(México) “El Neo-totalitarismo tecnológico”

Escrito por Nihil, continuando el hilo a las reflexiones en “Bienvenidos al Futuro: En trancisión al Neofeudalismo”.


¿Puede el anarquismo o más bien la anarquía, sobrevivir a los velocísimos cambios producidos por la civilización tecno-industrial? Si nuestra respuesta es sí, los planteamientos anárquicos deben sumergirse dentro de los ríos mas salvajes que encontremos, para refrescarse del incandescente y sofocante calor, que emana de las elucubraciones más rojas del pensamiento libertario histórico.

Juan de la Tierra

En un par de reflexiones anterioresi he hecho referencia al “neo-feudalismo” que nos impone el actual sistema de dominación, a continuación, intentaré explicar a que me refiero.

Es evidente que las grandes corporaciones empresariales y financieras controlan los gobiernos e imponen sus intereses, es decir, dependemos del poder económico de las multinacionales, poder que antes se centraba en el Estado; hoy las multinacionales se han convertido en los nuevos feudos. Tras la pérdida de poder e influencia del Estado, oportunamente las prácticas de Land grabbing y water grabbing –en caliche de la IR 4.0–, se han incrementado en la actualidad. Tradicionalmente, el Estado para ejercer su autoridad ofrecía: seguridad, alimentación y educación. En lo referente a la economía, durante los siglo XIX y XX funcionó una suerte de conjugación Estado-Capital, pero tras el paso de los gobiernos Thatcher-Reagan, se sentaron las bases para la liberación económica, siendo esta la amenaza más evidente en el presente siglo, donde los trabajos de tipo rutinario (repetitivo) serán los primeros en ser reemplazados por la automatización total y la Inteligencia Artificial, lo que originará un incremento masivo de los Working poor, lo que significa que estos ciudadanos precarizados pero leales al Sistema HiperCapitalista, serán los únicos en recibir ayudas de los programas sociales, esta vez otorgados por los corporativos a los que pertenecen y no por el Estado. A excepción de China que es el ejemplo más visible, donde el Estado mantiene el control absoluto de todos los aspectos de la sociedad, incluyendo el control de la Tecno-industria, lo que se traduce en un Capitalismo de Estado, impulsando una suerte de nacionalismo tecnológico, modelo que podría ser replicado por los Estados con mayor poder adquisitivo y/o más adelantados tecnológicos.

 

¿La democracia amenazada?

Tengo el arma en mi mano.

Mato reyes y presidentes primero

y luego a todos los capitalistas

Giuseppe Zangara

En particular, tú y yo nos enfrentamos a los individuos que desempeñan los roles institucionalizados que configuran las relaciones estandarizadas de las ficciones conocidas como el Estado y la economía, y las estructuras tecnológicas industriales y postindustriales que configuran a los seres humanos en una masa. De hecho, Internet crea una masa humana global en la que los individuos se reducen a la misma actividad básica: la aceptación y la entrega de la mera “información”, por lo tanto, se mantienen en formación. Esta tecnología también ha destruido efectivamente la privacidad, un aspecto esencial de la asociación libre (o mejor aún, de la asociación propia).

Apio Ludd

Aprovecho para traer a colación las reflexiones de Morozovii –ahora adjetivado como neoludita por sus contrincantes–, quien ha declarado que, como joven idealista y entusiasta, se sintió atraído por las bondades del Internet como herramienta democratizadora de los países autoritarios, pero “le salió el tiro por la culata”. Afortunadamente, se dio cuenta de su error cuando estas estrategias fracasaron, pasando a ser controladas por gobiernos anti democráticos y utilizadas por el Estado para combatir la democracia y vigilar a la población.

Lo anterior, se podría traducir como una amenaza a la democracia por el monopolio digital (ya sea en manos del Estado o en manos del Capital), por lo que reitero mis preocupaciones en torno a las herramientas, plataformas y técnicas digitales que nuestro circuito anárquico no solo utiliza, sino que incluso alaba como emancipadoras, cuando en realidad “pueden igualmente volverse en contra nuestra”.

Este monopolio contempráneo, centra su poder en la obtención de datos para el control no solo del espacio público y privado, sino también del ciberespacio en sí y, a través de este control, promulga políticas reguladoras limitantes a los integrantes de estos. En el futuro inmediato los gigantes tecnológicos tendrán el monopolio total del ciberespacio, por lo que es muy posible que estemos siendo testigos del final de la democracia.iii

Esta transición a la nueva configuración tecnológica, ha develado un incremento de la desigualdad social; como citaba al principio. La inteligencia artificial amenaza a amplios sectores laborales, donde el poder sindical –que, desde sus inicios ha sido recuperado por el sistema de dominación–, se verá reducido aún más o quizá desaparezca totalmente, como cínicamente “profetizó” alguna vez Eliseo Rojas.iv

Mientras que la élite tecnológica construye sus burbujas-feudos (ciudades inteligentes y prosigue con su intención de colonizar la luna y marte), con la fuerza de trabajo online constituida por millenials (la nueva clase media): esta suerte de siervos posmodernos (precarios) segmentados y sobrecargados de hyper-información; la tecnoestructura sostenida por los espacios explotables equilibradamente, segregará a los excluidxs fuera de estas burbujas, al considerarlos rezagados tecnológicos. En estos espacios de explotación equilibrada, los trabajadores vivirán programados vía streaming, sólo se desahogarán con sus símiles a través de las redes sociales, pero con el impedimento de poder desarrollar sus propios pensamientos, víctimas del exceso de información y por temor a una evaluación pública negativa. Ningún individuo tendrá (¿acaso hoy lo tiene?) puntos de vista propios al ser cotidianamente manipulados por la hiperinformación de los medios de alienación masiva.

