(Italia) Sumario sobre las diversas operaciones represivas anti-anarquistas (Operaciones Bialystock, Scripta Manent, Prometeo)

Tomados de anarquia.info, links informativos para el seguimiento de los casos de lxs compañerxs detenidxs en Italia a raíz de las Operaciones Bialystock, Scripta manent y Prometeo. ¡Ánimo compas de Italia!


ITALIA: OPERACIÓN BIALYSTOCK – DIRECCIONES ACTUALIZADAS AL 30 DE JUNIO DE LXS COMPAÑERXS PRISIONERXS

ITALIA: COMIENZA EL PROCESO DE APELACIÓN DE SCRIPTA MANENT – ACTUALIZACIONES

ITALIA: OPERACIÓN BIALYSTOCK – DIRECCIONES ACTUALIZADAS AL 30 DE JUNIO DE LXS COMPAÑERXS PRISIONERXS

ITALIA: LOS QUE NO MUEREN LO ENCUENTRAN

ROMA, ITALIA: OPERACIÓN BIALYSTOCK- PARTE DE UNA ESTRATEGIA…

ITALIA: CONJUNTO DE AUDIENCIA PRELIMINARES DE OPERACIÓN PROMETEO, UN INFORME Y ALGUNAS REFLEXIONES – 14 DE JUNIO DE 2020.

MILÁN, ITALIA: AUTOMÓVILES INCENDIADOS EN SOLIDARIDAD CON LXS COMPAÑERXS DETENIDOS EN LA OPERACIÓN BIALYSTOK

ROMA , ITALIA: COMUNICADO POR LA OPERACIÓN BIALYSTOCK

ROMA, ITALIA: NUEVA OPERACIÓN POLICIAL Y ARRESTOS

ITALIA: OPERACIÓN PROMETEO – SE FIJÓ LA FECHA DE LA AUDIENCIA PRELIMINAR

ITALIA: SOLICITUD DE APOYO FINANCIERO PARA LXS COMPAÑERXS DE LA OPERACIÓN SCRIPTA MANENT

 

 

Italia: solicitud de apoyo financieron para lxs compañerxs de la Operación Scripta Manent

Sobre la operación scripta manent y más ... Anna Beniamino ...

El 1 de julio comenzará en Turín el segundo juicio de la operación «Scripta Manent». Solicitamos el apoyo económico y la solidaridad a los compañeros, Esto es importante porque en estos meses de encierro las iniciativas solidarias se han reducido al mínimo, si es que no se han interrumpido por completo.

Las referencias bancarias para enviar dinero son:

Iban: IT56M0567617295IB0000592586
Intestatario: Omar Nioi
Banca: Banco di Sardegna
Codice Bic/Swift: SARDIT3S100

Para cualquier información: cassamanent [at] anche.no

(Italia) Operacion represiva en Bolonia (Sumario)

Fuerza y salud a todxs lxs compañerxs italianos que han sido alcansados por la represión y en las operaciones “Ritrovo” y “Scripta Manent”. ¡Fuego y solidaridad internacionalista!


Registrado “il Tribolo” y medidas de precaución para doce sospechosos por asociación subversiva

Siete personas fueron llevadas a cuatro prisiones diferentes, y obligación a firmar para otras cinco. En el centro de las acusaciones estaba el incendio de un repetidor en diciembre de 2018 en Monte Donato. Sin embargo, según la Fiscalía, la operación tendría “valor estratégico preventivo” con respecto a “momentos de tensión social” durante la emergencia del coronavirus, como las protestas en Dozza.

13 de mayo de 2020 – 12:30

Esta noche siete “compañeros han sido detenidos en ejecución de una orden del juzgado GIP de Bolonia 270bis”, el artículo del Código Penal que prevé hasta diez años de prisión para las asociaciones con fines de terrorismo o subversión, y conductas en las cárceles de Piacenza, Alessandria, Ferrara y Vigevano. Informa la Associazione Bianca Guidetti Serra en su perfil de Facebook.

También dice: “Las casas y el Tribolo han sido registrados”, el espacio de documentación anarquista en Via Donato Creti. Otros cinco “han recibido la medida de obligación de permanecer y firmar en Bolonia. Sus casas también han sido registradas”. Serían imputados por delitos de incitación a la comisión de delitos, daños, desfiguración y fuego.

La operación, ha hecho saber la Fiscalía, tiene “un valor estratégico preventivo” para “evitar que en ulteriores momentos de tensión social provocados por la presente situación de emergencia”, “puedan producirse otros momentos de ‘campaña de lucha contra el Estado’ más generales”, considerando que los sospechosos habrían participado “en la organización de reuniones confidenciales para ofrecer su apoyo directo a la campaña ‘anticarelaria'”, y se comprobó “su participación en los momentos de protesta” en Dozza.

La Fiscalía también explica que en el centro de la investigación, bautizada “Ritrovo” (reencuentro), hay un ataque que habría tenido lugar “en la noche del 15 al 16 de diciembre de 2018, contra algunos puentes repetidores de las redes de televisión nacionales y locales, el equipo de voz de los radioenlaces de la policía y las antenas de las empresas que prestan servicios de interceptación y vigilancia de audio y vídeo”, todas situadas en Bolonia en la Via Santa Liberata, localidad de Monte Donato”, donde se habría encontrado “la inscripción, escrita en una pared de la estructura, ‘Apaga las antenas, despierta las conciencias en solidaridad con los anarquistas detenidos y vigilados'”. Este elemento habría “desde el principio, dirigido las investigaciones hacia varios exponentes del área anarquista activa en Bolonia y que orbita alrededor del espacio de documentación de ‘Il Tribolo'”. Según los fiscales, existe “una trama articulada de relaciones entre los sospechosos y varios grupos similares, que operan en diversas zonas del territorio nacional, centrada en la actividad sistemática de la incitación a la delincuencia” llevada a cabo “también haciendo uso de publicaciones en blogs y webs”, con el objetivo de “obstaculizar, también recurriendo a la violencia, las políticas de inmigración y, en general, las instituciones públicas y económicas, con la indicación de los objetivos a alcanzar y la modalidad de acción”. Los sospechosos también habrían participado “en momentos de protesta que dieron lugar a actos de daño, desfiguración y deslucimiento de lugares públicos y privados y, en algunas circunstancias, en enfrentamientos violentos con la policía”.

