(Madrid) Actualización de la situación de lxs compañerxs represaliadxs en Madrid,por el ataque a un cajero de bankia.

El 29 de octubre de 2018 en Madrid, dos compañerxs anarquistas eran
detenidxs, en sus respectivas casas, bajo la acusación de daños.

Concretamente se les acusa de daños con fuego a un cajero automático de Bankia el 11 de Abril de 2018 en solidaridad con la anarquista presa Lisa, condenada por el atraco a un banco en Aachen (Alemania).

Lxs compañerxs pasaron a disposición judicial el 30 de octubre de 2018 y fueron puestos en libertad a la espera de juicio. Durante ese año la tipificación del delito se bajo a delito leve, sin embargo, en noviembre de 2019, tras un recurso de fiscalía, el delito volvía a ser tipificado como normal, dando lugar a la posibilidad de que sean condenadxs a prisión. Actualmente la investigación ya ha sido cerrada y se encuentran a la espera de que fiscalía presente el escrito de acusación.

Este es otro de los muchos ataques que el Estado realiza contra el
anarquismo, más allá de los hechos, sin entrar en términos de inocencia o culpabilidad, pues no son más que términos del poder para condenar y encasillar a todo aquel que se rebela contra su autoridad. Lo que se persigue son los principios y prácticas anarquistas, prácticas legítimas como son la solidaridad y la acción directa contra todo aquello que nos oprime.

Es por ello, que consideramos necesario que estos casos no queden en el olvido, pues la labor represiva se alimenta de esto generando
desinformación con respecto a las ideas y prácticas anarquistas y
tratando de deslegitimarlas y desmovilizarlas por medio de “castigos
ejemplares”. Frente a su continua persecución las ideas y prácticas
anarquistas han de prevalecer y así continuar la ofensiva contra el
estado.

Estad atentxs para más información.

¡MUERTE AL ESTADO Y VIVA LA ANARQUÍA!

SOLIDARIDAD CON TODXS LXS COMPAÑERXS REPRESALIADXS

Promesas de guerra. Fuego y cristales rotos en Madrid.

Durante las últimas semanas del mes de diciembre fueron decorados, rotas las lunas, pinchadas las ruedas y/o arrancados los retrovisores de alrededor de 50 motos y 40 coches de alquiler, del burger king, de inmoibliarias, de seguridad, de bancos… También fueron reventadas las pantallas de una docena de cajeros.

Un cajero de la Caixa y otro de Santander fueron presa de las llamas. Cuatro coches de alquiler, dos del banco Santander, dos de inmobiliarias, uno de prosegur y uno de securitas ardieron durante la noche.

Quizá quedan muy grandes las llamadas a la guerra, no queremos hacer una analogía con otros lugares del globo en el que el conflicto ha alcanzado cotas de destrucción y muerte que no contemplamos por aquí. No son estas palabras un ejercicio de alarde, un selfie ególatra. Son simplemente un muestrario de cosas que suceden, de instantes de pasión en un mundo monótono y sin sentido. Un intento de potenciar y multiplicar la acción antagónica.

Evitar que un banco abra durante unos días, interrumpir el tránsito de mercancías o dañar directamente instrumentos de represión es importante y muestra al poder instantáneamente vulnerable. Asumiendo, claro está, que estos ritmos de destrucción son absolutamente asimilables por el capital y que se repone de ellos muy rápido.

En cualquier caso, no queremos permanecer pasivxs ante la perpetuación de esta realidad: continentes enteros convertidos en campos de concentración, ciudades de zombis consumistas que generan la devastación de la vida en todos sus sentidos, la autoridad y el beneficio subyugando cualquier tipo de relación…

No queremos caer en la virtualización de la vida y también de la lucha, en la que solo se representa el espectáculo de la revuelta para que después especialistas de la política de todos los espectros consideren la legitimidad o no de la acción. No vamos a separar el discurso de la praxis. Actuamos y hablamos.