¿Calistenia Anarquista? NO: INSURRECCION PERMANENTE

La prisión y yo somos viejas conocidas, en más de una ocasión me han sentado en su mes; con los años hemos cambiado y ambas hemos aprendido la una de la otra… pero por más tiempo que pase, esencialmente la cárcel y yo seguimos siendo las mismas. La cárcel aún es el monstruo fagocitador de poderes que crece con la sumisión y el arrepentimiento, yo continuo con los mismos deseos sediciosos de antaño.

Mónica Caballero

James Scott, denomina calistenia anarquista a los pequeños actos de desobediencia y a las acciones ilegales que ejerce la gente en la cotidianidad; sin embargo, esta gimnasia no es suficiente, ya que solo se reconfigura en un bucle,v –una y otra vez–, en un eterno estira y afloja de negociaciones Ciudadanos-Poder y crea confusiones en nuestros círculos, tal como evidencian los nuevos agrupamientos libertarios que han proliferado alrededor del planeta, pero con la peculiar característica de la pedinchería al Estado de reformas y mejores condiciones de vida, incluyendo las pretensiones abolicionistas.

Si la propia Naturaleza tiene su lucha interna, escenificando una guerra permanente donde cada especie libra incesantes batallas para existir. Nuestro concepto de paz en la Naturaleza, cuando nos encontrarnos tumbados en el pasto del bosque junto a un rio, no es más que una falsa percepción motivada por la búsqueda de comodidad, pero en el agua, en la tierra y en el aire, tiene una presencia constante la violencia y la muerte; es decir, no percibimos que estamos en medio de intensos combates; entre la formación de una montaña y la erosión que ataca inmutablemente todo lo que nos rodea; el halcón o el tigre que están al acecho de su presa y ésta que a su vez se defiende, etc. Una lucha eterna que continuará incluso cuando se concrete la extinción humana. ¿Porque no seguir este ejemplo de negación y destrucción pero contra la positividad del sistema de dominación, como esos formidables animales nocturnos de vida secreta? ¿Los enjambres de insectos que causan devastaciones agrícolas acaso no son una clara defensa de la Naturaleza contra el Antropoceno?vi

Este período de Pandemia, ha resultado propicio para hacer un alto (momentáneo) frente al atosigamiento que nos imponen, y detenernos a reflexionar en torno a cómo impulsar la lucha anárquica en nuestros días, superando cualquier hiperactividad inútil (hiperpasividad, en realidad) y abandonando esos pesados dogmas que sólo prolongan lo existente e invalidan la negatividad anárquica. Para que nuestro accionar no decaiga al nivel del hiperactivismo, necesitamos asestar golpes demoledores al sistema de dominación, porque como bien dice un querido compañero irreductible: siempre nos agarra dormidos, cualquier evento extraordinario al que no podemos responder o defendernos en tiempo y forma.

¡¡¡POR LA LIBERACIÓN DE LXS COMPAÑERXS ANARQUISTAS PRESXS!!!

¡¡¡INSURRECCION AHORA!!!

¡¡AL ATAQUE!!

Nihil

Sobreviviendo la pandemia, cargado de potencia anárquica negativa: listos para destruir.

Noviembre 2020

ii Aunque sobran intelectuales, escritores, y periodistas, que han abordado el tema; particularmente desde trincheras ácratas, el ejemplo de Morozov me pareció conveniente no solo como testigo de la guerra fría, sino como actor (tonto útil en su momento) del proceso democratizador, lo que le llevó a concluir en sus libros el peligro que representa Internet, pese a que muchos (como é), elogiaban su llegada en los 90s, como Jesús Galindo Cáceres, por citar un ejemplo concreto en México. Morozov, no solo critica a la llamada Red de redes, sino refuta a los directivos de Google quienes calificaban a Internet como el más grande experimento anarquista donde supuestamente “las plataformas digitales impulsan millones de acciones individuales sin coordinación visible”, presentándolo como “el espacio más grande sin gobierno del mundo”.

iii Hay quien dice que la tecnología sepultará la democracia y el orden social existente tal como lo conocemos y, en otros casos, cómo el paradigma chino terminará imponiéndose y se replicará en otros países bajo la ideología del nacionalismo tecnológico.

iv Hace aproximadamente 15 años, entrevisté en su casa a Eliseo hijo de Domingo Rojas, anarquista español exiliado en México y que en el Congreso de Carrara de 1968 fungió como delegado del Movimiento Libertario Cubano en el exilio (MLC-E), motivo por lo que le tacharon de agente de la CIA los elementos leninistas participantes en el Congreso, por el hecho de ser crítico con el régimen castrista y apoyar a los compañeros anarquistas cubanos presos en la isla caribeña, quién fuese durante un tiempo Tesorero de la publicación Tierra y Libertad, después devenido en empresario acomodado y panista (afiliado al Partido Acción Nacional). Finalmente, terminé por interrumpir la entrevista y largarme, lamentablemente, resultó ser un conservador despreciable. Recuerdo bien las cínicas palabras que detonaron mi reacción: “en los comités de empresarios estamos haciendo todo lo posible por acabar con el sindicalismo y el paternalismo democrático”; comités a los que pertenece su hijo de quien desconozco el nombre pero sé que está relacionado con el sector energético.

