-Capital, con AMLO o sin AMLO, patriarcado es lo que teje!
¡Destruyamos todo lo que nos domina y condiciona!
¡Solidaridad anárquica con todas las compañeras y compañeros presos alrededor del mundo!
¡Contra la civilización patriarcal!
¡Por el control de nuestras vidas!
¡Por la destrucción del género!
¡Por la tensión anárquica insurreccional!
¡Por la Anarquía!
¡Fuego a todo lo existente!

Féminas Brujas e Insurreccionalistas (F.B.I)
Ciudad de México, sábado 17 de agosto de 2019.

México: Sobre el cierre de la okupa Casa Naranja

La propiedad en el capitalismo es de los pilares principales que sostiene a la clase dominante, que históricamente ha sido ejecutora de las más grandes vejaciones, como el despojo masivo de pueblos, genocidios, aniquilación de vida silvestre, asesinato o encierro de militantes, pero la que consideramos más peligrosa la han instalado en nuestra mente, haciéndonos creer que podemos ser poseedores de tierras e inmuebles y que la obtención de un espacio físico para el desarrollo de la vida dependerá de la capacidad monetaria de cada individuo. Es aquí donde lo irónico se vuelve absurdo, cobrando por lo que de origen han arrebatado. Al aceptar y naturalizar este concepto de propiedad, nos hemos convertido en agentes que reproducen las mismas vilezas a pequeña escala: creemos que somos seres libres de poseer todo lo que tenga precio y también lo que no, pasando por encima de todo para saciar nuestro deseo de pertenencia. Es por ello que vemos necesario el sabotaje y la expropiación, la defensa de los recursos naturales, la recuperación de inmuebles para el esparcimiento y desarrollo colectivo.

El 26 de julio queda registrado como el día en que finiquita el proceso político de la Okupa Casa Naranja y es por este medio que manifestamos con gran dolor que hemos sido superadxs por la burocracia y la alianza de lxs “propietarixs” con el estado. Así también, queremos exponer que la okupacion para nosotrxs siempre fue una herramienta y no el fin de la lucha antiautoritaria y anticapitalista.

Conocemos las características de estos espacios, como lo efímero de su temporalidad, la ilegalidad, la metamorfosis continua debido a la movilidad de los seres que allí habitan. Hemos negado un proceso jurídico para determinar quiénes son lxs dueñxs o quienes podrían serlo, también hemos esquivado su propuesta de pelear poniendo la vida de por medio. Con la misma intensidad que esto nos golpea, caminamos sonrientes porque no hemos empacado pertenencias sino aprendizajes, amistades, redes, cariño. Estas líneas no son para victimizarnos, exigir «justicia», ni tampoco pretendemos crear una idea heroica de Casa Naranja. Reconocemos las contradicciones políticas, teóricas y prácticas, así como las violencias que ejercimos en determinado momento hacia banda afín.

La casa es un inmueble más dentro de la infraestructura urbana, la cual cobró vida como centro social por los seres que ayudaron a liberarla. Durante trece años enfrentó batallas internas y externas, fue partícipe de luchas sociales, actividades solidarias para presxs, ocupada en circular teoría y práctica libertaria, gestionó encuentros y actividades para ello, fue un espacio para vincular trabajo de diferentes latitudes.

Aprovechamos este texto para agradecer infinitamente a las personas que ayudaron a la existencia del proyecto, a todxs aquellxs que se solidarizaron en momentos de contingencia, a quienes pusieron el cuerpo y mente para construir; a todas las colectividades e individualidades a lo largo y ancho del globo que habitaron ahí. Cerrando este capítulo motivamos y nos solidarizamos con cualquier propuesta de sabotaje contra la propiedad, desde la ilegalidad, lo anticapitalista, antiautoritario y anárquico.

OKUPA CASA NARANJA

México: Carta en solidaridad con la compañera Anna Beniamino

Querida Anna, somos un grupo anárquico informal integrado por mujeres que acciona en México, motivadas por las tesis insurreccionalistas y la ilegalidad anarquista. Nos hemos conformado así por una cuestión de afinidad y no porque creamos que no debemos trabajar con compañeros hombres, de hecho, en diferentes ocasiones nos hemos coordinado con otros grupos de compañeros para accionar de manera más potente. Algunas somos lesbianas, bisexuales, poliamorosas, queers y otras somos tan putas que construiríamos un barco si renaciéramos mañana en la Isla de Lesbos por tal de no renunciar a tener sexo con hombres. Lo que esperamos que deje en claro que nuestra “afinidad” no se fundamenta en las preferencias sexuales sino en las ideas que nos impulsan y en la confianza que nos tenemos una a otra en el momento del ataque.

Después de esta aclaración, queremos expresar (pública y abiertamente) nuestra solidaridad contigo, no porque seas mujer ni porque te consideremos “víctima” al encontrarte presa de las garras del Estado sino por tu posicionamiento anárquico en guerra permanente contra el sistema de dominación. ¡Celebramos tu convicción ácrata y tu honesta valentía!