Aunque algunas hayamos abandonado la esperanza de futuros idílicos no nos negamos el placer y la convicción de querer experimentar o imaginar la ausencia de dominación. Apostamos por la destrucción, pero esta no puede ser únicamente física. El ataque a la autoridad responde a una responsabilidad individual que nos lleva a querer eliminar elementos que la sustentan, como nosotrxs mismxs. Llámese deconstrucción, revolución interior o asesinato del policía que llevamos dentro la conciencia de los privilegios y de la actividad perpetuadora del orden existente es necesaria. Y ésta no puede mantenernos nunca a la espera, sino que debería funcionar como un impulso en la convicción de una destrucción necesaria, desde dentro y hacia fuera.

Queremos una lucha multiforme, lo que no implica unas prácticas reformistas sino la búsqueda de diferentes caminos de confrontación, que no den margen a la recuperación y que no entablen diálogo con el poder.

No vamos a esperar el momento adecuado ni al “despertar” de las masas. A la eterna promesa e inevitable demora del cuantitativo oponemos la espontaneidad y pasión de lo cualitativo. Asumiendo que la lucha por la liberación viene, se sustenta y va siempre hacia el individuo.

Por todxs lxs compañerxs represaliadxs.
Por la liberación total.
Desde y hacia la anarquía.
PROMESAS DE GUERRA

[Madrid] Incendio de un coche eléctrico de la compañía Car2Go.

En la noche del 24 al 25 de Febrero, incendiamos un coche eléctrico de la compañía Car2Go.

Los nuevos modelos de movilidad y urbanismo que nos proponen desde los estados y empresas, en este caso a modo de «Carsharing» o «Smart Cities» forman parte de una propagan capitalista que pretende blanquear la imagen del viejo capitalismo hostil, devastador e inhumano de siempre. Sin embargo, no son más que una extensión del desastre industrial que perpetúa unas condiciones de existencia miserables que hacen posible su desarrollo y beneficio.
No queremos reformar el capitalismo, queremos destruirlo. No necesitamos más motivos para atacar.

Guerra al Estado, al capitalismo y a la aniquiliación cotidiana de nuestras vidas.
Por la anarquía.

“Infamia”, nueva publicación anarquista de Madrid

Nueva publicación anarquista desde Madrid. Gratuita. Podéis descargarla pinchando aquí. A continuación os dejamos el índice de contenido y la editorial. Para pedidos y demás contactos, escribir a: publicacioninfamia@autistici.org.

Editorial al primer número de Infamia:

En la época de la Antigua Roma, la infamia era la degradación del honor civil. El afectado por ella debía haber llevado a cabo un acto deshonroso o vil, para acto seguido ser desacreditado por un censor, que le otorgaba la categoría de infame. De esta manera, el afectado no podía acceder a cargos públicos ni votar en las elecciones, lo que limitaba sus facultades sociales y jurídicas.

El derecho romano reconocía dos tipos de infamia según sus causas.La infamia iurs, era una consecuencia de un fraude o de alguna acción dolosa. La infamia facti se decretaba cuando la persona desarrollaba un acto contrario al orden público, la moral o las buenas costumbres.

Es con este tipo de infamia con el que nos sentimos identificadas, aquella que reivindicamos con orgullo, pues ¿qué tarea, acción o estrategia netamente anarquista no cabe bajo de la definición de “un acto contrario al orden público, la moral o las buenas costumbres”?

Si su orden público se basa en el ejercicio de una violencia (tanto explícita como simbólica) para obligarnos a actuar en contra de nuestros intereses y a favor de los beneficios de asesinos y explotadores, nos rebelamos contra él y nos declaramos infames. Si su moral lo único que defiende es la propiedad privada (concepto bajo el cual se lleva a cabo el expolio de la gran mayoría de desposeidas y oprimidas a través del acaparemiento de los medios de vida en unas pocas manos privilegiadas), nos rebelamos contra ella y nos declaramos infames. Si sus buenas costumbres nos atan a la jerarquización social, convirtiéndonos en seres humanos de segunda clase, nos rebelamos contra ella y nos declaramos infames.

Por eso nace esta publicación. Para extender la llama de la infamia y la desobediencia. Para luchar por la anarquía.