v Un claro ejemplo de este bucle se puede apreciar ahora en las feministas que tomaron la oficina de la CNDH que preside la hija de Rosario Ibarra en otro tiempo, emblema y símbolo del activismo izquierdista contra la desaparición forzada en México-, hoy convertida en uno de los emblemas del López-Obradorismo, donde nuevas activistas exigen justicia y piden soluciones al Estado, aunque hayan realizado actos de calistenia anarquista, ya ni mencionar las nefastas influencias del feminismo derechoso. Al respecto, recomiendo la lectura de las críticas hacia esta desvirtuación en: https://propagacionanarquica.noblogs.org/post/2020/11/13/mexico-consecuencias-inesperadas-de-la-anarquia-frente-al-feminismo-en-mexicofe/ y https://www.portaloaca.com/opinion/15177-algo-huele-mal-en-la-okupa-feminista-de-mexico.html o, el caso de los colectivos surgidos en el COLBACH, que se originaron a partir de una clase virtual quedando en evidencia un profesor que agredía a su esposa. Ambos grupos tomaron como “modus operandi” las características del Bloque Negro, pero pidiendo a las instituciones gubernamentales reformas y mejoras.

vi La influencia de los animales en la Naturaleza es en general tanto mayor cuanto más pequeña es la especie.

(México) El “Benjamín” del Floresmagonismo y sus relaciones políticas.

Interesante escrito histórico sobre la memoria de los anarquistas magoneros y uno de los tantxs que traicionaron el proyecto anarquista revolucionario de ese tiempo: Nicolas T. Bernal, quien en su buenismo solo ayudo a consolidar la instutucionalidad estatal y desvirtuar y malentender la ruptura anárquica. Escrito realizado por B.A.


Se acerca otro 21 de noviembre y seguramente ya se realizan los preparativos para conmemorar esta fecha desde el aparato oficial.

Ya ha comenzado el ex – CEU y vocero de la prejidenjia, Jesús Ramírez Cuevas, (responsable de la estrategia propagandística del gobierno) porque el pasado 28 de agosto, desde su cuenta twitter, hizo un comentario a manera de “homenaje” por el natalicio de Práxedis Guerrero.

Ramírez, que se reclamaba del “anarco”zapatismo (y que se presume, es nieto de un integrante del ejercito libertador del sur) hace no mucho tiempo, colaboraba con el EZLN a través de medios libres y como corresponsal de La Jornada; trabajos periodísticos de los que posteriormente se publicaron libros y documentales sobre los neo-zapatistas. Después en el 2006 se integra a la campaña electoral Pejista y funda un órgano de propaganda al que bautiza “Regeneración”, plagiando el nombre del histórico periódico magonista pretendiéndose al PEJE y su partido MORENA (en alusión también a la virgen de Guadalupe) como continuador del Floresmagonismo.1

Obviamente ya en el Poder, Ramírez Cuevas es uno de los principales responsables de las campañas anti-anarquistas, utilizando la imagen de Flores Magón, al que muestran como un periodista pacifista con el objetivo de minimizar y reprobar el antagonismo anarquista. (¿Nacho, quien es el policía?)

Imagen realizada por La Voz de la Anarquía, como parte de la campaña contra Ramirez Cuevas en las jornadas magonistas del 2010.

Homenajeando” a Práxedis este empleaducho pejista, demuestra que sigue con la mirada puesta en el anarquismo, para demeritar las manifestaciones violentas, sin considerar que tanto Práxedis como Ricardo llamaron al alzamiento, a las armas, a la violencia.

Pero lo anterior no es nuevo, en varios momentos, algún gobierno en turno a querido montarse en la vertiente más radical de la historia de antes-durante y pos revolución mexicana, para monopolizar un discurso y llevar a cabo acciones desde el gobierno como supuesta idea revolucionaria.

Como el caso de “El mensajero del magonismo”, Nicolás T. Bernal, a quién Armando List lo llamó “el Benjamin de los magonistas”.1 Nico, no solo fue amigo de Ricardo, Ethel y compañía, sino que al finalizar la contienda, se relacionó con la basura política; tras huir de USA y llegar a México en 1921, contactó con los diputados Soto y Gama y Octavio Paz (padre del poetucho) para intervenir en un pleno de la Cámara, con el objetivo de la liberación de Ricardo y Librado pero solo “logro” obtener una pensión de apoyo, misma que ambos rechazaron, cabe destacar que tanto Librado y Ricardo asumían la consecuencia de su anarquismo, por ello no solo negaron la ayuda económica sino también la intervención del gobierno mexicano para su liberación, algo que por los hechos y escritos de estos, Nico no comprendió y por ello recurrió a medios oficiales-legales.

