La pasada madrugada del 27 al 28 de febrero fueron rotas a golpe de martillo las vidrieras de una oficina inmobiliaria en la calle Monte Igueldo. Se dejo un mensaje escrito con pintura en el que se podía leer “guerra a la especulación capitalista”.

Esta acción se enmarca en el actual contexto de intento de transformación urbana del barrio de Vallekas por parte del capitalismo y el Estado. Video vigilancia, especulación inmobiliaria, control policial, racismo, persecución de la okupación… es todo lo que hay detrás de la campaña mediática contra los “narcopisos”, utilizados como caballo de troya para legitimar los cambios que el mercado y el Estado estiman oportunos en el barrio.

El ataque a una inmobiliaria se justifica por si solo. Solo esperamos que esta práctica de señalamiento y ataque a lxs intereses de especuladores, empresarios y Estado se generalice.

¡Ni mafia, ni policía!
¡Por la anarquía!