Tus palabras sencillas, reafirmando tu anarquismo sin acotamientos sectoriales y sin caer en la tan desprestigiada corrección política y sus convenciones lingüisticas (“gender-friendly”), nos han tocado en lo más hondo. Por eso no quisimos dejar pasar la oportunidad de darte respuesta pública, evitando que tus ideas y convicciones se pierdan en el mar de cartas, manifiestos y comunicados que circulan en nuestras redes. Esperamos que tu carta y nuestra respuesta inviten a la reflexión a todas las compañeras que en busca de la anarquía han quedado atrapadas en un sucedáneo reformista al servicio de la dominación, inmovilizadas en la “degeneración”, “entre el orgullo y el victimismo de género”, como explicas en tu carta.

Lo dijimos antes y lo repetimos ahora: “Nosotras no somos feministas. Somos ANARQUISTAS. Por eso luchamos contra el patriarcado, no por el feminismo. El feminismo es una ideología más al servicio del poder. El anarcofeminismo es una desviación setentaiochera, una de las mil desviaciones de la gran proliferación de corrientes en el movimiento. Una más, como el anarco-cristianismo, el anarco-sindicalismo, el anarco-pacifismo, el anarco-leninismo, el anarco-islamismo, o cualquier otra de las muchas que acusan algunos compañeros, solo que por ser políticamente correctos nunca incluyen este tema y prefieren dejarnos a nosotras la tarea.[ii]”

Y nos parece necesario repetirnos porque nuestra declaración (como tu carta ahora) fue ignorada por la mayoría de los medios anarquistas, dándonos cabida los más afines únicamente, pero también fue cuestionada y hasta atacada. Lo curioso es que no fuímos cuestionadas por las presuntas “agredidas” sino por algunos machos redimidos que se asumen “anarco-feministos” resultando “más papistas que el Papa”. Lo más oscuro del asunto, es que ahora es más difícil identificarlos porque en sus delirios de arrepentimiento ya no escriben con la “e” ni con “x” o la “@”, buscando la neutralidad del lenguaje, sino que escriben en femenino, o sea, haciéndose pasar por mujeres.

Las más veteranas de nuestro grupo comenzamos nuestro andar antiautoritario a principios del 2000 atrapadas en los discursos izquierdistas que imponían esa sectorización de la guerra (obrera, campesina, indígena, feminista, LGBT) que tú denuncias, adaptando las viejas teorías leninistas a los “nuevos tiempos”. Eran los nuevos trajes de la socialdemocracia a la venta en el mercado de las ideologías que se exhibían en la pasarela internacional de la “Nueva Izquierda”.

En ese ambiente lastimoso fue nuestra exploración en el “anarco-feminismo”, atrapadas en la corrección política (lenguaje incluyente, tranversalidad, derechos y mucha victimización) y la actividad política del militantismo feminista. Lo más dramático de esta mimetización fue asumir el desvergonzado culpismo izquierdoso. Precisamente, la izquierda leninista fue la que siempre priorizó la lucha obrera por encima de todas luchas, mientras que desde la guerra anárquica estuvo siempre presente el cuestionamiento y el enfrentamiento a toda dominación, incluida la dominación sexista.

Lo más triste del anarco-feminismo como estrategia desviacionista fue que abandonó la conflictividad anárquica reduciendo nuestra guerra a un listado de peticiones que la dominación ágilmente transformó en “derechos” imponiendo nuevas leyes y nuevas normas, maquillando la opresión.

“¡La guerra es para hombres: apesta a testosterona y adrenalina! Lo nuestro es predicar la paz y exigir derechos, sin reflexionar a quién van dirigidas nuestras peticiones”.

Sí eres mujer debes unirte al rebaño de la bandera púrpura (sea con veladoras o con antorchas) y abandonar la guerra contra toda autoridad.

“Lo nuestro es organizarnos como mujeres por nuestros derechos y si de paso votamos porque otra mujer ocupe un cargo político mejor aún, no solo vamos a estar bien representadas sino que vamos a tener una verduga que comparta con nosotras esos días de mestruación que siempre le daran un poquitín de sensibilidad al momento de patearnos y encarcelarnos”. Vamos, que eso de tener dos chichis nos hace siempre sororidarias.

Por eso cuando pedimos en las marchas “Aborto libre, seguro y gratuito” es intrascendente quién es el destinatario. Nada… que tampoco hay que ponerse tan reflexivas. Ninguna tiene que detenerse a pensar que con derechos y leyes no solo reafirmamos el sistema de dominación sino que le facilitábamos una nueva máscara para disfrazar la opresión.

¡El feminismo “radical” ha sido recuperado por la dominación!

Lo mismo ocurre en la “escena LGBT”, todo ha sido asimilado. El sistema de dominación ha recuperado las luchas. Ha convertido a gays, lesbianas y trans en activistas y políticos. Ahora son policías, soldados, diputadas, senadores, padres de familia, etc.

Cuando pedíamos en las marchas “derechos LGBT”, “matrimonio igualitario”, “derecho de adopción” y “derechos conyugales”, nadie se detuvo a pensar que con “derechos y leyes” reafirmamos el sistema de dominación. La “lucha” LGBT es por reformar las instituciones no por destruirlas. El nuevo orden político LGBT se ha convertido en otra máquina recuperadora del sistema de dominación.