Pero Nico siguió insistiendo y posteriormente pidió apoyo a José Vasconcelos quién le sugirió entrevistarse con Plutarco Elías Calles y Adolfo de la Huerta, con el objetivo de liberar a los magonistas presos en USA, y además con la ayuda de dirigentes (¿?) de varios sindicatos de México se estableció una comisión para dicho objetivo, que consistió en que le otorgaran permiso para la publicación de la obra del Grupo Cultural Ricardo Flores Magón en los Talleres Gráficos de la Nación, donde terminaría laborando en lo que organizaba la documentación magonista que contenía el archivo de la SRE. Posteriormente constituyó el fondo bibliográfico y documental del magonismo en la Biblioteca lerdo de Tejada con apoyo de la secretaria de hacienda.

Nico menciona sus relaciones con los políticos en sus Memorias, y quién ofrece más detalles sobre estas relaciones es el excelente trabajo de Biografía de Ethel D. Turner, realizado por Magaly Vázquez, quien certeramente indica:

Para la política revolucionaria, el hecho de que Flores Magón fuera un declarado anarquista al tiempo de su muerte no fue impedimento para insertarlo dentro del discurso triunfalista del Estado.

En esta investigación, Magaly aporta (entre muchas cosas más) que, tras la llegada de Ethel a México en 1955, Nico fue quien la contacto con Baca Calderón, entonces senador en el gobierno del presidente Ruiz Cortines y con Salvador Azuela, entonces director del recién fundado INHERM, organismo con la política editorial del gobierno; Nico incluso le ofreció intentar lograr una pensión gubernamental para Ethel. La visita de Ethel fue para colaborar en su versión sobre los hechos de Baja California de 1911 y posteriormente en una reunión con Lázaro Cardenas en Michoacán, le ofreció financiar sus gastos para que Ethel publicara la biografía de Ricardo y el PLM, con tropiezos y “correcciones” (para que no resultara tan radical) con el gobierno michoacano, 4 años después salió a la luz el libro de Ethel.

Regresando a Nico, considero que el origen oficialista que religiosamente hacen cada 21 de noviembre año con año, en conmemoración de la muerte (asesinato) de Ricardo, fue porque además de los ex – magonistas que tuvieron cargos políticos, Nicolas Tomas Bernal, se prestó por su condición de “amigo íntimo de Ricardo” y “único sobreviviente del magonismo” para que desde el Gobierno se rindiera homenaje, desde todas esas relaciones con personajes politiqueros, actos ajenos al anarquismo y que secundó indirectamente, Enrique Flores Magón quien tuvo algunos cargos gubernamentales menores, fundo un organismo de veteranos de la revolución para recibir pensión gubernamental e incluso fue una pieza importante en la fundación del Partido Comunista Cubano en 1925, como enviado especial por el PCM para ayudar a organizar el evento y como asesor técnico.

Pero no todo queda en esto, María Garone evidencía el pleito entre Nico y Ma. Brousse, por los derechos de la obra de Ricardo:

un intenso pleito sobre los derechos legales y literarios de sus textos (de RFM). En el mensaje de febrero de 1924 en que queda claro el origen de las publicaciones del Grupo Cultural Ricardo Flores Magón, Rivera advertía a Bernal y su Grupo que María Brousse, compañera sentimental de Ricardo había mandado una carta al Presidente Obregón pidiendo que impida la publicación y circulación, en México, de los escritos de Flores Magón. En mayo de 1923 Librado Rivera le escribe a Nicolás T. Bernal que es un disparate intentar detener la publicación de esas obras de Práxedis G. Guerrero y Ricardo Flores Magón, porque se trata de la “reproducción de artículos” que ellos difundieron en Revolución, Regeneración y Punto Rojo, proyectos editoriales que fueron sostenidos por los trabajadores para beneficio de los trabajadores.

Lo que significa que de los pocos magonistas que sobrevivieron en la posrevolución, siguieron firmes en la idea “anarcomagonista”, como Librado Rivera, Blas Lara o Fernando Palomares.

El comodismo de Nicolás con el gobierno fue tal, que en 1979 recibió una medalla de oro de parte del entonces presidente José López Portillo.

En el mismo año, Nicolás T. Bernal agradece al Gobernador de Guanajuato, Luis Humberto Ducoing Gamba, por la publicación de un libro, facsimilar de REGENERACION en 1979.

Este mismo gobernador, dos años antes, pirateo el libro Artículos de combate de Práxedis G. Guerrero de Ediciones Antorcha, pero con el título de “Vocación de Libertad” e introducción del “anarco”priista José Muñoz Cota, ambos salieron el mismo año, pero diferente mes.

Antorcha dice sobre esto:

además de firmar como el grupo editor, nos aventamos el puntacho de enfatizar: el grupo editor no se reserva ninguna clase de derechos, leyenda con la que patentizábamos nuestra ideología ácrata. Y … sucedió lo que jamás esperábamos que sucediera: el gobierno del Estado de Guanajuato quizá se tomó al pie de la letra nuestra declaración de fe anarquista y … ¡pácatelas! se aventó un piratazo de nuestra edición. En efecto, bajo el título de Vocación de libertad, y sin hacer la menor mención de nuestro trabajo, se piratearon nuestra edición de Artículos de combate con nuestras notas y nuestra cronología.

