Aquí una reflexión escrita por Kuche Negrx sobre la caravana migrante que ha despertado y hecho visible todo el racismo, el clasismo, la xenofobia y el autoritarismo arraigado en el “cálido” pueblo mexicano, ese pueblo que se caracteriza por su cordialidad con  turistas y extranjerxs de todo el mundo, ¡claro!, siempre y cuando sean blancos y tengan dinero.Viene de HeyWild

¡Contra el nacionalismo, el racismo y el servilismo!


Hace una par de semanas, los medios masivos de comunicación le daban cobertura a una multitud de migrantes, quienes buscaban la entrada a México para atravesarlo y llegar a los Estados Unidos. Provenientes en su mayoría de Honduras con algunxs otrxs de países centroamericanos, usando la caravana como estrategia pudieron entrar al país, no sin antes pasar una bienvenida con la policía mexicana. Hecho que de forma general, fue muy mal visto por la sociedad mexicana.

Ya estando en el territorio, su recibimiento en Chipas se vio contrastado entre personas solidarias con ellxs, mientras que por el contrario otrxs se quejaban de su presencia. A los pocos días de su estancia ahí, el gobierno los roció de fumigante mientras dormían por la madrugada. En su paso por Veracruz la situación se fue complicando, se habla del secuestro de algunxs por parte de grupos del crimen organizado, desapareciendo a más de cien, principalmente mujeres y niñxs, no obstante, no se sabe la cifra verdadera o la verdad de lo que ocurrió. Lo único seguro es que la ruta por ese estado, es una de las más peligrosas para lxs migrantes, siendo uno de los puntos señalados donde ocurren con más frecuentemente este tipo de hechos.

De igual forma, se empezó a decir sobre la presencia de enfermedades entre ellxs como el paludismo o tuberculosis, generando aún más la estigmatización, pero ahora sobre sus cuerpos. Habiendo atravesado estas situaciones, la “sociedad civil” comenzó de forma general a cuestionarse sobre quienes venían en esta caravana y sobre su preocupación por que algunos de ellxs se quedaran a delinquir en el país, pues ciertamente lxs relacionaban con la pandilla de los maras.

Haciendo uso de su insolencia e idiotez habitual, Trump comentaba sobre la presencia de “árabes pero que no tenía pruebas”. Por su parte, el gobierno mexicano se mantuvo con el discurso de los derechos humanos. Finalmente pasando día de muertos lxs migrantes llegaron a la CDMX, de a raite y caminando, principalmente. En la caseta de San Marcos ya para entrar al Estado de México, comenzaban módulos de apoyo y de información, en donde les informarían sobre el albergue en un estadio a las afueras del metro ciudad deportiva

Siendo este espacio habilitado para los días de su estancia en la ciudad, en colaboración con la alcaldía de Iztacalco, derechos humanos, asociaciones civiles y la Cruz Roja comenzaron a dar soporte a los migrantes quienes llegaban por cientos desde el cuatro de noviembre y los días venideros. En este escenario, es donde se comenzaba a gestar o mejor dicho a mostrar de forma directa la xenofobia de lxs mexicanxs, pues si bien, desde su llegada se comenzó hablar mucho del ¿Por qué entraban de forma ilegal y violenta en el país?, pues en redes hubo imágenes de supuestos policías lesionados en su encuentro en la frontera sur, las cuales eran falsas pues eran de otros hechos (pero ¡que bien! por quienes les hicieron eso a los policías de las fotos). Siendo este sólo el principio de diversas generalizaciones mediáticas en las redes sociales, sustentadas por fotografías falsas o sacadas de contexto, posibilitando y dando el sustento al clasismo, xenofobia e incluso racismo de lxs mexicanxs.

Con forme pasaron los días, comenzaron los reporte amarillistas y sacados de contexto tanto de reporteros de medios establecidos, como de personas que fueron al albergue temporal y tomaban fotos con sus celulares y luego las publicaban en sus redes, fomentando más la ignorancia de la situación. Teniendo la oportunidad de acudir al albergue dos veces, nos dimos cuenta de la situación, la cual es muy distante a la ofrecida por los medios y de lxs tantxs otrxs aspirantes a influencers hablando del tema. Primeramente hablaremos del acopio. En varios puntos antes y durante la llegada de migrantes se comenzó a recibir donaciones de ropa, calzado, mochilas, accesorios de higiene personal y comida de forma general. Bueno, pues mucho de esto lo recibió la Cruz Roja, quien amablemente lo seleccionó y decidió que era bueno y que no. De tal forma, lo bueno era doblado y empaquetado y lo malo puesto a un costado de una de sus carpas en el pasto. Ante esta situación, muchxs se comenzaron a indignar, pues ¿cómo era posible el desprecio del apoyo brindado? poniendo la ropa en el suelo y junto de los cestos de basura, comenzando a decir: los migrantes son unxs ingratxs por despreciar el apoyo que se les había otorgado.