Por eso necesitamos recobrar nuestra furia destructora como anarquistas sin acotamientos sectoriales, convencidas que nuestra guerra es contra toda autoridad y en esta encomienda tendremos que ser decididamente violentas, “hermosamente violentas, hasta que todo reviente”.

¡Destruyamos todo lo que nos domina y condiciona!

¡Solidaridad anárquica con Anna, Silvia, Natascia, Lisa y Anahí!

¡Solidaridad anárquica con todas los compañeros y compañeras presas alrededor del mundo!

¡Contra la civilización patriarcal!
¡Por el control de nuestras vidas!
¡Por la destrucción del género!
¡Por la tensión anárquica insurreccional!
¡Por la Anarquía!

¡Fuego a todo lo existente!

F.B.I. (Féminas Brujas e Insurreccionalistas)
Ciudad de México, Jueves 8 de junio de 2019.

(México) Ya puso la puerka Radio No. 20

Entrega número 20 del podcast Yapusolapuerkaradio.


Los kinicos que siempre estarán prestos a incomodar, a blasfemar, a quemar, a odiar, a romper.   Esos kinicos que nunca se adaptan a las formas. Los saludamos a todos. Y para todos ustedes van éstas invectivas y estos improperios, que como lenguas de serpiente, gustan escupir los punks desde siempre. Porque nosotros nos salimos del huacal de la normalidad, nos escapamos y liberamos de las ataduras de la corrección política, somos amantes de la libertad y besamos en la boca a la anarquía. Creemos que esa es la dignidad del punk.

Pero también hemos tenido desencuentros. Algo que celebramos profundamente, porque la correspondencia así,  al cien, estanca. Y como hoy en día muchos de los compas se están cautivando con la comodidad que ofrece el sistema.  Se están cautivando con la inclusión. Con esas ganas de salir de un supuesto “guetto”  que dizque nos limita. Todo lo contrario, afirmamos categóricamente que esa supuesta inclusión es la que limita, confina y localiza lo que de principio debe rebasar los límites, los confines, los linderos de la regla y del canon que nos imponen las industrias culturales.

Nosotros, al contrario, nos presentamos intransigentes. Vemos compas que  —tal vez con buenas intenciones—   están dispuestos a transigir cada vez más. Y transigir viene de aceptar ciertas cosas, ciertos modos, ciertas prácticas culeras. Y vaya que lo hacen.

Un paso adelante.   ¡Cinco pasos hacia atrás!

Hemos tenido desencuentros también por denunciar  y “ponernos en camisa de once varas” a los distractores de turno: Los mercaderes del punk, los anarquistas decimonónicos que otorgan credenciasles y carnets, los anarcozapatistas, anarcopejistas y demás farsantes. Además de obviamente, el más ruidoso, el feminismo pop.   —y no del ruido chido ¿Eh?

De ahí que hayamos rescatado y puesto énfasis a ciertas fábulas que nos parecen súper pertinentes:

*El buque de los necios de Ted Kaczynski.

*El traje nuevo del emperador de Hans Christian Andersen .

*La caída de Bizancio y el sexo de los ángeles.

ESCUCHA EL PODCAST AQUÍ

Como anarcopunks, nos parece cardinal los rumbos en los que el movimiento está cayendo, los rumbos en los que el movimiento está siendo cooptado. Como anarcopunks no parece capital salirnos de esas prácticas inmovilizadoras y alienantes. Que hacen un pésimo análisis de la realidad y que evidentemente han sido recuperadas por el Estado. Desprovistas de todo espíritu de ruptura y como nos decían en un comentario en la anterior entrada de éste blog “Todo exprimido de contenido y fondo, solo quedándose el bagazo y la forma, de tal suerte que se difracta el enemigo, el poder y quién lo ejerce desde diferentes vertientes”.

El problema no es ya la autoridad  —dice el gran hermano.  El problema eres tú y el que está al lado tuyo.

Mátate y mátale.

Dejamos este pasaje de la fabulosa novela, cual oráculo nos ha venido advirtiendo, 1984 de George Orwell.  ¿Estará sucediendo? ¿Estamos exagerando?  No lo creemos.

¡¡¡La pesadilla de Orwell!!!

“Abajo, en la calle, el viento seguía agitando el cartel donde la palabra Ingsoc aparecía y desaparecía. Ingsoc. Los principios sagrados de Ingsoc. Neolengua, doblepensar, mutabilidad del pasado. A Winston le parecía estar recorriendo las selvas submarinas, perdido en un mundo monstruoso cuyo monstruo era él mismo. Estaba solo. El pasado había muerto, el futuro era inimaginable. ¿Qué certidumbre podía tener él de que ni un solo ser humano estaba de su parte? Y ¿Cómo iba a saber si el dominio del Partido no duraría siempre? Como respuesta, los tres slogans sobre la blanca fachada del Ministerio de la Verdad, le recordaron que:

LA GUERRA ES LA PAZ

LA LIIBERTAD ES LA ESCLAVITUD

LA IGNORANCIA ES LA FUERZA”

George Orwell – 1984

Y pues este programa queda así.   Incluimos los tiempos para facilitar la experiencia. Dale al play mientras lees los contenidos.