 

Algunas anécdotas

En el testimonio de Antonio Escobosa -quien conoció cuando este era un niño- dice que su abuela recordaba:

Le cambiaba las sábanas, lo bañaba, le cambiaba de ropa y platicaba con él. Tenía Nicolás una sobrina, cuyo nombre no recuerdo. A ella le era —o al menos así me parecía— indiferente su tío. Iba muy de vez en cuando a verlo. Además, Nicolás tuvo un problema muy similar al de Nellie Campobello: la servidumbre abusiva. Julia se llamaba la sirvienta que luego nos enteramos maltrataba a Nico y poco a poco intentó tomar el control de la casa y de los bienes de Nicolás.1 Por fortuna, no se le hizo.” “Recuerdo, al final de sus días, cómo le obsequió una medallota a mi abuela este Nicolás, no recuerdo cuál fue, pero era meritoria por su servicio a la patria. Mi Tita, clásico de ella, se la entregó a la sobrina de Nicolás a la muerte de éste, para que no fueran a pensar que era una interesada.

Un par de compañeros, Victor García y Fernando Villanueva, fueron quienes llevaron al hospital militar a Nicolás, cuando este se puso grave y posteriormente falleció en 1987.

Carlos Beas en su ponencia durante el evento denominado “a 50 años del 68” en el local de la FAM el 29sep2018, mencionó que cuando visitó alguna vez en su casa de Av. Coyoacán a Nicolás, vio como este, utilizaba los libros del Grupo Cultural Ricardo Flores Magón como combustible para su Boiler.

Ni Dios Ni Amo NI MITOS

B. A.

Noviembre 2020

Fuentes consultadas:

http://tlanestli.blogspot.com/2010/11/un-hombre-de-la-revolucion.html

  • Hemeroteca Digital Online: http://www.hndm.unam.mx

  • Rafael Buelna y Sus Amores en: http://www.lavozdelnorte.com.mx/2018/08/15/rafael-buelna-y-sus-amores-1908/

  • Nicolás Tomás Bernal Manjarrez, un hombre solidario – por Antonio Escobosa – Bicentenario de la Independencia y la Revolución – 2010

  • Efrén Castrejón Marín (1895-1971) en http://www.estelnegre.org/documents/castrejon/castrejon.html

  • Memorias Nicolás T. Bernal – CEHSMO – México 1982

  • Semilla Libertaria tomo 2 – Saúl Rosales – Revista Siglo Nuevo – Año 2 N° 29, 8jul2007, Coahuila

  • Ethel Duffy Turner: una biografía política e intelectual desde la frontera, 1885-1969. R. Margarita Vásquez Montaño. [tesis doctoral] El Colegio de México, 2019.

  • Los libros del apartado postal 1563: comentarios en torno de las ediciones del grupo cultural Ricardo Flores Magón – Marina Garone Gravier en:

http://www.academia.edu/11856464/Los_libros_del_apartado_postal_1563_comentarios_en_torno_de_las_ediciones_del_Grupo_Cultural_Ricardo_Flores_Mag%C3%B3n

1 Así se indica en la introducción de Memorias de Nicolas T. Bernal, CEHSMO 1982. México.

2 En las jornadas magonistas del 2010, un grupo de compañerxs manifestamos nuestro desacuerdo por la invitación de Ignacio Pineda a su amiguete (de tiempos de la revista trostkista La Guillotina) Ramirez Cuevas, quien sería ponente en el Foro Alicia, en el que realizamos un acto de protesta en dicho local, y debido al ruido previo de Sabotaje y Boicot a Ramirez Cuevas, este no se presentó.

En el post de la siguiente liga, en los comentarios se exponen las cuartillas distribuidas y textos leídos en el acto de protesta contra la usurpación del nombre Regeneración por Ramirez Cuevas, El Peje y su “movimiento”:

https://zapateando2.wordpress.com/2010/02/28/ricardo-flores-magon-y-amlo-personajes-antagonicos/

3 Y como perla, en esta anécdota, se habla de la SERVIDUMBRE de Nicolás, que “se aprovecha”. Preferiría que la sirvienta se hubiera quedado con todo y a esta expropiación sí que le rendiría homenaje.

(Chile) A un año del 18 de octubre seguimos propagando la insurrección anárquica contra el poder

La propagacion de la acción anarquica insurrecional, a modo de propuesta teorica y práctica de liberación sin lideres, jefes ni dirigentes, se ha propagado en Chile y el mundo como una praxis de acción ofensiva contra el estado y como forma de resistencia y ataque contra toda forma de autoridad.

En Chile, con el paso de los años, la tendencia anárquica insurreccional evidencia un planteamiento anárquico siempre en continuo avance. Previo a la revuelta masiva iniciada el 18 de octubre, en las calles existía ya una atmosfera de lucha: grupos minoritarios de acción, manifestaciones y jornadas de protesta que daban cuenta de un escenario siempre fértil para enfrentamientos y ataques a la dominación y los simbolos del capital.

Así, a lo largo de las décadas recientes se ha forjado una continuadad insurreccional desde diversas individualidades y grupos que apuestan por la lucha confrontacional, siempre desmarcándose de partidos y plataformas, avanzando sin tregua por la liberacion total, sin tranzar ni pactar con el poder y marcando una abierta distancia con el peticionismo conyuntural que siempre termina por ser sofocado cuando la protesta tiene limitantes reformistas que solo fortalecen la existencia del estado.