Entre los episodios imputados también hay “la organización de manifestaciones públicas y desfiles no autorizados, con el fin de contrarrestar e impedir la apertura de Centros de Permanencia para la Repatriación” (equivalentes a los CIE españoles), y además “los daños a propiedades y edificios públicos con inscripciones amenazantes y ofensivas contra instituciones de entidades de crédito y cajeros automáticos”, pero también “la creación y difusión, también con el uso de herramientas informáticas, folletos, artículos y volantes de contenido instigador, destinados a reunir a nuevos seguidores comprometidos en sus ‘campañas de lucha'”.

 

————–

 

Con un poco de tardanza incorporamos también varias traducciones que nos enviaron al correo sobre el caso:

 

Perdona, ¿tienes fuego?

 

Era 26 de Febrero del 2019 cuando, tras una redada a anarquistas, escribíamos:

« Hoy, en plena idiocracia, un pensamiento (“no se puede hacer la revolución sin matar”) pronunciado en privado (pero interceptado por algún micro) y además por terceros, es utilizado públicamente para justificar el arresto de de algunos anarquistas en la provincia de Trento. ¿Culpables de qué? ¿De acoger en tu propria casa a alguien que ha expresado en voz alta un razonamiento lógico completamente obvio? No, no se puede hacer la revolución sin matar. Así como no se puede hacer una tortilla sin romper huevos. ¿Entonces? Hacer comentarios como este no te convierte en un asesino ni un chef. Tal banalidad solo puede ser considerada como prueba por investigadores bimbiminkia [del italiano niño y chorra], puesta en primera página por periodistas bimbiminkia, puede indignar sólo a ciudadanos bimbiminkia. Delito del pensamiento creado por la fuerza de la ignorancia.

¿Y hasta qué punto es anticuado el hombre con su dignidad, si quienes pretenden ejercer nada menos que la Justicia encuentran sospechoso y criminal tratar de defender su vida privada contra una curiosidad continua, persistente y descarada (no hipotética)? No basta con hacer el trabajo de policía, hay que tener la cabeza y el corazón de un policía para no entender que cualquier intromisión en la vida privada de los demás es insoportable. Si no, ¿por qué 1984 se considera una novela sobre una sociedad totalitaria de pesadilla? Al fin de cuentas, sus habitantes eran libres de obedecer al régimen; después de todo, si no hacían nada malo, no tenían nada que temer de esa incesante vigilancia; después de todo, para evitar terminar en la habitación 101 sólo tenían que asentir a cada decisión tomada desde arriba. ¿Cuánta idiotez es necesaria para no entender que quienes pretenden gobernar a otros deben ser transparentes si quieren esperar que se les crea en sus propias y desinteresadas intenciones, ya que la transparencia del comportamiento que se exige a quienes son gobernados no es más que un control policial totalitario? Es cierto que, sometido por programas de televisión diarios que habitúan a espiar la intimidad de otras personas y abrumado por las ansiedades telemáticas de compartir, la pretensión del control omnipresente se da casi por descontada.

Como todo está unido con todo, literalmente todo se está pudriendo ante nuestros ojos y narices, volviendo el aire letal. La mezquindad política va acompañada de la miseria social, que va acompañada de la miseria económica, que va acompañada de la miseria emocional, que va acompañada de la devastación ecológica, que va acompañada de la mediocridad artística, que va acompañada de la ineptitud filosófica, que va acompañada de…

A lo largo de esta pendiente, ¿qué ha sido de la especie humana? Permanecer aferrado a la propia antigüedad humana es un dulce consuelo, no un gran estímulo. Resistencia sin ataque. Para remontar esa pendiente — es más, para superarla y apuntar al firmamento — interrumpir el suministro de la ignorancia es lo mínimo que se puede planear y comenzar a llevar a cabo ».

Ha pasado poco más de un año. Ya no sólo estamos en plena idiocracia, sino también en una declarada pandemia viral. Una combinación mortal ya que se sabe que uno de los efectos del terror es paralizar (lo que queda de) el pensamiento. No, no se intenta remontar esa pendiente, se sigue descendiendo hacia el abismo — y cada vez más rápido.

El control omnipresente se ha convertido en pocas semanas ya no una simple reclamación policial, sino en una verdadera medida legal-sanitaria aprobada e introyectada por una gran parte de la población mundial, cuya podredumbre ética ha llegado a la auto-reclusión voluntaria, a la delación de quienes osan tomar el sol al aire libre, al linchamiento de los corredores. Si hasta el siglo pasado los seres humanos estaban dispuestos a luchar y morir para tomar y defender su libertad, hoy en día están dispuestos a renunciar a ella para sobrevivir. Listo para aceptar salir de casa sólo humillándose con una autocertificación escrita. Listo para aceptar ser controlado en cada mínimo movimiento. Listo para aceptar rendir cuentas por cada una de tus decisiones. Listo para aceptar ser vigilado por drones, ser rastreado por dispositivos electrónicos, ser marcado con vacunas o microchips… En eso se ha convertido la especie humana.