 

*Intro.                             00:00 — 01:53

*Presentación.                01:54 — 07:49

*Cartas y Saludines.       07:49 —15:48

Donde quisimos mencionar y saludar a varios compas que no habíamos mencionado en otras emisiones, que nos hicieron algún comentario, que charlaron con nosotros, que no caen bien nada más así. ¡Disculpas de todos modos a los que no mencionamos por nuestra falta de memoria!

*Chiquero Nacional.       15:48 — 37:53

Como siempre, nos arrogamos el derecho punklegítimo de hacer análisis de nuestra realidad y escenario de este puto país llamado México. Y pues también incluimos nuestro:   “A 100 días del gobierno de AMLO”

El tema del huachicol y la tragedia de Tlahuelilpan.

¿Dónde quedaron lo intelectuales en el gobierno de AMLO?  Si en el actual Gabinete está ¡¡¡¡hasta Emilio Azcarraga!!!!

*Malditas palabras sucias.          37:53 — 57:00

En ésta sección decidimos responder parcialmente a la pregunta que nos han hecho los compas sobre el origen del nombre de nuestra banda punk:  Radical Violencia.  Y del porqué en nuestro vocabulario siempre está esta singular palabrita, este singular y complejísimo concepto. Todo a partir de un Aforismo de F. Nietzche.   ¡¡¡Hermoso!!!

Y nos ponemos a hacer filosofía banquetera, hablando de individualismo anárquico, Stirner, Heidegger, y demás mamadas. A partir del bellísimo poema de “Sueño dentro de otro sueño de Edgar Allan Poe.

* Canciones. El Dr. Lechón se puso melómano y nos recomendó éstas rolitas de HC Punk.

“El olvido” y “Mezclando pasiones” de Ajenos a la Tragedia                      57:00     — 01: 03 :35

*Pangea Cochina.                                          01:03:35 — 01:38:47

Pues recorremos lo que a nuestro juicio, ha sido la causa del resurgimiento del fascismo en todo el mundo. Como siempre nuestra cantaleta:  ¡Maldito izquierdismo!

Repasamos la situación Venezolana y reseñamos una plática que tuvimos junto a otros compas al respecto.

Muchos ven en el movimiento francés de los chalecos amarillos como un movimiento esperanzador. Nosotros no tanto. Decimos porqué.

*Tema central.  Posmodernidad.            01:38:37 — 02:08:58

Otro de nuestros temas favoritos. Porque sentimos que hay un poco de confusión entre la banda, y pues tratamos de resumirlo y darle el sabor punk (… que también es posmoderno porque es performatico y bla, bla, bla…)

*Charla con Hey Wilde y Contra//Historia.                          02:08:58 — 02:49:50

Aquí decidimos incluir una charla muy amena que tuvimos con los compas punks de Hey Wilde y Contra//Historia que le están echando huevos a la movida anarcopunk. Le están dando una muy saludable bocanada de aire fresco.  Todavía no son tan amargopunks como nosotros.  Ja, ja, ja.

*Canción punk. “Volver a reír” de Disface.                         02:49:50 — 02:55:38

*¡Puaghhh!                                                      02:55:38 — 03:15:54

Como siempre disfrutamos mucho esta sección y que en esta ocasión hablamos sobre la muerte de algunos anarcos y no anarcos contemporáneos, las redes sociales y nuestra opinión al respecto. En donde hacemos alusión a un texto del compa G. Rodríguez, al que invitamos a todos leerlo y decirnos su opinión sobre éste compa que nosotros decimos que es el enfant terrible del anarquismo contemporáneo. En éste caso habla sobre Osvaldo Bayer y hasta sentimos un Dejá Vú.

*El estercolero.                                                              03:15:54 – Final

Y para cerrar con broche de oro, pues incluimos recomendaciones de eventos punks y anarquistas, fanzines más groseramente punks, videojuegos, librillos y textos.

Todo esto aderezado con música de fondo de:

G.I.S.M. /Ajenos a la tragedia / Disface / Man-At-Arms.

 

Con odio.    Kaio y Búho.

Más reflexiones ingobernables (y consecuentemente anárquicas) – A propósito de “los que se nos van” y, la pertinaz respuesta de “algunxs anarquistas incontroladxs desde algunos barrios de Madrid”

Escrito por Gustavo Rodríguez.


Se requiere una poderosa carga que haga estallar en pequeños pedazos esta pelota de lodo, que devore con fuego la pestilente civilización, que atruene y siembre la destrucción de esta sociedad liberticida.

Bruno Filippi

No hay nada más placentero que corroborar la presencia de afines en otras latitudes; particularmente en el territorio dominado por el Estado español, donde el eco de aquél mea culpa de “los gatitos de Sutullena”, entorpeció tan significativamente el desarrollo de la tendencia insurreccional anarquista a lo largo y ancho de la Península Ibérica.