En la evolucion combativa del ciclo de lucha iniciado a mediados del 2000, la ofensiva anárquica ha ido generando a pulso su propia historia de lucha antiautoritaria, separada de la lógica jerárquica del partido, del etapismo del sindicato y del autoritarismo del grupo de vanguardia. Con aciertos y errores, lxs anarquícxs insurrectxs en este territorio hemos desarrollado nuestros propios planteamientos y elementos de lucha, tejiendo con un hilo negro nuestras dinámicas teóricas, valoricas y prácticas que nos conectan con otrxs hermanxs y cómplices en el mundo.

Hoy, en un contexto de una revuelta generalizada y amplia en sus matices, ideas y fines, seguimos propagando la anarquia aquí y ahora contra toda forma de autoridad, con el horizonte insurrecto apuntando siempre a intervenir en la realidad de manera multiforme y sin ambigüedades en la lucha contra el estado-carcel-capital.

Por todo esto, nos parece fundamental revitalizar la idea y acción antiautoritaria de la tendencia anárquica informal. La memoria es nuestra arma y nuestra propia experiencia es el terreno de experimentación para encender la mezcla incendiaria de nuestras certezas, apuestas y convicciones materializadas en la ofensiva contra toda forma de poder.

Profundizar nuestras raíces, preparar nuestro terreno, cuidar los nuevos brotes, endurecer nuestro tronco y extender nuestras ramas y hojas para que florezca la anarquía y la libertad atacando al dominio a pesar de su poder y de su control, saboteando su sistema y propagando la horizontalidad y las relaciones de afinidad lejos de cualquier intento ciudadano o izquierdista de cooptar la revuelta. Ese es el desafío que hoy asumimos en el actual escenario de lucha.

Por la conflictividad permanente con cualquier orden social.
Ni Estado ni ciudadanismo.
Ni dictadura ni democracia.
Contra todas las leyes y constituciones.
Solidaridad activa con lxs presxs en lucha.

POR LA LIBERACIÓN TOTAL
PROCURA QUE VIVA LA ANARQUÍA

(Chile) El triunfo de la democracia y lxs falsxs críticxs

Notas al Galope sobre la revuelta popular en Chile ...

Mientras miles de chilenxs celebran el triunfo electoral para cambiar la Constitución, nosotrxs seguimos en pie de guerra contra toda forma de poder.

Hoy el Estado chileno, los partidos políticos y la prensa oficial celebran junto a la ciudanía el nauseabundo triunfo de la democracia, de la vía institucional y de la cultura cívica y republicana, como si del triunfo de un campeonato mundial de fútbol se tratase.

¿Cómo sostendran lxs «revoltosxs», hoy devenidxs en orgullosxs votantes, esta contradicción? No lo sabemos.

Lo que sí sabemos es que lxs que ayer denunciaban la «brutalidad» de la represión, hoy fueron amablemente recibidxs en las urnas escoltadas por policías y militares.

Lo que también sabemos es que sobre la sangre fresca del pavimento que vio caer asesinado por balas policiales hace tan solo tres días al joven Anibal Villarroel, hoy lxs tan idealizadxs pobladorxs bailan y cantan ebrixs de democracia.

Ganó Chile, ganó el Estado, ganó la sociedad y su deseo de vivir bajo un nuevo pacto social con el dominio, ganó la volutad mayoritaria de generar nuevos consensos sociales. Al final de día, con barricadas más o barricadas menos, ganó el mismo viejo guion escrito y reescrito históricamente en los palacios del poder para frenar las revueltas, para desviar las rebeliones hacia causes institucionales y partidistas.

Y el poder ríe, ríe y ríe. Ríe porque se validan las instituciones. Ríe porque ahora tendrá a su disposición más ciudadanxs «concientes» y democráticxs que ayuden voluntariamente a señalar a lxs refractarixs, a lxs divergentes, a lxs insurrectxs, a lxs «descolgadxs», a lxs «violentxs» que interfieran en sus procesos de cambio llenos de repugnante civilidad. El poder ríe, porque sabe que aun con culposa esperanza incluso algunxs cuantxs autodenominadxs anarquistas acudieron a las urnas a rendirse oficialmente ante el enemigo, a renegar de sus ideas, a capitular en sus convicciones tan líquidas y volátiles como la memoria del tan romantizado «pueblo».

Nosotrxs, orgullosa minoría de sediciosxs, seguimos en guerra contra el poder sin confusiones, multiplicándonos y fortaleciendonos en el caos.

Porque nuestra revuelta no empezó el 18 de octubre ni finalizará con un asqueroso plebiscito.

MUERTE AL ESTADO Y AL CARNAVAL DE LA DEMOCRACIA.
LA ANARQUÍA VIVE EN EL ATAQUE CONTINUO A LA DOMINACIÓN.
POR LA INSURRECCIÓN PERMANENTE SIN LIDERES NI DIRIGENTES,
CON NUESTRXS MUERTXS EN LA MEMORIA Y NUESTRXS PRESXS EN LA LUCHA,
SEGUIMOS EN GUERRA CONTRA TODA FORMA DE PODER.

Anárquicxs no pacificadxs del sur de Abya Yala ($hile).
26 de octubre 2020.

¿Para quién trabajan los apasionados communards de nuestros días?