Por lo tanto, no sorprende demasiado la noticia de la enésima redada de anarquistas, que tuvo lugar el 14 de mayo pasado por orden de la Fiscalía de Bolonia. Esta vez los investigadores tampoco han dejado de hacer alarde de una sinceridad descarada en cuanto a sus motivaciones. Si hace un año no tenían ningún escrúpulo en declarar que para acabar en su punto de mira bastaba con que otra persona expresara en tu casa un pensamiento que no les guste, hoy — después de haber precisado tranquilamente que sólo uno de los doce indagados (siete de ellos arrestados) es responsable del principal delito específico perseguido — terminan su comunicado de prensa con estas palabras: « En este marco, la intervención, además de su carácter represivo para los delitos impugnados, asume un valor preventivo estratégico destinado a evitar que en ulteriores momentos de tensión social, derivados de la particular situación de emergencia descrita, se produzcan otros momentos de “campaña de lucha contra el estado” más general [sic!] objeto del citado programa criminal de matriz anárquica ».

Lenguaje claro y preciso, aunque leñoso, como en los viejos tiempos. Parece que en Italia Mussolini no fue en absoluto el inventor de los arrestos preventivos, que ya habían sido aplicados por el gobierno (del futuro antifascista) Nitti en enero de 1920 en vísperas de una huelga de los trabajadores del ferrocarril. Los instigadores fueron sacados de sus casas antes de que comenzaran los disturbios. El régimen totalitario fascista no hizo más que repetir, extender y consolidar esta práctica ya en uso, enviando a las personas a confinamiento o haciendo que los fanáticos fueran arrestados no por algo que hubieran cometido, sino por lo que podrían haber cometido. El régimen totalitario democrático actual, que ya ha confinado a todos sus súbditos en su casa con el pretexto de una epidemia, debe recurrir a la prisión para aplicar esta misma intervención de reconocido “valor estratégico preventivo”: cuando el clima social es el de un barril de pólvora, quien muestre cierta pasión por las cerillas debe ser neutralizado. No después, ni durante, sino antes, posiblemente mucho antes de que estalle el fuego. Golpea a algunos para advertir a muchos. Punto y aparte, sin argucias ni pedanterías jurídicas.

Habiendo masacrado toda libertad individual mínima — y de los derechos constitucionales mediante tantas proclamas — entre el elogio o la comprensión de casi todas sus víctimas, ¿qué queréis que suponga para el poder hacer una incursión en los círculos subversivos destinada a reprimir lo que se es y no lo que se ha hecho? ¿Quién queréis que sea consciente de esto, aparte de los compañeros de los detenidos, ya sean directos o transversales? ¿Quién pretendemos que se cabree, los ciudadanos silenciados por la mascarillas y cegados por el desinfectante?

Bueno, al menos la franqueza mostrada por los investigadores tiene algún valor. Explicando sus motivos, también mostraron cuáles son sus preocupaciones. Digamos que las han dejado entrever, intuirlas, concebirlas.. Para conocerlas a fondo, habrá que observarlas más de cerca, tocarlas, iluminarlas. Tal vez con una cerilla.

[16/5/20]

Finimondo

 

Vuelta a la normalidad: otros anarquistas encerrados

Esta noche, siete compañeros y compañeras han sido detenidos y otros cinco bajo la obligación de no salir de Bolonia.

La enésima investigación por “asociación subversiva con fines de terrorismo”. Por lo que podemos entender, a estos compañeros se les acusa de haber participado en la lucha contra los campos de concentración de la democracia (los CPR o CIE), de haber apoyado los revueltas que estallaron en muchas cárceles italianas en marzo y –a alguno de ellos– de haber incendiado un repetidor de televisión en solidaridad con los presos en 2018. En la radio han hablado de “presuntos anarquistas” que estaban llevando a cabo una “campaña anti-Estado”. Normalmente, en los velos de la jefatura de policía dicen anarquistas y “presuntos terroristas” – ahora dan a entender que acusación es precisamente de ser anarquistas. Por otra parte, no es necesario que la ROS realice ninguna investigación para establecer que algún grupo de anarquistas lleva a cabo prácticas anti-Estado.

Después de poner a millones de personas bajo arresto domiciliario, ahora, que ha vuelto la normalidad (¿para quién?) también vuelve rápidamente la represión selectiva contra quienes molestan. Contra aquellos que, incluso durante el período de cuarentena, no han querido dejar solos a los rebeldes en las prisiones. En menos de dos meses –y mientras en las prisiones la epidemia se propaga en total silencio– el Estado pasa la cuenta a los que han desafiado sus prohibiciones. Como advertencia para la fase 2, 3, 4… Por otra parte, sobre el carácter preventivo de esta operación, la Fiscalía de Bologna no podía ser más explícita: “En este marco, la intervención, además de su carácter represivo para los delitos impugnados, asume una valencia preventiva estratégica, destinada a evitar que en eventuales momentos ulteriores de tensión social, derivados de la particular situación de emergencia antes descrita, puedan tener lugar otros momentos de una “campaña de lucha contra el Estado” más general, objeto del citado programa criminal de matriz anárquica”. Pero dejemos a los magistrados, a los carabineros y a los periodistas, porque es algo bien diferente lo que tenemos ganas de decir.

A estos compañeros y compañeras los conocemos bien. Son compañeros serios, leales y generosos. Siempre los hemos tenido a nuestro lado en las luchas y estuvieron particularmente cerca de nosotros cuando también aquí en Trentino el Estado nos arrebató siete amigos y compañeros con la operación “Renata”.