Si bien es cierto que la intrépida ruptura (con el reformismo anarcosindicalista que predominaba en esa época) de las Juventudes Libertarias, la consciente autocrítica de amplios sectores de la Coordinadora Lucha Autónoma (que les llevó a alejarse de toda la bazofia izquierdista y del análisis economicista proto marxista), y la decidida actuación de expropiadores y saboteadores de clara estirpe individualista (influenciados por las Tesis Insurreccionalistas llegadas de Italia), contribuyeron teórica y prácticamente al auge de la insurrección anárquica por allá de mediados de la década del noventa; también es innegable el inmovilismo resultante de las constantes condenas de arrepentidos y traidores, subsiguiente a esa etapa de desarrollo.

Sin duda, a pesar de los pesares, el informalismo ácrata hoy vuelve a cobrar bríos en tierras ibéricas. Prueba de ello son los frecuentes ataques a los símbolos de la dominación y la extensión de las expropiaciones. Ya sean anónimas o reivindicadas, ambas acciones han venido ensanchando la confrontación cotidiana al sistema de dominación, lo que aunado a la contestación anarco-ecologista, ha comenzado a dar cuenta de la guerra anárquica en la región.

En este sentido, la reciente lectura de “Algunas reflexiones ingobernables frente a la catástrofe”, firmada por Algunxs anarquistas incotroladxs e ingobernables, desde algunos barrios de Madridi, en respuesta al proselitismo instituyente de Arturo Martínezii, es muchísimo más que la confirmación de esa presencia refractaria: es un guiño cómplice a miles de kilómetros de distancia. En efecto, solo desde la reflexión teórico-práctica del informalismo insurreccional podía refutarse de forma contundente esta pestilencia, infestada por la política y el izquierdismo, que ha hecho nido en nuestras tiendas.

Empero, las reflexiones de las compañeras y compañeros madrileños, sortearon las interrogantes de Martínez, dejando sin respuesta la pregunta generadora que da inicio a su texto: «¿Cuantas manos y cabezas más vamos a tener que perder antes de reflexionar acerca de los por qués (se nos van)?» Inmediatamente, Martínez se autocontesta: «El valor de la crítica y autocrítica debe estar siempre presente, debemos replantearnos constantemente si nuestra práctica política sirve a nuestros objetivos. Y claro, para ello debemos tener claro cuáles son nuestros objetivos»iii.

En realidad, en su respuesta queda implícita la total negación de sus posteriores “argumentos”. Si tenemos claro nuestros objetivos y nos replanteamos constantemente si nuestra práctica sirve o no a tales objetivos, todas sus propuestas quedan sin sustento desde un posicionamiento anárquico. Es decir, desde una óptica consecuente y contundentemente antipoder.

Nuestros objetivos no son ni pueden ser otros que darle vida a la Anarquía. Lo que se traduce en la beligerancia inclaudicable contra todas las formas y estrategias del Poder; en la práctica lujuriosa de nuestras pasiones insurreccionales; en la destrucción de todo lo que nos domina. Y esa práctica anárquica no cabe en otro espacio que no sea la ilegalidad.

Definitivamente, “los que se nos van”, es porque nunca estuvieron. Porque en ningún momento tuvieron claro sus objetivos. Porque jamás vivieron la pasión anárquica en sus corazones ni le dieron rienda suelta a los deseos de liberación total ni comprendieron que la Anarquía es una tensión disutópica y no una realización sistémica. Los que “se nos van” le temen a la Libertad irrestricta y a la responsabilidad individual; añoran mandar y obedecer; dudan de sus capacidades; extrañan el redil; reclaman el corral; requieren la familia, la escuela, la fábrica, el ejército y la prisión; necesitan ser parte de la masa, estar en el rebaño, contarse entre la multitud, ser dóciles, maleables, sumisos, gobernables.

Pero, lamentablemente, entre los que “se nos van”, no solo hay que enlistar a quienes optan por el circo electorero; también tenemos que incluir a todos los que entregan la vida a causas diametralmente opuestas a la Anarquía, como todos esos jóvenes que han muerto en Rojava, víctimas del porno revolucionario. Lo realmente sorprendente es que Arturo Martínez, desde su defensa a ultranza de «una alternativa institucional, organizativa y de base»iv, nos recete “el camino a Kurdistán” junto al travestismo neozapatista –a pesar de que esta última organización político-militar sí eligió la vía de las urnas (con su conocido fracaso) y negoció el desarme en lo oscurito–, como “alternativas” más plausibles a la farsa electorera.

Si leemos entre líneas su articulo, inmediatamente detectamos el tufo de su estrategia y su filiación ideológica. Sigue, al pie de la letra, la cartilla de procedimientos del leninismo posmoderno que tanto ha penetrado en nuestras tiendas, de la mano del neoplataformismo y la maniobra “anarco”-populista del Poder Popular. Por eso, se inclina por el camino electorero pero con una profunda añoranza por “el poder del fusil”v. Cuando, para nosotros, el fusil no resulta más anarquista que el voto. Ambas vías (la lucha armada y la lucha electoral), conducen al Poder. El poder de las armas y el poder de las urnas, conjugan toda la esencia autoritaria de la dominación

La guerra anárquica necesariamente pasa por la confrontación permanente al Poder. A todo Poder. A toda Autoridad. Ya sea monárquica, teocrática, democrática, parlamentaria, militar o populista. Es evidente que por esas latitudes internautas donde se publicó el texto de Arturo Martínez (Regeneración libertaria, con su consecuente reproducción en Kaos), el Poder Popular es incuestionable, dado el talante “anarco”-leninista de sus promotores.