Escrito por Gustavo Rodríguez


Mayo del 68 y la Sociedad del Espectáculo, medio siglo después

Desde 1871 –año en que el «poeta maldito» escribiera esta misiva–, no era necesario ser “vidente” para ver lo evidente: las masas de trabajadores que combatían en las barricadas de París seguían trabajando. Aquella «huelga salvaje» frente a la autoridad de Versalles, era a su vez, un nuevo trabajo que producía nuevas obligaciones y les condenaba a perpetuar el trabajo in saecula saeculorum. Tan profunda reflexión, en pleno trance nigromante, probablemente incitó a Rimbaud a cuestionarse: ¿para quién trabajaban los apasionados communards? profetizando un sistema de dominación fundamentado en la democracia directa como eje de gestión político-social, que aseguraba la permanencia de la autoridad y la continuidad del trabajo.

Por eso su furibundo rechazo (¡nunca jamás!) al proceso de alienación humana, consciente que la liberación total «consiste en alcanzar lo desconocido»2 ; única vía de escape del mercado cultural al que estaba forzado a vender su «mercancía». Quizá por ello, para Bakunin –con su espíritu subversivo y su lujuriosa irreverencia– aquellos setenta y tantos días de insurrección generalizada fueron una fiesta interminable y no una agotadora jornada de construcción social; al igual que para las aguerridas pétroleuses que gozaron los fugaces instantes de la primavera de 1871 como una orgásmica apoteosis de fuego y sedición. Mientras que para Engels, aquél acontecimiento expresó el «más vivo ejemplo de la dictadura del proletariado», vislumbrando la futura utilidad de la masa trabajadora.
El slogan histórico de los marxianos («¡abolición del trabajo asalariado!»), aún retumba en estos días reiterado por propios y extraños –con lamentable aceptación en nuestras tiendas–, como si la miserable retribución económica de la explotación de nuestra fuerza física e intelectual fuera el problema, y no el trabajo en sí, olvidando la raíz del vocablo. Si bien una etimología no es la Verdad (con mayúscula) sino una alegoría que permitió en su momento describir una realidad específica constituyendo la visión de mundo en nuestra mente, es realmente revelador lo que representó en algún período de la historia el vocablo «trabajo».

Las palabras «trabajo» (en castellano), «travail» (francés), «trabalho» (portugués), «traballo» (gallego), «trabayu» (asturiano) y, «treball» (en catalán y valenciano), derivan del latín vulgar tripalium: un instrumento de tortura similar al cepo que consistía de «tres palos»» a los que se ataba a la persona que recibía el tormento. De ahí el significado de tripaliare: «tortura», «tormento» o «dolor provocado»3 .

Si etimológicamente la expresión «trabajo forzado» es una suerte de pleonasmo; bajo el enunciado «trabajo asalariado», queda al descubierto el sinsentido del término, a menos que se trate de entusiastas masoquistas que, consecuentemente, se nieguen a cobrar por ser torturados. Ya ni mencionar esos peculiares seres tan bien domesticados que aman el trabajo, superando con creces la narrativa de Von Sacher-Masoch, con perdón de todas y todos los amantes de infringirse dolor (a voluntad) con placenteros resultados, reconciliando la tensión entre placer y muerte en una profunda alteración del tiempo mismo4 .

No es obra del azar que las incursiones psicogeográficas de Debord –cuatro años antes de fundar la Internacional Situacionista–, concluyeran con un graffiti en las proximidades del Sena con la inscripción «NE TRAVAILLEZ JAMAIS!» (¡No trabajes jamás!), retomando el grito de guerra de Rimbaud, recargado por la intuición punzocortante de la negación dadaísta «contre tout el tous» (contra todo y todos) y la «guerra contra el trabajo» del movimiento surrealista. Tampoco es fruto de la casualidad que a finales de la década del setenta el compañero Alfredo Bonanno y los sectores anárquicos más aguerridos de Italia, centraran la lucha en la destrucción del trabajo tras la experiencia del mayo rampante de 1977, dándo rienda suelta a las tésis insurreccionales ante el inmovilismo anarcosindicalista y la degeneración del libertarismo de síntesis.

En contraste, los marxianos de todas las denominaciones –socialdemócratas, espartaquistas/luxemburguistas, consejistas, leninistas (trotskistas, stalinistas, maoístas y otras sub-especies), operaístas, autónomos, socialistas libertarios y, anarcosindicalistas–, posponen la destrucción del trabajo y la consiguiente destrucción de la economía, anteponiendo a este momento emancipador el programa de consolidación del poder obrero (comunista/anarquista), estimulando el desarrollo de las fuerzas productivas y limitándose a gestionar o «autogestionar» –en el caso de los sindicalistas libertarios y los consejistas– la economía, asegurando el desarrollo del Capital. De esta visión (corta de miras), no quedarían excentos ni los situacionistas. El propio Debord, se retractaría de aquel aguerrido graffiti, optando por impulsar la automatización industrial (primero) y, fomentar la «sociedad de Consejos» (después). Vaneigem, tampoco se despojaría de su ADN marxiano, inclinandose por los «Consejos Obreros» (primero) y, la autogestión generalizada (después).