Al no ser ni políticos ni estafadores, no nos avergonzamos cuando arrestan a algunos de los nuestros. No sólo porque los amamos y estimamos, sino porque las acciones de las que se les acusa son justas para nosotros. Impedir la apertura o el funcionamiento de los CPR es justo. La solidaridad con los que se rebelan en las cárceles es justa (el único reproche, si acaso, sería por no haberlo hecho lo suficiente). Sabotear los medios utilizados para el condicionamiento social es justo, y quizás ahora, después de experimentar hasta dónde pueden llegar el Estado y los tecnócratas en la vigilancia de masas, unas cuantas personas más podrán entender el significado de ciertas acciones.

En lo que a nosotros respecta, estos arrestos son una razón más para declarar la guerra a la normalidad, a la miseria y a las injusticias que permite y esconde. Nuestras mas bellas relaciones son nuestra mejor arma.

Elena, Guido, Zipeppe, Nicole, Duccio, Stefi, Leo, Martino, Emma, Tommi, Otta, Angelo libres!

13 de mayo 2020

Anarquistas de Trento y Rovereto

Fuente: ilrovescio.info/

PODRÍA GOLPEAR A CUALQUIERA: ACTUAR SE VUELVE AUTODEFENSA

Solidaridad y caja de resistencia

El miércoles 13 de mayo, la operación “Ritrovo”, coordinada por la Fiscalía de Bolonia, acusó a varias personas entre Bolonia, Florencia y Milán: 7 de están en prisión preventiva sin juicio, otras 4 han recibido medidas cautelares alternativas. Estos son compañeros y compañeras que, como nosotros, se oponen a las fronteras y CPR [CIES] y creen que mediante la acción podemos crear un mundo solidario, sin más gente oprimida y explotada.

En el Tribolo, un espacio en Bolonia objetivo de la operación, donde también hemos estado, como en muchos otros lugares, hemos podido conocer compañeros activos en la lucha contra los CPR de otras ciudades.

La operación represiva que llevó a las medidas cautelares, llevada a cabo por la Ros (!) y el fiscal antiterrorista de Bolonia (!!) es atroz, de una franqueza sin precedentes y peligrosa para la libertad de todos y cada uno.

Es atroz porque utiliza las leyes antiterroristas para aterrorizar a la sociedad, criminalizando a cualquiera que intente reaccionar ante las injusticias. Representa el quinto intento en poco más de un año de agrupar bajo el aplastante 270bis CP (asociación con fines de terrorismo o subversión), que ahora se aplica con preocupante facilidad a iniciativas, manifestaciones, difusión de críticas y acciones. Llevar la solidaridad y el apoyo a lxs últimxs con constancia y determinación se ha convertido en razón suficiente para ser acusado de “terrorismo”: ahora es acusadx cualquiera que lleve a cabo prácticas coherentes al mismo tiempo que una crítica radical de lo existente.

Los compañeros y compañeras son acusadxs, entre otras cosas, de “oponerse a las políticas de inmigración, también mediante el uso de la violencia”, de llevar a cabo acciones destinadas a “oponerse e impedir la apertura de Centros Permanentes [?] de Repatriación“: pero sabemos muy bien que los que realmente practican la violencia y el terrorismo son los que encierran a las personas en estructuras como la CPR, encarceladas durante meses a la espera de ser deportadas, amontonadas en condiciones intolerables, a menudo golpeadas, a veces abandonadas a su suerte o asesinadas.

La operación también es descaradamente franca, tanto que en los mismos documentos aparece el motivo de la operación: “la intervención […] asume un valor estratégico preventivo destinado a evitar que en cualquier momento ulterior de tensión social, resultante de la situación de emergencia particular descrita anteriormente, se produzcan otros momentos de ‘campaña de lucha contra el Estado’ más generalizados […]”. En resumen, el Estado encierra a quienes puedan participar activamente en actos de rebelión contra él.

Por lo tanto se vuelve extremadamente peligroso para la libertad de todos: si esto es suficiente, nos preguntamos, ¿quiénes serán lxs siguientes?

Aprovechando el totalitarismo de facto creado “para nuestra salud”, el Estado de derecho se ha quitado la máscara democrática para atacar abiertamente a sus oponentes políticos; la notoria libertad de expresión y de oposición con la que, hasta ayer, se llenaba la boca, se deja de lado sin ningún esfuerzo. Si no reaccionamos, lo sucedido ayer podría representar un adelanto de los tiempos venideros; podría volver a suceder a aquellos que decidan tomar las calles para oponerse a la injusticia, para que los más pobres no paguen por la crisis que vendrá o para crear lazos de solidaridad.

Expresamos solidaridad y calidez a los compañeros y compañeras, represaliadxs por luchar sin delegación y mediaciones contra las instituciones y estructuras de explotación y opresión.

¡¡¡Elena, Leo, Zipeppe, Stefi, Nicole, Guido, Duccio, Martino, Otta, Angelo, Emma, Tommi libres ya!!!!

Estamos recogiendo en un fondo común las contribuciones para los gastos legales que tendrán que afrontar las personas involucradas en esta última operación: quien quiera y pueda contribuir puede contactar en la página de facebook “no cpr and no borders – fvg”

Fuente: nofrontierefvg.noblogs.org

De Bolzano a Bolognia: SABOTEAR es JUSTO, TERRORISTA es el ESTADO

18.05.20

Hace unas noches en nuestra ciudad desconocidos, la puerta de un cajero automático Unicredit y el sistema de video vigilancia externo fueron inhabilitados, en solidaridad con los compañeros detenidos en otra operación policial con fuertes acusaciones de terrorismo que ha visto llevarse a otros siete compañeros.

Unicredit ocupa el primer puesto en Italia en el ranking de los bancos que alimentan la industria bélica exportando armas a todo el mundo, pero la solidaridad también puede ser un arma y el sabotaje su expresión.