Vale resaltar que la tendencia insurreccional anárquica, no plantea la lucha armada como estrategia, muy al contrario, la ha señalado siempre como una desvirtuación de la guerra anárquica, propia de las influencias burguesas (Blanqui) y de la penetración marxiana que tanta mella ha hecho en nuestras tiendas.

Desde la visión rupturista del nuevo informalismo anárquico –que invita a pensar un anarquismo “postclásico” capaz de ofrecer nuevos itinerarios –, la nefasta ideología de la lucha armada solo puede conducirnos a la dictadura de su vanguardia y al gregarismo más elemental. La lucha armada es una estrategia históricamente utilizada por un sinnúmero de proyectos políticos siempre encaminados a la toma del Poder.

El empleo de las armas no implica en sí el carácter o ideal de dicho proyecto. Incontables organizaciones políticas de claro signo socialdemócrata continúan utilizando en nuestros días la estrategia lucharmadista. La socialdemocracia electorera y la socialdemocracia armada, han contagiado a amplios sectores anarquistas con su verborrea izquierdista, usándonos como carne de cañón para sus fines, completamente opuestos a nuestros objetivos de liberación total.

Claro está, esta reafirmación teórico-práctica, no significa que renunciemos a la violencia ácrata contra toda dominación. Por el contrario, optamos por la violencia refractaria como único método factible contra la violencia sistémica –lo que nos brinda la posibilidad de apuntar las armas contra las ideologías, incluidas la ideología reformista y la ideología de la lucha armada–, conscientes que tenemos un mundo que destruir. Porque, como nos recuerdan nuestros afines madrileños «es mejor un mundo asolado y destruido que el salto adelante que nos propone la izquierda del Capital y el capitalismo verde. Al fin y al cabo, lxs anarquistas, nunca le tuvimos miedo a las ruinas».

Gustavo Rodríguez,

Planeta Tierra, 29 de marzo de 2019.

Posdata aclaratoria: Quienes me conocen saben que no escribo estas notas “desde una torre de marfil ideológica” sino desde la práctica cotidiana y que, al igual que muchas compañeras y compañeros que impulsamos la insurrección anárquica, hace rato largo que rebasé los veinte años, solo que siempre habremos viejos que moriremos siendo jóvenes y, jóvenes que se pudren de vejez prematura.

Segunda posdata (ineludible): Un fuerte abrazo cómplice al entrañable Alfredo Cospito y todxs lxs anárquicxs encarceladxs alrededor del mundo. Solidaridad directa con lxs compañerxs griegxs de la Conspiración de Células del Fuego (CCF). Solidaridad directa, con nuestrxs hermanxs prófugxs Gabriel Pombo Da Silva y Elisa Di Bernardo (¡libres y peligrosxs!), asechados de nueva cuenta por el Estado (español e italiano).

i Algunas reflexiones ingobernables frente a la catástrofe. Disponible en: https://contramadriz.espivblogs.net/2019/03/22/analisis-algunas-reflexiones-ingobernables-frente-a-la-catastrofe-respuesta-al-articulo-quot-los-que-se-nos-van-libertarios-en-el-mundo-electoral-quot/ (Consultado 27/03/19).

ii Los que se nos van ¿Libertarios en el mundo electoral? Disponible en: https://www.regeneracionlibertaria.org/los-que-se-nos-van-libertarios-en-el-mundo-electoral (Consultado 27/03/19).

iii Id.

iv Id.

v Mao Tse-tung, Problemas de la Guerra y la Estrategia, La Revolución China y el Partido Comunista de China, Sobre la Nueva Democracia, Editorial Abraxas, Buenos Aires, 1972, P. 115.

Andrés Manuel Madero vs SupMarcos Zapata* Una historia que parece, se repite.

Hechandole mas leña al posicionamiento anárquico en contra de los reformismos. Más sobre neo-zapatismo y peje-morenismo. La proyección anti-autoritaria no tiene nada que ver con el Estado y su democracia/dictadura. Cada vez se van destapando más las intenciones y el gobierno de la cuarta transformación se viene cargando incluso a los opositores que estan en el marco de la ley, ahí el caso de Samir Flores opositor al Proyecto Integral Morelos. Todavía no llegamos a los 6 meses del gobierno de la esperanza y el poder apenas empieza a afilar sus guillotinas. Las becas estudiantiles y las pensiones entregadas a adultxs mayores no podran cubrir la destrucción que genera el progreso.

¡Contra la cooptación!¡Contra el desarrollismo! ¡Contra el Estado!¡Anti-militaristas siempre!

¡Abajo Proyecto Integral Morelos!

¡Abajo el Tren Maya!

Aquí un texto de Nihil.


La creación de la Guardia Nacional (que se integrará por elementos de todas las corporaciones policiacas y militares) de AMLO y su encontronazo sobre esto y el tren maya con el Neozapatismo, me ha recordado un pasaje histórico de la llamada revolución mexicana que se aprecia muy similar con este hecho.