Este enfoque miope, indudablemente obstruye la finalidad anárquica de demoler todo lo existente. Tal concepción, en lugar de poner fin a la llamada «contradicción fundamental» (capital-trabajo), destruyendo el trabajo y la economía y, como resultante el Capital, se plantea un falso dilema entre la gestión de la economía por la «burguesía» y la gestión/autogestión del «proletariado». De tal suerte, elige la forma sobre el contenido, dando paso a un «capitalismo autogestionado» (tal como sucedió en la revolución anarcosindicalista tras el golpe fascista de 1936) o imponiendo el «capitalismo de Estado» (Rusia 1917, China 1949, Cuba 1959, Nicaragua 1979…).

«Jeder nach seinen Fähigkeiten, jedem nach seinen Bedürfnissen» (De cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades) es el aforismo que hace suyo San Charlie de Tréveris –tras plagear a Étienne Cabet y a Louis Blanc–anunciando el arribo de la «fase superior» del comunismo, una vez superado el principio rector de la «dictadura del proletariado» («A cada cual según su aporte» o, lo que es lo mismo «quien no trabaja no come»), período de tiempo indefinido donde, lejos de abolirse, la condición obrera se generaliza, exacerbando la explotación de los trabajadores en la producción eficiente de un «futuro mejor». Lo que en la práctica se traduce en más de lo mismo, es decir, en la continuación del Capital a través de medios pretendiadamente revolucionarios implementados en torno a la división entre dirigentes y ejecutantes.

¿Qué producen las revueltas contemporáneas? ¿Para quién trabajaban los apasionados communards de nuestros días? Probablemente, estas sean las preguntas generadoras iniciales que nos ayuden a formular nuevos cuestionamientos y a enlistar dudas, temores, reflexiones y propuestas, desenredando los hilos negros de nuestra historicidad. Así y sólo así, podremos entrelazar la nueva trama y la urdimbre de las luchas venideras. Ese tejido negro irá tomando el cuerpo polimorfo que le vayamos concediendo sin seguir viejos patrones. Ya no tendremos que continuar remendando aquel trapo arcaico que fuera confeccionado hace siglo y medio en la rueca y el telar. Aquel tejido tuvo su propio tiempo. Las nuevas tramas anárquicas solo podrán advenir de manera disruptiva, desde un ethos que reafirme la necesaria destrucción del trabajo y la potencia del fuego liberador. Continuar en la repetición y el estancamiento actual, podría remitirnos a la regresión histórica: la imposición del fascismo global (pardo y/o rojo).

Es preciso agudizar nuestros sentidos para saber distinguir los olores y avizorar el cocido. El aroma del fuego siempre nos indicará qué se está cocinando. No se trata de rechazar el platillo una vez que esté servido sino de interrumpir su cocción. El aroma azufrado de la combustión del petróleo y sus derivados, provoca una inconfundible sensación olfativa que incita cierto estado transitorio de euforia y nos expide, de forma inconsciente, una sucesión de imágenes asociadas que producen infinito placer: un cuartel en llamas, una prisión reducida a cenizas, un conglomerado de antenas calcinadas, una patrulla incinerada o un bello centro comercial carbonizado. Ese devenir-fuego –que ilumina la noche– provoca una conmoción liberadora que no puede propiciar ningún otro medio, ninguna máquina de guerra. Innova un gesto que hace perceptible la anarquía a través de las flamas de la devastación.

Gustavo Rodríguez
Planeta Tierra, 1º de septiembre 2020

(Extraído del folleto «El aroma del fuego: la rabia de la desesperanza en un mundo tripolar», septiembre, 2020.)


1. Rimbaud, Arthur, Iluminaciones, Cartas del vidente, Ediciones Hiperión, Madrid, 1995.

2. Id.

3. El vocablo «trabajo» tiene tres raíces europeas que han permitido el acomodo semántico del término en diferentes lenguas: Ergon en Griego, Laborare en Latín y, la olvidada Tripalium (también en latín pero con un origen mucho más lóbrego). En lengua inglesa, la palabra «work» está asociada a la raíz latina de la palabra Laborare que significa «labor», aunque su traducción literal sería «labor difícil», de ahí la expresión «labor de parto». Esta raíz latina es el origen de una variedad de palabras, incluyendo «colaborar» y «elaborar». Hannah Arendt, echa mano de esta raíz etimológica para justificar el trabajo, argumentando que tiene un rol en el «proceso de la fertilidad vital» (La Condición Humana, Paidós, Barcelona, 1993). En realidad, es evidente que sí existe una abismal diferencia entre los vocablos Tripalium y Laborare (o Ergon en griego) y, esta radica en la ancestral división social (y sexual) del trabajo con el arribo de la agricultura: un sector «destinado» a cumplir con la obligación dolorosa del trabajo (Tripalium), perdiendo toda libertad; y otro, «elegido» para la labor creadora (Laborare) en plena libertad.

En Europa, se tiene evidencia del uso punitivo del tripallium por lo menos hasta el año 578, mientras que en América se documenta el empleo de este instrumento de tortura en la década del ochenta del siglo XIX y, en Mauritania aún se utiliza para “disciplinar” esclavos y (particularmente) esclavas que se niegan a cumplir con las exigencias de sus amos a pesar de que la esclavitud fue abolida por ley en 1981.»

4. Freeman, Elizabeth, Time Binds: Queer Temporalities, Queer Histories, Duke University Press, Durham, 2010.