La operación represiva “RITROVO” que tuvo lugar la semana pasada en Bolonia es un acto muy grave de intimidación contra quienes con determinación llevan a cabo verdad y lucha para cambiar el estado de cosas existente.

La operación, ha señalado el Ministerio Público, tiene “un valor estratégico preventivo” para “evitar posibles momentos posteriores de tensión social causados por la presente situación de emergencia”.

“Entre los hechos impugnados también “la organización de eventos públicos y manifestaciones no autorizadas, con el fin de contrarrestar e impedir la apertura de centros de repatriación permanente [CPR también conocidos como CIE]“, luego “los daños a condominios y edificios públicos con pintadas amenazantes y ofensivas contra instituciones y daños a cajeros automáticos de entidades de crédito, pero también “la creación y difusión, incluyendo el uso de herramientas informáticas, folletos, artículos y panfletos de contenido instigador, con el fin de reunir a nuevos prosélitos comprometidos en sus ‘campañas de lucha'”.

Cómplices y solidarios con Elena, Guido, Nicole, Duccio, Zipeppe, Leo y Stefi.

TODAS LIBRES – TODXS LIBRES – TODOS LIBRES.

(Italia) Maravilloso pensamiento

De anarquia.info


ITALIA: MARAVILLOSO PENSAMIENTO.

Noticias locales. No sabemos cuándo, no sabemos quién, no sabemos por qué, solo sabemos dónde. Y esto es suficiente para abrir el corazón, incluso si lo que sucedió parece no haber tenido mucho éxito. Pero, como saben, en ciertas cosas es el pensamiento lo que cuenta.

Un pensamiento como el que alguien dejó en el muro de una empresa en las afueras de Lecce el fin de semana pasado. No era un cartel, ni una inscripción, no, era una olla llena de gasolina con un par de latas de gas, todo acompañado de un gatillo rudimentario quizás defectuoso. Hubo un gran incendio, la explosión no. Al informar, los medios de comunicación locales no pueden especificar cuándo ocurrió esto. Boh, entre el viernes 24 de abril por la noche hasta el lunes 27 de abril por la mañana? Ni siquiera dicen quién pudo haber sido y por qué. Boh, ¿un acto de intimidación o represalia por parte del inframundo o de algún trastornado? Por otro lado, fueron muy precisos sobre dónde ocurrió: en via del Platano 7, en el distrito de Castromediano, hogar de Parsec 3.26.

Pero, ¿qué hace este Parsec 3.26? Es una empresa de TI especializada en tecnologías digitales para la administración pública. Por ejemplo, creó el software utilizado por la policía y los bancos para el reconocimiento facial de aquellos que son filmados por cámaras de video vigilancia. Ah, ¿eso es todo? ¿Se habrá dirigido solo porque, como aprende al desplazarse por el sitio del insoportable lenguaje tecno-anglo-cretinizante, su «pasión es el gobierno electrónico»? Solo porque «ha comenzado una división llamada Reco 3.26, activa en la producción de sistemas de software en el campo del reconocimiento inteligente … en la investigación de sistemas biométricos y hace uso de equipos interdisciplinarios que incluyen ingenieros y científicos … Los sectores más afectados por esta tecnología actualmente son transporte, finanzas, seguridad (pública y privada). El crecimiento es impulsado principalmente por las iniciativas de seguridad de los gobiernos. Las empresas que pertenecen a sectores como el minorista y la banca están adoptando sistemas de reconocimiento facial para identificar a los clientes y controlar su comportamiento. Hasta la fecha, las soluciones producidas por Parsec 3.26 representan el estado del arte de las tecnologías de reconocimiento en Italia para la seguridad pública. De hecho, la compañía se ha distinguido por haber creado una solución de reconocimiento biométrico actualmente utilizada por el Ministerio del Interior – Dirección Central de Lucha contra el Delito dentro del sistema SARI «

¿Es posible que haya alguien hostil a esta sociedad «distinguida» simplemente porque ayuda al estado a llenar las cárceles y los bancos para proteger sus cajas fuertes? ¡Quien hubiera pensado eso!

Aquí, el hecho de que en tiempos de confinamiento, puntos de control, autocertificaciones, seguimiento, vigilancia con drones, etc., cosas para avergonzar a los regímenes totalitarios del pasado, alguien tuvo un pensamiento similar justo antes, durante o poco después del aniversario de la liberación del nazifascismo, nos deja hechizados. Puede haber sido solo un incendio, pero cuánta luz espléndida en medio de la oscuridad de la servidumbre voluntaria de hoy.

Luz de venganza, luz de dignidad, luz de libertad.

(Italia) ¿La cuarentena o la muerte?

ITALIA: ¿CUARENTENA O MUERTE?

 

«Las enfermedades infecciosas son un tema por supuesto, pero en condiciones normales son eventos naturales,
como un león que atrapa un ñu o un búho que agarra un ratón»
David Quammen, Spillover, 2012.

Ya sea como un terremoto que hace temblar el suelo o como un tsunami que sumerge las costas. Donde no causan víctimas, o casi, estos fenómenos ni siquiera se notan. Es solo cuando el recuento macabro comienza a aumentar que dejan de ser considerados eventos naturales para convertirse en grandes tragedias. Y adoptan esquemas terribles e insoportables, especialmente cuando ocurren ante nuestros ojos, aquí y ahora, no en un continente o pasado distante que son fáciles de ignorar. Ahora, ¿cuándo estos eventos naturales siembran la muerte? Cuando su ocurrencia no se tiene en cuenta en lo más mínimo, una condición previa para no tomar ninguna medida de precaución contra ellos. Construir casas de concreto en áreas altamente sísmicas, por ejemplo, es una forma segura de convertir un terremoto en una catástrofe. Esperar las próximas lluvias, despejar una montaña significa preparar un deslizamiento de tierra que barrerá el pueblo de abajo, al igual que cementar en un lecho de un río que cruza áreas habitadas significa prometer una inundación que enviará partes subterráneas y bajas de los edificios bajo el agua.