Algo no muy comentado, fue el actuar de algunxs miembros de la Cruz Roja o de asociaciones civiles quienes comenzaron a lucrar con lxs migrantes vendiéndoles lo donado para ellxs. En algunos momentos hubo tención pues algunxs migrantes reclamaban esta situación, pero ¿Ante quien podían hacerlo? Si bien, había mucha ropa tirada en el suelo (pues no había donde más ponerla) no toda era servible, pues habían zapatos rotos o de tacón y camisas agujereadas. Por eso no fue sorprendente, encontrar migrantes que cuando veían a personas llegar con ropa para donar, rápidamente se les acercaban a pedir o preguntar por prendas en particular, especialmente calzado y ropa abrigadora. Muchxs inclusive seguían en la búsqueda de zapatos, pues estaban descalzxs

En torno a la comida, se puede comentar sobre las grandes filas para acceder a un plato, el cual en muchas ocasiones tenia comida ya fría o simplemente era poca y no alcanzaba a llenar, de ahí el actuar de muchxs migrantes comprando comida en otra parte. Hecho que molesto a varixs, como si por ser migrantes, no pudieran tener la oportunidad de comparar comida en otro lugar, evidenciandolxs con fotos de cestos de basura con comida adentro, otra vez no contextualizando la situación. De igual forma, se les atacó por tener agua los días que se cortó en la ciudad: una muestra más de la intolerancia de lxs capitalinxs. Respecto al espacio en donde dormían, a algunxs se les dio colchonetas otrxs tenían casas de campaña donadas, a otrxs tantxs les tocó estar de bajo de carpas instaladas, pero nada tenía que ver con la imagen de casas de campaña azules y bien colocadas en fila, circuladas en redes contrastando la situación en Nayarit. Muchxs migrantes seguían durmiendo en el pasto o cemento solo con unas sábanas o ropa doblada como almohada.

Ahora en una mirada crítica a la propia caravana, se podía observar mucho tipo de violencias generadas por ellxs mismxs dentro del albergue, como la segregación de personas no heterosexuales. En torno esto, hay reportes de hostigamiento y ataques. Otro hecho no muy sonado es la prostitución ejercida ahí adentro y sin duda alguna, el machismo imperante vivido, pues finalmente en su mayoría eran hombres quienes conforman la caravana.

Tal situación tan compleja, no pudiéndose comprender tan fácilmente puede empezar a ser entendida por las intervenciones norteamericanas en décadas pasadas en estos países centroamericanos, la presencia de mineras con sicarios a sueldo, el tráfico de drogas y la violencia que genera a su paso, la presencia de guerrillas y paramilitares, en fin, una serie de circunstancia muy parecidas a las vividas en México. Podríamos comparar esta caravana migrante con las oleadas de migrantes que han llegado a Europa en los últimos años huyendo de la guerra, principalmente en Medio Oriente. Con estos contextos frente a nosotrxs se vuelve clara la relación de ambos en función de la expansión del capitalismo y su proceso de despojo generador de violencia.

Ante esto, como punks, personas afines al anarquismo o simplemente como personas criticas al sistema, no podemos quedarnos quietas observando tal situación, siendo momento de actuar y mostrar nuestra solidaridad haciendo a un lado la caridad del ciudadanismo. En algunos partes de Europa, han comenzado actuar creando okupas para recibir migrantes, creando frentes para combatir grupos neofascistas, tirando mallas en líneas fronterizas. Por su parte, algunas individualidades y colectivos a fines al anarquismo en México apoyaron de forma directa o indirecta, no siendo muy mediáticas sus acciones, sin embargo, ahora que la caravana salió de la capital del país rumbo al norte, se ha visto el llamado para apoyar con comida su paso.

Para concluir, es preciso recalcar como la ciudadanía mostro su cara clasista y racista ante el paso de la caravana migrante. Ingredientes fundamentales del fascismo, muy similar a lo que se está viviendo en América Latina. Para muestra, la marcha del fin de semana encabezada por pura clase media y alta, pidiendo la continuación del NAICM y aprovechando para expresar su repudio contra lxs migrantes.

No queda más que estar atentos en su camino restante y ahora estar pendientes de las otras caravanas en marcha y especialmente en su llegada a la frontera con Estados Unidos, donde ya se ha desplegado un operativo militar para impedir su entrada. Además, es claro que éstas no serán las últimas, pues la migración proveniente del centro y sur América irá incrementando en los próximos años con el auge de la violencia vivida actualmente en esta zona.

¡Abajo las fronteras reales e imaginarias!

Por Kuche Negrx