Pero lo que me hizo click para escribir estas líneas fue la noticia de la visita del Peje a Cuautla en medio de protestas contra el Proyecto Integral Morelos (PIM) que contempla además de la termoeléctrica en Huesca, otra en Yecapixtla y un Gasoducto que iniciará muy cerca del volcán Popocatépetl y que se conectará a otro Gasoducto de PEMEX desde Zempoala al Centro del País, es decir, el tramo comprendido es desde Puebla, pasando por Tlaxcala y finalizando en Morelos. Este proyecto es impulsado por la CFE y ambas obras serían construidas por empresas españolas, aunque el mismo Peje se cuestionó que “…en vez de tener la luz para alumbrar todo Morelos, tendríamos que seguirle comprando la luz a las empresas extranjeras?”, este proyecto inició hace siete años con un gobierno panista y que continuó y se inició la construcción con uno perredista en dicha región.

Entrando de lleno al tema, un 14 de febrero pero de hace 107 años, en la prensa mexicana se anunciaba una de las tantas acciones de hostigamiento zapatista, en ese momento al gobierno de Francisco Indalecio Madero, en el que algunos titulares denominaron como “Un asalto Zapatista”.1 Este hostigamiento regular del zapatismo fue el que obligó al gobierno, realizar una campaña para integrar “Cuerpos de Voluntarios” para combatir las rebeliones en general pero principalmente a los zapatistas, que en:

El análisis de sus motivaciones muestra que, en nombre de la defensa de la patria, la coyuntura de la guerra fue utilizada de diversos modos para tratar de satisfacer los intereses de los voluntarios, ya fuera de manera individual o grupal. Tal fue el caso de quienes pidieron la introducción de servicios públicos en sus barrios. Hubo también quienes esperaban ver satisfecha una expectativa moral y no material. Para este sector, defender la “patria”, al “pueblo”, a la “humanidad”, al “bien” fue una motivación suficiente, tanto para hombres como para mujeres y niños. Otros, en cambio, obtuvieron beneficios para sus negocios o para su prestigio social y su carrera política, como fueron los casos de quienes vendieron armas y del empresario y diputado Carlos B. Zetina y de Alberto Brannif, quienes formaron sus propios cuerpos de voluntarios.2 (Subrayado mío)

Aunque no coincide del todo el Cuerpo de Voluntarios de Madero con la Guardia Nacional del Peje, son grupos de choque del gobierno y resulta de interés tener presente este episodio histórico por los siguientes factores:

A. Casasola, “Madero y Alberto Braniff, en los llanos de Anzures pasando lista al Cuerpo de Voluntarios de Braniff ”, junio de 1912. Fototeca Nacional, inah, Fondo A. Casasola, inv. 37086.

Fuente: “Ciudad excitada. Emociones y revolución en la Ciudad de México, 1912”

 

  • El Peje repitió durante su campaña y aún como presidente en algunos momentos que quiere ser recordado como un buen presidente(sic): “voy a seguir el ejemplo de Benito Juárez, de Francisco I. Madero, del general Lázaro Cárdenas.”

Solo basta recordar las sublevaciones y rebeliones durante el mandato de Juárez, por las leyes sobre la tierra que permitió que solo cambiaran de manos de los caciques a los juaristas y su brutal persecución a los nacientes grupos anarquistas; que Madero fue un acaudalado empresario de Coahuila y que tras apropiarse de la revolución, persiguió, asesinó y encarceló a los anarquistas de ese momento y que Lázaro Cárdenas fue el que inició el corporativismo, es decir, sindicatos, Prensa, Medios de Comunicación, Cámaras empresariales, asociaciones profesionales, uniones vecinales, entidades agrarias, ejidos… todo bajo control del Partido Oficial único, como el estalinismo o el fascismo de Mussolini. Por cierto, no tiene mucho que se descubrió que -bajita la mano-, Cárdenas le pasaba petróleo a las fuerzas del Eje.

  • En enero pasado, el Peje declaró el 2019 como el año del “Caudillo del Sur, Emiliano Zapata”

El objetivo con esta declaración, era el de ganarse a los inconformes con los megaproyectos en Morelos, dicha declaración fue suscrita junto con un nieto de zapata que comentó: “Hoy hacemos un llamado al pueblo de México a cerrar filas con Andrés Manuel López Obrador.” “Cuente con nosotros señor presidente no está solo, somos muchos contra unos cuantos” “AMLO hará justicia a las causas zapatistas”, pero parce que le fallo al Peje por ahora, le faltó populismo. En las protestas contra la termoeléctrica y el proyecto PIM, durante una segunda visita del Peje el 10 de febrero a Cuautla, está vez el nieto del “Caudillo”, Jorge Zapata (quien también en enero pasado además de mostrar su militancia pejista, le pidió que cancelara el proyecto), estaba entre los protestantes. El Peje desvió la atención de las protestas con su artimaña de la consulta y en un arranque de ira, se dejó ver su autoritarismo (entre algunas indirectas también al neozapatismo) dijo: “Escuchen, radicales de izquierda, que para mí no son más que conservadores…”. Los pobladores han criticado la forma en la que el Peje quiere “resolver” el problema, con una consulta, método que ya ha servido también para aprobar dos megaproyectos en el que el nieto de Zapata la calificó como “consulta amañada” y “Las consultas las gana el que las hace”.