Lo mismo puede decirse de una pandemia. Si un microorganismo es capaz de matar en cualquier lugar, no es porque la naturaleza sea tan mala y, por lo tanto, debe ser domesticada por la ciencia que es buena. Tomemos como ejemplo el coronavirus: primero la organización social dominante lo creó (con deforestación y urbanización), luego lo extendió por todo el planeta (con circulación de aire y hacinamiento), y finalmente agravó sus efectos ( con la falta de medios adecuados para curarlos y la concentración de las personas más predispuestas y sensibles a la infección, transformadas en conejillos de indias de las terapias más dispares administradas según criterios cuestionables). Teniendo esto en cuenta, debe quedar claro que la mejor manera de prevenir la aparición de un virus malicioso tanto como sea posible: prevenirlo por completo sería tan pretencioso como prevenir un huracán, teniendo en cuenta que el cuerpo humano siempre está lleno de virus y bacterias de varios tipos: consiste en subvertir el mundo en el que vivimos de arriba a abajo para que sea menos propicio para el desarrollo de epidemias. Si bien la mejor manera de evitar una infección es fortalecer el sistema inmunológico.

Es una prevención doble, en el entorno general y en organismos particulares, que sin embargo no recibe ningún favor. El primero porque implica una transformación social considerada utópica como demasiado radical, el segundo porque es una intervención biológica considerada insuficiente como demasiado individual. Remedios demasiado vagos y distantes, sobre todo estropeados por un defecto fundamental: no pueden ser suministrados por un Estado al que se le haya encomendado la tarea de aliviar el esfuerzo de la vida. En resumen, medidas que no son pragmáticas y que no se pueden reclamar desde arriba. Nada que ver con la mejora de los servicios de salud o la invención de una vacuna, remedios que ahora se aplican ampliamente en todos los lados.

En nuestro universo mental unidireccional, la cuestión de la salud es como cualquier otra, oscila entre los dos carriles de la carretera principal que se da por sentado y es obligatorio: ¿sector público administrado por el estado o sector privado administrado por empresas? Como el segundo está reservado para los ricos, es desde el primero que la gran mayoría de las personas esperan con urgencia la salvación. Tertium non datur, dirían los latinos (y aquellos que acusan a los críticos del sistema hospitalario de jugar el juego de las clínicas de lujo). Pero dado que este camino principal es el defendido por la dominación y las ganancias, ciertamente no favorecerá a un comino sobre el otro que será posible cambiar una situación que es el resultado del ejercicio de dominación y la búsqueda de ganancias.

Es por eso que es necesario disipar el aura de inevitabilidad que protege a esta sociedad, evitando que veamos otras posibilidades. Aquí, sin embargo, se encuentra con una dificultad adicional. ¿Cuándo y cómo salir del camino para explorar otros caminos, si cuando estás en excelente estado de salud nunca piensas en una enfermedad, mientras que cuando estás enfermo solo piensas en cómo curarte lo más rápido posible? ¿Y cómo puede hacerlo sin cuestionar no solo la institución médica, sino también el concepto mismo de salud, así como el significado de sufrimiento, enfermedad y muerte?

Pensemos, por ejemplo, en cómo hoy aquellos que se atreven a observar que la muerte es parte de la vida, especialmente después de los ochenta años de edad, son marcados con cinismo maltusiano (¿por quién, desde los aspirantes de la inmortalidad transhumanista?). O piense en las consideraciones formuladas por Ivan Illich en su tiempo sobre el enemigo médico. Si hoy, en plena psicosis pandémica, este crítico que ciertamente no era sospechoso de extremismo anarquista todavía estuviera vivo y se atreviera a realizar una de sus intervenciones, sería linchado primero en la casilla virtual y luego en la real. ¿Te imaginas si, frente a una audiencia espaciada y con sus dispositivos de protección asépticos, en espera espasmódica de una vacuna de rescate, alguien comenzara a argumentar que «solo limitar el manejo profesional de la salud puede permitir que las personas se mantengan saludables»? o que «el verdadero milagro de la medicina moderna es de naturaleza diabólica: consiste en sobrevivir no solo a individuos, sino a poblaciones enteras, a niveles inhumanamente bajos de salud personal. Que la salud no puede dejar de cumplir con el crecimiento de la administración de la asistencia es algo imprevisible solo para el administrador de la salud», o que «en los países desarrollados, la obsesión por la salud perfecta se ha convertido en un factor patógeno predominante. Cada uno exige que el progreso ponga fin al sufrimiento del cuerpo, mantenga la frescura de la juventud el mayor tiempo posible y prolongue la vida indefinidamente. Es el rechazo de la vejez, el dolor y la muerte. ¿Pero olvidas que este asco del arte del sufrimiento es la negación misma de la condición humana», tal vez concluyendo con la oración «no nos dejes sucumbir al diagnóstico, sino que nos liberes de los males de la salud»?

Tales afirmaciones, en los días histéricos como las que estamos atravesando, parecerían al menos de mal gusto incluso para ciertos militantes revolucionarios, ¡reducidos a aquellos que atribuyen a un estado capitalista la tarea de erradicar un virus capitalista, a quienes de pasar de libertad o muerte! Pasaron a maullar cuarentena y supervivencia! Y, sin embargo, ¿podría la ansiada autonomía que le gustaría lograr al terminar con todas las adicciones, puede alguna vez renunciar a sus intenciones ante el cuerpo humano, su vida y su muerte?

Degeneraciones: entre orgullo y victimismo de género por Anna Benniamino

Soy anarquista, no soy feminista porque percibo el feminismo como un retroceso sectorial y victimista, nunca he hecho discriminación de género aunque no utilizo convenciones lingüísticas gender-friendly, por el contrario utilizo a menudo un lenguaje grosero y políticamente incorrecto. Considero que en la aspiración a la anarquía, es decir en la práctica de relaciones antiautoritarias, está ya contenida y ha de ser cultivada la anulación de los privilegios y opresión de género. Ah, se me olvidaba, detesto la autoconsciencia en sede pública y asimismo considero las asambleas un instrumento romo. Entiendo y tengo la voluntad de encuentro, pero veo como demasiado a menudo el momento asambleario decae en la autorrepresentación estéril. Ahí lo tenemos, en estos tiempos se arriesga deber abrir con un preámbulo como éste para meterse en el jardín de los lugares comunes sobre género y feminismo, desenmarañándose en la enmarañadísima incapacidad e ineptitud para relacionarse en la nebulosa anarquista, con una variabilidad de comportamientos que va desde la hiperemotividad al burocrático cálculo de la posición a asumir (y del nivel de acuerdo negociable) en una lucha. No creo que comportamientos autoritarios y sexistas se combatan tratando de difundir nuevas convenciones lingüísticas y recalentando en salsa alternativa cachitos de retórica indignada mainstream (entre #niunamenos, contadores de feminicidios en tv, el orgullo, zapatitos rojos y bandas arco iris).

Más bien sería necesario reconocer éstos como indicios de la enésima operación en marcha de deconstrucción de los significados reales y de recuperación. O sea, creyendo oponérseles, de hecho se está adaptando a los mismos códigos comportamentales y normativos concedidos por el dominio como válvulas de escape de la tensión.

No es ninguna novedad que el poder económico y político tiende a fagocitar y redigerirlo todo, cada vez más rápido, véase por ejemplo las perlas de neoconservadurismo y conformismo antisexista, antirracista y todo el resto que a diario son regaladas con generosidad por los medios.

Un malentendido inicial creo que es la incapacidad de situar determinados comportamientos, reduciendo a clave de problemas de género cuanto debería ser proprio de una más amplia crítica en sentido antiautoritario de las relaciones y de la capacidad de comunicación e interacción entre individuos.

Sería necesario dejar las categorizaciones por géneros, tipo LGTBI (XYZ…) a quien siente la necesidad de ser categoría protegida, dentro de encasillamientos dignos más de una clasificación linneana de las variedades de combinaciones entre individuos que de cuerpos y mentes libres. Nos hallamos sin embargo teniéndonos que confrontar con tales encasillamientos en ámbitos antiautoritarios, que deberían haber interiorizado ya el rechazarlos.

Vaya como inciso que estoy bien lejos de pensar que los denominados espacios liberados lo sean realmente siempre, por el contrario a menudo se convierten en aparcamientos de malestares diversos que en lugar de elevar la calidad de vida y de relaciones arriesgan bajarla aún más.

Por ejemplo no es posible leer en clave de sexismo, imposición autoritaria o violencia de género toda incapacidad de interactuar precisamente en el ámbito asambleario: leo en un folleto1 en circulación el año pasado, para estigmatizar la violencia latente en las relaciones entre compañeros “entonces el más viejo ejercita poder sobre el más joven, quien tiene más experiencia se impone a quien tiene menos, quien es más fuerte a quien lo es menos, recreando en un espejo las relaciones del existente que se dice querer subvertir”.

La crítica pretendía ser a actitudes autoritarias en ambientes antiautoritarios y tendría un sentido, pero así banaliza y lo aplana todo: existe una diferencia fundamental entre imposición de la fuerza y expresión de la experiencia. La incapacidad de expresarse o de hacer no es autoritaria o antiautoritaria y no puede más que resolverse individualmente… si no se llega al idiotismo del elogio a la incapacidad y a la inacción.

El concepto de violencia emotiva o de violación de la integridad emocional es como mínimo lábil, ¿por qué promover semejante análisis de pacotilla entre individuos antiautoritarios que deberían tener armas críticas y capacidad práctica de intervención mucho más punzantes? Además vaciando de significado la violencia súbita y brutal con la que se equipara. ¿Cómo pretendemos comprometernos en una lucha sin cuartel contra la autoridad y disertar sobre violencia revolucionaria y liberadora si no alcanzamos siquiera a reaccionar individualmente a un “comentario no demandado por la calle” (tomándolo por lo que es. Y tratando consecuentemente a quien lo ha proferido) o a sostener una discusión acalorada, en un encuentro, sin recurrir al pretexto de la sensibilidad mancillada? ¿Por qué tenemos que vernos leyendo la desconcertante y palmaria idiotez que aconseja, para evitar un aborto no deseado, hacer el amor con una mujer 2 ? ¿Por qué codificar preferiblemente en ámbito de género, para “bandas de mujeres” sólo, como conquista, la autodefensa frente a agresiones y molestias? ¿No es acaso un problema común a los géneros, entre seres liberados?

¿Por qué desempolvar del armario del feminismo de los años 70 sus productos más ajados como el de los encuentros separados… llamándolos incluso work-shop/Taller (feísimo término que conjuga trabajo y negocio, tomado de las convenciones empresariales e indigno de la libre discusión)?