  • La construcción del tren maya, en el que además de grupos ambientalistas e indígenas no están de acuerdo (por supuesto los anarquistas tampoco), también ha manifestado su inconformidad el EZLN, quien ha declarado que no dejarán que se realice este proyecto.

Dudo que los neozapatistas emulen a sus antepasados en los ataques a las vías férreas, en este caso al tren maya, ¿se atreverán a hacer sabotajes?, siendo que desde hace 25 años se han conducido más como negociadores con el Estado en turno, aunque han declarado: “Vamos a pelear. Vamos a enfrentar, no vamos a permitir que pase aquí sus proyectos de destrucción. No le tenemos miedo a su guardia nacional, que cambió de nombre, para no decir Ejército”.

Todo apunta a que la Guardia Nacional, será el grupo protector del gobierno pejista ante cualquier intento de rebelión o para la represión de sus opositores, como lo fue el Cuerpo de Voluntarios, pero además como Juárez, Madero y Cárdenas, es una clara amenaza, no solo a los opositores donde convergen muchos grupos izquierdistas, sino que en evidencia tras su arranque de ira (del que seguramente comenzaremos a ver más y donde le sumamos su frase “me canso ganso”) no dudamos que con todo el peso de su Guardia Nacional intentará acabar también con los anarquistas, en lo que va negociando y realizando los megaproyectos con el capitalismo local e internacional.

Quien les suena como el Villa o el Orozco de la actualidad?, La pugna entre el Peje y el neozapatismo con sus actos, han rememorado cuando Francisco I. Madero le dijo a Zapata que se sentara en la silla presidencial, Zapata se negó indicando quien se sienta ahí “pierde la razón”.

Los anarquistas seguimos siéndolo sea los de ese momento de hace más de 100 años o ahora, aunque hoy día con un intento de actualización teórico-práctica ante esta realidad del siglo XXI.

¡¡Ni Izquierda, Ni Derecha!!

¡¡Por la liberación total!!

Nihil

14feb19**

*Un 13 de noviembre de 1994, el Peje se reunión con el Supcomediante en la selva Lacandona, junto con Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Ibarra, donde además estuvieron el comandante Tacho y el Mayor Moisés. Unos meses antes realizaron conjuntamente la CND, aunque propuesta por el EZLN, previo a las elecciones presidenciales y donde el EZLN reconoció a C. Cárdenas como el líder de la izquierda mexicana para echar al PRI del gobierno y en paralelo se realizaban elecciones en Tabasco donde perdió el Peje ante Madrazo, según el libro: “Entre la historia y la esperanza”, del Peje del año 1995, afirma que “tuvo el respaldo de Marcos”, para su movimiento contra el fraude. Durante el Foro Especial para la Reforma del Estado auspiciado por la Cocopa y la Conai, realizado el 30 de junio y el 6 de julio de 1996, el Peje y el Supcomediante se encontraron de nuevo en San Cristóbal, con el propósito de “crear las condiciones para apoyar la transición del EZLN: de fuerza militar a fuerza política.”

**Día donde “La emoción sustituye de manera convincente al sentimiento”.

La “industria de la seducción” comercializa las relaciones intima-afectivas. No es más que un día en el que este sector del consumismo, aprovecha para demostrar el intercambio de una afección por una mercancía y donde las distinciones entre estas relaciones en la familia, la vida, el trabajo, etc., están colapsadas por el capitalismo salvaje.

1 Cuernavaca, 13 de febrero. Nuevos informes que han llegado a esta ciudad confirman la noticia de que ochocientos rebeldes están amagando la plaza de Iguala, población que ha quedado hoy incomunicada por ferrocarril, pues se sabe que los hombres de Salgado volaron un gran puente entre las estaciones de los Amates y Naranjo, lugar situado a diez kilómetros de iguala. En general, el servicio de trenes de esta región se encuentra interrumpido. El tren procedente del norte solamente llegó hasta Puente de Ixtla de donde regresó, pasando por esta estación a las cinco y media de la tarde. El tren de Balsas no pasó de la estación de Pimentel, situada a 9 kilómetros al Sur de Iguala (El tiempo, 14 de febrero de 1912)

También “Un asalto zapatista” fue una pieza para representación con Títeres, escrita para la Cia. Rosete Aranda/Espinal alrededor de 1909 y que junto con la obra “El terrible zapata” (relata el asalto a un ferrocarril del ejército federal que transportaba municiones) de Luis G. Andrade, estrenada en 1912, quisieron denunciar las fechorías, la hambre de poder, atropellos en general de las huestes de Zapata. En “Emiliano Zapata y los títeres” borrador de Fernando Vera, artículo que está siendo dictaminado por el comité editorial de una revista arbitrada de México. Hay otros escritores exzapatistas que también denunciaron además de la extrema violencia de Zapata, el machismo y su defensa a curas católicos.

2Ciudad excitada. Emociones y revolución en la Ciudad de México, 1912”, Sergio Miranda, en Revista Bitácora Arquitectura #30, 2015, publicación cuatrimestral, UNAM.