El espectro de un mecanismo reductivista y banalizante similar lo leo en otra publicación reciente, la edición italiana de los textos reivindicados por las Rote Zora3 , o sea el intento de sensibilizar sólo a un público feminista sobre un grupo de mujeres practicantes de la lucha armada en los años 80/90 en Alemania, de fortísimo interés en algunas temáticas feministas, insistiendo en la opción de género como una discriminante privilegiada y para sacarlas del olvido… visto que no se querría “que entre a formar parte de la historia oficial. Aquella escrita por los hombres”4 … ¿Cómooohh?!? ¿No será que la historiografía oficial tiende a no tratarlas por furiosas, no feministas furiosas? ¿Del mismo modo que no trata o tergiversa la historia, las acciones, los escritos de tantos otros furiosos y furiosas? La visión parcial no es de las Rote Zora, que experimentaron un recorrido propio de lucha y liberación individual y colectiva en el ámbito de una más amplia acción antiimperialista y anticapitalista, sino de quien trata de hacer de ellas una bandera para dar mayor credibilidad y peso específico a su propia teorización, encima para reducirse después a buscar “trayectos de autodefensa”.

¿Por qué enrocarse en un discurso “feminista y lésbico”5, por qué otra jaula protectora, en vez de desarrollar la belleza y los infinitos principios más avanzados de crítica al dominio (no sólo de género) ofrecidos y experimentados?

La “sororidad” me ha parecido siempre una forma de alienación alusiva a alianzas políticas trasversales entre oprimidos y opresores, entre bandos adversos… “interclasistas”, como se ha vuelto de moda llamarlas. En estos días me ha llegado también un librito6 que recogía las entrevistas efectuadas por una feminista italiana a unas supervivientes de la revolución española de 1936, buscando una discutible “sororidad” entre anarquistas implicadas en el frente (y en la retaguardia con Mujeres Libres), poumistas y estalinistas. Era sin embargo significativo que las revolucionarias anarquistas casi centenarias fuesen mucho más lúcidas y abiertas en la crítica a los límites del feminismo que su entrevistadora, empapada de los lugares comunes de los años 70: con la tranquilidad extrema de una vida vivida plenamente, conseguían explicar con sencillez la relación paritaria entre compañeras y compañeros, cómo consiguieron ridiculizar y neutralizar los machismos que emergían de entre los más retrógados y estúpidos de entre sus compañeros. En definitiva las prácticas y la aportación teórica de estas mujeres son mucho más avanzadas en el camino de liberación del individuo y en la negación de dinámicas autoritarias que las de las feministas que picotean sobre sus experiencias, defendiendo simulacros de lucha en vez de la propia lucha. La necesidad de autos de fe, la “deconstrucción de los privilegios propios del macho”, la búsqueda de espacios de discusión separados, la autoconsciencia y autoanálisis en sede publica parecen un tanto demasiado el signo de estos tiempos de sobreexposición e inconsistencia, abanderar “luchas” por categorías y luchas interiores para acabar por no luchar por nada.

Anna

cárcel de mujeres de Rebibbia

octubre 2018

tomado de VETRIOLO, giornale anarchico, invierno del 19, número 3


1.  Violenza di genere in ambienti antiautoritari ed in spazi liberati. Edición italiana traducida del español en 2017

2. Critica all’aborto, Jauria, Pubblicazione transfemminista per la liberazione animale, n.º 1, verano/otoño 2015

3. Rote Zora – guerriglia urbana femminista, Autoproduzione Femminista, 2018

4. De la introducción del mismo libro

5. Que entre otras cosas las propias Rote Zora no consideraban caracterizador. De la entrevista a las Rote Zora de 1984: “Algunas de nosotras tienen hijos, muchas otras no. Unas son lesbianas, a otras les gustan los hombres” pág 51, ibídem

6. Donne contro, Isabella Lorusso, de. CSA editrice, 2013

(Italia) Salen los números 7 y 8 de la publicación Fenrir en español

Están disponibles los número 7 y 8 de la publicación Fenrir en español.

Está disponible la traduccion en castellano de los número 7 y 8 de Fenrir, publicación anarquista ecologista de Italia, de apoyo a lxs presxs, acción directa, actualizaciones y análisis sobre las luchas
anarquistas y la liberación animal, humana y de la tierra en todo el mundo. 84 páginas en formato A4.

En el número 8 encontrarás:

– Editorial
– ¿Si no es ahora, cuando?
– Por un junio peligroso
– Ataques a las infraestructuras energéticas y diálogo entre anarquistas
– Sobre el anonimato, la reivindicación y la reproducción de las
acciones
– ¿Un naufragio en curso?
– La ciencia al servicio de la represión
– El individuo en la sociedad tecnológica
– En la era digital
– ¿Para qué sirve la energía?
– Cantos de fiesta desde tierras lejanas
– La sangre en el microchip
– Guerra por la supervivencia en África
– ¿Cyborg antitecnología?
– Noticias del Necromundo
– Insurrección contra el destino
– Actualizaciones sobre lxs prisionerxs y la represión estatal
– Cartas desde la cárcel
– Lectura sugerida

LINK PARA DESCARGAR:
https://vozcomoarma.noblogs.org/files/2018/03/Fenrir-8-ESP-1.pdf

En el número 7 encontrarás:

– Editorial
– ¿Si no es ahora, cuando?
– Bosque Hambach (Alemania) – El conflicto se intensifica contra RWE
– Un depósito para la eternidad. El proyecto de establecer en Italia un
vertedero nacional de residuos nucleares
– Resistencia antinuclear en Finlandia
– La totalidad del mundo viviente amenazada
– A cada imperio su destrucción: ingeniería genética y biotecnologías
– El mundo

en un escupitajo
– Rezumar. El patriarcado sigue matando
– En lucha permanente contra la sociedad y los fantasmas de la política.
Un análisis crítico del método insurreccional
– Noticias del Necromundo
– Actualizaciones sobre los prisioneros–prisioneras y la represión
estatal
– Cartas desde la cárcel
– Lectura sugerida

LINK PARA DESCARGAR:
https://vozcomoarma.noblogs.org/files/2018/03/Fenrir7_ESP.pdf